martes, 20 de abril de 2010

Pez!

-¿Ma’ qué te pasa? ¿No lo sentís? ¿No tenés sangre? ¡Vibrá! ¡Vibrá!: ¡”Antes muerto que vencido”! ¡”Antes muerto que vencido”! ¡”Antes muerto que vencido”!

Eso le dice Mario, el Rulo (Gian Franco Pagliario) a Charlie (Carlos Monzón) en una escena memorable de Soñar Soñar (1976). Más o menos lo mismo podría gritar Ariel Minimal: tanto por su tozudez en mantenerse ajeno a los esquemas estructurales del rock (elección consciente o fatalidad del destino, es emblema de la producción independiente local y jamás se embanderó detrás de una corriente en boga o una fórmula cosecha-hits) como por su tendencia a escribir letras vitales que interpelan al oyente constantemente (“Vos no sabés mentir” es elocuente en este sentido). Y traigo a colación la película de Favio para comentar lo nuevo de Pez porque el noveno tema del nuevo disco de la banda se llama “Soñar Soñar” y no creo que sea descabellado encontrar en ese nombre una referencia directa a la mejor película de la historia del cine argentino.

Al igual que el tercero (de 1998), el nuevo disco de Pez se llama como la banda (fijate si serán complicados los muchachos que obligan al sindicato de críticos de rock a inventar sinónimos para no repetir a cada rato los mismos términos). Por su estilo musical podría haberse editado junto a El Porvenir (2009), conformando un disco doble. Muchos fundamentalistas de la “banda de culto” deben pensar que ahora, el chiste de la dirección del sitio web, es verdad: Pez Apesta. Se convirtieron en una banda de “punk adolescente” (como leí por ahí). ¿Pez es Smitten, es Blink 182?, se preguntan/nos preguntamos esos abominables seres de barba, bolsos cruzados y olor a 1973. ¡Horror!: ya no hay canciones que duren seis minutos, ni zapadas interminables, ni demasiados cambios de ritmo (no tantos como a nosotros nos gustaría), ni psicodelia folk, ni guiños progresivos o piazzollescos. Sin embargo eso no significa, como supondría el trillado manual del rock, que se hayan “vendido”, sino todo lo contrario: siguen haciendo lo que se les canta incluso cagándose en el fervor de su público que mayoritariamente le pide que vuelvan a reencarnar una y otra vez en Yes hasta momificarse.

En cuanto al contenido del disco, en sí, es muy complejo definir el tipo de música que hace Pez actualmente. Por momentos es punk rock melódico, en otros un hardcore hecho y derecho y en otros hard rock setentoso, casi en la misma línea que Divididos (exceptuando el costado folclórico y la parsimonia para editar discos) o Foo Fighters (a pesar de lo que se pueda prejuzgar son una gran banda; la entrega de Dave Grohl en vivo es un link directo a Minimal). Es el órgano y el piano eléctrico de Pepo Limeres el encargado de distorsionar los paradigmas estáticos-estéticos y cierta monotonía. Lo que se puede asegurar es que Pez es un disco para oír a todo volumen mientras empieza y termina cada media hora. Palo y a la bolsa porque además de que cabalgan a toda velocidad, los temas duran menos de tres minutos. Se diferencia de El Porvenir (un disco bueno pero bastante denso) en su efectividad: sólo una escucha basta para que “Latigazo”, “Las escondidas” o “Estableciendo comunicación” (tres temazos a la altura de lo mejor de la banda) se postulen a infaltables de los recitales junto a “Maldición” o “Desde el viento en la montaña hasta la espuma del mar” o “Último acto”. (Lo genial de Pez es que los clásicos no los pauta la rotación en una radio, sino la acogida de sus fans). Hacia el final, con “Suerte de plegaria” (“Y morir de amor/ debe ser mejor/ que quedar así/ seco bajo el sol”) se baja un cambio, lo demás es pura adrenalina punkie (“Cassette” incluso está plagada de referencias al género: Crass, TSOL, Cemento, Sentimiento) explicitada desde la fotografía de tapa y la semántica de los títulos: “¡Vamos!” (que incluye la frase que iba a denominar al disco: “Y todas esas cosas que nos esclavizan”), “Al tun tun” (el dogma de Fabián Casas), etc.

