lunes, 5 de abril de 2010

Sobre la miseria de la posesión, el amor, la música indie y Album, el disco de Girls

No hay peor desgracia que la de quien se cree el dueño de algo. Si estamos acá se supone que es para pasarnos la pelota entre todos, no para agarrarla en la esquina del banderín de córner y no largarla jamás. La experiencia indica que tener cualquier tipo de posesión te convierte en un esclavo inconsciente o un idiota. El tipo de clase media o media alta, atrapado en su arquetipo de “trabajador” con casa, auto, mujer e hijos (ése es el verdadero orden en su escala de valores), está convencido (y así lo manifiesta a los gritos en cualquier lugar) de que el gran problema del país es que venga un “negro de mierda” y le robe. Así de miserable es su visión del mundo y de ahí la tan mentada “inseguridad”, la creencia de que el problema no es que los demás no tengan nada, sino que nos quieran sacar lo que tenemos. Esto también puede trasladarse a experiencias cotidianas. Recuerdo hace algunos años asistir a un cumpleaños con una ex y sentir un ligero malestar: un flaco la estaba haciendo reír más que yo. Ver eso, para mi mente enferma de celos, fue prácticamente como si se la garcharan en frente mío (¡y ni me invitaran a participar!). Como buen escorpiano (no tengo la más puta idea de lo que es un “buen escorpiano” pero siempre quise decir que lo soy) yo consideraba a mi novia una posesión y ni siquiera cavilaba la posibilidad de que alguien que no fuera el imbécil que esto escribe la hiciera reír. Ahora bien, ¿se puede amar a alguien sin asimilarlo a una pertenencia? Se supone que de eso se trata el amor y si no es así estamos todos perdidos y condenados a ser esclavos del ego. Pero al mismo tiempo ¿cómo podría saberlo? y, a decir verdad, ése no es el tema de este texto.

Esta introducción que acaban de leer se vincula con la dinámica mental del ñato que escucha música indie. Si, si, señores, se relaciona, si, si, señores, de corazón (?). Démosle la bienvenida al “(?)”. Y si no hay relación, no se preocupen, amigos, ya se la vamos a inventar. Tampoco es muy complicado. Todos sabemos que quien “descubre” una banda desconocida (y alternativa a la dictadura casi siempre insoportable del rock comercial) siente un recelo importante cuando los demás la conocen. Nos cuesta reconocer que no formamos parte de un grupo de iluminados y somos iguales al resto. Por otro lado, siempre habrá alguien mucho pero mucho más esnob que nosotros, condenados a ser esnobs tardíos. En verdad la idea de que determinado tema o disco es nuestro es totalmente infantil: las buenas nuevas del indie siempre llegan a nuestros oídos (quédense tranquilos: podemos decir que los oídos son “nuestros” sin considerarnos miserables y capitalistas) deglutidas y metabolizadas críticamente por una sucesión inabarcable de oyentes. O sea que, aunque nos pensemos como abanderados de la novedad, siempre seremos el último orejón del tarro, la postrera pieza de la mamushka musical de la vida, el periférico golem borgeano esculpido por el Rabí a su vez modelado por un Dios improbable. Ya sé, me fui a la mierda. Punto y aparte.

Todo esto para decir que estoy escuchando muy seguido a una banda que vendría a ser lo último de lo último. O eso creía hasta que caí en la cuenta de que su disco está dando vueltas en la red desde hace por lo menos un año. Y me la hizo conocer una amiga con la que siempre discutimos de estos temas, tanto es así que por poco sólo le podemos pasar la música que nos intercambiamos a iniciados (gente que verdaderamente entienda del tema) y, antes de hacerlo, exigimos implícitamente que se nos reconozca en letra de molde por tamaño aporte a la Humanidad. ¿Qué le vamos a hacer?, somos así, pobres diablos arrojados a un mundo inescrutable, pero no le hacemos mal a nadie… Bueno, ella sí, pero yo no. La banda (si son un poco despiertos ya deben estar al tanto) se llama Girls y su disco debut Album (así de subversivos son estos engreídos pelilargos de San Francisco). La cuestión es que uno se prepara para darse la cabeza contra el típico y monótono hype de la semana (más si tenemos en cuenta las historias que se cuentan sobre Christopher Owens, el líder idéntico a Migue García, quien supuestamente escapó de una secta y a los 16 vivía en la calle hasta que fue rescatado por un millonario: ¿WTF?). Esa presunción estalla en mil pedazos cuando comienza a sonar el primer tema, “Lust for life”, irresistible y enormísima canción de dos putos minutos en los que se condensan toda la nostalgia del mundo. Y encima se puede bailar, porque más que suicidarse, uno tiene ganas de moverse cuando la escucha. Una guitarra que machaca sin mucha sutileza, una voz andrógina y una letra que dice:

