martes, 19 de junio de 2007

MAURICIO PRESIDENTE

El 15 de octubre del 2011, el día que Mauricio ganó las elecciones para presidente, ya todos sabían cual iba a ser el resultado. Luego de 4 años de gestión y más de 150 ingeniosas campañas de propuestas, el ex presidente de Boca podía mostrarse seguro ante los medios y decir con seguridad que se sentía el Jefe del País –como el mismo remarcaba- desde hacia mucho tiempo.
-Cuando comenzamos a trabajar en la República Autónoma de la Ciudad de Buenos Aires supimos que el PRO, esta nueva forma tan linda de hacer política, iba a ganar, tarde o temprano, en todo el país- fueron sus primeras declaraciones a la prensa, a las 20:36 de aquél día.
-¿Qué se siente ser presidente?- preguntó un periodista.
-Es impresionante, increíble, impresionante –respondió Mauricio. Apenas unos minutos después comenzó a bailar cumbia con su vicejefa paralítica.
Para comprender el gran triunfo de Mauricio en las elecciones presidenciales del 2011, es preciso evocar la gran gestión que el ex mandatario de Boca hizo en Capital. Elegido Jefe de Gobierno de Buenos Aires, en el 2007, Mauricio tomó su primera medida en forma inmediata: instó al gobierno a dejar que la Capital se erija como una República dentro del país a través de diversos e impecables boicots organizados por las empresas privadas amigas de su familia. Trascendental fue su discurso de enero del 2008:
-¿Qué tiene de malo organizar un boicot? ¿Me pueden explicar dónde está la malignidad en ese hecho? Nosotros utilizamos nuevas formas de hacer política: ni la bravuconería, ni las patotas, ni los micros con gente que va y ni sabe a que candidato va a apoyar.
Luego de unos minutos de calidos aplausos, dijo:
-Ni perfume tienen. Basta, por favor: no puede ser que los manifestantes de los partidos no estén bien perfumados y acicalados. El otro día una señora me dijo: Mauricio, cuando se juntan los piqueteros, no aguanto el olor que largan. Así me dijo: No aguanto. Entonces, por favor, antes de prestarle atención a un boicot en La Pampa y otro en San Luis, adviertan que la gente está cansada del mal olor.
Entusiasmado con la respuesta del público capitalino, Mauricio lanzó la campaña: ¿No estaría bueno que todos usemos perfume?, que fue muy bien recibida por distintos sectores del país:
-El perfume es indispensable ¿me entiende? –dijo un insigne ingeniero llamado Juan Carlos-, a partir de ahora, ¿me entiende?, vamos a poder distinguir a los delincuentes por su olor.Acusada esta última medida por discriminatoria, reaccionaria y fascista, Macri no esquivó el bulto y respondió con firmeza:
-A ver…vamos a entendernos porque si no parece que los únicos malos de esta película somos nosotros: esta es una nueva forma de hacer política, me pueden explicar qué tiene de malo, cada tanto, hacer una medida fascista. Yo estuve por todos los barrios y la gente me decía: Mauricio, queremos algunas medidas más o menos fascistas. Hay que escuchar a la gente y dejar de hablar pavadas. Y la gente se cansó de que no le cumplan las promesas: el peronista se quedó sin Perón, el radical se quedó sin Yrigoyen, el delarruísta se quedó sin De la Rúa, el menemista se quedó sin Menem y así quedamos en una situación de orfandad impresionante. Manolo me decía: Mauricio, en la época de Roca éramos todos fascistas y no había problemas; ahora, con 396 años, me siento un húerfano. Y yo le dije: Voy a ser tu padre, Manolo, voy a ser tu padre.El perfume elegido fue vendido en las farmacias con rapidez y hubo varios stocks que se agotaron. Nadie quería ser confundido con un ladrón. Acusado nuevamente de reaccionario, Mauricio ensayó una jugada maestra: en marzo de 2008, denunciando una ola de delincuencia masiva, se dirigió a distintas villas de la ciudad para, en el final de su recorrido, sacarse una foto con la niña que otrora había posado con el Jefe de Gobierno durante la campaña.
-No somos reaccionarios –dijo Mauricio, a punto de quebrarse. La gente aplaudió, sufriendo tanto o más que su líder:
-Estoy cansado de que me lo digan –agregó minutos después, rociando la cara de la villera, quien se restregó los ojos con malestar.
