lunes, 20 de abril de 2009

Parerga y paralipómena

El viernes por la noche, Jorge Lanata (figura indiscutida de este blog en los últimos días) reunió en un mismo estudio a Luis D’Elía y Fernando Peña. Experimento sociológico-televisivo de rating asegurado para el canal de Pierri (los dos suelen ser aludidos con términos que denotan súper archi discusión como “Polémico” o “Controvertido” o “Transgresor”). El afamado actor logró algo extraordinario: dejar muy bien parado al dirigente oficialista. Creo que hasta el más ferviente anti K debe haberse dado cuenta. Siempre me pareció desmesurado el aborrecimiento masivo hacia D’Elía. El único matiz que le reprocho (además de los usuales que se le pueden adjudicar a todo el espectro político, claro: contradicciones, declaraciones desafortunadas, estupidez) es que en determinado punto de las entrevistas no deja hablar a sus interlocutores y comienza a entonar un rap monocorde (El rap de la justicia social) no apto para seres irritables. Lo demás es pura reacción circa “vigilante medio argentino” (sólo basta comparar el efecto que produjo su piña a un energúmeno y la paliza que le propinaron a un fiscal en la última semana). En este caso, lamenté que no haya formulado su rap con mayor asiduidad porque las expresiones de Peña colmaron mi caudal de vergüenza ajena. Todo tiene un límite. Hacía mucho que no veía en una persona toda la andanada de lugares comunes y prejuicios de la clase media-alta (a la que D’Elía, en un anacronismo, llama oligarquía). Descontando que intentó por todos los medios ser denigrado por su condición sexual o recibir un sopapo para erigirse como víctima. Por un momento creí que estaba leyendo los chistes que hace el pensador de derecha Nick en el diario La Nación. Así de bajo fue el nivel. Queriendo hacer alarde de una supuesta inteligencia personal (estrategia banal para demostrar superioridad intelectual que terminó expresando una clara perspectiva clasista), interrumpió a D’Elía puntualizando los aparentes errores sintácticos o semánticos que éste cometía en sus argumentaciones. Erráticamente, lo reprendió por decir “enterar de que” en lugar de “enterar que”, no explicar la diferencia entre “trucho” y “de poca monta” (¿?) o confundir el término “televidentes” con “radioescuchas”, detalles insignificantes (conocidos en el marco de una discusión como chicanas) en una discusión en la que el propio Peña no pudo mantener cohesión verbal durante más de 30 segundos. Cuando lo hizo fue para acusar a su contendiente de “no trabajar” o tener a su cargo “salvajes” o un hijo “descerebrado”, todo con el mismo hedor reaccionario que se huele en la sociedad argentina desde que el conflicto con el campo y el pedido continuo de seguridad destapó las cloacas del fascismo autóctono. Incluso llegó a reconocer que había maltratado al aire al hijo de D’Elía llamándolo “negro de mierda” porque esta era una expresión usual en la Argentina (¿?). Luego aclaró que no tenía nada contra los negros, que incluso su hermano estaba casado con una mulata. Y yo tengo un amigo judío, debió haberle contestado D’Elía, acusado de antisemitismo por sus frecuentes ataques a la derecha israelí. Con la misma lógica paranoica de quienes creen ver en el gobierno un accionar genocida (allí está Fontevecchia en su reportaje a Guillermo O’Donnell del domingo comparando a Kirchner con Videla “sin querer queriendo” y cada vuelo de mosca), advirtió en un inofensivo saludo del piquetero una enigmática “seña” de corte mafioso destinada a matarlo. D’Elía, por su parte, se mostró nervioso (no tanto como su antagonista) pero brutalmente honesto, tanto es así que llegó a derrapar y reconocer un brindis el día del asesinato de Aramburu. Lo de Peña fue tan grosero que hasta llegó a argumentar que Cristina, en caso de estar con los pobres, no debería vestirse con trajes costosos. Esta es una observación apta para la peluquería o el café y entre dos seres humanos que no entienden que la presidenta de un país no puede salir en ruleros y con jogging en la Cumbre de las Américas, pero no para que alguien discuta seriamente una postura ideológica. Tal vez persuadido del desconcierto de su amigo (que en un instante de sublime patetismo dijo conocer a los pobres porque había hecho “informes” con ellos para su programa y se sorprendió de que la idea de “amor” englobe la de “odio”), Lanata embistió contra D’Elía subrayando lo inadecuado del “odio visceral” que siente hacia la oligarquía. D’Elía (entre otras cosas) se equivoca al dramatizar tal resentimiento, pero ni siquiera sus más grandilocuentes afrentas pueden simbolizar más odio que el desprecio al que es sometido por Peña y gran parte del gran pueblo argentino salud. Por último, mostró su título de profesor en cámara, ya que Lanata, en una entrega de los Martín Fierro (ante el aplauso de otras perseguidas políticas como Susana Giménez y Moria Casán) lo había acusado de impostor. La esperanza de un debate de ideas quedó para otro día. La expresión de un país dividido se pareció demasiado a un talk show. Se ofrece recompensa por el paradero del ángel artístico de Peña.

16 comentarios:

negroperro dijo...

Creo que:
-la idea del supuesto debate fue simple calculo en busca de rating.
-DÉlia y Fachu Peña ya se habían dicho todo lo que tenían que decirse y no había posible retorno desde esas posiciones.
-por eso el debate no era otra cosa que pura ficción publicitaria.
-no coincido en lo mas mínimo con las ideas de D´Elia, pero fue muy difícil (de hecho no lo logre )no ponerme de su parte ante lo grotesco del embate de Peña.
-que infeliz que es Peña, mi Dios !


Gracias por tu lucidez.
Mi mas sentido pésame por Ballard, un grande sin dudas.

