lunes, 13 de julio de 2009

La noche neoliberal

Noches atrás, enclavado en la monótona escena de pasar canales sin prestar atención, reconocí el perfil de Jorge Asís. Cada vez que capto al autor de Flores robadas en los jardines de Quilmes despotricando contra el gobierno y aseando su sudor menemista con un pañuelo, me detengo. De la amplia gama de intelectuales mediáticos anti K, Asís lleva las de ganar. Marcos Ah!guinis no tiene carisma. Mariano Grondona está de vuelta. Pepe Eliaschev hartó a todos con su perpetua columna de escándalo institucional. Sebreli es obvio y ya no le dan cabida. Nelson Castro puede explicarse en base a una tautología apta para todo público: es Nelson Castro. Rosendo Fraga no conmueve. El Rabino Bergman es un sampler de republicanismo pocket. Y Jorge Asís, bueno, Jorge Asís indigna, pero también deleita. Es un escritor y como tal, su mayor mérito reside en la utilización del lenguaje: es ingenioso para adjudicar apodos (Heller: “El banquero de Bertold Brecht”; Scioli: “Líder de la línea Aire y Sol”; Randazzo: “El Killer”; Vilma Ripoll: “La madre de Gorki”) y muy hábil para metaforizar distintos acontecimientos (“Kirchner regala caramelos de madera”; “Prat Gay. Alimentado con insuficientemente piadosas dosis de Toddy político”), pero por sobre todo, no hace gala de esa “Superioridad Moral” comprada en oferta, tan frecuente en los almuerzos de Mirtha Legrand (la semana pasada eficazmente representada en los desvaríos de Pilar Rahola, una española “antifranquista-macrista-izquierdista-pro golpe en Honduras” (¿?) que en sus tajantes afirmaciones suele revelar el borgeano aplomo de los que ignoran la duda). Tal vez porque ha trasladado el registro desde el que se mueve su alter ego (el cínico y desencantado Rodolfo Zalim) a su verdadera personalidad. O viceversa. Tal vez porque si la detentara, nadie le creería.

El programa en cuestión se llama “Poder Vacante” (con una pertinencia morbosa comenzó la semana posterior a la derrota de Kirchner) y es emitido por Crónica a la misma hora que “Después de todo”, el envío de Lanata de Canal 26. (En este caso, no entraré en comparaciones odiosas, sólo me limitaré a decir que aún hoy, quince años después, Lanata sigue perdiendo la discusión con Asís.) Pero volvamos, porque la introducción no tiene desperdicio: usualmente suena una especie de marcha militar mientras Asís ejercita una alta gama de rostros reflexivos-contemplativos. Por detrás se observa un Altar con toda la obra del autor. (Así debe ser la mente de Asís: un Altar con su obra y él contemplándola.) Acto seguido, el programa comienza con un monólogo donde Asís desarrolla las mismas ideas que viene repitiendo desde hace cuatro años (el descascaramiento, la marroquinería política, la calesita chocada, el elegidor y la elegida, y otros Greatest hits) con la destreza discursiva suficiente como para hacernos creer que está diciendo algo distintos todos los días. En los peores momentos, sólo parece representar un Jorge Rial de la política, ventilando información escabrosa sobre la cotidianeidad K (sin exceptuar refregársela a sus colegas, quienes, desde su clásica proyección vanidoso, secretamente lo admiran y copian). El objetivo del programa es bastante claro: convencernos de que en los 90’ no estábamos tan mal y que lo que vino después (especialmente del 2003 en adelante) es lo peor que le pudo haber pasado a la Argentina. La pavorosa tesis puede ser refrendada con una salvedad hacia su difusor: Asís tiene la delicadeza de no esconder su anhelo neoliberal bajo una serie inacabable de eufemismos, lo dijo antes y lo dice ahora. Si algo hizo que en los últimos años pasara de ser un insulto argentino a una especie de inimputable, fue su impudor. En medio de una horda de menemistas que aborrecen su propio pasado, Asís se distingue por tener el tupé de defender (y con gracia) sus medidas más aborrecibles: la ola de privatizaciones, el indulto, las “relaciones carnales” con EE.UU. ¿Es una virtud añorar el gobierno democrático que terminó el plan económico de la última dictadura militar e instaló un imperecedero clima de banalidad estructural? Sin dudas no, pero remite a alguna forma de honestidad. No por nada Asís es el autor de aquella olvidada obra siniestra, Cuaderno del acostado (1988), novela en la que narra su descenso al infierno de la literatura, consecuencia tanto de la repercusión de su obra durante el Proceso (Flores robadas en los jardines de Quilmes vendió 350.000 ejemplares) como del destierro laboral al que lo sometió Clarín luego de publicar El diario argentino (1984), donde cuenta las intimidades de redacción del monopolio que hoy, paradójicamente, se erige como mayor enemigo de Kirchner. Entre parrafadas de insultos (a los “forros alfonsinistas”, los “forros de ATC”, la progresía local que lo desprecia como si fuera un “SIDA intelectual”, la izquierda) arrebatos de ira (“Odio, inconteniblemente odio a todo aquel que me hizo sentir un pobre tipo”), confesiones y fantasías patéticas de redención, Asís logra construir un testimonio parecido a la verdad, sin estrategia narrativa alguna que la suavice:

