domingo, 6 de abril de 2008

Reducción selectiva de la violencia

Aunque me fuercen/ Yo nunca voy a decir/ Que todo tiempo por pasado fue mejor/ Mañana es mejor- Cantata de puentes amarillos, Spinetta.

Ahora que los medios, constantemente, agitan el avispero de la violencia social, vendría bien recordar el pequeño fragmento de “Lingüística general” de Bernard Pottier que los estudiante de Letras leemos en el primer año de la carrera (y si tienen ganas, como yo, dos veces más, para aclarar las dudas). En este breve artículo, el amigo Pottier, casi tan sintético como la eterna y ortodoxa Ofelia Kovacci, nos contaba que antes de construir un enunciado, el individuo hace una “conceptualización”, “una reducción selectiva de la referencia”, es decir que de la marañosa entelequia “realidad” tomamos sólo un trozo y construimos un mensaje. Pensar que ese mensaje es infalible, que expresa exactamente lo que queremos decir, deja de lado los oscuros propósitos del ser humano como así también las diferentes circunstancias contextuales de la comunicación.

La teoría de Pottier desarrollada en el párrafo anterior (que, a través de redundantes oraciones apositivas y aclaraciones innecesarias, tiene la rara virtud de volver compleja una teoría muy simple) podría traerse a colación cuando analizamos la forma en que los medios de comunicación (principalmente los noticieros, que, a su vez, recogen las coordenadas ideológicas de radios y periódicos del monopolio pertinente) reflejan la realidad. Sería iluso pedirle a un noticiero que aclare a los desprevenidos que allí sólo se muestra un minúsculo ápice de lo que sucede en el país (por acotarnos a un territorio cercano), pero teniendo en cuenta los intereses económico-políticos y la ansiedad por obtener una noticia efectista, no vendría nada mal.

Como dijo Pablo Vasco en su buen programa de radio “Exijo una explicación”, si uno ve el noticiero de América corre el riesgo de no querer salir más a la calle: pandillas asesinas, helados hechos a base de frutas podridas, desabastecimiento, nuevas técnicas de delincuencia, secuestros. La misma reflexión puede hacerse de todos los canales de información: el problema no es la catarata de malas noticias, sino que cada flagelo es narrado como algo nuevo, un gen novedoso y maligno que se inserta en la comunidad por consecuencia de la estructura social en la que está inmiscuido el hombre. En el afán de ofrecer (¿o vapulear?) al espectador con artillería rimbombante, la noticia siempre es vendida como algo propio del mundo contemporáneo con causas propias del mundo contemporáneo, según corresponda: la disgregación familiar, la corrupción de la dirigencia en los clubes de fútbol o la imprudencia al pisar el freno de los automóviles.

