jueves, 1 de mayo de 2008

PREVISIBLE DERROTA ANTE SAN TINELLI

Antes de empezar aclaro que perdí la objetividad. En la fría noche del miércoles, River Plate, tristemente, salió a la cancha con un sistema y una actitud harto defensivos: a los cuatro defensores, se les sumaron otros cuatro volantes en línea, sin ningún enganche o delantero habilidoso que genere juego (Falcao es un jugador excepcional pero tampoco podría calzarse la 10 en la espalda; Abreu…es Abreu). Encima, Abelairas y Ahumada tuvieron un partido olvidable (Archubi es Archubi; Ahumanda se hizo uno con el humo). Así y todo, el primer tiempo inclinó la balanza a favor de la idea “simeónica” del fútbol (no tan alejada de ese culto al centro en que se convirtió el San Tinelli de Don Ramón): concentración defensiva, rapidez para salir de contraataque y plegarias para que alguien cabecee la bocha entre los 3 palos. A punto estuvo de embocarla Abreu, que le pegó con el diario muy cerca del arco y por arriba se fue un tiro del galán colombiano. San Tinelli, en tanto, no hacía valer la localía, llegaba con algunos remates desde afuera del área y comenzaba a exasperarse. Yo no entiendo contra quién están enojados los jugadores y el técnico de San Tinelli: Orión siempre quiere cagar a piñas a alguien (si es Falcao mejor, que encima lo tiene de hijo), Ramón Díaz está ofendido desde hace un tiempo porque se convenció de que él inventó el fútbol y la gente no se lo reconoce, Silvera es una máquina de insultar rivales, lo mismo Bergessio y ni hablar de “Dalesanlo” (quien poco a poco, debido a su obsesión por comprarse a la hinchada cuerva, comienza a ser odiado por la parcialidad riverplatense). ¿De qué se quejan?: desde hace un tiempo pueden incorporar al jugador que desean e históricamente son uno de los clubes más importantes de Argentina (después de River, Boca, Independiente, Vélez, Racing, Estudiantes y Argentinos Juniors). Sin embargo, el fútbol, reza un refrán, no sabe de merecimientos, y el primer gol fue para el lado de Boedo: luego de una escapada por el costado izquierdo riverplatense (Archubi y Villagra tuvieron un partido digno del mejor relato de Edgar Allan Poe), el clon de Alejandro Dolina la clavó ante la típica mirada de suficiencia de Carrizo. La alegría en el Nuevo Gasómetro duró poquísimo, Ferrari y Augusto Fernández realizaron una jugada magistral y, cuándo no, Falcao se elevó en el aire y la mandó a la red. Se lo merecían: el trío Ferrari-Augusto-Falcao tuvo un primer tiempo maravilloso. Por momentos (¡Dios me libre, es decir, mezcla de Walt Whitman y Francescoli me libre!) River pareció una de esas selecciones europeas repletas de correcaminos que se escapan por los laterales como si en eso se les fuera la vida. Pero a diferencia de esos lungos escandinavos que no se cansan nunca, River (que viene y debe afrontar una seguidilla de partidos que harían palidecer al propio “Hombre que nunca empalidece”) perdió energías en el complemento. Sin fuerza para pasar la mitad de la extensa cancha y con el planteo defensivo ultra explicitado, el equipo de Simeone se fue quedando y de a ratos pareció más perdido que Ronnie Arias en Mañanas Informales. San Tinelli tampoco hizo demasiado, avanzó por inercia y a poco del final, Baldassi cobró un penal (en realidad fueron 10 en la misma jugada) que Adrián Gonzáles (un jugador que ya me gustaría tener en mi equipo) cambió por gol. Simeone había intentado dar “volumen de juego” desarmando el mediocampo e ingresando habilidosos como El niño de cobre, El niño Maravilla y El Viejo Burro pero no funcionó o lo hizo muy tarde o los tres jugadores en cuestión no estuvieron en su mejor tarde noche (tanto es así que el chileno cometió el penal). Al terminar el encuentro, Mariano Closs afirmó que San Lorenzo estaba “imparable”, un despropósito inaudito si tenemos en cuenta que el equipo jugó mal, el gol de visitante vale doble y la victoria se definió con un penal sobre la hora. Al mismo tiempo, todos los periodistas no dejaron de afirmar que el resultado de Boca ante Cruzeiro, el mismo que logró San Tinelli, comprometía al equipo de Ischia. Y claro, Ischia no es Ramón Díaz, no es mediático ni se la da de ingenioso… Como todo lo que dice Charly García es “lúcido” y el único calificativo para las acciones de Cristina Kirchner es “soberbio”, el periodismo está acostumbrado a calificar en forma desmesurada cualquier éxito de Ramón Díaz. “Ramón siempre sorprende”; “Ramón siempre se sale con la suya” se suele decir. Cualquier tartamudeo pseudo-gracioso del riojano menemista (y acusado de manejos turbios con sus jugadores) es genial. De ser un pajuerano que creía que Moreno y Fabianesi eran dos tipos distintos pasó a vestirse como Don Johnson y hacer morisquetas serias durante los partidos a sabiendas de la presencia “orwelliana” de las cámaras. Acostumbrado a que lo idolatren, se enojó con los periodistas por algunas críticas y en un triunfo agónico contra…Real Potosí grito: “¡Me van a tener que matar, me van a tener que matar!”, como si fuera un revolucionario reprimido. Obviamente, Ramón se la re cree. Y por eso, sólo por eso, el equipo del nervioso Simeone le va a pintar la cara en el Monumental. Abrazo de gol.