“Caminaba por la abominable calle Corrientes y serían apenas las diez de la noche de un viernes, era la eufórica plenitud de 1984 (…) Y al pasar por la puerta del viejo Paulista noté desaprensivamente que había un montón de muchachones en la puerta, informales aspectos de militantes de gauche o de rockeros inciertos de festival. Escuché que, desde atrás, me gritaron: “Alcahuete de los militares”. Seguí de largo, no me di por aludido, ni siquiera me di vuelta. También escuché risas, que todavía me persiguen. Probablemente el que me gritó también está convencido de que hizo un valiente y encendido aporte a la democracia, o a la revolución. Y los que se rieron, también. ¡Hijos de mil putas!, pero debí habérselos gritado ahí mismo, y muchas noches me odio por haber mantenido el equilibrio o por mi cobardía de no reaccionar”.

Es desde este punto de vista (el resentimiento, el rencor) que se deduce su zambullida posterior en el más corrupto sector de la política. ¿Por qué defiende el indulto Asís?: ¿quiere que los militares se reconcilien definitivamente con la sociedad o que la sociedad se reconcilie definitivamente con él, emblemático exponente de dos épocas infames para el país? ¿Acaso no fue Asís el del histórico prefacio “a Haroldo Conti, ¿in memoriam?” y el que organizó una conferencia de prensa en 1981 (a la que no fue nadie) para informar sobre la desaparición del escritor? Excepto para aquellos que no dudan en mencionarlo con una serie encadenada de “malas palabras”, su figura estará permanentemente signada por la ambigüedad.

Mientras, Asís (propulsado por su página digital) quiere ser (y probablemente sea) el pensador crítico de la era kirchnerista, el posmoderno Sarmiento del nuevo Facundo. Y como Sarmiento con el bárbaro riojano, exacerba una fascinación pasional con las desatinadas ideas de Kirchner, juega a obsesionarse, a entenderlo mejor que sus propios discípulos. El living de su programa se convierte entonces en un carnaval de personalidades rancias, que hacen gala de su inclinación destituyente (aquí no hacen falta las comillas ante el término “cartabiertista”: Juan. B Yofre profetizó la pronta ida de Cristina y alabó el golpe de Estado en Honduras) o de la más pura alucinación de derecha (un tal Caselli vinculado a Berlusconi y el Vaticano, que de tan desconocido puede ser confundido con alguien famoso, aseguró ser el próximo presidente). La vieja pesadilla de Kirchner (“la noche neoliberal”, de la que él mismo, por supuesto, no titubeó en participar) se despierta de su letargo y vuelve a ponerse en pie. En Crónica a las 21:15 y de lunes a viernes. No se lo pierdan.