La foto de la Mauricio rociando a la villera abrió un camino de comprensión y debate no sólo en la República de la ciudad autónoma de Buenos Aires sino también en el país.
-¿Por qué no rociar villeros? –se preguntó Mauricio en una conferencia de prensa- ¿Acaso nos da asco rociar un villero?La campaña Rociando indigentes fue un éxito y terminó en octubre del 2008 en la Bombonera donde miles de estudiantes de Universidades Privadas rociaron otros tantos miles de villeros, cartoneros y linyeras. En el escenario principal, Macri y su vicejefa paralítica, bailaron el mambo. Emocionado, en la conferencia de prensa posterior al encuentro rociador, Mauricio dijo:
-Este es el resultado de la política del PRO, una política que tiende a unir a todos los sectores de la sociedad, desde los más bajos a los más grandes. Cuando hice campaña se me acercaron millares de indigentes que me decían: Mauricio, yo quiero pertenecer al sistema, quiero tener zapatillas Nike, quiero chatear, jugar picadas como hacen los niños ricos. Y poco a poco lo vamos a ir logrando pero para hacerlo del todo resulta que vamos a tener que arrasar la villas con nuevas y modernas autopistas que nos van a comunicar al prójimos en pocos segundos ¿No es eso lo que queremos? Ir a visitar a nuestra abuela, a nuestra tía, a nuestro hijo, en 10 segundos. En un mismo día, resulta, que con estas nuevas autopistas vamos a poder visitar a todos nuestros familiares. Impresionante de verdad.En la semana siguiente al acto en la cancha de Boca, Mauricio accedió a entrevistarse en televisión y consultado por el verbo arrasar, que quizá había sonado un tanto fuerte, respondió:
-En esta sociedad argentina tenemos que dejar de tenerle miedo a las palabras: las palabras son sólo palabras.
-¿Qué quiere significar con eso?- preguntó el periodista.
-Bueno, en la sociedad argentina tenemos que dejar de tenerle miedo a las palabras: las palabras son sólo palabras.-…
-Bueno, en la sociedad argentina tenemos…Minutos después dijo:
-En la Argentina hay que perderle el miedo a cosas lindas que la gente ve con temor: las fiestas, salir a la calle sin miedo, la picana, la silla eléctrica, la cámara de gas, la inyección letal, matar villeritos. Ahora resulta que esas cosas son malas…yo me pregunto qué tienen de malo.
¿Qué tiene de malo?
, una espectacular campaña que incluyó globos, afiches y calcomanías que los taxistas agotaron al instante, fue el paradigma de las propuestas de Mauricio. En este caso, la pregunta no apuntaba a nada en especial.
-Yo me pregunto también –dijo Mauricio- ¿qué tiene de malo hacer una campaña absurda que no apunte a ningún lado? Si sirve para unir al a gente ¿qué tiene de malo? A la gente le gusta que le den globos y calcomanías.Con una rapidez que no se había observado en los gobiernos de Ibarra, Telerman y De la Rúa, ya en agosto del 2009, el PRO había construido miles de autopistas que cruzaban toda la ciudad. Los vecinos están fascinados con la rapidez, dijo un excitado Mauricio por esos días, me dicen: Mauricio, queremos todo rápido, nos encanta esto que estás haciendo. Es muy cómico porque acostumbrados a la lentitud, agregó Mauricio, me dicen: Por favor haga cualquier cosa pero hágala rápido. Tienen mucha confianza en nosotros. Ni saben lo que hacemos, dijo Mauricio, un tanto enigmático.
Cuestionado por la oposición acerca de las pocas medidas relacionadas con la educación, Mauricio se mostró enérgico en el programa de Susana:
-Ya mismo estamos trabajando con nuestro equipo para que todo alumno de la Capital Federal tenga su celular con cámara digital –aplausos-, ringtones copados, no esos que son monofónicos –risas y más aplausos de Susana-, que ni se entiende que canción es. Yo no puedo creer que los chicos no tengan Internet, que no puedan comparar sus ringtones para ver cual es el más copado, como dicen ellos. Antes de arrasar las villas me crucé con un nene que no sabía lo que era un mouse y cuando le dije que era un ratón me pidió uno para comérselo.-Qué divino, pooooor favor- dijo la diva, riendo a las carcajadas.
En septiembre del 2009, luego del secuestro de un loro en Lugano, Mauricio pronunció un discurso fuerte:
