lunes, 12 de noviembre de 2007

SI TIENE ALGO QUE DECIR SOBRE ALGUNO DE LOS ANTERIORES DOS POSTS, COMENTE AQUÍ.

16 comentarios:

Desarmandonos dijo...

"Los 30.000 desaparecidos se merecen mucho más que el panfleto gastado de la Universidad o las obvias canciones de rock nacional sobre indultados o represores" En esto estoy de acuerdo. Sin embargo, el primer capítulo de telefé no me pareció malo. Me pareció que justamente, trataban de contar la historia de otro modo. Por supuesto que si hablamos de arte estamos muy lejos. Celeste Cid es muy mala actriz. Lo peor es que en unos años van a decir que fué una artista de culto, que estaba en una secta, etc... Todo porque usa lentes y el pelo cortito.

Saludos!

natanael amenábar dijo...

Coincido en que quizás se debería haber hecho hincapié en el pasado de los desaparecidos, pero por otro lado se centraron más en las historias de los nenes en la ficción esta. Y no tiene demasiado sentido destacar si en el colegio no prestaban el boligoma. Respecto de los desaparecidos, muchos ni siquiera participaban en organizaciones armadas Corvino, eran perejiles, gente que estaba en agendas, gente que enseñaba en la villas, etcétera. Pero coincido en que hubiera estado bien en contar sus vidas, porque no hay nada que ocultar. Tampoco entiendo tanto enojo por la calidad del programa, estuvieron muy bien las historias, a mi entender. Bueno, nada más. no entendí nada de los próximos títulos de la capital.

Viqui dijo...

Muy buenos los dos post, me reí mucho con el de la capital, casi te imagino (quizá me odies) escribiendo en unos años para la capital o símil, porque tanta genial ironía, por lo general, es absorbida por el criticado tarde o temprano. No te vendas nunca Corvino. Coincido en que si los 30.000 desaparecidos se merecen un buen recuerdo tiene que venir del arte, pero... qué quieren que les diga, a mi me aburrió el tema, me aburrieron las hipocresías del psuedodicatador que tenemos como presidente y me aburrió el discurso de mi generación, que intenta hacerse cargo de las vivencias pasadas de generaciones pasadas. Si queremos honrar de alguna manera a las victimas, no tiene que ser recordando el pasado sino comprometiéndonos con el presente y el futuro... pero ahí lo tenemos a Nestor y a un montón de pendejos anacrónicos y boludos con un pedo en la cabeza y una remera del che, pero que a la hora de votar, se quedan sentados, divididos, despreocupados, mientras ven cómo los kishner no necesitan quórum en la cámara de diputados.

Viqui dijo...

Ah y me olvidaba de agradecerte por participar en el Literaturazo y por tu post, con el que me reí, también.

El Dedo en la llaga dijo...

Excelente, coincido totalmente con el tema de los desaparecidos. El tema es que la television tiende a simplificar todo, hasta convertirlo en algo chato, vacio y que solo cumple con la funcion de entretener un rato. Creo que con un tema tan delicado como ese hay que ser mas cauto, no transformar todo en una ficcion televisiva que el unico objetivo que tenga sea el raiting. Lo importante es que la gente comprenda pero con un trabajo comprometido, coherente y sincero. Muy bueno este post y muyyy divertido el de los centros de estudiantes. Es sano poder reirse de uno y de los que rodean a uno. Saludos!.

Martín Zariello dijo...

Natanael: el post sobre la Capital es a propósito de que Pulti -intendente marplatense electo y estudiante de Letras- recibió, durante la campaña electoral, una mano muuuuy grande de La Capital, mi diario preferido, del que es dueño Aldrey Iglesias, que es dueño, a su vez, de media ciudad.
En cuanto a TV X la identidad: podríamos decir que me venía gustando bastante hasta el olvidable capítulo de Celeste Cid (justamente el único que hizo especial hincapie en los desaparecidos), donde se da, creo, todo aquello que critico: la solemnidad, la grandilocuencia, etc. Desde otro punto de vista, me cansé de mi corrección política y a riesgo de no estar del todo de acuerdo con lo que escribo, lo escribo igual. Ah, gracias, pero ya me había enterado de que muchos desaparecidos no tenían nada que ver con Firmenich.