27 comentarios:

Raul dijo...

Qué lío mental el tuyo. A parte de descalificar a todo el mundo, e insultar a gente brillante como Aguinis o Rahola, ¿tienes alguna idea constructiva? Porque lo tuyo no parece un blog. Parece un vómito.

puzzle dijo...

JAJAJAJAJ !
Aguinis tiene un chizito en donde debería tener el cerebro. Cito textualmente lo que le escuché decir el otro día "... y ese proyecto pujante que fue argentina naufragó con el golpe de 1930 y luego vino la decadencia que dura hasta el día de hoy. Pero en las elecciones pasadas se vio una aurora que anuncia el fin de la decadencia". (!?)
Asís le pasa el trapo diez veces al androide ese de La Nazión.

Cine Braille dijo...

¿Caselli no es uno de los incontables candidatos a la presidencia de River? Me parece que hay una pintada de él cerca del Monumental.
Lanata ahora está en Honduras, enviado por Perfil. Perfil, Crítica, el Maipo, Canal 26, de nuevo Perfil... Ya dicen que el año que viene arma una banda de rock que haga covers de Mala Sangre.

Anónimo dijo...

"Gente brillante como Aguinis o Rahola"

Ja, ja, contate otro, Raúl. ¿Te parece "brillante" y constructivo Aguinis calificando a Cristina Kirchner de tener un "agresivo tonito de montonera soberbia"?, ¿te parece constructivo no-vomitivo considerar que en la presidenta “hay histeria expresada en su aspecto físico y en su ropa”? ¿Y Pilar Rahola defendiendo el golpe de Estado en Honduras? No jodamos.

"Pero en las elecciones pasadas se vio una aurora que anuncia el fin de la decadencia".

Y efectivamente se vino la Aurora, así se llama el grupo de intelectuales anti K conformado por el mismo Ah!guinis y otros paladines de la república.

Si, Caselli es uno de los 585 candidatos. La verdad no terminé de ver la entrevista con Asís, yo pensaba que en algún momento iban a decir que era una broma.

Saludos, suerte-

Martín Zariello dijo...

Ah, fui yo este último.

Raul dijo...

Perdona, pero, si criticas, NO MIENTAS. Rahola NO defendio el golpe. Lo oí muy bien. Dijo que el golpe era indefendible, pero que Zelaya era otro golpista. Y tiene razón. Se ve que defender el sentido común, es difícil en Argentina. O en este blog. Solo sabés insultar.

Raul dijo...

Perdona, pero, si criticas, NO MIENTAS. Rahola NO defendio el golpe. Lo oí muy bien. Dijo que el golpe era indefendible, pero que Zelaya era otro golpista. Y tiene razón. Se ve que defender el sentido común, es difícil en Argentina. O en este blog. Solo sabés insultar.

Martín Zariello dijo...

En ningún momento insulté, emito mi opinión que podés compartir o no. Vos sos el que hablás de vómitos y no sé qué más. "El golpe en Honduras es indefendible, pero...": ese "pero" tan utilizado por la derecha es el equivalente a decir: "estoy de acuerdo, pero queda mal decirlo tan abiertamente". Ese tipo de consideraciones sobre el golpe en Honduras es esconderse bajo una capa de eufemismos y remite a la enorme paranoia que hay en toda Hispanoamérica con respecto a Chávez (quien no es santo de mi devoción, lo que no entiendo es por qué no se escandalizan también por el accionar de Uribe en Colombia, por ejemplo). Además Zelaya podrá ser corrupto, "populista", hipócrita, lo que sea, pero no es golpista, fue elgido por el pueblo. Probablemente no esté informado y mienta, así que te pregunto ¿cuándo fue el golpe de Zelaya? Yo creía que había ganado en elecciones libres en el 2005.

