sábado, 18 de agosto de 2007

LOS SIMPSON-LA PELÍCULA…MALA

Si algo llamaba la atención acerca de las críticas y comentarios que los periodistas hicieron sobre Los Simpson-La Película es que todos se centraban en repasos y retrospectivas redundantes de la serie –la serie es irreverente, la serie es de Matt Groening, la serie es con personajes amarillos, la serie lleva 20 años emitiéndose, etc.- y no en la misma película. La verdad es que se hace difícil hablar mal de algo que alguna vez estuvo bueno, es complicado ir en contra de lo que alguna vez fue genial, del mito, de la leyenda. Y la gente, entre leyenda y realidad, suele quedarse con la leyenda. Al mismo tiempo, el que asegura que todo lo solido se desvanece en el aire es tachado de aguafiestas. Es difícil criticar los nuevos discos de Charly García, es difícil decir que los últimos partidos de Maradona o Francescoli fueron deplorables, es difícil decir que Octaedro o El informe de Brodie no son grandes volúmenes de cuentos, es difícil decir, finalmente, que las últimas 5 o 6 temporadas de Los Simpson son, si se me permite la incorrección política aprendida en dicha serie, pura mierda, con escasos momentos de brillo y más que excesivos capítulos y temporadas enteras de escenas ya vistas, personajes estereotipados, bromas que no hacen reír a nadie y preponderancia de chistes visuales con el protagónico excluyente de Homero Simpson. Estas características convirtieron a Los Simpson –una serie otrora magistral, la mejor de las series- en un capítulo subido de tono de Los Rugrats.
De igual modo, nadie que haya visto las últimas temporadas dirigidas por David Silverman podía esperar que la película –justamente dirigida por David- sea buena. Más bien se trata de un capítulo estirado de la temporada 14 o la que ahora mismo se está emitiendo, con múltiples instantes para el bostezo y referencias inequívocas a escenas ya vistas: Homero tiene una mascota –ya había tenido un cangrejo, un mono, etc.-, Homero es el causante del colapso ecológico de Springfield –remite al genial capítulo en que se hace cargo de la limpieza de la ciudad-, Ned Flanders se adueña de los hijos Simpson –en este caso de Bart, en un recordado capítulo, de Maggie-, el abuelo dice incoherencias en reuniones, Lisa conoce un chico que tiene sus mismas inquietudes intelectuales, etc. Sin embargo en el cine la gente se ríe pero ¿no será que la gente que va a al cine no piensa?, ¿no será que la gente que va al cine a ver una Película De Risa se obligue a reír si o si porque ese es el Momento Para Disfrutar? ¿No es el mismo Homero el que nos enseñó, a través de su propia personalidad, que hay gente que, cuando todos ríen, se ríe a pesar de no entender el chiste? Teniendo en cuenta los geniales capítulos que no me voy a poner a rememorar por enésima vez: ¿a quién le puede dar risa Maggie amenazando un mono con la mamadera, impactar el pitito de Bart o la malignidad de Burns que se resiste a darle electricidad a la ciudad? En contraparte a los que se obligaron a disfrutar están los decepcionados, los que salieron del cine diciendo: He visto mejores capítulos. Sin dudas se trata de gente que vio 10 o 15 capítulos y ni idea tiene de Los Simpson Años 2000.
