viernes, 9 de mayo de 2008

SI LES ECHABAN A 11 CAPAZ QUE GANÁBAMOS…

“¡Teníamos 2 jugadores de más, teníamos 2 jugadores de más y nos hicieron 2 goles y nos hicieron 2 goles!”- Hincha de River al borde del colapso mental.

y qué es lo que vas a decir
voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a refugiarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo


El poema se llama “Cold in hand blues”. Nunca me había interesado Alejandra Pizarnik hasta ayer a las diez y media de la noche cuando sentí verdaderas ganas de refugiarme en el lenguaje ante la atroz realidad riverplatense. ¿Ustedes preguntan por qué? ¡Ya lo dijo la poetisa: tengo miedo… soy de River! De todos modos (y si lo sabrá la suicida) el lenguaje, en muchas ocasiones, hace agua. Y la circunstancia del fútbol es una de ellas. ¿Cómo explicar el sinsentido y el absurdo de estar verdaderamente triste por qué 11 tipos con tu camiseta no pudieron con otros 9? Pero vayamos al grano: ¿de qué equipo me puedo hacer? Hay algunos que me caen bien: Everton, de Inglaterra, Zaragoza, de España. Era un chiste, la camiseta no se cambia pero la innumerable cantidad de decepciones que me está otorgando el “alguna vez glorioso” Club Atlético River Plate se asemeja, por poco, a la lista de caídos durante la Segunda Guerra Mundial. Hubo un tiempo que fue hermoso, ahora ser hincha de River es más inseguro e inestable que “un birmano en la Costa” (Natanael dixit). Cualquier equipo puede pararse en el Monumental y, como los cabezas huecas del programa de MTV, gritar: “¡Neeeext!”. Quiero llorar. Encima Boca (una frase hecha viene bien para este equipo: No hay con que darle) juega con equipos brasileros que parecen bromas pesadas. Quiero llorar, again.

“Gana el equipo que más tiene la pelota”, suele decir el pensador contemporáneo Juan Román Riquelme (a quien por declaraciones como ésta debieran darle el Premio al Sentido Común). Y es verdad. River no tuvo la pelota, ni la iniciativa, ni el dominio en ninguno de los dos partidos que jugó contra San Tinelli. Seamos concretos: ¿a qué MIERDA juega el equipo de Simeone? ¿A contragolpear en el Monumental?, ¿a ganar partidos fáciles y perder partidos importantes?, ¿a ofrecer el culo cuando tenés dos jugadores de más? Esto es inaudito. No hay palabras para definir la desidia del equipo. Se fue todo al carajo. Dentro de una década, cuando River finalmente se vaya al descenso, vamos a recordar estos tiempos como el principio del fin. La caída de las Torres Gemelas, “La caída” de Hitler, la caída del Imperio Romano, todo me parece pequeño ante “La caída de River”, ese equipo que sabía ganarle a San Lorenzo con la camiseta, que en el Monumental era imbatible. Más allá de que en los últimos 5 años River perdió todos los partidos importantes (contra Caracas, Boca, Arsenal, Libertad, San Pablo, ahora San Lorenzo) y que la “garrotera” gallinácea ya es ancestral, mucha de la culpa la tiene este técnico. Estrepitoso desde todo punto de vista. No se puede ganar una Copa con un técnico yuppie. En la última semana, River tenía que jugar 3 partidos importantes: los dos contra San Lorenzo y el superclásico. Quedó afuera de la Copa (de modo vergonzoso) y perdió contra Boca (de modo vergonzoso). Un fracaso de índole “gordilleano” (recordar que Gordillo se hizo cargo de River durante 4 partidos en los cuales el equipo perdió todos, no hizo ningún gol a favor y le hicieron como 15). Con una tenue diferencia: Gordillo no se jugaba nada.