Martín Zariello dijo...

Ah, y no confundás la Argentina con este blog. En la Argentina, la mayoría de la gente piensa como vos. A las pruebas me remito: resultados de las últimas elecciones legislativas.

Hernán Galli dijo...

Ey, Zelaya no es un golpista, decirlo es como aseverar que Perón encabezó una dictadura...votada por el 60% del pueblo. Raúl, sos buen emergente de la derecha más impe(pla)cable: grita, no tiene cultura, ordena, dirige, se lava las manos ante el error y encima repite como un loro las payasadas que dice un mina que nada dice de la explotación de africanos en los campos de España, del maltrato a inmigrantes en los aeropuertos y del envío de soldados a matar iraquíes porque sí. Hay que venir de otro país para hablar boludeses!

El post me encantó. Lo de sampler de republicanismo pocket, me mató, y lo de la tautología de Castro, (odiará su apellido?) está muy bien. Justo el otro día pareció en Clarín, a toda página, una foto de Nelson Castro con el logo de Radio Mitre diciendo que tiene la mayor audiencia. Curiosa realidad para un censurado!

¿Nadie vio en Clarin los avisos que ponen contra Kirchner? Tremendos, directamente se alegran de que un gobierno pierda. Lo que se llama periodismo independiente!

EL vómito es Asís, un despojo de la escoria más pútrida, un cerdo agresivo, nazi, irrespetuoso y cagón. Un escritor de cuarta, que con su verba barroca se hace l apaja creyendo que es Lacan o Foucault. Su nivel intelectual es parecido al de Sofovich. Su nivel moral se iguala a cero. Asís y Riachuelo, se aúnan en una sinonimia casi óptima.

Anónimo dijo...

Corvino, leo siempre el blog, y, si bien somos de generaciones distintas, decis (obvio 10.000.000 de veces mejor) lo que yo quisiera decir. No puedo creer, no me entra en la cabeza que haya gente que se crea las barbaridades periodísticas, el terrorismo periodístico que dicen y hacen empresas (si, EMPRESAS) como "Clarín" "TN", "Crónica", "Perfil", etc, etc, etc. No lo entiendo, es que la gente cuando lee alguna nota acaso no se pregunta quién carajo la escribe y qué intereses puede tener en hacerlo?. Yo leo "Clarín" pero solo por una razón: mi padre siempre decía: "hay que saber el idioma del enemigo", y eso hago y no entiendo como la gente (gente que se supone que debería tener por lo menos un poco de razocinio) no se da cuenta del manejo inescrupuloso de la información que se está haciendo, así, tan impunemente como en cualquiera de los gobiernos de facto. Sin embargo, y me da mucha pena decirlo, un amigo mio que está lejos me dijo una vez que la mayoría de los argentinos son de derecha, aunque muchos no lo sepan o no quieran reconocerlo. Otra explicación no cabe. O sino cómo se explica que "el campo" haya tenido tanto apoyo de miles y miles de pelotudos que ni siquiera sabían porqué puta apoyan al "campo", y se sienten identificados por los "pobres" "POBRES" terratenientes de miles y millones de hectáreas a los cuales les importa tres carajos si aquellos que los apoyan tienen hambre o frío o no pueden acceder a una buena cobertura de salud o no tienen un puto peso para comprarse un remedio, y que "luchan" y salieron a las "rutas" (cuado antes condenaban ese tipo de medidas) para defender SUS y SOLO SUS intereses (léase ganar en vez de $1.000.000, $3.000.000 como lo venían haciendo).
Pobres imbéciles los ciegos de razón.
Saludos.
(Esmeralda)

natanael amenábar dijo...

Corvi,

Caselli no es sólo uno de los 567 candidatos, es el que lidera las encuestas. No te quiero dar malas noticias, pero Caselli es el nuevo Berlusconi.

Quiere comprar a Santa Cruz, repatriar a San Martín y hacerse con los derechos federativos de Jesús Dátolo.