Piquetman dijo...

Cómo no le corrigió "te trasgredí Peña"? Felipe Peña: un ídolo que se nos cayó. ¿O calló? El que truchó el título tengo entendido es Hotatius González, al menos el de lacademia Pitman

CSR dijo...

"conclusión que son todos unos pelotudo"

voy a seguir leyendo, muy interesantes observaciones (frescas al menos, no secas como las mediáticas) =)

Hernán Galli dijo...

Peña dixit

1) Yo conozco a los pobres porque estuve ahí , fui con mi programa de televisión (!!!!!)

2) Yo le dije negro descerebrado a tu hijo porque no puede hilar dos palabras (!!!!!)

3) Yo estoy sentado acá para expulsarte del sistema político (!?!?!?!?!?!?)

4) No toda la derecha es oligárquica, porque no se puede "absolutizar", yo no digo que todos los pobres son chorros. (AAAAYYYYYY)

5) No le doy la mano a los que no piensan como yo. (se cae)

6) Qué es transgresor trucho? No es lo mismo "de poca monta".

Lo pero que le puede pasar a un transgresor es que sea socialmente aceptado como transgresor.


Peña, sos un forro importante.

pulcinela dijo...

clap clap clap, corvino.

Batiendo la posta, como siempre...

El señor d´elia no es santo de mi devoción, pero no cabe duda de que le rompió el culo...Peña, impresentable....

natanael amenábar dijo...

Sos el transgresor transgredido: yo te desangelé.

hernan dijo...

genial cuando le dice que es bueno odiar el mal

genial cuando le dice que lo desangeló

por dios peña...

Martín Zariello dijo...

El problema del problema de la gente que tiene problemas con D'Elía es que en la mayoría de los casos, en vez de criticarlo por su adhesión a tipos como Mahmud Ahmadineyad, se lo critica por ser negro.

Ber dijo...

Peña vende humo, siempre vende humo, es un invento que tiene la misma logica que las viejas conchudas de barrio norte. Transgresor de abuelitas bien, rebelde de country...
D'Elía le paso la franela a Peña y al gordo transero lambe-botas que juega a ser el Eliot Ness del periodismo amarillo.-
Zariello lo suyo es impecable.-
Salut!

Martín Zariello dijo...

"Transcribo uno de los comentarios que le dejaron a Peña en su página:

"# lilian

hola Fernando
Me presento, soy una de las MILLONES de personas que te escuchan y te siguen.Solamente quería decirte que estoy enamoradisima de vos y sos una personita que me hace muy feliz y lloré si lloré xq me hizo muy mal verte con dElÍa, con ese corrúpto,esa basura que se lleva el mundo x delante, patotero y como dice el refrán NEGRO CON PODER ES COMO MONO CON NAVA.
TU ANGEL SE REFLEJA EN TU MIRADA, Y ESO NADIE TE LO PUEDE QUITAR, TE QUIERO Y NO ME ABANDONES.
BESITOS LILI"

La Momia dijo...

Nagui en RSM dijo que eso de "yo te desangelé " era como la letra de una de Spinetta, es genial!!

La Momia dijo...

Ah tb te doy mi pésame por Ballard, que era como pariente nuestro no? porque para los que no lo saben Corvi los domingos cuando Madre pone la mesa dice "y el plato de Ballard?" o en Navidad siempre queda un regalito sin abrir que dice "Ballard", asi que...te acompaño hermano...

eddie dijo...

Chanfles, se me habrá pasado el careo televisivo mientras miraba Sport Recife contra otros changuitos, no sé. No podés negar que tenés un público diverso: en los comentarios del post anterior las opiniones eran de "personas que hace bocha no miran tele" y ahora todos saben que pasó. Tenés palcos, plateas y popular.

No sé qué onda estos muñecos confrontados por el dine...la ideología, perdón. sólo quería decirte que leí los dos posts sobre Ballard y me dieron ganas de leer algo del tipo, aunque bueno, a lo mejor deba quedarme con la referencia que sentás, es un buen precedente.

Saludos.

La niña santa dijo...

Y cuando Peña le cuenta a D'Elía los comentarios de TODA pero TODA la gente que se cruzó en la calle antes de ir al programa? "Me decían cuidate, tené cuidado, porque te va a mandar a matar(¡?), rompelo, dale con todo, cuidate" Patética demostración de paranoia de clase media a la que se le sumó la persecuta que se hizo ante una supuesta seña de D'Elía para alguien fuera de cámara. "¿Què fue ese gesto, qué fue esa seña, lo vieron, ustedes lo vieron (a los de la producción), por qué hiciste esa seña (¡¡¡???)"
IN-CRE-I-BLE
Cuando terminé de verlo, el resultado fue clarísimo: no importa de qué lado estés políticamente hablando ni a qué clase social pertenecés, creo que nadie puede dudar de la superioridad de D'Elía en ese "debate" y de lo bajo que tiene que caer Peña para seguir siendo un "transgresor". Llegó a decirle a D'Elía que "yo me acosté con toda la cúpula de la Iglesia Argentina" and so what??
Yo te desangelé, tu ángel se murió es una de las frases más dulces y brutales que escuché en la televisión. No va a faltar mucho hasta que empiece a usarla cualquiera en cualquier contexto y la gasta y la haga sonar graciosa o sucia. No habría que permitir que eso pase.

Anónimo dijo...

You hаve mаdе some гeally good points thеre.
I loοκed on the net to fіnd out more about
the issue and found most indivіduals ωill go аlong with yοur views on this website.


My web page :: chatcycle.com

Anónimo dijo...

It scans and reads your vehicle's inside computer and then studies on what it has discovered. Sprint Dyno can measure your car's gas overall economy and horsepower.


Have a look at my blog; obdii code reader