-No puede ser que ni nuestras más queridas mascotas estén tranquilas. Ahora que somos la República de la Ciudad de Buenos Aires vamos a ir por los ladronzuelos, toda esa gente que vive en la calle nadie sabe bien porqué. Y como ellos no están con PRO, atacan a la gente PRO. Por suerte tenemos buenas relaciones con las Fuerzas Armadas y ya se comprometieron a salir a la calle a secuestrar y torturar a todo aquel que haga lío.
Un periodista preguntó si los indigentes de las calles no serían los anteriores habitantes de las villas:
-No, no, esa es otra falacia que nos quieren hacer creer. Los otrora villeros ahora son empresarios, periodistas, mineros, marineros. El PRO los ha reinsertado en la sociedad. Vamos a hacer de cada cartonero un recolector de basura, de cada recolector de basura un empresario famoso que pueda tener notas en revistas como Caras o Gente. Todo el mundo va a estar incluido. No puede ser que haya sólo unos pocos que puedan tomar champagne, todos van a tomar champagne en mi ciudad.
El éxito de la campaña contra la seguridad llamado ¿No estamos cansados? Si, entonces seguridad total fue arrasador. Más que total, totalitario, dijeron algunos. La inteligente respuesta de Mauricio -quien desde el inicio de su campaña no se cansó de demostrar su hábil manejo del discurso y su genial cintura política- no se hizo esperar: ¿Totalitario? No tiene nada de malo ser totalitariamente seguros. Al poco tiempo los únicos que caminaban por las calles de la ciudad eran hombres con gel y camisa blanca, bien perfumados, y mujeres con rodetes tirantes y trajes grises.
-Parece que yo y Gabriela, -dijo Mauricio en el programa de Marcelo, Succionando por un sueño-, a quien tengo aquí al lado –risas, los dos mandatarios mostraron siempre una relación divertida y amena- que es una cosa impresionante, impusimos una moda hermosa y toda la gente sale a la calle bien vestida y con rodetes, y bañados y después van a comer algo afuera. Somos una nueva raza, la raza PRO. Esa es la Buenos Aires que todos queremos ver, de gente con buen nivel económico y sin miedo de salir a la calle. Por suerte estamos regresando a fines de los 70’, a principios de los 80’, esas épocas lindas. Los vecinos mayores me decían: Mauricio, quiero volver a 1978, cuando Argentina ganaba el Mundial, había empleo y no había tantos negros cabezas. Acá lo tienen –dijo Mauricio, a punto de quebrarse cuando observó a su vicejefa estallar en lágrimas-, esto es…Finalmente se quebró. Marcelo abrazó a Mauricio e instó a la graciosa pareja a realizar su propia chupada en cámara, tal era la práctica del programa en cuestión, luego de los exitosisimos Bailando, Patinando, Cantando, Nadando y Culeando por un sueño. Cuando el dúo aceptó, Tinelli pronunció las palabras que hacían regocijar al país:
-¡¡¡¡¡¡¡¡¡Peteeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!
La vicejefa intentó succionar con ganas pero el miembro de Mauricio permaneció adormecido.
-Bueno, Mauricio –dijo Marcelo, interrumpiendo la agradable y fallida práctica- te queremos agradecer haber venido al programa y sabés que siempre apoyamos las medidas del PRO.
-¿Pero yo me gané un plasma, no?- preguntó la vicejefa, divertida, provocando la carcajada de la audiencia, en tanto ensayaba una cumbia.
A la mañana siguiente, Mauricio aceptó hablar en el programa del archirival de Marcelo, Mario, que con un humor inteligente se burló de la fallida succión. Alarmado por un posible enojo de Mauricio, Mario terminó la entrevista de modo abrupto:
-Mauricio, vos sabés que nosotros estamos con vos ¿no?- dijo, agitado y un tanto temeroso.
Distintos organismos de Cultura criticaron a Mauricio por su incursión en el programa de Marcelo y por su poca preocupación con temas relacionados a la Cultura. Mauricio respondió organizando junto a la Radio Mega conciertos en la Bombonera con distintas agrupaciones de rock, folclore y tango:
