lunes, 29 de diciembre de 2008

Redundancias finales

Cada vez que voy a Pinamar a visitar a “El artista antes conocido como Mi Novia” me gasto como 30 pesos en diarios y revistas para el camino: Perfil, La Mano, Barcelona. No puedo soportar saber que puedo pasar dos horas y media sentado sin nada para leer o escuchar, solo con mi mente trastornada. Tampoco me interesa eso de despejarme un poco y enterarme qué carajo voy a hacer con my life.

Esto escribe el Señor Pepe Eliaschev sobre el gobierno en su columna Balance 2008 en el diario Perfil: “Se advierte chapucería recubierta de charlatanería y pereza”. ¿Quién le enseñó a escribir al Señor Pepe Eliaschev? Cacofonía, adjetivación excesiva, ornamentación (y de más). Un híbrido perfecto entre Carlos Argentino Daneri y una letra de Calle 13. Tal vez si alguien lo quisiera hacer a propósito no le salga.

A continuación, un mensaje para Porreti o De Vito o alguno de los presuntos mafiosos que gobiernan Pinamar: se necesita urgente un arquitecto que no se especialice en laberintos o no le de al ácido mientras trabaja para que remodele la ciudad y no haga de ésta una pista de obstáculos. También es pertinente que las veredas existan para que el peatón no se sienta en la cinta deslizadora del Muro Infernal (lo mejor de todo es que en un cruce te puede aparecer Marley, que tiene una casa por ahí). Muchas Gracias.

La gente linda con mucha plata no mira por donde camina. Somos lindos, piensan (a coro, como habla la gente en las propagandas veraniegas de Quilmes), podemos hacer lo que queremos. Te pisan, te chocan, te tiran un pedo en la cara, les pedís permiso y te observan cual putrefacto insecto: “¿Por qué te atreves, oh feo y pobre ser, a dirigirte a mí mientras vacaciono y me regocijo en mi ostentación?”. ¡Salgan al sol, idiotas!

No sé jugar al pool, ni maniobrar jugadores de mete-gol, ni meter fichas en los videojuegos, ni pegar con plasticola, ni recortar a la perfección la línea punteada de las hojas, ni sostener una misma letra imprenta a lo largo de la frase de un cartel (porque, como todos sabemos, en estos tiempos confusos vivimos escribiendo carteles: ¿?). Mi banco del Industrial parecía la Torre de Pisa. El rompecabezas de acrílico de Tornería fue una joya de la incomprensión. Lo usé en Plástica y me saqué un 9, a la Profesora le recordó la etapa del furor del arte abstracto. Toda actividad manual me resulta complicada. Creía que era el único hasta que vi un capítulo en que Larry David no tiene idea de cómo envolver un regalo.

“Ése debe ser de los que dicen/ hacen”. Así se llama uno de mis juegos mentales favoritos: observar gente e imaginar cuál es su frase de cabecera o sus costumbres. Por ejemplo: “Ése debe ser de los que los fines de semana se van a comer sanguches a la Costa”, “Ese debe ser de los que dicen: Y, así es la vida, hermano”, “Ese debe ser de los que dicen: Los amigos se ven en las difíciles”. ¡No, no estoy loco, Señor Juez, es que de chico jugué demasiado tiempo solo a los playmobil!

Ya soy uno más del montón: registré una cuenta en facebook. Pura ilusión: en la vida real tengo 5 amigos, en facebook hice 28 en dos días. Otra cosa: ¿El facebook vendría a ser el eslabón innecesario entre el chat, el msj y el teléfono? Ahora no sólo para encontrarse con alguien hay que mandar mensajes, mails, sino escribir en muros. El 70 por ciento de la gente que tiene facebook parece tener culpa de ello. La vengo escuchando desde hace varios meses en distintas personas, es la frase urticante que se hacen las parejas posmodernas al unísono: “¿Quién es esa/e chica/o que agregaste en el facebook? No la/o conozco”. O peor: “¿Qué hace esa/e chica/o en tu facebook? Yo la/o conozco”. Qué miedo: explicar, explicar lo que es tan vulgar que no debe ser explicado y se transforma en inexplicable y como todo lo inexplicable activa sospechas, explicar de qué forma, a través de qué mecanismo virtual uno puede llegar a tener un “amigo” en una red social de millones de personas. Yo paso.

Me niego a no sacar el diario cuando estoy en la playa. Sé que se vendrá una lucha descomunal entre el papel y el viento de la que siempre saldré derrotado, pero I have a dream: una playa de la Costa Atlántica argentina sin viento y la armonía necesaria para un contexto adecuado donde se pueda desplegar un diario y leerlo sin enfrentarse a la ira de la naturaleza.

¿Vieron a Capusotto cantando el Preámbulo de la Constitución en History Channel? Es buenísimo. Ah no, es Fito Páez.

