martes, 6 de octubre de 2009

Nuevo episodio en la saga de Super BergMan

Con más pena que gloria, el superhéroe del republicanismo pocket, Sergio BergMan, convocó a una marcha contra la ley de medios K. Los canales no transmitieron más de 5 minutos de la misma. No porque el resultado de la convocatoria fuera magro, sino para demostrar en los hechos que la realidad puede taparse o hacerse tapa. El público asistente (que presumiblemente, en su gran mayoría, posee una ideología a la derecha de la derecha de la derecha; característica que no les impide manifestarse a favor de la libertad de prensa, lo que habla de su amplitud de criterio) lo escuchó atento y aplaudió cada una de sus intervenciones. Algunos, los más entusiastas, lucían mordazas rojas cubriendo sus bocas. Representaban, con este original artificio, la imposibilidad de expresión que sobrevendrá con la aplicación de la nueva ley. Esta manifestación debería recordar a aquellas que sectores del mismo abolengo hicieron durante el año 1980 cuando la dictadura propulsó la aún vigente (pero con cambios) ley de radiodifusión, pero lamentablemente no hay pruebas fehacientes que comprueben que la Sociedad Rural, la Iglesia y la alta burguesía de Recoleta se opusieran a que el COMFER sea intervenido por las Fuerzas Armadas. En efecto, es probable que eso haya ocurrido, pero todos sabemos que la abominable dictadura kakista es capaz de haber quemado todos los archivos que constataban la lucha del fascismo vernáculo contra el Proceso. ¿Acaso Biolcati no se dejó la barba como forma inequívoca de subversión? Con semejante dato: ¿podemos dudar acaso de que él también podría haber sido un desaparecido? Pero la necesaria revisión histórica me ha alejado del foco, BergMan, quien, como todo superhéroe, cuenta con un poder sobrenatural que lo diferencia del resto: el Calambur Desquiciado. Esta poderosa arma de destrucción masiva de la profundidad política, encadena, uno tras otro y sin solución de continuidad, amenos juegos de palabra que la parcialidad ABC1 aprueba de la misma forma que admira otras joyas de la argentinidad de bien: la inteligencia de Magdalena Ruiz Guiñazú, la temeridad de Mirtha Legrand, los sesudos ensayos de Beatriz Sarlo en la revista Viva. A continuación, algunas joyas del rabino, especiales para compartir en espacios donde circula un elevado nivel de pensamiento como los señaladores de libros, los nicks de msn y el muro de facebook:

“Acá están proponiendo quedarse con todos los medios y sacarnos del medio a nosotros”.

“Como nos dibujan el Indec, quieren dibujarnos toda la realidad”.

“No venimos a tomar partido por nadie que no sea tomar partido por todos”.

“En el cuarto oscuro votás con B larga el voto que es con V corta”.

BergMan acompañó su monólogo con un rostro circunspecto que combinó con otros muy circunspectos. Después de ver esos gestos, no hay dudas de que estamos en un momento de crisis. Si no se viene un montonerismo mortal, se viene una vetocracia genocida. Incluso, en una escena que pasará a la posteridad y conmoverá hondamente a las generaciones venideras (en caso de que el país siga existiendo, claro), miró a cámara y nos preguntó a nosotros (a vos, a mí, a él), los que veíamos la marcha desde la TV, por qué no estábamos ahí. No hace falta aclarar que como única respuesta eché a rodar una lágrima por mi mejilla (derecha). En solidaridad con el periodismo libre (que no es lo mismo que decir “defendiendo los intereses de los grandes medios de comunicación que se oponen al gobierno”), tomó prestado el eslogan de una de las publicidades de TN y advirtió que de aprobarse la oprobiosa ley el control remoto nos ofrecería sólo la opción de Canal 7. No argumentó por qué sucederá tal cosa. Nuestro superhéroe conocería la frase preferida de su concurrencia: “Por algo será”.

PD: Luego de este final de copiosa demagogia y por fuera de mi polémico (y a menudo incomprendido) registro irónico debo decir que me molesta de sobremanera la multiplicación de propagandas a favor de la ley durante los partidos de fútbol del fin de semana. No tienen el más mínimo contenido y se basan en lemas superficiales que bien podrían resumirse en la siguiente consigna: “El monopolio es caca, el gobierno es bueno”. Tal descarada consumación de binarismo no hace más que llevar agua para el poderoso molino anti K. En un principio creí que era una típica reacción paranoica a las que tan afectos son los comentaristas de La Nación o Perfil, pero ahora directamente cambio de canal en el entretiempo porque no lo soporto. Para completar, las intervenciones de los actores (Florencia Peña, por ejemplo) abundan en ingenuidades y pronostican, por poco, que luego de que se apruebe la susodicha, la Argentina será el paraíso. Ah, mi más sentido pésame a la memoria de Mercedes Sosa y Néstor Gorosito.

15 comentarios:

agn dijo...

"No venimos a tomar partidos por nadie que no sea tomar partido por todos"
Esa es de Bush!

puzzle dijo...

"el lugar más iluminado del país es el cuarto oscuro", dijo en un momento. Sus meta.forras me dan como un sarpullido y una ganas de vomitar incontenibles.

Anónimo dijo...

Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeergmaaaaaaaaaaaaaaaaan

Anacoreta dijo...