El otro día dije que si Asís me ganaba una discusión sin tener razón ahora me da vuelta como una media.

Último: hablar de Pilar Rahola te trae un séquito de fans que desde la violencia te tildan de violento. A mi me pasó hace un año largo: http://natanael.blogspot.com/2008/07/pilar-franco.html

sayonara, perdón

eddie dijo...

Qué cagada. Seguir la recomendación de pispear el programa de Asis me contaminó uno de los recuerdos más bellos: El Bolero de Ravel; tantas veces disfrutado ante mi viejo o en la ciudadela, y ayer sonaba de fondo mientras Asis se desdoblaba por minimizar la designación del nuevo jefe de la policia porteña.

Es acertadísimo lo que se comenta más arriba; la utilización del pero es el punto final de lo politicamente correcto, luego del pero está la verdadera cara.

Muy buen post.
Muy bueno, aunque nunca más haré caso de las recomendaciones, atentan contra mi rinconcito nostálgico.

Anónimo dijo...

Asis es un genio.

Otros grande intelectuales son Grondona y Aguinis.

Martín Zariello dijo...

"Es un golpe, PERO era amigo de Chávez/golpista/chorro" es lo mismo que decir "La violaron PERO tenía puesta una minifalda". Say no more. Gracias por comentar.

Anónimo dijo...

propongo un tema:

que pasaria si alguien elegido por el pueblo comienza a destruir las instituciones en forma explicita o implicita y se degenera la republica convirtiendose en un dictador de hecho, yendo a contramano de todo? Si la gente lo echa estaria mal? O deberia el pueblo quedarse de manos cruzadas esperando que el dictador llame a elecciones cuando se le antoje??

Ruizist_bot dijo...

Esto de pensar que "la gente" puede echar a un gobernante -al menos en este país- me hace confirmar mi sospecha de que seguimos teniendo un cumpleaños en la cabeza.

Este pobre "Anónimo" debe pensar que a De La Rúa, por citar un ejemplo, lo echó "la gente".

Desarmandonos dijo...

Perdón, pero Aguinis y Grondona no son intelectuales. Uno es un mero periodista, será sagaz, retórico, manipulador, pero es periodista. El otro es un escritor de best sellers insustanciales cuyas opiniones inexactas y enfáticas sobre política lo colocan en el lugar de solemnidad aúrea que el imaginario colectivo -esa identidad difusa construída en parte por los medios- entiende que debe ser el de un "intelectual", aunque sólo se trate de un individuo con cara de serio diciendo unas pocas frases gruesas y bien delineadas, como escritas en marcador indeleble o en las letras grandes y de molde, mayúscula imprenta, que utilizan los libros infantiles.

En relación con lo otro, lo de Honduras y el argumento contrafáctico que plantea el anónimo. Un contrafáctico se contesta con otro: ¿Qué pasaría si se instala la idea de que es legítimo derrocar a un presidente electo si la "gente" cree que así es necesario?
¿Qué pasaría si todos los medios conspiran y forman opinión pública, y, de acuerdo a ciertos intereses, transforman la imagen de un presidente electo en la de un mero "dictador de hecho"?

Vaya paradoja.

Según el anónimo es legítimo, en ciertas ocasiones especiales, derrocar a un gobierno elegido popularmente. Pero, ¿Quiénes lo derrocan a ese gobierno? ¿Los mismos que los votaron? o ¿"La gente"? Porque son cosas muy distintas. Los primeros depositan sobres en una urna. Los segundos no son sino un puñado de uniformados -treinta, cincuenta o cien- que entran violentamente a la casa de gobierno.

Saludos.

Anónimo dijo...

Nunca di mi opinion , solo plantee el debate. De hecho al referime a dictadores tenia en mente a dictadores de derecha o izquierda, dictasores como fidel o chavez, donde no hay subjetivismo sobre sus atropellos, sino hechos lamentables de la realidad a la viat de todos. A eso iba.

