martes, 19 de febrero de 2008

Sobre los comentarios anónimos

Natanael, Nolugareña, Marplatense Ajeno, Fix, Marian, Desarmandonos, Momia, Avenida Luro, Luis Herrera, etc... Hace sólo unos días, mientras leía algunos comentarios, me dije: Qué buenos comentaristas tengo: inteligentes, amenos, graciosos, leen los posts atentamente y, en muchas ocasiones, resignifican el sentido original del texto expandiendo y aclarando lo enunciado. Además, algo importante: nunca caen en la violencia cuando están en desacuerdo. Ayer fui con mi novia a visitar a mi hermana y esta última me dice: No sábes, te firmó un anónimo hijo de puta que bla, bla, bla. Acto seguido, saludé a Sawyer, el gato que busca pájaros detrás del televisor, y leí el pequeño mensaje: Ciao, Il Cornudo. Soy el que se mueve a tu novia mientras vos escribís estas pelotudeces y le colgás las mariconadas del costado a tu blog ¿No me creés? Peor para vos. Los caminos de los cuernos son insondables. Ciao ciao. Mi reacción (ya alejada de mi furibunda diatriba de hace unos años) fue: ¿Por qué la gente es así? Creo que en una pareja desconfiada o en turbulencias, este comentario puede hacer mucho daño. Por suerte, los lazos que me unen a mi novia van más allá de un anónimo pero la pregunta siguió allí: ¿Por qué la gente es así? Salvando las distancias, hace unos días Juan Terranova cerró su blog, entre otras razones, porque estaba cansado de que los anónimos insulten. Es entendible. Creo que el anónimo es invencible justamente por su condición: uno puede responder pero nunca va a tener la certeza del otro, que tiene todo un blog para crear insultos nuevos y efectivos (cualquiera que lee el blog sabe que tengo novia y la amo: el anónimo se mete con mi novia; cualquier que lee el blog sabe que escribo bastante y posteo con frecuencia: el anónimo me informa que mientras yo escribo mis pelotudeces, él se mueve a mi novia; por último, cambié el formato del blog, algo que el anónimo califica de mariconeada; para coronarla, en vez de llamarme Ilcorvino, me llama Ilcornudo). No se puede ir mucho más allá de: Sos un reprimido, tenés mierda adentro, sos cobarde y decís mentiras, sos malo, etc. Todas cosas que uno podría decir de sí mismo y todos los habitantes del Planeta. El anónimo desalienta, es cierto pero, pensando con algo de detenimiento: si existen los Juan, los Desarmandonos, las Niñas Santas, los que me proponen escribir en revistas luego de leer el blog, debe existir, sí o sí, un anónimo que agrede: nunca falta alguien que sobre, ya lo dice Say no More.

Los blogger "con nombre y apellido" quejándonos de los anónimos cobardes me recuerdan, justamente, a la clase media escandalizada con la "inseguridad": eso es lo que tiene que existir para que el mundo siga girando. Sabemos que no existe una sociedad repleta de Fix's o Nolugareñas, el mundo no es un lugar repleto de gente con la que te hubieras sentado en el Colegio Secundario. El anónimo no sólo inserta la triste realidad en el blog sino que perturba e inquieta, demostrando cómo, con frases cortas y hasta pueriles, se puede desestabilizar cualquier cosa. Esto no significa que uno quiera que su blog se convierta en un manojo de comentarios insultantes. Todo lo contrario: creo que si algo está bueno de Ilcorvino es que nadie insulta y yo no tengo problemas en responderle a cualquiera que esté en desacuerdo conmigo o tenga alguna pregunta para hacerme. Sin embargo, conociendo los caminos insondables del anónimo, por un tiempo voy a ponerme la gorra para administrar los comentarios ya que no me interesa que el anónimo vuelva a agredir y otros le respondan y todo se convierta en una bola cósmica de mala onda. No, no. Considero que gastar energías en contra de algo -por ejemplo, escribiendo insultos- es contraproducente. Si estuviera siempre en Internet dejaría la administración por siempre pero como entro una sola vez por día creo que entorpecería la dinámica del blog, así que la voy a dejar por un tiempo para ver qué pasa. Ya sé: por uno, pagan todos, pero bueno, es lo que hay. Espero que esta respuesta sirva por todos los comentarios anónimos del futuro. Un abrazo y, aunque no les guste: ¡Viva la bagatela!