Victoria: de nada por lo del literaturazo. En cuanto al tema del presidente y demás: ahí no estoy muy de acuerdo, creo que no importa que el Pte. se pase de demagógico cuando habla de la dictadura, etc., los juicios a los represores eran necesarios aún siendo demagógico el presidente que los puso en marcha (el inefable Pinguino). En cuanto a los que se quieren hacer cargo de algo que no vivieron, estoy de acuerdo.

Desarmandonos: coincido en que el primer capítulo fue el mejor. Fue muy triste.

Dedo: gracias por pasar.

Voy a aclarar algo que no viene al caso pero..., por las dudas y teniendo en cuenta que estamos en un blog: es obvio que el mensaje del programa es bueno -seguro muchos pibes llamaron a H.I.J.O.S después de verlo-, lo que yo estoy criticando es la forma de representación, cierta ingenuidad y tics ya conocidos.

Saludos, hasta la victoria siempre!

Juan dijo...

Vi 10 minutos de T.V por la identidad y leo el lider's magazine solo los sabados.

Muy bueno el post. Por lo demas, coincido totalmente con viqui.


Saludos.

Fix Perez Bracamonte dijo...

Otro próximo titular del diario La Capital:

CORVINO, PRESIDENTE DEL CENTRO DE ESTUDIANTES DE LETRAS, Y PRINCIPAL COLUMNISTA DE ESTE DIARIO, SE POSTULA PARA INTENDENTE.

;-) es joda.

Con respecto al tema de la representación del mal en cine/TV, coincido con lo que decís. (Qué aburrido, ¿no? Tendría que disentir para que se armara la polémica.)
He visto varias pelis sobre el nazismo porque me interesa el tema: desde las que sólo tienen acción (ej: Richard Burton ametrallando nazis) hasta las tipo "testimonial" estilo La lista de Schindler, y en casi todas muestran, como vos decís, esteriotipos tipo Billiken (perdón por el viejazo). El que más se salva es un telefilme que en inglés se llama Conspiracy en el que Kenneth Branagh hace de Heydrich y Stanley Tucci de Eichmann, que narra en tiempo real la conferencia de Wannsee en la que se decidió la Solución Final. Tucci muestra a Eichmann como un verdadero monstruo: mientras sabe cuál es el tema de la agenda del día, se preocupa sólo por la hospitalidad que les va a brindar a los jerarcas que vienen a tomar decisiones, reta a la servidumbre, prueba la comida. Y cuando, en la mesa de discusión, presenta alguna idea, lo hace como si discutiera a qué servicio de cattering van a contratar para una fiesta, en lugar de pensar que está viendo cuál es la forma más eficiente de transportar personas como ganado hacinado en un vagón de tren. Realmente, te pone los pelos de punta aunque ya fueras preparado sabiendo qué era lo que ibas a ver. Los otros personajes también están bien representados, pero dejo el tema para otra vez porque el comentario se está haciendo tan largo como un post de Il Corvino.

Martín Zariello dijo...

-Estar en contra de la dictadura, el nazismo, el apartheid, Mussolini, Blumberg y Macri no significa -para mí- estar a favor de cualquier novela, película o serie mala en contra de la dictadura, el nazismo, el apartheid, Blumberg y Macri. De eso se trataba el post. En ningún momento, cuando hablé de reflejar a los desaparecidos como humanos me refería a que formaban parte de Organizaciones Armadas -eso sería más bien un argumento "memoriacompletista"-. Pensaba en que eran tipos normales, sólo eso.

Saludos.

Koi Cciatranne dijo...

qué te digo. Me he pasado la semana hablando mal de Charly en un foro de Calamaro.
De que lado crees que estoy???

Y sin embargo me pasé también la semana tarareando esa de si te gustan esos raros peinados nuevos...

pero igual, no lo aguanto al tipo!

Anónimo dijo...

A vos te parece que en la escena que Celeste Cid esta con su bebé encerrada en un sótano cagada en las patas hasta que la encuentran es un estereotipo? A mi me parece que es muy real...

No me parece muy cuestionable además si eran o no egoístas, feministas, machistas o como sean. NADIE se merece ese horror, ese desprecio por la vida...y de alguna manera vos los están tratando de juzgar, para qué? Vale mas o menos?

En mi humilde opinión, me parece que el programa no es sobre los desaparecidos, sino sobre los hijos y la búsqueda de su identidad... y la difícil situación de los nietos que aman a sus padres hasta que se dan cuenta que son sus apropiadores...

Un saludo
Mariela

Martín Zariello dijo...