Me gustaría tener un novio
Me gustaría tener un hombre
en mi vida amorosa
Me gustaría tener un padre
Y quizás entonces lo haría
con un resultado correcto
Pero ahora estoy loco
Estoy totalmente loco
Sí, estoy loco
Estoy jodido de la cabeza
Y tal vez si realmente trato
con todo mi corazón
Entonces podría comenzar
un nuevo amor contigo.

Después de estos versos queda claro que uno de los secretos del rock es pronunciar correctamente la palabra “crazy”. Cuando promedia el tema los descarados tiene el tupé de agregar unos coros a la Beach Boys y, hacia el final, ¡unas palmas! que obligan a sacarse el sombrero: ¡qué bien la hicieron, este tema lo escuché 777 veces en los últimos 40 años pero es genial! El video (todavía se hacen videos, increíble; incluso éste cuenta con varias versiones, una de ellas homo-porno, again: ¿WTF?) procesa tomas con una aparente super 8 mientras se suceden imágenes repletas de gente tan linda y con tanta onda que nos hace añorar la vida que nunca tendremos o tuvimos y el tiempo arrasó. El maleficio está hecho y todo podría terminar allí, con un one hit wonder divertido, pero Album tiene más para ofrecernos: baladas sesentonas al borde de la perfección (“Laura”, quizás menos evocativa pero mucho mejor en factura melódica que “Lust for life”), la hermosa “Ghost Mouth” (que recrea la tradición indie de robarle los golpes iniciales de batería a “Just Like Honey”), ensoñaciones noise soft como “Hellhole Ratrace”, “God damned”, una breve y adictiva composición acústica que también nos sonará de algún lado pero nunca sabremos exactamente de dónde. Por momentos el disco se desdibuja pero en otros alcanza a reflejar la fotografía exacta del instante en que se termina el verano y comienza el otoño.

“Sobre la miseria de la posesión, el amor, la música indie y Album, el disco de Girls”. Cuando usted vio ese título creyó que era un chiste, pero sí, lo hice otra vez, mezclé todo, lo batí y salió este esperpento. Muchas gracias.

25 comentarios:

Literario dijo...

a este lo post lo salva la gracia que tenés para escribir y lo hunde la sugerencia musical

Geraldinho dijo...

Me encanta el tema. De chico adherí a un sinfín de porquerías solo porque eran de culto y no las conocía ni el loro. Ahora también escucho cosas que casi nadie conoce, pero es que ahora, sacando a 10 bandas y 4 solistas, casi todo el rock es de culto, me parece.

Un postazo, muy buen esperpento, todos estos temas están relacionados y hay más, están por ejemplo los snobs políticos que son anarquistas solo porque ya nadie lo es. Y todo así.

Cine Braille dijo...

¡Uy, alguien que se acuerda de Migue García!

Billy dijo...

yo ya lo conocía.


(en busca del comment perfecto)

Inmanente dijo...

Cuanta amargura musical, por dios! te tiro un par de nombres del 2009 que no te van a gustar porque no destilan tanta snobeada pero que son infinitamente superiores a estas menudencias:

Doves - Kingdom Of Rust (2009)\
Florence And The Machine - Lungs (2009)\
Pearl Jam - Backspacer (2009)\
Yeah Yeah Yeahs - Its Blitz (2009)\

Martín Zariello dijo...

Florence and the Machine es tan esnob como Girls, como que yo la escuché.

En el 2003 cuando salieron, los Yeah Yeah Yeahs eran para esnobs.

Doves nunca me gustó.