Otro punto flaco es haber perdido la oportunidad de hacer una gran crítica a Bush –cero referencias a la Guerra con Irak- poniendo en el lugar del Presidente a Arnold Schwarzenegger. Ya sé que el Gobernador de California es representante de la derecha católica, del vigilante-bobo medio estadounidense pero…Apenas algunas escenas, como la de Homero azotando unos lobos, hacen esbozar una sonrisa pero se trata de esas sonrisas débiles, que se logran con mucha fuerza y concentración, como cuando vamos a ver a Charly y lo vivamos por acordarse la letra de un tema, como cuando observábamos los últimos partidos de Francescoli y nos emocionábamos porque había hecho un buen pase, como cuando leemos Juan Muraña y decimos que sí, que está más que bien pero que, claro, ese tipo también escribió El fin, El Sur, Pierre Menard, autor del Quijote, etc.
La semana pasada, desde el suplemento cultural de La Nación, Stephen King les pedía a los directores de Lost que por favor no incurran en el vicio de seguir la serie por que sí para no matar a la gallina de los huevos de oro y, mientras, sacrificar el producto final de una serie implacable. Personalmente nunca desearía que Los Simpson se acaben: siempre estoy esperando la nueva temporada para que, aunque sea, uno solo de los capítulos sea la mitad de bueno de lo que fue, por ejemplo, el del Casino de Burns, el de Bart Boy Scout, etc. Desdeñar de un objeto con el que crecimos –como así también desprenderse de una persona que amamos- es harto complejo: ¿cómo desear la muerte de Bart, de Lisa, si, para los que nacimos en los 80’, Bart y Lisa crecieron con nosotros, son, de alguna manera, nuestros hermanos? Aunque eternamente tengan 8 y 10 años, los guionistas, inteligentemente, los hicieron pasar por todas las etapas posteriores a su edad: los dos se enamoraron y fueron rechazados, Lisa fue a la Universidad, Bart tomó pastillas, etc. De esta forma lograron una empatía inaudita con la generación que más directamente los recibió. Hace poco vi una entrevista a Borges donde Georgie diferenciaba a Quevedo y a Cervantes diciendo que el primero era un grandísimo escritor, etc. –no eran esas sus palabras pero sí la idea- y el segundo, junto a Alonso Quijano, su amigo, el tipo con el que compartía aventuras. Lo mismo pasa con Los Simpson, no son una serie, son nuestra familia: Lisa es mi hermana, Homero es mi viejo, Marge mi mamá, Diamante es mi Intendente, el Jefe Gorgory es cualquier policía, etc. Y a todos les sucede lo mismo.
Los Simpson, la serie, están repletos de discursos interrumpidos, de escaleras que van hacia ningún lugar, de próceres con pies de barro, de momentos en apariencia ampulosos que terminan significando la absoluta nada. En la mayoría de los casos, las resoluciones a los problemas agregan un problema aún mayor: eso mismo sucede cuando una plaga invade Springfield –las lagartijas bolivianas- y la solución es un sinnúmero de plagas aún más mortíferas o cuando la ciudad es liberada de la secta de El Líder y la escena final explicita que todos somos presos de la televisión –Están viendo Fox, dice la caja boba, Estamos viendo Fox, repite la familia atontada-. En resumen: Los Simpson nos enseñaron que las soluciones radicales, los héroes indiscutibles y las personas perfectas no existen. El Manual Simpson dice que cuando uno está esperando algo grande, hermoso, recordable sobreviene lo terrible, el caos, el aburrimiento. Quiero creer, como compulsivo fan, que Los Simpson-La Película es el más claro ejemplo de la doctrina que la serie ha expresado a través de los años, es decir, la película es tan mala a propósito, para remarcarle a sus acérrimos fans que la realidad se escapa, está prendida de alfileres, que en la vida no existen ni los grandes discursos ni los grandes mensajes ni los próceres intachables. Quiero creerlo pero no me lo creo.