¿Y qué pasó en el partido? Después de los dos goles de Bergessio, mi cerebro hizo click y empezó mi “great gig in the sky” así que sólo recuerdo imágenes fragmentadas, al estilo novela vanguardista. River sale a jugar decididamente mal. San Lorenzo domina el partido. Abreu hace un gol legítimo y se lo anulan. A los pocos minutos, a través de un tiro libre de Abelairas rozado por Falcao, llega al gol. Los jugadores de San Lorenzo están a mil revoluciones por hora y se turnan para asesinar a Buonanotte. San Lorenzo sigue dominando, River parece estar jugando un amistoso. Echan bien al “Burrito” Rivero. Luego llega el gol de Abreu (de penal: River es incapaz de hacer goles de jugadas, me cansé de decirlo, River juega a la restada). Echan bien a Bottinelli. Alarma en mi cerebro: con 11 jugadores, San Lorenzo sigue jugando mejor. Hay varios tumultos entre los jugadores: ¿qué carajo hace Carrizo peleando con “Dalesanlo” a 75 metros de su arco? En 5 minutos (asombrosamente pero en forma merecida) San Lorenzo, con dos goles de Bergessio, empató y a partir de ahí comienza algo que aún no puedo procesar. “No vamos a hacer ningún gol”, dijo mi viejo, tapando su vaso de vino con una servilleta porque había una mosca dando vueltas. Mi viejo siempre es optimista y dijo eso. Ya todo estaba perdido. River tira sus putos centros pero San Lorenzo parece tener 20 jugadores. River se pierde algunos goles, pero no tantos como debería. Nadie se hace cargo y las papas queman. Fue demasiado evidente. Abelairas se la pasa a Buonanotte, éste a Sánchez, el chileno a Rosales. Ortega, al 20 por ciento de su capacidad, te lo juro, va para adelante, como los Soldados de Salamina de Javier Cercas. Pero Simeone, el técnico rupturista, decide bancar a cualquiera (Cabral, por ejemplo) y no a un ídolo. Echan a Tuzzio (un gran jugador que no puede ganar ni al metegol). A Carrizo (que cada vez tiene más ganas de irse… y se nota) le pasa una pelota mansa entre medio de las piernas: pega en el palo y se va. Mi corazón (o lo que queda de él) pugna por seguir latiendo. Termina el partido. San Lorenzo ganó bien. La culpa de la debacle institucional la tiene Aguilar, obviamente, pero este partido lo perdieron jugadores timoratos y un técnico que no es para el Club.

De nada sirve ser optimista y tener esperanza: San Tinelli no nos pintó la cara, directamente nos hizo pasar vergüenza. Ya se lo dijo Homero a Bart cuando el Sr. Burns lo rechaza como heredero: “Nunca esperes nada, no te hagas ilusiones, hijo”. Después Bart rompe los vidrios de la mansión del villano y accede a la fortuna. Ésa, justamente, es la actitud que no tiene, desde hace años, el equipo de Nuñez. A nadie le interesa el campeonato local y menos habiendo sido derrotados contra Boca. De todos modos, es probable que River lo pierda: para acceder al Clausura, hay que hacer algo muy difícil para este equipo: ganar partidos importantes. Influido por los pavorosos emos, estoy pensando seriamente en cortarme las venas. Tal vez, como sucede en una película hermosa que vi en el Festival de Cine 2007, el destino de los suicidas sea una pueblito norteamericano lleno de gente copada, donde ni siquiera saben que es el fútbol, que es ser hincha de River y sentirse fatal porque tu equipo perdió contra San Lorenzo y falta mucho para la próxima Copa Libertadores. Para terminar este post, sólo me resta recordar aquellos términos onomatopéyicos que poblaban las historietas de mi infancia cuando todo iba mal: Snif, snif.

10 comentarios:

natanael amenábar dijo...

si la idea de refugiarte en el lenguaje depara esto: "“No vamos a hacer ningún gol”, dijo mi viejo, tapando su vaso de vino con una servilleta porque había una mosca dando vueltas." si esa es la idea de refugio, podés sublimar la realidad en arte.

arte, arte, arte, que pugna por salir latiendo.

Juan dijo...

Lo importante de todo eso es que hasta la mosca se cansa de dar vueltas alrededor del círculo del vaso... y River desperdicia toda chance de campeonar.

Hasta Cienciano (te olvidaste de nombrarlo en tu listita de equipos de mierda que gana partidos importantes) campeonó en la cara de River... el Ársenal suburbano se pasó a la banda por las pelotas y luego festejó internacionalmente.
Es una cosa de locos, eh. Cienciano; Ársenal suburbano... tristeza monumental.

Gana el que tiene la pelota, pero también gana el que pone huevos. Es tan viejo como el fútbol, y también va al diccionario de lugares comunes del deporte. Pero River no leyó ese diccionario. Son analfabetos deportivos.