Es increible la manera en que los medios, el rabino Bergman, el kiosquero o mi papa, que en realidad es casi lo mismo dada la gran influencia que los medios ejercen sobre las personas, pueden arreglarsela con frases vacías de contenido para defender lo indefendible. ¿Como explicar sino el masivo rechazo a la ley de medios?
Cuando tratas de discutir esa postura masiva de rechazo con alguien te dice "es una movida de kirchner para quedarse con todo" o "va contra la libertad de expresion". ¿Qué significa todo eso? Esas cosas me sacan las ganas de discutir, porque es muy dificl discutir contra el status quo, siempre vas a correr con todas las de perder, salvo que seas Platón o tengas demasiadas convicciones, y ese no es mi caso.
Adhiero en el pesame a Mechu...
Saludos

Carlos G. dijo...

Es así, lamentablemente a los que no soportamos a la oposición (con contadísimas excepciones) y en contraste solemos aparecer como defensores de algunas políticas del gobierno, éste mismo se encarga, prolijamente, de dejarnos en offside.

¿Quién soy, dónde estoy?

Martín Zariello dijo...

Anacoreta: yo no sé hasta qué punto la "gente" está en contra. Por ejemplo, durante el conflicto del campo, fuera de la universidad, yo no encontré un puto ámbito donde alguien criticara a De Angeli, era muy claro en qué vereda se había alineado la masa, pero ahora lo veo medio complejo. Es obvio que hay más que se oponen simplemente porque por lo menos el 50 por ciento de la población se opone a cualquier cosa que haga el gobierno, pero la desconfianza hacia TN es muy grande. A no ser que seas una vieja chota de Recoleta (perdón por el exabrupto) y creas que Clarín es independiente, hay una opinión general de que es una guerra entre garcas e hijos de putas y garcas e hijos de puta. Vi a muchas personas a las que no le interesa un bledo la política, indignarse con los spots de TN. Debería ir a algún cumpleaños familiar con tíos y primos, etc. y ver qué onda. Pero nunca voy a cumpleaños. Saludos.

Hernán Galli dijo...

Che, en en MDQ no sería algo así como "Vieja chota de Los Troncos", jajaj, tengo menos mar del plata que un cactus, perdón!

Y estoy con vos, la mayoría de la gente quiere trabajar nueve horas, ganar diez mil pesos y "progresar", ver crecer a los niños y que no jodan. Que bajen la música y que los putos no se besen en la calle. ¿Será que yo no soy gente?

Cine Braille dijo...

Bergman, Castells y De Angeli ya son los Jacobo Winograd de la política: los llaman todos los días para hacer bulto en cámara. Un poco más y estos tres terminan animando fiestas infantiles como Los Tres Chiflados.

TatoBorges dijo...

http://www.clarin.com/diario/2009/10/04/opinion/o-02011830.html

No hay mas que decir.
Igualmente estoy indignado tambien con el tema de la publicidad a favor de la ley de medios que se hace durante los partidos, y me gustaria saber de que paìs hablan todos esos spots del gobierno, por que por la puerta de casa no pasaron, ni con el gas ni con la red electrica ni siquiera con la recoleccion de residuos. Quizas estan armando un pais aparte donde solo van a vivir los miembros del gobierno. Ojo esta ley de medios no la saca el gobierno por que quiere que Martin Zariello participe activamente en la construccion de esta bosta que ellos llaman democracia vertiendo sus opiniones, no seamos tan ingenuos por que sino vamos a terminar repitiendo las pelotudeces que dice Florencia Peña.

enrique dijo...

Excelente. Ahora, mas que nada, me preocupa que nadie hable de una cosa: Canal 7 es un canal estatal, no es un canal del gobierno de turno. Entonces, no estoy pidiendo que sean objetivos (acaso existe la objetividad?) pero aunque sea no sean asquerosamente favorables al gobierno. Ya es desagradable, los partidos de futbol, el pauperrimo programa 6 en el 7 a las 8 y el noticiero. Propongo que directamente antes de estos pongan grande un letrero que diga: a partir de este momento usted vera 60 minutos de propaganda kirchnerista.
Lo demas, no tiene discusion, la ley esta bien salvo con algunas cuestiones (autoridad de aplicacion, licencias) que habria que modificar urgentemente.
Saluts.

Martín Zariello dijo...

La verdad no me asusta tanto que existan programas como 6 7 8, creo que entre tantos anti K viene bien uno que vea la "realidad" desde otro punto de vista. Es otro enfoque, nada más, podés estar de acuerdo o no. No creo que los tipos que trabajan ahí estén con el gobierno porque les paguen para hablar bien, incluso María Julia Oliván, la conductora (que, digresión aparte, está buenísima) suele estar en contra de muchas cosas y lo dice, interpelando a Orlando Barone que está jugadísimo a favor de los K. Lo que sí me hace ruido es la inocencia o ingenuidad a la que hace mención Tato Borges, de creer, por ejemplo, que ahora con Telesur en la grilla del cable se soluciona todo. ¿De qué carajo hablan? Nunca se va a solucionar nada, todo va a ir peor e incluso nos vamos a morir (?).

Cine Braille dijo...

Tato Borges: el link que pusiste no lleva a ningún lado. Efectivamente, ahí no hay nada para decir.

Desarmandonos dijo...

En un mismo comentario dijiste dos verdades incontrastables, una es que nos vamos a morir, y la otra, que María Julia Oliván está buenísima.

TatoBorges dijo...

el link llevaba a una nota de clarin donde se quejaban de la destuccion de la libertad de prensa algo debio pasar, juro que la lei y eso que era como 6 hojas de clarin impreso.
No se si todo va a ir peor y si ¿?nos vamos a MORIR pero que Macri sea presidenciable da asco, además con buenas posibilidades de ganar.

Anónimo dijo...

Nos vamos a morir?