12 comentarios:

Marian dijo...

me gusta el nuevo diseño.
ok, no me gusta el control de comentarios, pero dadas las circunstancias lo comprendo... salute y gracias por ponerme en la lista de buenos comentadores...

ouch, acabo de descubrir que no fui original al bautizar al perro de mi chico Sawyer.

salute

no me llamo josé dijo...

aguante Il corvino; Blog de bloggers!!!

Ano dijo...

Dudo que la anonimidad sea el problema.

Creo que anonimidad significa no hipocresía. El anónimo no tiene necesidad de quedar bien con nadie. Si ponés tu nombre, involucrás (en mayor o menor medida) tu ego, tu sentido del "honor".

Una gran cantidad de discusiones se arruinan porque el que afirmó algo siente que su afirmación está ligada a su ego. Y si se da cuenta de que se equivocó, no lo va a reconocer, porque siente que equivale a "perder".

Pregunto, ¿vos escribís tu blog para mostrarle al mundo el contenido, o por vanidad? No es un ataque. Supongo que todos los blogueros lo hacemos un poco por ambas razones.

¿Qué pasaría si todos estuviéramos obligados a decir cosas sin que nuestro nombre quedara registrado?

Si vos escribieras tu material anónimamente. ¿Algún anónimo te putearía?

¿No será que el problema es la idea de que las afirmaciones son de alguien? Propongo que quizá el problema es el contrario: o sea, el hecho de que uno exponga sus ideas con su nombre.

Quizá la gente empezaría a decir las cosas realmente necesarias, el contenido realmente valioso; y nadie diría cosas hipócritas, o actuaría por vanidad, honor, etc.

No lo sé.

Yo siempre trato de pensar que Wikipedia está hecha casi por completo por anónimos, por gente que no da la cara, ni le importa tampoco.

Y lo siento por los tradicionalistas que creen que la verdad (sólo) está en los libros firmados por un autor, porque considero que Wikipedia es uno de los fenómenos más importantes de nuestra época.

derian dijo...

Gran post corvino, gran. Nada ue agregar.
Debo decir que yo voté viva la bagatela. Jajajajaja.
Saludos.

Mauricio dijo...

imagino que leíste El Trompo de Kafka o algo así.. jaja es que realmente me gustaría saber el porqué del viva la bagatela, cusiosidad, etc.

Por cierto, ¿De qué era este post?

Desarmandonos dijo...

El problema no es ser anónimo o no ser anónimo. Es más bien descalificar y putear sin motivo aparente. Lo increíble es que en un medio anónimo -como lo es internet- (¿Quién puede estar realmente seguro que Martín Zariello es Martín Zariello? Incluso que no es un robot diseñado para escribir blogs o que por alguna magia de la computación Ilcorvino se autoecribe a sí mismo todo el tiempo)Entonces me parece que de entrada la discusión de anónimo o no anónimo no viene al caso. Retomo: lo increíble es que aún en un medio anónimo como internet el anónimo ¡Firme como anónimo! ¿Por qué no ponerte Periquito Perez o cualquier nombre? Pero más allá de estas triquiñuelas: el tema me parece que es mucho más simple. Está más acá de un debate firmas o no firmas, del yo o no-yo. De nombres o innominados. Se trata simplemente de que alguien putea sin sentido sólo por hacer sentir mal a otra gente.


pd: Lo de Ilcorvino como blog que se autoescribe fue un invento de mi envidia jeje.

Saludos.