Y lo de Pearl Jam es un chiste, no?

Inmanente dijo...

otra bandita nueva para oponerle a tanta malaria indie shoegaze
http://www.youtube.com/watch?v=p9akkn2hrgs

Leni dijo...

esnob tardía, la historia de mi vida
(?)
a mi el disco me suena más bien al paso del invierno a la primavera. está muy bueno, aunque hay un tema que me cae mal, big bad mean mother fucker.
y migue garcía, qué pasó con ese muchacho?

Hernán Galli dijo...

Cantaba Sting en "Si amas a alguien, déjalo libre": Everything we see we want to possess.

Me acuerdo que tenía once o doce años y no entendía nada. Lo que son los años.

Che, hay gente de clase media que ama a sus hijos por encima de todo, no estoy de acuerdo con la confirmada hipérbole!!

PD: Si tu novia se ríe más con otro, es un problemón. Te banco a muerte.

Saludos!!!!

Martín Zariello dijo...

Che, ahora que lo dicen es verdad, qué mierda pasó con Migue García? A pesar de que la mayoría de sus temas eran de Lucas Martí y que en vivo desafinaba de una forma fitopaezca (pero sin el otrora consabido talento del otrora consabido rosarino) y que, no sé, como que era y siempre será "el hijo de", a mí algunos temas me gustaban.

Sobre chistes y mujeres según Levrero, maestro del Universo:

"Las mujeres que se cierran a los chistes, es muy posible que también se cierren (de un modo o de otro) a la penetración sexual. “De un modo o de otro” quiere decir que se cierran tanto en el sentido de cerrar las piernas, como en el de no participar del acto sexual no acceder al orgasmo aunque las abran. Por eso no se ríen de los chistes. No porque no los entiendan, sino porque entienden demasiado. Me gusta, me gusta mi teoría".

No es lo más genial que leyeron en sus miserables vidas? Igual tampoco hay que ser muy fundamentalista, conozco a varias que se rieron de mis chistes que no me tocan ni con una rama a 3 metros. O sea que tampoco se puede generalizar en sentido contrario. Pero es muy problemático eso de los chistes, en el post no lo explico, pero demuestra que todo es efímero: se ríe de sus chistes, es decir que yo no soy único, es decir que pasado mañana se va con otro. Esa es la verdad de la milanesa. Igualmente, convengamos, Galli, que sostener estos argumentos puede ser perjudicial para la vida.

Inma: esos anti folkies son para un público más esnob que Juan Cruz Bordeu (qué es de la vida de JCB?).

Chau, chau, esnobes.

augusto dijo...

es necesario pegarle a la compleja clase media argentina para hablar del disco de un grupito indie de san francisco(!)?

Igual aclarás la dificultad de relacionar esas cosas. Sos un hueso duro de roer, corvino. Un abrazo.

musidora dijo...

muchas gracias por existir, a todas las personas que recomiendan discos buenos, pequeñas maravillas como esta
yo soy una quedada, cero curiosidad, pero tengo "gusto musical"

en fin, mis reverncias en letras de molde corvino

Ovejus dijo...

Si se vuelve un hit te busco y te arranco esos ojos enormes que tenés, y no me hagas quedar mal en tu blog porque soy más buena que Heidi (vos podrías ser Pedrito, todos lo saben (?)

volvox dijo...

Coincido en que si una banda, por más indie o lo-fi que intente ser, llega a nuestros oídos, ya es bastante conocida y causó mucho revuelo en la web (excepto que seas editor de Pitchfork o algo así)
Pero al contrario de lo que decís, cuando me empieza a gustar un disco trato de mostrarlo a otras personas, quiero que sea el nuevo disco favorito de alguien más...suerte que existe internet porque la mayoría de las veces fracaso!

Me gustó el disco de Girls, pero el que se lleva todos los aplausos del 2009 es el de Animal Collective sin dudas

Martín Zariello dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martín Zariello dijo...

Volvox: pero siempre termino recomendando. Mirá un post anterior (si tenés ganas, por supuesto)en el que más o menos digo lo mismo que vos: http://ilcorvino.blogspot.com/2010/02/musica-triste-para-escuchar-mientras-la.html

Lo bajé al de Animal Collective pero junto a otros 865, le daré su oída en breve.