Hoy en día, los medios tienen una relevancia descomunal en el individuo. Si prestamos atención, veremos cómo digitan nuestras conversaciones más frecuentes. Una semana, hablamos de la violencia en el fútbol. A la siguiente, el timón ha girado a la multiplicación excesiva de accidentes de tránsito. Días después, capta la atención la cantidad de robos en una estación de servicio. Al poco tiempo, la violencia en el fútbol y los choques han perdido espacio por un flagelo aún más tenebroso: la violencia juvenil representada en un púber boquense de pelo largo que ataca a piñas a su maestra. Si nos quedamos en la superficie, haciendo la plancha con el cerebro, pareciera ser que durante los días en que murió Emanuel, el pobre pibe de Vélez, no hubo tantos choques en las autopistas capitalinas y que mientras surgió “el rebrote de violencia escolar” (¡!) cesó la agresividad en el fútbol argentino… No faltará, entonces, quien agrupe todas las noticias con núcleos violentos y manifieste que cada una de ellas está relacionada con la otra y forman, en conjunto, la triste realidad del país: los argentinos, día a día, estamos cada día más violento. No importa que en España o Estados Unidos o Nigeria o Malasia suceda más o menos lo mismo, con índices más o menos bajos o altos, la explicación radica en la personalidad argentina: según se dice, somos violentos, agresivos, intolerantes, maniqueos, enfermizos. Personalmente, creo que no hay nada más errado que creer en la “argentinidad”, rasgo por el cual los nacidos en este país seríamos los forjadores de toda la gama de características desechables de la historia del mundo. Creo que en todos los lugares de este hermoso Globo la gente, aún sin ser argentina, mata, discute sin saber, miente y es egoísta. Creo, si no me falla la memoria, que desde que tengo uso de razón la violencia asota al fútbol y en las calles se respira el odio más inusitado. Hace 10 años, cuando yo iba a la Escuela Secundaria, nos juntábamos en el tercer piso del Colegio Industrial a organizar peleas cuerpo a cuerpo. A veces nos sangraban los labios, a veces la seguíamos en la Plaza. En las horas de clase escupíamos e insultábamos a los profesores. Y eso no era nada: se contaba que antes, todavía era peor. Es probable que en 1978 la delincuencia callejera no fuese tan cruenta, sin embargo, el terror y las ganas de quedarse en casa de noche provenían de un Estado genocida. Eso sí, seguramente, décadas atrás, los noticieros no podían contar con las imágenes de filmadoras portátiles, celulares o cámaras fotográficas digitales ni las noticias eran publicadas al instante a través de la Red informática o alguno de los tantos canales del cable…

Tenemos que ser un poco más serios: nunca, ni el 506, ni el 2000, hubo lugar para los débiles. La violencia está agazapada en nuestro propio ser y también existe en las sociedades supuestamente perfectas, donde no hay barras bravas, ni disgregaciones sociales ni disputas entre el campo y el gobierno. Entre el enjambre de noticias apocalípticas, sólo vislumbro dos verdades inapelables: por un lado, la inclinación eterna del ser humano hacia el mal; por el otro, la certeza de que el único refugio posible es el amor. Cambio y fuera.

Dejar de matar, dejar de mentir- Ariel Minimal

No queda mucho que decir

Mas queda mucho por hacer

En esta casa nuestra

Primero dejar de matar

Segundo dejar de mentir

Y por algo se empieza


Y el viento del Sur

Nos hará temblar

Y las ventanas del frente

Se abrirán

Y la ciudad será un poco nuestra

El cielo nos verá baldear el patio

Y las plantas regar

En esta casa nuestra

No olvidar dejar de matar

No olvidar dejar de mentir

Te lo digo de vuelta


Y el viento del Sur

Al atardecer

Nos hará viejos

Y quizás nos hará más

Esto recién empieza...

14 comentarios:

Hernán Galli dijo...

1) Pottier hace difícil lo simple, como Wittgestein o Saussure, es decir, son grandes pensadores, pero ninguno es un genio. La caracteríositica del genio es exactamente la inversa.
2) El problema no es el medio, es el fin, el estilo, el criterio editorial. Si nada dijeran del campo, sería igual de terrible. Estar informado no te soluciona la vida. Lo que sí se nota,m es que la tele y el diario están enchufados a nuestro sistema todo el tiempo. Habría que desenchufar, es nuestra responsabilidad. Una amiga mía vive en Bariloche, en una casita en los kilómetros de la Bustillo. Cada tanto la llamo para recordarme que La Cap. Fed es tan sólo una partecita chiquita de un país, y que hay gente con mucha menos contaminación que uno.
3) El hombre no se inclina al mal, los malos son muchos menos, pero son los que tienen las armas, ése es el problema.
4) No me gusta Minimal.
5) Decir que mañana es mejor, e slo mismo que deciur que ayer fue mejor. Mañana es mañana, y siempre gana porque hay posibilidades. O no.
6)Alelado por el clorhidrato, Charly sigue regalando momentos de lucidez. Shine on you Crazy Diamond.