Sólo rescato a Falcao y sus ganas. El único que corre con unas ganas locas de llevarse todo puesto, con vergüenza deportiva y con huevos. Los demás corren como luciendo sus esplendorosos físicos y sus respectivas camisetas. Tristes, todos, tristes. Hasta a mí, boquense, me da bronca lo de River. Por dio santo.

Por eso son ejemplo Palacio y Dátolo, bajando a defender, tirándose al piso; Morel, Vargas, Battaglia, peleando a muerte cada bocha... el fútbol es eso, el tiempo mítico, los héroes griegos y no la "realidad" Beckham del Simeone Beberly Hills y Alexis Sánchez.

Mis sentidas condolencias.

Hernán Galli dijo...

Ojo, Pizarnik es palabras mayores. Repito, MAYORES!!!!!

Ahora, lo raro es que en C5N ponían en la pantalla: "River, Vergüenza". Al toque de perder. Me pareció cualquier cosa. Podrían titular: Terrible pérdida, o una boludez así. Obvio que el euq elo escribió era un bostero sucito, que le pegó a la "v" de River. De la diéresis, creo que no noticias.
Lo gracioso: Nota en C5N a los hinchas de River, y un flaco de la nada agarra el micrófono y dice: HAdad Puto. jajajaaaj El notero quedó más en offside que el toti Iglesias.
Ojo, no soy de river. Soy del único equipo de la Argetnina que tendrá un ESTADIO DE FUTBOL a la europea. Un estadio que nos merecíamos hace rato. Con un presidente que se comió a Araceli González. Qué más?
Y odio a Boca visceralmente, ya que creo que reprsentan el fracaso y el triunfo de la mediocridad, siempre ganando a última hora y con jugadores enyesados. Los q dicen "Boca gana con huevo", no hace más que decir que son mediocres y que jamás les interesa el buen fútbol con ese PAlermo impresentable.
Me calenté con cualquier cosa. Perdón
Saludos

Ambi dijo...

Del Everton no se, pero del Zaragoza no te hagas porque son un bajón atrás de otro. Las veces que he ido a la Romareda me sentía viendo un equipo de jugadores escapados del metegol del kiosco de la esquina (a mi novio no le gustaría nada esta apreciación que hago)

Lo de ayer todavía estoy tratando de digerirlo, todavía me falta enfrentar un montón de cargadas, creo que hoy mato a alguien.

Apelando al recurso caricaturesco, más que del snif snif me vienen a la cabeza esas secuencias en las que el personaje enloquece ante la situación incomprensible y se da la cabeza contra la pared mientras se rie, llora y hace ruidos con la boca.

Pero si, más que nada dió ganas de llorar.

wallyzz dijo...

Ayer Pensaba; mientras sentia lo que la mayoria de los integrantes de la "Familia" Riverplatense, que estara diciendo El Gran Amadeo; la Saeta Rubia (Don Alfredo) EL Beto; El Principe...y tantos otros que supieron llevar a la gloria a esta camiseta, Pensaba y pensaba y me daba vergüenza por ellos, por esos hombres que hicieron de nuestro fanatismo un estilo de vida, Pero lo que mas me molesto, pero MAL fue que enfrente Habia 2 o 3 Hijos Prodigos de River; si si , enfrente estaba el Tecnico que mas campeonatos logro en River Plate, enfrente estaba ese que nos hizo sentir ganas de jugarle a Boca y a cualquiera, ademas de El Cabezon D´alessandro y el Viejo Placente; No me duelen los Afiches ni las bromas, me duelen los Aguilar y Los Simeone y los que silban al equipo.
Esto sera tocar Fondo??? No lo se...
Pero espero que asi sea, por los chicos, por los viejos, por el futbol, que es asi, lindo triste, feliz, con hazañas y con proezas, no quiero que Boca gane otra Libertadores, prefiero que la Gane Atlas y si no que se mueran todos y
laputamadrequelosremilpariooooooo ajajajajajajajajaajajja
Me fui al pasto al final, pero hoy no me habia descargado, perdon Corvino, no volvera a suceder...


Abrazo para todos (Que lindo es el futbol !!!!)

jorge chiesa dijo...