-Estamos aquí en la Bombonera con toda esta contracultura joven que es la Mega, disfrutando de la Cultura con mayúscula. No una cultura para pocos, sino una cultura PRO, una cultura para todos. Por eso ahora va a tocar la Blusera, un grupo que siempre intenta ir hacia delante y eso es PRO. También quiero anunciar que la autopista que cruza el Sur de la ciudad se va a llamar a partir de mañana Autopista del Sur, como el cuento de Carlos Cortázar; la del norte Boquitas Pintadas, como la novela de Arturo Puig; la del este Punta del Este, porque creemos que ese es un buen modelo de ciudad y la del oeste se la vamos a dejar a votación a los vecinos a partir de un grupo de nombres que nosotros vamos a mandar por correo electrónico, ahora que tenemos el e-mail, el semen, la sangre, el pelo y las huellas digitales de toda la ciudad. Si querés que se llame Almirante Massera pulsa Vote Mass, si querés que se llame Picana Eléctrica pulsa Vote Pic…Ingeniero Juan Carlos fue el nombre elegido para la autopista del Oeste.
-Siento –dijo el ilustre Ingeniero en el nuevo programa de Bernardo- que mi hijo ¿me entiende?...
-¿Alex?
-No, Axel.
-Ah, si, Alex.
-Siento, ¿me entiende?, que mi hijo recién hoy descansa en paz.
-Qué descanse en paz Alex, hasta la semana que viene, no me dejen solo- dijo el importante periodista al finalizar el programa.
El 2010 fue un año de nuevas y variadas propuestas. Algunas de ellas fueron por demás elocuentes ya que Mauricio entendió que la gente quería consignas claras y concisas y no cosas raras, como ocurría con la vieja y caduca política: Estaría bueno que no haya un solo individuo de tez marrón por la calle, fue un éxito desde que se lanzó; ¿No podrían irse los chinos de la ciudad?, fue recibida con buenaventura por La Liga de Almaceneros Derechos y Humanos; Qué lindas las manifestaciones pacíficas, un fraternal y democrático apoyo a todo tipo de protesta -siempre y cuando haya una sola persona protestando, sin subir la voz y bien vestida- fue otro éxito rotundo; En la ciudad sobran bolivianos y eso es problemático, fue la propuesta que rebasó los límites del entusiasmo. Comprendiendo que la gente estaba de acuerdo, Mauricio reunió a miles de personas en la Plaza de Mayo:
-Cuando comencé la campaña, allá por enero del 2007, me acuerdo que me tomé un taxi, por esa cosa mía loca de que me gusta estar con el pueblo, y el taxista me dijo: A los bolivianos los tendríamos que colgar de los huevos –aplausos y gritos de éxtasis- y exponerlos en la plaza de Mayo para que no vengan nunca más.
La gente lloraba de la alegría. De pronto, se abrió un telón y tres individuos con rasgos aindiados aparecieron en escena.
-Quiero llamar al taxista que me dijo aquella inteligente frase: Juan Jacinto Martínez.-Estoy emocionado, Mauricio –dijo el taxista- nunca pensé de que podría hacer lo que todos los ciudadanos argentinos y patriotas queremos: colgar un boliviano de los huevos.
El hombre abrazó a Mauricio, llorando y tomando la soga que tendía de uno de los mástiles que estaban ubicados en el escenario.
-Bueno –dijo Mauricio- ahora lo podés hacer, no esperés más: ahí tenés tres bolivianos, elegí uno –la gente abucheó: Queremos que se mueran todos, gritaron con furia-. Por supuesto que se van a morir todos –dijo Mauricio, riendo- pero como dijo Jack, el destripador, empecemos por partes.-¿Y qué pasa con los paraguayos?- preguntó un joven estudiante de Turismo, con rabia.
-A esos –contestó Mauricio- los vamos a colgar la semana que viene.La gente coreó el nombre de Mauricio mientras el boliviano más pequeño era colgado de sus testículos. Se siente, se siente, Mauricio presidente, gritaron las 500000 personas agolpadas en la Plaza de Mayo. Las más gloriosas personalidades políticas apoyaron la medida y pidieron a Macri que se presentará a elecciones el próximo año: Menem, Patti, Rico, Sobisch, los Rodríguez Saá, Barrionuevo y Scioli.
El 15 de octubre, entonces, con un consenso del 72 por ciento, el pueblo argentino eligió a Mauricio como presidente de la República, luego de 4 sensacionales años de mandato al frente de la República de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Consultado al final de su conferencia de Prensa por cuál, a su entender, había sido el germen de su marcha triunfal en la República Argentina, Mauricio dijo:
-El puntapié inicial fue aquél glorioso 24 de junio de 2007 cuando le gané el Ballotage a Filmus. Gracias a cada uno de los porteños que ese día me votaron yo soy presidente. Un opositor diría –dijo sonriente-: Macri es presidente por culpa de los porteños.Las risas fueron generalizadas. Ya no había opositores.