22 comentarios:

Avenida Luro dijo...

Todavía no la vi, aunque ya me tentaron con copias truchas en dvd y otros formatos no ortodoxos. Otra vez, corvino, da en el clavo. Ya era hora de que alguien diga lo que nadie se anima: hace casi diez años que los simpson son una mierda. Pasar de ser "la" serie de humor político a ser un grotesco mal logrado (y malogrado), pasar de ser el refugio generacional de los crecidos en los últimos 90 (viendo capítulos viejos, eso sí) demuestra un grado de complacencia inmundo. Nos robaron el rock cuando censuraron a pearl jam y ahora nos quitan a los simpsons. Es la última carcajada del viejo bush (ese amigo de menem que tambien era preidente y hacia guerras en medio oriente) que quiso prohibir a los simpsons en el 91. No hizo falta violar la quinta enmienda; la maquinaria republicana se lo devora todo.
Saludos corvino, y siga quejándose que hace bien.

Toro dijo...

que viva el capitulo del mono-riel!. esa es la obra maestra

saludos

Espacio y un lugar para volar. dijo...

Una genialidad lo escrito por usted la verdad que vi la pelicula y exactamente lo que repondo cuando me preguntan acerca de ella es "es uno de los nuevos capitulos pero mas largo", y es, tal cual usted lo describe, asi que mis felicitaciones por acá y desde ya muchas gracias por plasmar es esos textos lo que muchos de nosotros pensamos.
Saludos.

cachetazoalaviolencia dijo...

Eso que nos pasa es el envejecimiento del público,
para no morir, la serie no puede envejecer,
otros chicos estarán riéndose de algo que ya no nos causa gracia.
Se los dice alguien que jamás (y esto son como 30 años) pudo reír con El Chavo y le llevaba calas al rock cuando Pearl Jam ni existía.

Aprovechen para ver la película con sus hijos.

pulcinella dijo...

Hola, Corvino!
Te comento que hace poco descubrí esta página y debo decir que me parece excelente.
Con respecto a los Simpsons, todavía estoy en la disyuntiva de ver o no la película, pero creo que esta crítica me está inclinando por no hacerlo.Por empezar, en general los dibujos animados que son llevados al cine van apara atrás. Segundo, los Simpsons van para atrás desde hace mucho tiempo, sobretodo si tenemos en cuenta el nuevo elenco del doblaje al castellano, que da lástima. Tercero, no sé si da ir a ver una película con la sola intención de tener argumentos para decir que es una mierda. Es una actitud un poco mezquina.
No obstante, me sorprende la cantidad de gente que dice que la película está buena. Y eso que es gente que, como vos y como yo, nació en los ´80, y se crió viendo los Simpsons. Me cuesta creer que gente que se puede pasar tranquilamente una hora recordando gags y parlamentos enteros de la serie como si fueran anécdotas del grupo de amigos se fume las últimas temporadas.
No sé, yo recuerdo el revuelo que armaron los Simpsosn cuando aparecieron, recuerdo que el viernes a las nueve de la noche, cuando los pasaban por Telefé, era el momento más esperado de la semana.¿Dónde ha quedado todo eso,maldita sea?

Facundo dijo...

En nuestro pasado, ahi esta todavia y cada tanto lo volvemos a mirar y nos da cosa que haya cambiado tanto.

Yo vi la pelicula y no me parece mala, tampoco es un buen capitulo largo, es, simplemente un capitulo largo que tiene dos o tres chistes buenos, y que si bien no vale los 10 mangos que sale ir al cine -si, a Corrientes ya llegaron las cadenas, una lastima-, si vale verla, por lo menos para putearla.

Nos leemos.

Mechi dijo...

Corvino...no lei todoooo el post...
Pero la peli, me parecio malisima, safan algunas partes que contienen una pequeña dosis de critica. Que hasta dudo que se pueda llamar critica.
Saludos!

Juan dijo...

No sé si fue porque fui esperando un fiasco que la película me pareció estar a la altura de las circunstancias.
Si vamos a ver el partido homenaje o despedida de Maradona, jugando con 40 años, gordo y merqueado, ...que esperamos?

Entonces nos emocionaríamos si lo viesemos tirar un caño, un taco o apilar defensores recreando el gol a los ingleses. Entonces me emocione viendo a homero saltar el cañón y ver una ambulancia estrellada contra el arbol.

Le debía ir a ver la película.

Por lo demas, de las ultimas 4 o 5 temporadas de los simpsons creo haber visto no mas de 6 capitulos (no de cada una). Me parece que series como Futurama o Padre de Familia han tomado la posta y son mucho mejores que los actuales simpsons.

Muy bueno el cierre del post. Pero, yo tampoco me lo creo.

Saludos.

