martes, 29 de abril de 2008

LA DERECHA DE LA IZQUIERDA

En primer lugar, aceptemos que términos tales como “derecha” e “izquierda” están caducos como así también que colocarlos a un mismo nivel es un ejercicio de “relativización” muy propio de los fascistas. Cambio y fuera. Comencemos. Nótese cómo, en forma alarmante, los intelectuales comienzan siendo de Izquierda y terminan escribiendo mamotretos reaccionarios en La Nación o El País. Los ejemplos son numerosos y hasta es ocioso repasar nombres. Hace pocos días comprendí el por qué de tan extrañas mutaciones. La ecuación es simple: la Izquierda (ubico en este nebuloso término a todos aquellos gobiernos de reminiscencias “progresistas”) decepciona enormemente (tanto que es difícil reponerse), la Derecha no. Teóricamente, un gobierno de Derecha cumple con todas las expectativas de sus partidarios. Los pocos meses que Macri lleva a cargo de Capital Federal son un buen ejemplo: despide empleados en forma masiva, liquida o entorpece proyectos culturales, aumenta la exclusividad en el área de la Salud, reprime indigentes, etc. ¿Alguien esperaba otra cosa? Escalando en el nivel de bestialidad, tenemos a Hitler, que se dedica a incinerar millones de judíos, a Videla, “desapareciendo” 30.000 personas, a Roca y la Campaña del Desierto. Todos inmejorables paradigmas ante los cuales el estereotipo del taxista facho, emocionado, se arrodilla y rinde tributo ¿Qué ocurre del otro lado? Todos los gobiernos que llegan al poder con objetivos de Izquierda (distribución de la riqueza, igualdad social, etc.) terminan decepcionando en forma descomunal, tanto es así que el sujeto radicalizado, al observar como sus utopías de Revolución se ven destruidas, torpemente, no duda en pasarse al otro bando. ¿Cómo reaccionar ante la evidencia de que Fidel Castro opina de los drogadictos y los homosexuales lo mismo que Jorge Rafael Videla?, ¿con qué discurso podemos defender (por fuera del hecho de que sus antagonistas son peores) su medio siglo en el poder?, ¿cómo justificarlo? Luego de formular estas simples preguntas, la figura del líder cubano se tiñe de hondo cinismo. ¿”Hasta la victoria siempre” o “Hasta la parodia siempre”? ¿Qué le digo a mi “Yo de 18 años”, convencido de que Fidel Castro iba a ser absuelto por la historia y Borges no se podía leer porque era un fascista? Hoy, Fidel Castro me parece un hijo de puta carismático y Borges un genio. La derecha, aún injustificable, es más explícita: Macri, hace unos días, definió a Roca como un gran pensador y, en su primer discurso como Jefe de Gobierno, ponderó las obligaciones por sobre los derechos humanos. Más claro echale aguarrás. ¿Qué hace Kirchner, supuesto ex Montonero, integrante de la generación que soñó con la Revolución Socialista, fan de León Gieco? Critica a Menem, pero formó parte de su estructura. Dice que no va a tolerar corruptos, pero mantiene gente impresentable en el gobierno. Afirma estar en contra de los mafiosos, pero cuenta entre sus filas a Moyano. Se autoproclama abanderado de los derechos humanos, pero durante la dictadura vio aumentar sus ingresos en forma apabullante. Critica a los medios, pero no duda en entablar pactos con ellos. Como signo de indudable perversión, lo único bueno de su errático gobierno son los juicios a ex represores por lo que mantiene a la comunidad “progre” dubitativa: cualquier crítica en contra suya, parece ir a favor de los militares o Elisa Carrió o el mismo Macri o Joaquín Morales Solá o "el campo" o Clarín o entidades de ese tipo.
La cuestión es encontrar un equilibrio y, por sobre todo, alejarse de cualquier concepción maniquea. Desde este punto de vista, el escepticismo, atributo tan punk como borgeano, comienza a ganar terreno. Hace 4 años que voy a la Facultad, hace 4 años que los integrantes del Centro de Estudiantes entran al curso a decir exactamente lo mismo. La conclusión es bastante clara: el vergonzoso desinterés de las autoridades universitarias por los problemas del estudiantado es tan proverbial como la falta de invención de quienes quieren cambiar el sistema. Sigo creyendo en los ideales de Izquierda, pero, ¡oh diabólica y putrefacta y singular paradoja!, no creo en los gobiernos, las asociaciones, los estudiantes y los panfletos de Izquierda. Además del estampado de sus remeras, ¿qué podrá cambiar el Partido Obrero cuando la mayoría de los obreros del país votan al oficialismo, no se pierden a Tinelli (o Pergolini) y se dejan llevar por discursos ajenos? El gran problema de la Izquierda es que la puesta en escena siempre termina defraudando el magnífico guión, aquel donde los pobres acceden al trabajo, los hombres de bien son felices, los genocidas van a la cárcel y la cultura invade los hogares. Sayonara, compañeros.