LA MADRE PUTA dijo...

Somos vampiros, mórbidos, y si algo existe y persiste es porque se consume. El comunicador social también es un violento de mierda, busca el impácto, el golpe bajo, insita al temor con las imágenes o con los cambios de modulación y nosotros compramos y terminamos siendo todos jueces, sahuesos, opinólogos, genios de pacotilla y lo más triste es que la opinión masificada tiene alto impacto aunque esté lejos de la cordura.
Il corvino un gusto leerte.

LA MADRE PUTA dijo...

Somos vampiros, mórbidos, y si algo existe y persiste es porque se consume. El comunicador social también es un violento de mierda, busca el impácto, el golpe bajo, insita al temor con las imágenes o con los cambios de modulación y nosotros compramos y terminamos siendo todos jueces, sahuesos, opinólogos, genios de pacotilla y lo más triste es que la opinión masificada tiene alto impacto aunque esté lejos de la cordura.
Il corvino un gusto leerte.

agn dijo...

Sí! Pottier la embarraba más cuando te ponías a leerlo.
Acabo de terminar de ver Zeitgeist, película que considero imprescindible para cualquiera que tenga dudas todavía sobre algunas cosas, y complemento necesario para los ya desengañados a escala total. Recomiendo bajarla por emule porque verla de la página es un embole (el espíritu de todo el proyecto es, de algún modo, ese). Ahí, entre tantas otras cosas, reivindican la posibilidad de sentirse un tipo que puede cambiar algo y no un mero espectador de atrocidades que suceden en el mundo de afuera, por encima, atrás, adelante, antes y después (y con un dedo en el culo) de nosotros.
Somos todavía animales, ni siquiera el amor es algo ajeno o tan distinto a lo que nos hizo cambiar uñas por habla.
Noté en este post algo mucho más básico y simple, oscuro, tajante.
¿Jade, Corvino? Me extraña en usted.
Salutt!

Anónimo dijo...

El disco artaud, por mas q haya salido bajo el nombre de pescado rabioso, no es de esta banda ("Vieron? Pescado era yo" dijo LA sobre el tema), como tampoco de jade, sino q es un disco solista del maestro

Hernán Galli dijo...

"anónimo", está bueno saber quién sos, no me gustan los anónimos, todo bien. Y lo del disco, bueno, ya está, con ese criterio podemos decir que no existe Soda Stero ni The Police, ya que Sting y Cerati llegaron a tocar temas enteros en los discos de esas bandas, amén de ser los únicos compositores. Pero nada, todo bien, Me gustó el post y este blog. Anónimo, suerte! Amén

Martín Zariello dijo...

Iba a poner una frase de un tema de Spinetta Jade (DALE GRACIAS), la borré, puse la frase de Cantata..., me olvidé de poner Pescado Rabioso (o Spinetta, para mí ese disco es solista) en lugar de Spinetta Jade. Saludos.

Capitán Dislexia dijo...

En “Bowling for Columbine”, Michael Moore lo explica muy claramente: mientras que en Estados Unidos ha bajado el delito en un porcentaje atendible, la exhibición de esos ilícitos en los medios masivos ha aumentado exponencialmente. Esto es, menos robos, pero emitidos todo el tiempo en Cadena Nacional. La idea madre, obviamente, es meter miedo.
La semana pasada, un informe del noticiero de América fue titulado: “El Garage: Una Trampa Mortal”, haciendo referencia a los robos que se dan cuando el dueño de casa debe bajarse del auto a abrir el portón de su casa. Si eso no es meter miedo…
Grosso, Corvino.

PD 1: La violencia es una de las cosas más viejas del mundo. Encima, te quieren hacer creer que es propiedad de los pobres, feos, sucios y malos (como la detestable publicidad de Multicanal).