Marian dijo...

creo que desde el comienzo la película deja claro lo que es... homero te bardea a vos, espectador [yo] porque vas a ver al cine lo que podés ver en la tele... la película no pretende ser más que eso... es estúpido pensar que porque está en el cine puede pasar algo distinto, como cualquier película de cualquier serie televisiva [recuerdo cuando fui a ver la película de Chiquititas y me quería matar porque no era lo mismo que la serie, los personajes se llamaban de otra manera... y no era el Chiquititas que a mi me encantaba mirar tomando la leche cuando volvía del colegio]
Perdón por la disgresión, pero es así... es lo mismo que ves en la tele, pero en una pantalla más grande y un poquito más largo.
Igualmente, a mi me gustó, me hizo reír... y veo los simpson hace bastante.
No puedo diferenciar mucho las temporadas y me temo que no vi mucho de lo último porque los veo por telefé, donde todo llega tarde y desordenado.
En fin. Par mí, aprueba con 6.
Salute

Koi Cciatranne dijo...

yo fui a verla con mis hermanos. Y nos gustó a los 3. A mi me dio bastante risa. Pero entienda usted que yo nunca fui de ver seguido los Simpson. Que conozco a los personajes y las lineas generales de la serie, sí. Pero de que me sepa cuales gags o anécdotas ya están repetidas o tienen relación con capítulos anteriores, no.
Por ejemplo, de todos los capítulos que con emoción mencionas, no tengo la menor idea.

J.R.J. dijo...

El capítulo de el casino de Burns para mi gusto es el mejor de todos. Tira un buen chiste cada diez segundos. Saludos

J.R.J. dijo...

la película no la ví. Cuando la vea te digo mi opinión aunque sea en un post sobre Cortázar.

Matias Nicolaci Moreno dijo...

Casualmente estuve a punto de ir a verla otra vez. Ya la había visto en una copia grabada del cine en donde se veían las cabezas de la gente y demás improperios y quise creer que por eso me había parecido mala. Resulta que estaba (ayer) en Mar del Plata y casi voy a verla pensando que tal vez en un cine iba a ser mejor (!¡)... Pero nahh, no me gasté doce pesos por eso ni en pedo. En cambio fuí a Fray Mocho y me leí un libro de Masliah y regresé a mi hotelito de Talcahuano entre Gaboto y Solís.


pd: Quise leer Ilcorvino en varios Cybers de Mar del Plata. Mi blog se leía perfecto, pero Ilcorvino... ¡Complot! Cada vez que ponía la dirección me decía que había entrado a una página porno y me la cerraba. Pensé "¿Le estarán haciendo boicot al Corvino? Si lo veo le pido un autógrafo para hacerlo quedar bien con las señoritas". Disgresiones de mi mente enferma. Bueno, no lo ví a Corvino, pero en su lugar divisé un cartel muy parecido a su logo: el de las pastas "Il Calabrese".


Saludos desde otra vez aquí.

Fix Perez Bracamonte dijo...

En el capítulo del sandwich gigante, Homero hace nuevamente el mejor diagnóstico: durante semanas convive con el sandwich, comiendo un poco cada día, mientras nosotros vemos que el emparedado (!) se va poniendo cada vez más verde. Finalmente, luego de que Homero se descomponga por la intoxicación, Marge se lo tira a la basura. Cuando Homero lo encuentra en el tacho de la calle, podrido, lo levanta con odio, pero enseguida cambia y dice: "¡Oooohhh! ¡No puedo enojarme contigo!"

Me siento así: no puedo enojarme con la película. Como dice Corvino, son mi familia.

[Música de títulos con el viejo campirano zapateando mientras canta "Mi vieja mula ya no es lo que era, ya no es lo que era...".

Logo de la Fox

Gracie films. Shhhhhh!!!!!]

no me llamo José dijo...

amén corvino...yo salí justificandola con un "está bien, pasa que esperamos mucho"
en todo esté tiempo los simpsons fueron vaciando su contenindo, es como cuando empezarón a poner todo el tiempo y en cualquier lado rock...
saludos y siempre es un gusto leerlo

nolugareña dijo...