Anónimo dijo...

miren acá http://notanderisa.blogspot.com

Anónimo dijo...

Es increíble lo fácil que es darse cuenta de quiénes están contaminados por los medios. Mi tocayo, que invita a ver la nota "Pa(Ma)trimonio presidencial"... ¿no se da cuenta de que lo que dice no tiene ninguna novedad, de que lo repiten y se van a cansar de repetirlo en todos lados? Me deja perplejo que no se entienda la escencia del debate. No se trata de si los Kirchner son lo mejor que hay sino si son lo mejor a lo que podemos aspirar en esta avanzada temeraria de la derecha más espantosa. De un lado está la mierda más mierda de la sociedad argentina. Del otro está el Matrimonio, con todas sus falencias (que seguro que las tiene y nadie, menos que menos Ilcorvino, sería tan necio de negarlas: Indec, ministros impresentables, actitudes propias del peronismo de derecha) pero con la indiscutible virtud de tener en contra a la escoria retrógrada que se anima a pedir que vuelvan los militares, a negarle los derechos humanos a los "delincuentes", que muchas veces se confunden con los "negros de mierda", y a clamar por que el Estado deje caminar solita a la economía (en una vuelta a la noche liberal). Si me preguntan, yo, por lo menos, sé de qué lado estoy.

puzzle dijo...

Si, anónimo, yo también sé de qué lado estoy en ese escenario que describís. Y Corvino seguro que lo sabe perfecto también.
Pero también me doy cuenta de que me tapa la tierra cuando veo la declaración jurada del matrimonio ( y no me digas que el problema de la declaración jurada es cómo fue "leida" o "interpretada" por los medios).
ESE es el problema... saber qué afuera de este charco de mierda seguramente todo sea peor.
No sé, qué confusión.
Abrazo,

Anónimo dijo...

Es que, como diría un pensador alemán que no es de mi simpatía, lo que importan no son tanto los hechos como las interpretaciones. Como te decía antes: acá es evidente que los K se han mandado prácticamente cuanta cagada han podido. Y, pese a todo (según creo, y dada la coyuntura que todos podemos apreciar) son lo mejorcito a lo que podemos aspirar por los próximos años. No se trata, me parece, de señalar los errores de los K y decir "ah, ven, los medios tienen razón, los K son los malos en esta historieta". Los errores están y van a seguir estando. El asunto, como siempre, es elegir qué ver y cómo verlo. La ampliación del patrimonio es, seguro, escandalosa, pero peor es que se haya llegado a hablar de golpe, que haya habido un lock out de ricachones durante nosé cuánto tiempo, que las alternativas sean los que sueñan con revender el país.
Por mi parte, últimamente me he vuelto más escéptico y más conformista. Para 2011 aspiro a poder votar de nuevo a un tipo que tenga de la mano de enfrente, indignados, a los mierdas de la sociedad argentina. E imploro que, por nuestro bien, ese tipo gane.

Hernán Galli dijo...

Uno de los tantos "anónimos", habla de dictadores, y cita a Chávez y a Fidel. Les guste o no, Chávez fue votado por el pueblo, y sigue siendo votado. Y veo algún que otro paralelismo con nuestro país: Chávez se manda mil cagadas, pero para Venezuela, es lo mejorcito que hay. No es la teoría del "menos peor", es la teoría de la salvajada o el ir tirando. Entre los dos, prefiero ir tirando, que si tenemos suerte, hasta quizás le pegamos un buen cachetazo a los soretes.

Cine Braille dijo...

Natanael lo bautizó "AgH1N1s". Buenísimo.

Martín Zariello dijo...

Vi lo de Natanael, es genial.

Anónimo dijo...

40% de pobreza no es nada bueno, bah, digo, se me ocurre, me parece, de pronto, no? pobre el presidente que tenga que hacerse cargo en el año 2011, le dejan un pais devastado.