NO SUELO OPINAR DE FUTBOL PORQUE NO SÉ, Y SALVO EN CONTADAS OCASIONES ES ALGO QUE DISFRUTO VER (ACOSTUMBRADO A SER DE ESTUDIANTES EL EXITO DEL EQUIPO ME LLEGÓ TARDE). ADMITO QUE ES POR INCAPACIDAD MÍA Y POR ESO DIFICILMENTE UN PARTIDO ME ATRAPA, EXCEPTO EL DE AYER. LO AGARRÉ BIEN EMPEZADO, MINUTOS ANTES DEL PRIMER GOL DE SAN LORENZO Y EL ULTERIOR FATÍDICO EMPATE. ME DIO LA SENSACIÓN DE QUE HABIA UN EQUIPO, A PESAR DE LA DESVENTAJA NUMERICA, TRANSPIRANDO LA CAMISETA, COMO SE DICE, Y OTRO QUE NO. ENTONCES ME PUSE EN EL LUGAR DE LOS HINCHAS DE RIVER; ES MAS, CREO QUE AYER TODOS TENDRIAN QUE HABERSE PUESTO EN EL LUGAR DE LOS HINCHAS DE RIVER -NO DE LA BARRA BRAVA GALLINA NI TAMPCO SENTIRSE PARTE DE LA HAZAÑA DE SAN LORENZO. ESTAR CON LOS VERDADEROS PERDEDORES: LOS HINCHAS Y QUÉ SE PUEDE DECIR DE ALGUNOS JUGADORES DEL EQUIPO MILLONARIO, ESOS TRAIDORES(TIPOS INFAMES QUE GANAN MILLONES POR PERDER!?) SI AL MENOS, COMO DICE GELMAN, TRIUNFARAN CON SU DERROTA; PERO NO, NI ESO. DEJEMOSLE ESO PARA LOS HINCHAS. SALUDOS, MI MAS SENTIDO PESAME.MAÑANA SERA OTRO DIA.
LO SERÁ?

Cine Braille dijo...

Mirá el panorama de conocidos blogueros riverplatenses:
http://eduardofabregat.blogspot.com/2008/05/renuncia.html
http://deshonestidadintelectual.blogspot.com/2008/05/debate-entre-el-lupo-y-el-melli.html
http://elcriadordegorilas.blogspot.com/2008/05/acabo-de-romper-el-carnet.html
http://delmediorecargado.blogspot.com/2008/05/cerrado-por-duelo.html
Eso sí, la solucion es ésta ¡y está en Mardel!:
http://www.cinefania.com/cinebraille/Pics/Camino%20de%20Sal.JPG
A aguantar la mala, no hay otra.

Martín Zariello dijo...

Otro gran problema es que los hinchas de River (me incluyo) creemos que el Club todavía (luego de una década de atroz -como diría el viejo Black Sabato- preponderancia bostera) somos los mejores. Esto hace que cada vez que quedamos eliminados o sufrimos una derrota vergonzante se nos sume el clásico dolor de "ya no ser". Ayer veí cómo salían los jugadores del entrenamiento, todos vestidos de blanco, presos de la moda, cual modelos escandinavos, y comprendí el por qué de la derrota. No se puede salir campeón con un técnico que va a ver a su ex a Bailando por un buñuelo, para mí Simeone es impresentable. Igual soy de River a muerte, no me imgino de otro Club. Saludos, gracias por leer.

fedefer dijo...

Sí hubo algunos partidos importantes. Se le ganó varias veces a Boca. En el 2006 cagamos al Corinthians de Carlitos Tevez ganando 3 a 1 en Brasil. Claro, después perdimos con Libertad.

Lo que no gana River son títulos, y para ganar títulos no solo hay que ganar los partidos importantes; hay que ganar todo. A los difíciles y a los fáciles. Este equipo no juega a nada. Los días en los que ver a River era una alegría (Saviola, Aimar, D'Alessandro, etc.) parecen de la prehistoria. Yo ya no me hago esperanzas; ayer cuando ví que River iba ganando 2 a 0 (ya ni miro los partidos) no me lo creí y profeticé como tu viejo: "igual va a pasar San Lorenzo". Ya nada me duele ni me sorprende.

Estamos amargos, hay que admitirlo. Aplaudo tu iniciativa. Lo riverenses tenemos que hacer como el flaco de "I Am A Rock" y refugiarnos en poemas y libros.

Saludos!

Anónimo dijo...

"Y por eso, sólo por eso, el equipo del nervioso Simeone le va a pintar la cara en el Monumental. Abrazo de gol". Corvino dixit.