domingo, 7 de junio de 2009

Maradona y 11 más

“Maradona: si querés a la Selección, asumí ya como DT”… Ah, cierto que ya asumiste. Qué mal juega la Argentina, qué cantidad de equivocaciones puede generar en la opinión pública el ex número 10 con su simbología entre nacionalista, demagógica y chabacana. Por ejemplo, la “sorpresa” de que se acaben las entradas para un partido de la Selección, como si eso nunca hubiese ocurrido (“La gente escuchó el pedido de Diego”, decían los titulares, como si con Pekerman o Basile o Bielsa los estadios estuvieran vacíos). O la “importancia” de dos partidos amistosos olvidables (ya perdidos en el espacio temporal). O la “certeza” de que Agüero, Messi y Tévez deben jugar juntos sí o sí aunque nunca lo hayan hecho mínimamente bien. Y por otro lado, qué diferencia hay entre el hipotético Messi construido en base a videojuegos y publicidades y el que transita desconcertado el opaco césped del Monumental. Ya la comparación (odiosa por donde se la mire) con Maradona no resiste ningún análisis. Maradona era un estratega y un habilidoso, tenía una personalidad avasallante y movía los hilos del equipo casi por inercia. Messi, por ahora (pero ¿desde cuándo siempre se debe estudiar la performance de un deportista por lo que ofrecerá en un futuro aparente?) es, también, un habilidoso de gran velocidad que desnivela en el mano a mano. A veces pareciera que sólo puede trascender si alrededor tiene compañeros monstruosos como Xavi o Iniesta. En todo caso, sólo gente obsesionada con su sueldo anual piensa que un equipo puede depender de sus transgénicas piernas. Sus apariciones son ciertamente rutilantes, pero fugaces y poco frecuentes, y tampoco tiene la claridad suficiente para resolver en qué momento hacer “la individual” o pasar la pelota. El resto del equipo también suscita la decepción. La palabra clave para definir el funcionamiento sería “barullo”. Jugadores desorientados, chocándose entre sí, sin coordinación, discutiendo. Ausencia total de elaboraciones que confluyan en alguna clase de circuitos de fútbol asociado (Uruguay perdiendo 4 a 0 juega mejor). Consecuencia: inexistencia de situaciones de peligro en el arco rival. Por descarte, entonces (porque la idea de Maradona es la de un equipo vertiginoso, con toque, sudor y jogo bonito; por ahora sólo aparece el sudor), la opción es esperar que alguna de las individualidades despierte del letargo y frote la lámpara. Pero esto nunca sucede y la pelota parada termina por ser el último espacio propicio para marcar la diferencia. La obstinación por una línea de tres que nunca resulta es incomprensible. Maradona parece hacerlo todo más que por convicción, para demostrar: que puede ser el técnico, que está sobrio, que Bilardo no lo maneja, que Batista no le sacara el puesto, que Grondona no lo inquieta, que sabe de fútbol. En el medio, elige preservar todo lo accesorio por lo fundamental, como si un equipo se armará por arte de magia. Se la “creyó”, en el sentido literal del término: compra lo que él mismo vende. Y eso es letal. De alguna forma es un émulo de De Narváez, para quien el significado de política equivale al de farándula: “mostrarse como uno es”. Es extraño, pero el jugador más grande de la historia entiende el fútbol como el show “conmovedor” que instalaron los medios (los mismos que no van a tener compasión cuando vuelva a caer: es que “la vida es una tómbola y arriba y arriba”, ¿el Puma Rodríguez?, no, Manu Chao). Así se suceden carteles de auto ayuda, arengas, eslóganes (“La Selección es Mascherano y 10 más” o como deshonrar a todo un plantel y responsabilizar excesivamente a un jugador), familiares ante las cámaras y declaraciones para esa oprobiosa gilada que le festeja todos sus exabruptos, aún cuando éstos no poseen ninguna gracia y son a todas luces desubicados. A su yerno pareció haberlo sacado en el primer tiempo sólo para confirmar su desprecio por el estado del campo de juego (la molestia fue “mínima” según el mismo Kun, desde su estadía en Europa, un jugador impersonal y de poco brillo). Sólo su presencia “aplaca-pensamientos” pudo detener la entendible ola de críticas que hubiera provocado con cualquier otro entrenador la goleada histórica contra Bolivia. Que Venezuela en el mismo lugar no haya recibido ningún gol e incluso ganado (1 a 0) es un dato revelador. No se trata aquí de crucificar (una vez más) al ídolo, sino de marcar el halo de irrealidad en el que opera a causa de la dimensión de imbecilidades que repite el coro de reidores que lo sigue. Abrazo de gol.