14 comentarios:

martín dijo...

2 x 1 de comentarios:

sobre el post anterior, está muy bien lo que decís sobre la falta de debate, hace un tiempo que en el blog venís planteando el tema. en cuanto a la cara de rivera, para curar el miedo que produce nada mejor que imaginarlo con un gorrito de caza y una escopeta buscando patos y conejos. ¡es igual a elmer!

ahora sí, el post de macri... en un primer momento me causó mucha gracia, después me acordé de que está basado en hechos reales y me subió un escalofrío. el ballotage de los porteños es de terror, tener que elegir entre un niño rico que quiere ver si una ciudad es más difícil de gobernar que un club de fútbol y un barba ex amigo de menem, grosso, etc que nos quiere convencer de que su patrón (tambiñen ex amigo de todos esos muchachos) encarna el verdadero progresismo en el poder. dios mío...

Marplatense Ajeno dijo...

[Emulo al otro Martin y largo con un comentario anecdotico sobre el post anterior]

Una vez mas se lo reivindica a Pauls y no termino de sorprenderme. Tal sorpresa se debe a que generalmente coincido con las opiniones literarias del blogger y a que, por otro lado, "El coloquio" es la novela mas insoportable, irritante e insipida que me ha tocado leer. Ahora, viendo las reiteradas loas a Pauls en este espacio comienzo a dudar de estar en lo cierto y, peor aun, a pensar que la buena critica que recibio "El pasado" de parte de medios graficos tales como la revista "Viva" era atinada. Comienzo a pensar que "El coloquio" no existe para los demas, ni siquiera para Alan, que fue una novela que alguien escribio con el solo fin de torturarme. A proposito, alguien la leyo?

[Prosigo y me engancho con el comentario del otro Martin sobre los debates]

Coincido con que la mayoria de los enfrentamientos entre escritores a los que asistimos esporadicamente a traves de los medios tienen poco de intelectual y mucho de verduleria. Sin embargo - y acaso debido a mi falta de imaginacion - no consigo visualizar los topicos de ese debate que supuestamente necesitamos. Pocas cosas me divierten mas que hablar de libros. Acaso se trata de eso? De no ser asi, pueden ayudarme?

[Me encamino a comentar el post que nos convoca, no sin antes desubicarme una vez mas con una observacion sobre otro post anterior]

Relei el cuento "Melodia Triste"; esta vez una lectura un poco mas de detallada (aunque no mucho mas). Sigo pensando que esta bueno. Detecte, no obstante, que invocas el titulo en dos oportunidades. En cierto modo, me incomoda esa repeticion (mera cuestion de estomago, por cierto). Si por mi fuera, eliminaria la ultima frase. Comentario al margen: El programa de DOS al que referis se llamaba "Professional write" o PW para los amigos.

[Finalmente, y luego de tantos preambulos, un comentario poco iluminador sobre el post de Mauricio]

Un dejo despectivo parece entreverse en el uso de la palabra "portenos" [Perdon, no tengo enies. Ni acentos] tanto por el posteador por el comentarista homonimo. En caso de que asi sea, debo decir que estoy de acuerdo con ese sentimiento. Mi sensacion como marplatense que va de vez en cuando a capital es que cada vez esta mas exacerbada la aversion por lo material en desmedro de las personas y la vida. La llegada de Mauricio (seguridad) es una consecuencia natural de esto ultimo.