Ovejus: calla, apestosa, calla, por dios (?). Agradecé que no te nombré directamente porque estuve a punto de linkear tu página de fans en facebook. Mu, ja, ja.

Musidora: el "gracias por existir" es mutuo.

Augusto: no, la verdad que no, pero ya que estamos (?).

Saludos, por favor no cambien, porque si cambian progresan y si progresan seguro que ya no leen este blog y obviamente por cada lector que tengo a mí me pagan 75 dólares (?). Chau, esnobes.

Julieta dijo...

me parece que hoy vuelve Juliet,
:)
una razón para seguir mirando Lost don Corvino.

respecto a las nuevas bandas, comparto con el señor volvox, cuando descubro una nueva o un disco hago todo lo posible para que todos lo que me conocen (?) lo escuchen, y después me agradezcan, claro.
No así con los libros, con ellos soy un poco más reservada.


Saludos :)

Santiago Segura dijo...

Aquí otro difusor que se emociona cuando encuentra gente que conoce lo que otros no (sean bandas nuevas o del año del orto). No los tengo a estos muchachos vivos y originales con los nombres, los voy a buscar.

Recomendado nacional (y que, sí, andan rondando ya por varios medios... ¡pero juro que los empecé a escuchar un mes antes de que empiecen a aparecer por todos lados! Jeje, creo que no suena creíble aunque sea verdad):

La Perla Irregular.

De afuera tengo mucho bajado y nada escuchado -el de Animal C. lo escuché una vez sola y no lo soporté, debería rechequar- aunque si no conocés The Silent League ya te los recomiendo (y a cualquiera que le guste las canciones delicadas y medio maracas. Ya tienen tres discos y son todos muy buenos).


Salud don Corvino.

Martín Zariello dijo...

Santiago: escribo para una revista de Baires comentarios de discos de bandas nuevas (Power Music). En el último número justamente sale mi comentario sobre el último disco de la Perla Irregular! Y ya había comentado el primero el año pasado. Son buenos. Otras dos bandas que conocí de esta forma y me gustaron: Superjet y Bare. Saludos.

volvox dijo...

Más que señor volvox, chica volvox!
Entendí la idea Martín, sólo era una observación: me pongo contenta cuando encuentro gente a la que le gustó una canción o un disco que me quedó en la cabeza..necesidad de sentimiento colectivo? Y la verdad es que, al menos por donde me muevo(facultad de ciencias, amigos oyentes de reggeaton o que no aceptan nada más nuevo que el rock modelo70) no hay demasiada curiosidad musical y quedás como bicho raro. Existe algún bar el Buenos Aires donde se animen un poco más con la música?? Todavía no lo encontré..

Y no le dejes pasar más tiempo al disco de Animal Collective porque lo merece ( y el último EP también). No estaba tan acostumbrada a ese sonido pero te rompe la cabeza

Saludos!

Inmanente dijo...

no te gusta PJ? ahora entiendo tanta abulia musical, es la mejor banda de rock de los últimos 20 años, y no me digas que el temita de los Slow Club no es adorable, nada que ver con la caricatura de los moldy peaches y demases

Anónimo dijo...

Corvino, nunca comento, pero pegale una escuchada a Backspacer qe es un gran gran disco! saludos
L.

Martín Zariello dijo...

Sólo quería irritar a Inmanente, Pearl Jam no me parece una banda mala.

Florazepam dijo...

Comentario snob y malvado: Cómo se nota que no hiciste la traducción vos Corvi.
Comentario Chino (para que te acuerdes uqe soy buena y no mala): a mi me encantó Girls.

Marco dijo...

Mierda!, cuando leí esto:
"Todos sabemos que quien “descubre” una banda desconocida (y alternativa a la dictadura casi siempre insoportable del rock comercial) siente un recelo importante cuando los demás la conocen.", me sentí plenamente identificado.
Es dificil escapar a esta cosa de la alteridad. Agregaría que uno incluso disfruta menos las mismas canciones cuando se vuelven masivas...
Como siempre digo, que una canción en particular sea linda o fea depende de muchos factores subjetivos no vinculados con el plano estrictamente musical...