10 comentarios:

Hernán Galli dijo...

Está muy bien el post, y lamentablemnte es algo que viene sucediendo desde siempre. La historia desde el medioevo repite cíclicamente lo mismo. Yo creo que podría argumentarse que:
Como arquetipo, Hitler y Mussolini representan la derecha, y Trotsky y el Che, la izquierda. Eso es una pelotudez, pero ojo, en el fondo es lo que sentimos. Porque la derecha también es Reagan y la izquierda Stalin. Otra pelotudez.
A ver, yo pienso que el problema no es el discurso ni la implementación de medias, la cuestión es lo que realmente quiere la mayoría de la gente. Y la mayoría de la gente no quiere ni distribución, ni negros, ni judíos ni derechos humanos ni tres pepinos. Claro, nadie lo va a explicitar abiertamente, quién te va a decir que no quiere distribuir. PEro a la hora de pagar sueldos, explota sistemáticamente al empleado, y si pudiera le pagaría aún menos. Esa es la mentalidad de la mayoría, porque es la dormida clase media que quiere el asado el domingo y las vacaciones en la costa. Y cero problemas. Quien crea (y lo digo en serio porque hay peronistas de muy buena fe) que el peronismo busca sacar al pobre de la pobreza, piensa cualqueir cosa. Qué partido sería tan idiota de anular el sustento elector. El peronismo, en todo caso, intenta proteger o ayudar al pobre, pero jamás querrá sacarlo de su condición. Ahora, ¿el peronismo es de izquierda o derecha? ¿No es K un Mendez con derechos humanos? Si todo estuviera bien, para qué sirve un centro de estudiantes. Si se arregla lo del campo, qué hace de su vida De Angeli, ¿vuelve a laburar? La revolución es personal, hay que tener huevos para mandar a la mierda al sorete y para dar la mano al que cae. Ningún gobierno me va hacer bueno o malo, ni me interesa. Hay que ser bueno, cueste lo que cueste. Y Moreno y Belgrano se la bancaron hast el final y murieron pobres, y hay muchos ejemplos de gente de izquierda que con los años siguieron en la suya. Rivera es un caso.
Tiene razón Casas, Chavez es un actor cómico. Y tenía razón el Che: el imperialismo embrutece.

HAsta la Victoria Secret!

Lucas dijo...

Hola Corvino...
Muy buen post el de hoy, me acerco mucho a tus reflexiones ( durante años pense lo mismo que vos acerca de Castro y Borges), tambien el comentario de Hernán esta muy bien, sobretodo cuando aclara que las cosas cambiarán algo cuando cada uno de nosotros comienze con su propia revolución interior.
Siempre que pienso en la izquierda argentina me viene a la mente aquella frase de Jauretche que hablaba que la izquierda argentina es como los perros de matadero, son perros que se pelean por las sobras...
derecha o izquierda, de cualquier manera estamos condenados al oprobio...está en nuestra esencia!!

hace unos dias llegue a tu blog buscando informacion de acerca de Fabián Casas y fue una gran sorpresa!!!
Felicitaciones!!

Fix Perez Bracamonte dijo...