Mariela: yo no estoy JUZGANDO a los desaparecidos o a los hijos o quien sea. Estoy criticando a los directores, actores, etc. que representan a los desaparecidos y cuestiono el hecho de que los desaparecidos sean representados como semi-dioses.
"NADIE se merece ese horror, ese desprecio por la vida...y de alguna manera vos los están tratando de juzgar" =
Ya sé que nadie se merece ese horror, ¿en el post dije que alguien se merece ser torturado, violado, despojado de sus hijos y asesinado?, ¿qué te crees, que soy Blumberg? No te confundas, yo también aborrezco a los militares -si querés podés leer el resto del blog-, sin embargo no estoy de acuerdo con todas las películas y series que defienden mi postura, en este caso TV por la identidad.
Desde otro punto de vista, entiendo que debe ser difícil hacer una representación denunciando a los militares y al mismo tiempo poniendo el ojo en que los desaparecidos eran seres humanos.

Saludos.

Martín Zariello dijo...

Volví a leer el post y creo que está mejor explicado de lo que creía: "Los tres capítulos de Televisión por la Identidad sirvieron para demostrar la enorme imposibilidad de reflejar el horror de la dictadura sin caer en el estereotipo de los desaparecidos. Es decir, según ciertas representaciones, los desaparecidos no tenían defectos –y no me estoy refiriendo al plano ideológico o político sino a la vida cotidiana, a tener actos de egoísmo, a dudar o, simplemente, tener miedo-. Esta característica ilusoria de ciertas novelas, películas y programas de televisión de dudoso gusto –La noche de los lápices es un buen ejemplo-, por poco y a contramano del objetivo principal, logra colocar lo sucedido entre 1976 y 1983 en el plano de lo irreal ya que el desaparecido termina siendo un ser sobrehumano, bondadoso, valiente y ajeno a cualquier desperfecto moral o ético. No hay escena que los haga cuestionables. Finalmente, la víctima termina teniendo sólo un matiz: el del mártir, en desmedro del de ser humano. El resultado, en la mayoría de los casos, acota la perspectiva, disminuye el riesgo y elimina la ambigüedad, todos estos, rasgos trascendentes para el arte (...) Los 30.000 desaparecidos se merecen mucho más que el panfleto gastado de la Universidad o las obvias canciones de rock nacional sobre indultados o represores, los 30.000 desaparecidos, como seres humanos normales que fueron, asesinados en una pesadilla indecible a cargo de verdaderos representantes del Mal, se merecen algo parecido a la creatividad, al arte, a la hora de recordarlos".

Es eso, si alguien quiere ver algo más allá, le recomiendo leer una y otra vez el mismo fragmento.

Anónimo dijo...

Corvino: No te enojes, solo pienso distinto a vos en este caso... porque el programa me gustó y me pareció que no caía en ese estereotipo que vos le criticás... no los vi como mártires.

Igualmente, reconozco que el tema me pega bastante de cerca y reconozco que tampoco lo pude mirar "objetivamente" porque lloré a mares con cada historia.

Por otro lado, fui a ver varias obras de "Teatro por la identidad" y ahi si quizás encontré esa creatividad que vos pedís, pero me parece porque el formato es distinto.

Quedate tranquilo que leo siempre tus extensos posts, admiro muchísimo tu forma de escribir y de pensar... Solo que no había comentado nunca.

Te mando un saludo grande,
Mariela

Anónimo dijo...

Corvino: No te enojes, solo pienso distinto a vos en este caso... porque el programa me gustó y me pareció que no caía en ese estereotipo que vos le criticás... no los vi como mártires.

Igualmente, reconozco que el tema me pega bastante de cerca y reconozco que tampoco lo pude mirar "objetivamente" porque lloré a mares con cada historia.

Por otro lado, fui a ver varias obras de "Teatro por la identidad" y ahi si quizás encontré esa creatividad que vos pedís, pero me parece porque el formato es distinto.

Quedate tranquilo que leo siempre tus extensos posts, admiro muchísimo tu forma de escribir y de pensar... Solo que no había comentado nunca.

Te mando un saludo grande,
Mariela

Martín Zariello dijo...

Todo bien, Mariela, creo que me exasperé al pedo. Yo también lloré con el primer capítulo. Creo que detesté demasiado el de Celeste Cid.
Perdoná por el enojo, de verdad. Hacia mucho que no me enojaba por algún comentario del blog y ahora que lo releo me da un poco de verguenza... Te mando un gran saludo yo también.