Hace por lo menos 5 años lo venía observando en todas las librerías: Borges en El Hogar (1935-1958), un libro que recoge los textos que el ciego publicó en dicha revista durante su apogeo literario. No sé bien por qué lo compré “sabiendo de que” (como dice Riquelme) era una cagada. Ya sé, porque is Borges. Kodama por poco le publica las sopas de letras. Se trata de una serie de gacetillas de prensa que, a excepción de unas pocas donde se advierte el genio de refilón, son mayormente inocuas. Son imperdibles, sin embargo, las entrevistas que ofrece en los años de la llamada “Revolución Libertadora”. Creo que los muchachos peronistas de los blogs se pueden hacer un banquete con algunas de las declaraciones:

(Consultado acerca de cómo ve (¿?) el año 1956) “¿Muy bien?... ¡Magnífico año!... Claro que para mí (…) el año 1956 empezó el 16 de septiembre de 1955. Ese día glorioso fue para nosotros el día de la recuperación de la patria, y de ahí en adelante todo lo que nos ocurra tiene que ser para bien, o por lo menos, nada podrá ser nunca peor que lo que pasamos durante la década anterior”.

“Me gustaría componer una serie de poemas sobre la Revolución o inspirados por nuestra Revolución Libertadora del 16 de septiembre, que es la tercera que el pueblo argentino hace en defensa de sus libertades, y espero que sea la última y definitiva”.

Próximamente se viene: Borges. Lista de los mandados 1935-1959, Borges. Frases que dijo en la ducha 1970-1986.

Hace un mes, mientras se desarrollaban los Juegos Bonaerenses en la Ciudad Japi, íbamos caminando con mi novia por la Peatonal y escuchamos que unos chicos de una localidad efectuaban un canto que manifestaba, como objetivo básico de la vida, matar a un flogger. Sentí cierto escalofrío, pero inmiscuido en una sociedad que quiere matar a Cerati, a los conchetos, a los negros, a los piqueteros, a los zurdos, no me pareció nada raro. Lo que sí pensé (y dije), en chiste, es que para ser flogger había que tener mucho valor porque era casi como ser judío en la época del Holocausto. Lamentablemente, la semana pasada, un flogger fue matado a patadas mientras caminaba por las calles de Córdoba. Leo la columna semanal de Jorge Aulicino en la revista Ñ y la tomo como paradigma acerca de una impresión personal sobre el tema: advierto una notable ignorancia de parte de los mayores de 40 años (pongamos) acerca del fenómeno flogger. Y no es una ignorancia basada en la estupidez o la falta de cultura o inteligencia, sino en la brecha generacional. No entienden nada o, a lo sumo, entienden los aspectos generales y se pierden la trama de fondo. La mayoría se refiere a los floggers como una tribu indefensa. Ciertamente los floggers no son Los Borrachos del Tablón ni se caracterizan por pegar, pero, amigos, la agresividad y el fascismo no sólo se demuestra a través de los golpes, sino también de las palabras. Es notorio que nadie en los medios comprenda el resentimiento que puede llegar a propulsar en los demás un grupo de chicos preadolescentes (en general de clase media-alta), vestidos a la moda, con celulares costosos y (aquí viene el problema, porque todo lo anterior ocurre desde que el Planeta Tierra gira) denostando continuamente a los pobres, los negros, los que no son como ellos. No justifico siquiera un insulto o una mirada fea entre integrantes de distintas tribus, pero es elemental y nadie lo dice.

Los dejo con un poema de Kaspar Houses publicado en Oda:

Cosas que hace tu bata blanca

1

Durante meses
colgada en el baño
como vos la dejaste,
fosforescente en la noche.

2

Aunque hace que me ignora
yo sé que anduvo por la casa:
rastros de baba
sobre los libros, los lápices,
tus cartas lacradas con dolor.

3

En días de entusiasmo.
En días en los que me creo
el Jedi más duro,
ella me susurra al oído:
“Recuerda, Casas,
que eres mortal”.

4

Mientra leo
tratando de dormirme,
tu bata hace tai chi
en el living.

5

Esa bata puta colgada en el baño
es un invisible elemento de tu ser
hecho visible.

Sayonara and Feliz Año Nuevo.

8 comentarios:

Cine Braille dijo...

Eliaschev es columnista dominical de un diario de un universo paralelo en el que Borges es un personaje de Daneri. No es que sus columnas sean ilegibles: son fallas en el continuo espacio-tiempo.
Feliz 2009.

natanael amenábar dijo...

no me enojé por lo de riquelme del otro día, sólo que no coincido en nada ja ja, como tampoco coincido con Galli con lo que dijo después, por lo que para no entreverarme en discusiones que no conducen a nada, me dediqué a dejar pasar el tiempo, y me compré Pefil, La Mano y Pronto.

No coincido en lo que vaya a comentar Galli acá abajo, aclaro desde el vamos.