Martín Zariello dijo...

Ano: en este caso el anónimo decía que se movia a mi novia, habría venido bien que diga su nombre para aclarar las cosas, jaja.
Estoy en total desacuerdo con las cosas que decís: la cantidad de mierda que flota en los blogs a cargo de anónimos refuta tu teoría del anónimo como ente no-hipócrita propulsor de "contenidos valiosos". Vos podés y tenés la virtud de ser anónimo y argumentar tus pensamientos sin recurrir a la agresión y demostrando una gran capacidad de reflexión, ¿creés que todos los anónimos son como vos?... Lamentablemente, en la mayoría de los casos, bajo el anonimato se esconde alguien que tiene ganas de joder y no se anima a canalizar su ira en forma productiva sino involucrando el "ego" y el sentido del "honor" de los demás, actitud cobarde y pelotuda, sin dudas, ¿eso te parece saludable?. Tomemos el caso del que inspiró este post: me dice cornudo porque no le gusta como escribo, habla de "mariconeadas", ¿dónde está la no-hipocresía?
Derian, Marian, No me llamo, Mauricio: gracias por leer, la administración ya fue, ja. No leí EL TROMPO, voy a ver si lo consigo. Viva la bagatela!

La niña santa dijo...

Che odio cuando me pasa que el blogger se "cuelga", se "suicida", se "toma vacaciones" o simplemente "se duerme" y, después de tipear un comentario EXTREMADAMENTE largo e INTELIGENTE (total, si quedó en la nebulosa, quién se entera, aprovechemos!) me lo borra así como si nadaaaa!!!!! QUE BRONCA! En lugar de Administrados de Comentarios Postura Policial, Vanidosa y Careta, tendrías que optar por el FIN MISMO DE LOS COMENTARIOS ya que blogger lo hace por vos SIN QUE LO SEPAS!!!
AAHHH estamos siendo invadidos por un la Santísima Inquisición Blogger! (S.I.B.) OH OH OH qué miedo. Con razón Lanata abre EL ULTIMO DIARIO EN PAPEL DEL MUNDO MISMO, es EL FIN DE LOS TIEMPOS!!

La cosa es que entre mucho sermoneo, mi comentario COPADO decía que gracias por lo de Niñas Santas, es todo un ejemplo de lo que NO HAY QUE HACER NI SER, pero con onda!

Chau Martín, gracias por optar ser bueno otra vez.
Ah! Simple curiosidad, en qué quedan todas esas ofertas de trabajo? Porque uno lee y piensa: "le estoy comentando el blog a alguien muy ocupado"

Periquito dijo...

el tema es que lo leas vos, no me importa que no lo publiques, me pareces un pedante de cuarta, y tu novia seguramente te hace cornudo, porque como todas menos mi mama,es una puta.
bye!

Luis Erratas dijo...

Lo peor- cosa aprendida en clap- que los anónimos en un 80 % provienen de tipos que conoces o que conoces mediante el mundillo blogger.

Me parece que de esto ya habías escrito, no debieras darle importancia nomás.

A todos nos pasa: http://sintimonyeneldelirio.blogspot.com/2006/11/el-infatigable-comentarista-annimo.html

Martín Zariello dijo...

Herrera: totalmente, eso es lo más ominoso.

Periquito/Anónimo: como verás, te dejo el campo libre para que sigas canalizando en mi blog tu ira reprimida. Si eso te hace feliz... Te quiero mucho y espero que siempre sigás siendo como sos. Te mando un gran abrazo. Gracias a periquitos como vos, la humanidad sale adelante.

La niña santa: "le estoy comentando el blog a alguien muy ocupado" jaja

Saludos, especialmente a Periquito.

Anónimo dijo...

tus palabras me hicieron recapacitar, tenes razon, disculpame por lo que escribi, la puta que te pario.
abrazo! metele pata que cambias el mundo dale...boludo!!! (pero boludo bien eh, de amigos)