PD: Simeone: esta vez estoy de tu parte, no me falles.

8 comentarios:

.gpb dijo...

Me sumo!! yo tambien estoy con el cholo!!
estos cuervos amargos poca fe se tienen.
Igual primero esta el partido del Domingo.
Le tengo mucha fe al cholo y al equipo.

Semana clave!!

Marian dijo...

verdad que simeone no me inspira ningún comentario más que el deseo de que gane para que mi chico deje de putear.

paso para avisarte del concurso de cuentos de Ñ por internet, por si aún no lo viste. Los premios son una cagada, pero bue... mirá si es el salto a la fama.

salute

Juan dijo...

che, te vas a tener que hacer de Boca... si no es para ganar y voltear árbitros a piedrazos, al menos, para perder con dignidad, dejando todo en la cancha, con esa mística copera que tanto identifica a los xeneizes, no importando el técnico que haya, no importando siquiera que haya técnico...

si entramos en la lógica de que el fútbol es un negocio y un espectáculo, hay que bancarlo a Ramón... por lo menos alimenta lo rialesco del fulbo... no?

Chuck Morris dijo...

El fútbol es una gran ficción. Todo está guinado por las mentes de los mafiosos dirigentes, encabezados pro Grondona y Avila.
El periodismo deportivo es una verdadera mierda, mediocre, exitista, ignorante y obsecuente.
River siempre me agradó porque mi padre es hincha, o sea que lo asocio a la persona que mas amo en el mundo, pero igual no deja de ser parte de esta gran farsa mediática y capitalista que es el Fútbol, un negocio más del cpaitalismo y peor aún un negocio que aquí se lleva la vida de persona, pero ese es un tema más amplio porque ahí esta la sociedad y demás, no es sólo el fútbol el repsonsable.
Saludos

PD: no te dije, soy el Lobo platense, como para no amargarme también jeje,somos los reyes del fracaso.

La Momia dijo...

nooooo!! chuck!!! yo soy de gimnasia!!!!!

negroperro dijo...

Ja.
Que grande que es Ramón por Dios !
No entiendo como no le ofrecen contrato vitalicio.
Pronostico: nos ganan en la Bombonera, pero no pasan a San Lorenzo.
Saludos de un bostero.

Martín Zariello dijo...

Yo creo que Boca y River empatan y River pasa a San Lorenzo. Racing se va a la promoción y los hinchas queman el estadio. Pepe Santoro se queda en Independiente un tiempo más y el Bichi Borghi asume en enero del 2054. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

y...? cuando un post del superclasico?