Coincido.
Creo que a todos (izquierda incluída) nos vendría bien releer Utopía de Tomás Moro y contrastar con el pragmatismo (pero bien entendido, no con la connotación nefasta que se le da hoy en día) de Maquiavelo. Ese post podría enmarcarse en eso.
Hasta a tu amigo John Locke (el de la isla) se le escapó la liebre: ahora que tiene el poder (al menos en alguna parte de su microsociedad) no sabe qué hacer con él.
Corvino: con una lectura apurada e incompleta de tu post sobre Vargas Llosa o el presente, seguro que ya nunca te van a proponer como candidato para Presidente del Centro de Estudiantes.

jorge chiesa dijo...

La argentina es el país de los kiosqueros, de las prebendas y los kiosqueros. Cada cual atiende el suyo, en el ámbito que sea, por más que sea un kiosquito. Lo importante es que sea de uno. El sueño del kiosco propio. No los juzgo, de algo hay que vivir; si todavía no lo son, algún día serán padres de familia. Pero hay laburos y laburos. También se sabe: a los kiosqueros, más que las golosinas, le gusta la guita. Por eso me da la sensación de que toda puja donde hay intereses contrapuestos podría reducirse, al fin y al cabo, a una pelea por plata (no por nada estamos en la era capitalista). Y también el país de los panqueques: Del PC a la embajada en Washington hay un solo paso(hay buenos ejemplares de ese animal político -como les gusta autodenominarse- en el gobierno)Retomando la idea del post anterior, y trasladándonos del mundo de la política al rock: de ensayar con los caballeros de la quema a tomar el te con masitas finas, evangelina y palito ortega, hay otro. Aunque tampoco fue una gran pérdida que digamos. A lo mejor estoy hablando de más porque a Iván no lo conozco, en una de esas siempre fue así, excepto por esa cación que habla del cancer en los huevos.... Bueno, he ahí la confusión. Volviendo a la política: por culpa de la derecha estamos como estamos. Y de Castro no voy a hablar, soy fan de Reinaldo Arenas. Sepan disculpar las ideas inacabadas y la verborragia: hoy no cordino bien; olvidé de tomar el clonacepan

Ber dijo...

Excelente post Corvino. Me dejó el ánimo por las rodillas pero lamentablemente no tiene ni un solo punto de más.
Abrazo de desencantado a desencantado. (El plan funcionó malditos dinosaurios)
Buena fortuna y hasta la victoria… Beckhan.

Martín Zariello dijo...

Fix: y hay dos más del año pasado donde critico directamente a todos los centros de estudiantes del mundo. Yo creo que voy terminar siendo un conservador nato (si es que ya no lo soy).

Saludos a todos, me voy a pensar cosas nihilistas y escépticas por ahí.

PD: Éste es un mensaje para Simeone: Si River pierde con San Lorenzo me enojo mucho: ponelo al Niño de Cobre. Muchas gracias.

esteban dijo...

ushdbfuishgfpsdu

Marian dijo...

muy bueno el post.

por un momento tuve que revisar la fecha... si los cálculos no me fallan la presidente es Cristina y vos ya vas por el 5° año en la facu.

En fin. Saltue.

Gonza dijo...

Hey

Es indignante este gobierno, pero tampoco siento que "los argentinos" sean como manifiestan muchos de los aquí presenteis.

En el mundo pienso que hay:

un poco de gente bien hija de puta, individualista hastalaspelotas, que hasta quizás le gusta hacerle mal a otras personas, etc.

un poco de gente bien buena, que quiere ayudar, que mueve el orto de aquí para allá para ayudar a que las cosas estén mejor; personas integras, y eso, hoy, ya es muchísimo.

Mucha gente en el medio que se deja llevar por factores absolutamente "volátiles" y no tiene lo que podría llamarse una visión "objetiva" de la sociedad en la que vive.

O algo por el estilo.
abrazo

Francisco dijo...

Muy buen post. Es verdad el escepticismo que tiene, pero también lo es la sensatez.

Un abrazo!
Francisco
nuevageneracionbsas.blogspot.com