Cierro esta arbitraria reseña del disco de mi banda favorita con la letra de “Estableciendo comunicación”:

Detrás del muro donde el frío nace
se esconde un sitio digno de contemplación
ahí no somos más que otros animales
en el jardín de nadie creceré mejor
soy una flor salvaje y creceré mejor
Y si pudiera hacerte sentir lo que
estoy sintiendo exactamente ahora yo
verías el miedo y verías las ganas
de establecer comunicación…
Estableciendo comunicación

16 comentarios:

Leni dijo...

peeeeeeeez
está muy bueno
pero hoy
hoy sigue siendo el mejor

Anacoreta dijo...

Todavia no escuche el disco si bien escuche varios temas en vivo. No soy de los que celebran sus discos mas progresivos, aunque cuando los empece a escuchar andaban por esa etapa (Folclore). Creo que su mejor disco es "Hoy" lejos, por letras, melodias, produccion, porque Fabian Casas escribio varias de las letras, etc.
Es verdad que es loable que hagan siempre lo que se les canta el orto. Pero me molesta un poco esa onda tipo "punk adolecente". Igual entre tanta llanura, ¿qué nos queda si criticamos a Pez?

Hugo dijo...

Levantaron con respecto a "El Porvenir", es como que acá les salió mejor lo que quisieron hacer el año pasado.

Larga vida a Pez!

augusto dijo...

me quedé en "los orfebres" que por cierto tiene unas cuantas piezas inescuchables al final no se enojen barbudos de puan!!) así que celebro el giro sonoro(folklore fue el pico prog). Igualmente no escuché ni El Porvenir ni Pez 2010 o Pez II(?). Soy fan de hace tiempo y siempre les compré los discos pero taringa siempre está y van pasando los discos así que ya les voy a decir si me gustó el disco.

Saludos

Fede dijo...

Hoy lo escuché por 5º vez y definitivamente no me gustó. Igualmente me quedo tranquilo con algo: en los shows la siguen rompiendo.

Santiago Segura dijo...

Agrego a los grandes discos de Pez: Fragilinvencible.

Este lo escuché una sola vez, mucho no me dijo pero es apresurado juzgarlo aún y Pez siempre tarda en entrar. Ya veré que sucede en las próximas.

Eso sí: la tapa es bueníiiisima.

Flaco dijo...

Esta banda es quizas la unica banda actual que me hace mover la patita, y hacer el tipico movimiento de que estoy haciendo un solo para 100.000 personas en medio del colectivo...

Saludos

Julieta dijo...

me encantó,
me gustó más que El Porvenir,
otro equilibrio.
Estos peces,
son lo más.

El iconoclasta dijo...

No soy un gran fan de Pez, es mas, los he ido ver, casi mas veces que lo que he escuchado sus discos, y si hay algo con lo que coincido es que son sinonimo de libertad creativa, que comparten con los artistas que graban bajo el sello Azione Artigianale. Seguire el consejo de un par de amigos fundamentalistas de Pez, que me han descripto este disco como 'mas digerible' y le pegaré un par de escuchadas, hasta tanto vuelva FMM...

Saludos!

Anónimo dijo...

><((((º> ><((((º> ><((((º>

><((((º>

><((((º> ><((((º>

El post pezfecto! dicen.

Inmanente dijo...

epa, tu amado Minimal homenajea a esa bandita insignificante llamada "Pearl Jam" en "Vamos", como dije la mejor banda del planeta de los últimos 20 años

Diego dijo...

El sol detrás del sol sigue siendo mi favorito, pero en Los orfebres le dan una vuelta de tuerca que a mi me fascina. El porvenir me hizo acordar al primer disco, el causante de no conocer a Pez hasta Fragilinvencible. Saludos

Martín Zariello dijo...

Mencionar no es lo mismo que rendir homenaje, Inma, seguí participando. Qué sería de la vida de Eddie Vedder si no hubiese exisitido Kurt Cobain. Re mediocre Vedder, re.

Martín Zariello dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

...y qué sería de la vida de Pez sino hubiera existido Pescado rabioso? además la única coincidencia que hay con Vedder y Cobain es que ambos son oriundos de Seattle, por lo demás realizaron músicas totalmemte diferentes, lo del movimiento GRUNGE unificado con bandas tan disímiles como Pearl jam, Nirvana, Alice in chains y Soundgarden es un invento de las compañías discográficas.

Martín Zariello dijo...

Pescado Rabioso no existe. Spinetta es re mediocre, re.