[Abrazo]

Ambi dijo...

Me dejaste sin palabras. Aplaudo éste blog una vez más (entre tanta basura premiada al pedo que existe en la blogósfera), y espero que lea éste post tanta gente como sea posible.

Abrazo.

Matias Nicolaci Moreno dijo...

Martín: Estas cosas me emocionan, me emociona la gente que escribe tan bien. (Y también me da un poco de envidia, jeje) Me gustó como sacaste la manera de hablar de Macri y Blumberg: "Impresionante, increíble, impresionante" y "¿Me entiende?" Ja. Lo de "Succionando por un sueño", sublime. Si es verdad que en este post hay cierta animosidad contra los porteños, creo que está bien. Soy porteño y cada dos por tres tengo que soportar que alguien quiera colgar un boliviano. Prefunta: (¿Por qué será que los taxistas son la gente más proclive a este tipo de manifestaciones?). ¿Tendrá relación con que todos llevan la banderita argentina que reparte radio 10? Bueno, qué puedo comentar. Te felicito realmente. Gracias por escribir así.

Saludos!!!

Matias Nicolaci Moreno dijo...

Ah Corvino, perdón por meterme de nuevo, te aviso que te cité en el blog. Saludos otra vez.

Martín Zariello dijo...

Martín, Marpla, Matías and Ambi: La misma aversión que siento por los porteños la tengo por los marplatenses, los cordobeses y si algún día conozco un finlandés es probable que también me caiga mal. Mi aversión es contra el ser humano sea cualquiera su religión o lugar de residencia (ya parezco Sabato).
Si escribí esto no es para decir: ¡qué tontos los porteños! sino más bien porque creo que la elección del domingo va a definir mucho de lo que va a pasar en el país en los próximos días. Sabemos que lo que pasa en Capital se esparece por todo el país (especialmente mar del plata) y si gana Macri, como es muy probable, se abriría todo un abanico de posibilidades fascistas-retrógradas que me caen peor que las medidas demagógicas-inoloras de Kirchner (que como bien apunta Martín, el otro, es la misma mierda con distinto olor). Saludos, gracias por comentar y viva el amor (¿?).

Martín Zariello dijo...

Marplatense Ajeno: de Pauls leí sólo El Pasado y me gustó. Lo que digo en el post es que tiene toda una obra por delante -en verdad una frase tan inocua como hecha- pero no lo estoy elogiando. Saludos, again.

Marplatense ajeno dijo...

Fe de rata: Donde puse "aversion" quise decir "avidez".

Marian dijo...

ayer por la noche, luego de un corte de luz de dos horas que me complicó la vida intenté varias veces comentar en es este post sin lograr resultados satisfactorios. En fin, sólo quería decir que espero que lo de macri presidente sólo quede en una incontinencia onírica blogger del corvino.
Confieso que personalmente no me caen simpáticos "losporteños" así en masa identitaria... pero tengo muchos amigos de capital federal. En fin, perdón por este comentario que poco aporta.
Salute!

Martín Zariello dijo...

Marplatense Ajeno: No importa, gracias la mención de la aversión yo mencioné esa palabra en mi respuesta.
Gracias Marian por comentar, recién comenté en tu blog.

fedefer dijo...

Creo que este es el mejor post que leí alguna vez en este blog, y eso es decir bastante. Y pensar que supuse hasta hace poco que se podría votar a Macri para que muestre la hilacha en la ciudad y termine desacreditado. Después de leer esto me da miedo. Concuerdo con esa sensación de que "la gente" pide fascismo todo el tiempo. Es como una percepción que anda por ahí. Como sea, te invito a revisar mi blog que si bien no es tan competente como éste, hacia allí apunta, o dice apuntar. Se sabe que no hay que creer todo lo que dice un blog. Un saludo, fedefer.

Martín Zariello dijo...

FEDEFER: Gracias por comentar y por el link. Ya había visto tu blog y debo decir que sos uno de los pocos que se mandan con post más extensos que los míos. Saludos, nos leemos.

Chancho Piluqui dijo...

SU-BLI-ME.

Me saco el sombrero.

hormiga dijo...

Me ha encantado.