11 comentarios:

Pandita dijo...

Siempre muy lindos tus post, inteligentes y copadamente escritos. Pero, más allá de eso, lo que más me gusta es que en cada uno dejás al menos una frase memorable; en este caso, lo de "hipotético Messi construido en base a videojuegos y publicidades".

Abrazo de gol.

Cine Braille dijo...

Pobre Messi: a veces parece que juega en la selección porque está cumpliendo una probation. ¡Señor montonero Maradona, re-nuncie!

Gonza Averna dijo...

Estoy de acuerdo en muchas cosas. Aguero simplemente no puede jugar en esta selección, pero digo lo mismo para Tevez. Uno puede ser "del pueblo" y el otro el yerno del Dié, pero a ambos les queda grande la camiseta. Los dos son, como dijiste, de poco brillo desde que están en Europa. Juegan persiguiendo defensores.

Cierto es también que el partido con Bolivia fue "saca-técnicos" como alguna vez escuché decir a un DT, en ese entonces de Ecuador. Pero como es Maradona y "se le perdona todo", por decirlo de cierta forma, la cosa sigue. Pero no sirve como crítica el partido que gana Venezuela en La Paz, porque es la primera vez que se da ese resultado, y jugar en la altura, obviando el pesto que nos comimos, nos fue siempre difícil (tres victorias en más de 50 años)

Lo de Messi es distinto. No estuve en 1982 para ver qué críticas se le hacían a Maradona en vistas al mundial de España (que seguro las hubo, si no, no sería este país Argentina), siendo Diego un pibe de la edad de Messi en ese momento. La comparación con Maradona debería llegar en 2014, cuando Diego redefinió el futbol a los 26 años. Someter al bueno de Lionel a la comparación con el Dié es definitivamente odiosa, pero decir que "Maradona era un estratega y un habilidoso, tenía una personalidad avasallante y movía los hilos del equipo casi por inercia. Messi, por ahora [...] es, también, un habilidoso de gran velocidad que desnivela en el mano a mano. A veces pareciera que sólo puede trascender si alrededor tiene compañeros monstruosos como Xavi o Iniesta. En todo caso, sólo gente obsesionada con su sueldo anual piensa que un equipo puede depender de sus transgénicas piernas..." Es caer en esa misma comparación.

Igual, si jugó el Cata Díaz, todo esto trasciende el análisis.

Saludos Corvino.-

Anónimo dijo...

Y los críticos de Maradona ayudan menos que sus aduladores, sin lugar a dudas, por su falta de seriedad.
Elio Rossi pedía que renunciara nuestro D.T estrella desde su primer partido (la victoria mucho a cero contra Venezuela).

Cine Braille dijo...