Yo me reí mas de las chicas que se me sentaron al lado... que no habrían visto nunca los simpsons porque hacían comentarios del estilo: "Que plato!" pero no a propósito... lo decían con actitud de señora!!!!!!!!

Confiezo que fingí risa en alguna escena, solo para justificarme los 15 p. de la entrada...

Saludos!

Martín Zariello dijo...

Lo concreto, más allá de lo lindo o feo que nos puede haber parecido el resultado de la película, es que Los Simpson son una marca muy fuerte en nuestra generación: no los imagino saltando así por ninguna otra película. No creo que otra serie vaya a reemplazarlos: para mí Padre de Familia es a Los Simpson lo que Coti Soretin a Calamaro. Los Simpson son tan grandes que después de ellos no hay un carajo en materia de dibujo animado de tv y si lo hay son explicitas imitaciones con un poco más de vertigo, un poco más de riesgo, un poco más de ácido. Hay un capítulo de South Park (serie que nunca me gustó) en la que se dan varias escenas y los personajes dicen: Esto ya lo hicieron en los Simpson. Hay cosas que rompen el molde, Los Simpson son una de ellas. Y yo los quiero a pesar de todo, ayer vi el capítulo de Bush y me cagué de la risa. Saludos Luro, Toro, Espacio, Cachetazo, JRJ, Juan, Mechi, Noluga, Marian, Fix, No me llamo José, Matías, Koi, Facundo, Pulcinella. Gracias por leer!!

Brigido Daniel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Alguien se atreve a ser mordido por un hombre lobo??? vamos!!!!!! los reto a ke presionen el link y se unan Atte:LOBOTH http://s21.bitefight.es/c.php?uid=46840

Lorena dijo...

El tipo (Groening) siempre dejo claro que no quería hacer una película y el mismo hecho de que haya terminado aceptando la pantalla grande para su serie de críticas me pareció una especie de burla a todos aquellos que esperaban encontrar mucho más en una versión cinematográfica de los simpsons.
Si los últimos capítulos a veces ya no logran mantener tus ojos puestos la media hora en la pantalla mucho peor un capítulo de los últimos no nos va a partir de la risa pero la gente se parte porque asume que debe de partirse.
A decir verdad siempre supe que no era lo que podía esperar de cada personaje, ser cada vez más y más agrio pero también espero que haya sido una especie de doblada de jeta a toda la gente que esperaba pagar de más para ver un capítulo en una pantalla extra grande y en otra versión. Después de todo a nadie le viene mal llenarse los bolsillos de vez en cuando.

Anónimo dijo...

bodrio de pelicula

Anónimo dijo...

De acuerdo con el autor del blog, salvo en un punto: sí me puedo "enojar" con mis "ídolos". Teniendo en cuenta que soy un seguidor de larguísima data de los Simpsons (desde sus emisiones originales en Telefe) siento que la serie se convirtió en un producto de su propio mensaje, más que en una parodia de la vida cotidiana. Chistes que antes podían sonar inteligentes, incisivos o simplemente ridículos movían a risa por su ocurrencia. Los Simpsons hablaban de la vida cotidiana entre personajes a través de historias breves que llegaban a conmover y divertir. A partir de la 9º temporada perdieron ese guiño inteligente y el humor sano y se convirtieron en una burla ordinaria y una crítica constante hacia todo, pero de una forma poco entretenida. Son inolvidables las participaciones de personajes célebres como Sting (que aparece en el capítulo de Timmy O'Tool)y la interacción con los Simpsons: la astucia de Homero para que el cantante siga cavando se resuelve en un chiste rápido y efectivo, apenas una frase que hace reír.

En pocas palabras: es una serie cansada, sin ideas más que agredir y utilizar un humor llano que busca entretener en el momento, y ni así lo logra. La película fue un capítulo muy largo y muy malo para mí. No la terminé de ver.