PD 2: Minimal es lo más. Los Cadillacs no vuelven del todo sin él. Y después de Pescado Rabioso, el rock nunca volvió a alcanzar un nivel tan alto de poesía y crudeza (todo al mismo tiempo). Spinetta nunca volvio a ser el mismo.

PD 3: Gracias por la mención del programa. Tal vez la Momia te lo haya comentado, pero te vengo leyendo hace rato. Y desde que utilizo la frase “…el espíritu muerto, violado, derruido, prostituido y abrumado de la izquierda me sigue pareciendo mejor que la derecha más elegante, moderna, nueva y cortés...” (remember Bonoris?), la gente me saluda por la calle. ¿La puedo usar como ringtone?

La Momia dijo...

Como para dar un cierre (o debería dcir un repulgue?) a todo esto recién en el noticioso de América mostraron una clausura a rotisería por hacer empanadas...de perro!!! y había una foto de un perro muerto y cortado, jamón y muzzarella en una mesada!!! Too much...

Cine Braille dijo...

La secccion deberia blanquear su nombre: "¡Tenga miedo, señora!"
PS: hoy en el noticiero del 9 hicieron un informe sobre las famosas sin maquillaje, igual a un famoso y pedorro archivo de Power Point que todo el mundo debe haber recibido más de una vez. Yo sabía que se venia la convergencia entre Internet y la TV, pero tenia entendido que era otra cosa...

Mechi dijo...

Justo hoy en gramatica vimos Pottier!.
Muy cierto, varias cosas que decis y coincido en nuestro unico refugio es el amor.
y como dice Pez: "Si hay amor que nos venga a salvar".
Saludetes

GUIA POCKETBLOG dijo...

Hola!! hace tiempo que vengo siguiendo tu blog, mis felicitaciones. Notas como las del Pity o esta misma, demuestran tu alta capacidad de argumentación.

Déjame contarte que trabajo para la primer revista sobre la web 2.0 del mundo (eso creo ja). La misma trata sobre toda expresión que se encuentre a un simple click del mouse, ya sea un escritor por blog, fotógrafo por flickr, etc. Cada ejemplar tiene un concepto integrador en el cual los blogggers participan enviando material de sus blogs que se relacionen. Bueno, quería invitarte a ver si querias participar, el próximo nro es METROPOLIS y sale a las calles de bs as en Mayo.

Te dejo la dirección del blog para que veas un poco el contenido del mismo. Cada nro tiene un Gadget!!

Bueno, te dejo, si conoces a alguien que le pueda llegar a interesar la revista para participar haceme el favor de comentarle, el boca en boca es importante.

Muchas gracias!! ya nos veremos devuelta por aquí.

Saludos!!

Pablo.

www.guiapocketblog.blogspot.com

Martín Zariello dijo...

Capitán: ¿Yo dije eso? Si me lo pongo a pensar llego a la conclusión de que el espíritu violado de la izquierda no debe distar mucho de la derecha más cortés pero bueno. La frase ya está para descargar en ringtonescopados. com.ar. La publicidad de Multicanal es desastroza desde muchos puntos de vistas, se viene un post sobre ese tema. A mí me empezaron a gustar más los cadillacs cuando entró Minimal, creo que los dos últimos discos son los mejores (Fabulosos Calavera y La marcha...).
Momia: también lo pasaron en el programa de Chiche. Y con lo que vimos hoy se terminó de cerrar el círculo: una china a los hachazos en un supermercado oriental! Todo dicho como para que se de a entender que los chinos están todos locos y hay que deportarlos del país.
Momia, Capitán, Mechi, Braille, Guía Pocketblog: gracias por comentar, saludos! Viva la conceptualización, el idiolecto y los propósitos que hacen a las personas construir un enunciado en determinada circunstancia!! (¿?)

Martín Zariello dijo...

Martín Zariello: Desastrosa va con S, burro, encima de equivocarte las bandas de Spinetta te confundís las reglas ortográficas, andate a cagar, puto!