En el Mundial 82 Maradona jugó muy bien el segundo partido (4-1 a Hungría, hizo dos goles), estuvo opaco contra Bélgica y El Salvador, fue cagado a patadas alevosamente contra Italia (no le dejaron tocar la pelota) y jugó flojo con Brasil (1-3 y eliminación) donde hasta lo echaron por un planchazo a un tal... Batista. En comparación, el Mundial 2006 de Messi fue brillante. Obviamente el post Mundial fue una carnicería, aunque la mayoría de los palos se los ligó Menotti. Encima fue el año de la Guerra de las Malvinas y económicamente fue desastroso (casi como el 2001) así que la cosa no estaba como para tener consideraciones con Maradona (que todavía no era ni el Diego ni el Diez). Esto es un poco lo que me acuerdo y un poco lo que leí unos años después, cuando encontré en una habitación de la casa de mis viejos la colección casi completa de la revista Humor desde más o menos 1981. Tras este detalle personal totalmente al pedo, tendría que levantar el comentario con alguna idea como la gente, pero todo lo que se me ocurre es levantar algo de dijo Varsky hoy a la mañana en la Rock & Pop: Grondona se la toma con soda porque especula con que el Diego no llega al 2010. Eso sí: no aclaró quién sería el Cobos en cuestión.

Hernán Galli dijo...

Cortito y al pie:

1) La clasificación con Bilardo fue complicadísima. Salimos campeones. Con el forro de Basile, les pintamos la cara a medio mundo. Volamos en octavos de final.

2) Esto es el mundial, no un campeonato. Perdés, te vas. No podés ser menotista en un mundial. El único que parece leerlo bien, es Tevez: hay que ganar como sea, jugando bien o mal.

3) Algo me recuerda a un post de Casas puteando a Messi porque era una especie de Robocop de laboratorio. Mirá, te pongo diez millones de tipos en un laboratorio, y no sale ni medio Messi. Dejemos de decir boludeces, por favor. Messi es un gran jugado de fútbol. Uno de los mejores del mundo, actualmente. Nada más.

4)Si ganamos el mundial con Maradona afuera, y MEssi adentro, muchachos, no se va a repetir en cien años. media pila, loco.

5) El cata díaz. Sin comentarios. AgÚero: una gran mentira. Tevez: un tropezón, nada más.Heinze: un pobre tipo. El Galgo. menos comentarios que el Cata Díaz. Verón: Lo asocio a Bielsa. Será bueno, pero ya tuvo su chance. Las reivindicaciones, al museo.

Martín Zariello dijo...

Yo lo único que sé es que los que saben de fútbol (es decir, no yo que me guío por intuciones a través de la caja boba sino los que pueden explicar el funcionamiento de un equipo argumentando las críticas) están preocupados. Ayer Perfumo, un tipo que habitualmente no es propenso a los tremendismos, estaba a punto de suicidarse en cámara. Y qué buena es la dupla de Hablemos de fútbol entre el Mariscal y el Ruso Verea. Al lado de los de Estudio Fútbol o los de Fox Sports, son Deleuze y Foucault.

augusto dijo...

Hernan, cortito y al pie:

-con Basile entramos por la ventana jugando el repechaje contra Australia.

-no podes ser menotista en un mundial? Me pregunto como hubiera sido la vida de Fillol, Passarella y Kempes de haberse aplicado esa máxima.

-Carlitos Tevez-the player of the people- tiene un promedio de gol muy bajo en la selección, la gente no se tiene que quedar solo con la entrega, es puro humo. Para eso ya tenemos a Mascherano, a los delanteros hay que pedirles otras cosas.

Me sorprende el particular gusto que tiene el Dié para llamar a ciertos jugadores(Jonas, el Bichi Fuertes, el Chacho Gimenez) y ningunear a otros (Pastore, Higuain). Pensar que fue el mejor y ahora elige a estos aparatos. En fín, no hay que perder la calma: para el mundial falta y Argentina va a ir. Y si nos llega a ir mal daremos la vuelta en el 2014 con Caruso en el banco.

Saludos.

Ber dijo...

"el Mariscal y el Ruso Verea. Al lado de los de Estudio Fútbol o los de Fox Sports, son Deleuze y Foucault."
Lo mejor de todo este lio de ideas.

Con respecto al juego de la selección: no existe el juego de la selección, los acaudalados players hacen doler los ojos.