La opinión política de un tipo que no conoce la calle, sólo conoce el palacio, no tiene la menor importancia en un gobierno no militar. No importa la opinión de Borges sobre el peronismo, hasta me alegra su urticaria.

Borges es como Casla hablando de la infiltración de las madres. García fue iniltrado dos veces, una con medicina y la otra con ischia.

me encantan los posts de pastillas.

Ahora que no podés leer el diario por las ventiscas, mandate un sesudo análisis, de esos que generan incordios, acerca del Estado de Israel, Palestina, la victimización que justifica la agresión. Dale, podés hacer algo realmente bueno (?).

Uno de esos carteles que tanto se escriben en estos días en Pinamar dice: Debajo de la playa están los adoquines.

(Me encanta decirle a los despreciables, si no te veo, feliz año, porque la lectura que hago es será un buen año si por alguna razón resulta que no te vea nunca durante 2009.)

Abrazo, y feliz año.

Hernán Galli dijo...

Hola, me llamaron?

Che, por qué ya te ponés en contra. En rpincipio estoy de acuerdo con lo que decís. La opinión de Borges sobre el peronismo puede ser curiosa, graciosa, "intelectual", pero no creo que pueda tener mayor importancia. El Maestro la movía en otro ámbito, y era lo más grande. Cuando lo sacabas de ahí, volcaba. Como cualquiera, creo.

JAJAJAJ, me morí de risa con lo de Carlos Argentino Daneri. Perfecto. Si Pepe "servicios" Eliashev escribió eso, es un hallazgo. Bochornoso, como diría León. La cacofonía se la llevó previa. Ves, ahí me hubiese gustado un latiguillo de Borges, lo hubiera dejado hecho polvo.

Ojo, guarda con tus ataques a Eliashev, enseguida te tira el Inadi encima. Guarda.

Yo no sñe si la onda es la de tener plata o no, la de ser careta, cheto o esas cosas. Lo que sí creo es que en Pinamar, difícilmente puedas sostener una conversación interesante con nadie. LAs minas son una bomba, no hay discusión.

Del gran Kaspar, este poema me vuelve loco. Un clásico, pero imponente. Hijo de puta!!!!!:

SIN LLAVES Y A OSCURAS

Era uno de esos días en que todo sale bien.
Había limpiado la casa y escrito
dos o tres poemas que me gustaban.
No pedía más.

Entonces salí al pasillo para tirar la basura
y detrás mío, por una correntada,
la puerta se cerró.
Quedé sin llaves y a oscuras
sintiendo las voces de mis vecinos
a través de sus puertas.
Es transitorio, me dije;
pero así también podría ser la muerte:
un pasillo oscuro,
una puerta cerrada con la llave adentro
la basura en la mano.



Feliza me muero. Natanael soy yo.

natanael amenábar dijo...

ja ja, natanael son los padres, sierra de los padres.

Pablo Rumel Espinoza dijo...

Lo de Borges me pareció notable. Una vez leí una compilación de textos inéditos donde salía.... una receta de cocina que había traducido con bioy casares.

De todo señalado, lo que más me quedó dando vueltas en la cabeza fue lo del viaje de dos horas y media. Yo hace dos años solía viajar dos veces a la semana de Santiago a Valparaíso, tres horas aprox, y de verdad que es trastornante no tener que leer si uno tiene la mente trastornada. De hecho desde que leo tanto cada vez pienso menos en mí mismo.

Saludos.- y esa bata de la muerte me pareció notable.

Martín Zariello dijo...

Me acuerdo cuando Eliaschev le dijo a Aliverti que estaba haciendo comentarios antisemitas porque dijo que EE. UU tenía influencia en Israel.

Mi aversión por Riquelme es reciente, Nata, creo que se está volviendo completamente loco, pero aclaro que me divierto y entretengo observando sus locuras.

Rumel: por las dudas que no lo sepas el poema es de Fabián Casas, pero él dice que ése es su nombre de esclavo y su verdadero nombre es Kaspar Houses. Creo que varias veces te lo recomendé, acá va a otra: te recomiendo que leas a Fabián Casas.

Saludos Cine, Galli, Natanael and Rumel: gracias por comentar, feliz año, saludos a la flia., etc.

Pablo Rumel Espinoza dijo...

Bueno punto amigo Zariello, me imagino que Casas debe ser una especie de Lihn chileno mezclado con Bertoni.. eso me imaginé...

Un abrazo

Lorena dijo...

Tenía 5 amigos, ahora los que tengo están como a tres continentes de distancia, por ahora me conformo con facebook, así de patético como suena, trato de inmiscuirme en imágenes ajenas, para engañarme un poco. No me engaño, sé que no tengo vida, sé que eso no me da una pero al menos tiro mi tiempo al caño un rato mirando caras, gestos, vidas. Nadie me pide explicaciones, te agregué.
Besos
Feliz año nuevo.