Con respecto al “hay que priorizar ganar”, como si jugar bien fuera sinónimo de perder...
El insufrible Nacho Goano preguntaba hoy al publico de su horrendo programa si preferían ganar o jugar bien…. Como si una cosa fuera excluyente de la otra y no consecuencia.

Última cosa, ¿como es ganar como sea? Poner 12 jugadores en vez de 11? Asaltar la concentración de los rivales con pasamontañas y rifles al grito de soy argentino, viva la patria, viva el campo…

Saludos oficialistas para todos!

eddie dijo...

En principio, es cierto aquello de que en Argentina hay cuarenta millones de técnicos.

Yo tenía las mejores esperanzas con Maradona, lo pensé cómo un tipo descomunal en el juego, que entiende a la perfección el juego y puede transmitir eso a los jugadores, lamentablemente algo está fallando. Los intentos de Maradona por masificar su sentencia sobre "La camiseta es lo más importante" pasa de largo para muchos de jugadores, aunque bueno, quizás nadie lo entiende así, sólo él.

El juego de esta selección no cambió en nada con lo hecho por Basile, bueno, sí, nos metió seis bolivia (gran aspirante a pelear el título con España en el 2010). Los únicos que perciben un cambio positivo respecto a esta selección con la de Basile son los periodistas pro-maradonas: muchos de TyC y muchos de FOX, que luego de la derrota contra Bolivia manifestaron que en La Paz era imposible hasta para ellos, que sólo están parados junto al banco de suplentes. hablaron de las consecuencias de la altura como si se tratara de la exposición en Chernobyl...En fin.

Es idiota la discusión acerca de si se juega bien o se gana, ya el hecho de que lo propusiera Olé hace unas semanas lo hace idiota, y es más idiota cuando los mismos intérpretes se enganchan en eso y se manifiestan por una opción o por otra: Jugando bien tenés más chances de ganar ...a-b-c. Nadie le pide a Maradona que juegue con lírismo ni nada de esas pelotudeces, pero que al menos el equipo juegue, porque tiene materia prima para ello. Sinceramente, si yo hubiera estado el otro día en la cancha y veía el cambio de Burdisso por Tévez me iba de la cancha, no porque Tévez sea Cruyff, pero es una acción mediante la cual ya renunciás a la chance de crear juego, o de seguir intentando, al menos. Le estás diciendo al rival "te voy a aguantar las toscas éstos últimos 10 minutos, a ver qué me hacés" decir que colombia está más virga que nunca, sino, con un Asprilla a media máquina, o un valderrama con cinco años menos algunas embocaba. Pareciera que era la mano de Bilardo dictando los cambios.

Maradona estuvo desde siempre opinando en contra de las selecciones nacionales, desde Pasarella (por razones obvias) pasando por Bielsa y hasta el Coco, siempre criticó actitudes que él ahora ejecuta, la selección no juega a nada, es un rejunte de buenos jugadores con algunas citaciones y omisiones discutibles, pero nada más.

Mientras tanto, el Licha López sigue conociendo países de la mano de la Selección, lamentando no haber jugado en Boca o River para tener un poco más de apoyo popular.

Las mesas que propone ESPN son lo menos dañino que hay en los programas de fútbol. A Goano lo bancaba porque es fana de Pearl Jam, pero después de que se manifestó a favor e Olé y justificó las pelotudeces que allí escriben ya me parece uno de los otros..

Saludos

Anónimo dijo...

"...Lo escarnecieron, le faltaron el respeto, Feinmann lo llamó fracasado, lo mandaron tres años al campo a estar a solar con su conciencia... En este momento se reclaman los triunfos, pero no todo el sacrificio, la inteligencia y el trabajo que hay detrás de los triunfos de Marcelo Bielsa... Me parece que tenemos el cuerpo técnico que el argentino promedio se merece..." (Rafael Bielsa)