martes, 26 de julio de 2011

Acerca de dos recitales en el Teatro Auditorium

Viernes 22 de julio. Kevin Johansen + The Nada + Liniers


¿A quién podría no gustarle? Kevin Johansen y Liniers realizan un espectáculo francamente ameno. ¿A quién podría no gustarle? Mientras el músico interpreta sus temas, el historietista, en un escritorio con cámara sobre el escenario, hace dibujos en vivo. ¿A quién podría no gustarle? Al final, los dibujos se tiran en forma de avión hacia el público. ¿A quién podría no gustarle? Las chicas se hacen pis encima por tener entre sus manos un original de Liniers. ¿A quién podría no gustarle? Liniers y Kevin interactúan entre tema y tema, hacen chistes y divierten a chicos y grandes. ¿A quién podría no gustarle? Más que recital es un show, entretenido, con Liniers haciendo las veces de rockstar, sex symbol, cantante y bailarín. ¿A quién podría no gustarle? Es la venganza de los losers. ¿A quién podría no gustarle? Que, paradójicamente, sólo pueden vengarse cuando ganan, lo que le quita un poco de gracia al asunto. ¿A quién podría no gustarle? Sube la hija de Kevin a cantar un tema. ¿A quién podría no gustarle? Todos hacemos un "Ah" de ternura. ¿A quién podría no gustarle? Los temas no corresponden a ningún género en particular, es música "desgenerada". ¿A quién podría no gustarle? Hay salsa, cumbia, bolero, rock-pop, electrónica en clave paródica, temas en inglés, spanglish y castellano. ¿A quién podría no gustarle? Lo necesario para que el público se quede completamente tranquilo con respecto a la apertura de su mente. ¿A quién podría no gustarle? Si dan ganas de llegar a casa y decir: "¡Mamá, escuché una cumbia!". ¿A quién podría no gustarle? O: "Papá, bailé arriba del escenario, no tengo prejuicios". ¿A quién podría no gustarle? Porque somos muy progres. ¿A quién podría no gustarle? Entonces vamos al Auditorium y nos declaramos en contra de la dictadura de las apariencias lookeados a la perfección ("Sos tan fashion"), afligidos ante la fetichización de la figura del Che cómodamente sentados en butacas de terciopelo ("Mc Guevara o Che Donalds") y dispuestos a tararear una cumbia siempre y cuando sea a miles de kilómetros de una bailanta. ¿A quién podría no gustarle? La contradicción de (en resumidas cuentas) estar en desacuerdo con un sistema pero formar parte de él, no es culpa de Kevin Johansen ni de Liniers, que son dos tipos muy talentosos. Pero en sus shows se nota mucho y es muy difícil no explicitarlo. Es casi como CQC en los 90’ (sospecho que nadie lo mira desde aquella perspectiva ahora o, directamente: sospecho que nadie lo mira). Sólo por eso vale la pena verlos en vivo: como ejercicio de autocrítica y cinismo posmoderno. ¿A quién podría no gustarle?


Domingo 24 de julio. Moris y Antonio Birabent


Intuyo que a la mayoría de los concurrentes del recital de Moris e hijo nos llevó la posibilidad de pronunciar en el porvenir (que es largo) la siguiente frase: "Yo vi a Moris en vivo". El resto estuvo compuesto por una suma considerable de jubilados que llegaron y se fueron en micros de transporte escolar. Los caminos del rock son insondables y es difícil explicar la trayectoria de Moris. Hay un disco suyo, 30 minutos de vida, que es indispensable para entender el rock argentino. Hay otro, Ciudad de guitarras callejeras, que hay que escuchar de vez en cuando. Después, a mediados de los 70', se fue a España y concibió un rock and roll clásico, anclado en los años 50' y demasiado anacrónico para una noche de domingo del 2011. Traía a Mar del Plata a los Birabent la presentación de un nuevo disco a dúo, Familia Canción. Todavía no salió, pero lo tocaron completo. Las canciones, que tienen mucho de tango y música ciudadana, dejaron una impresión más que aceptable. La temática suburbana permanente y lineal, que en otro artista hubiese sonado a monotonía, en Moris está justificada. Porque de alguna manera Moris (1942) es Dios o, más bien, una de sus tantas representaciones en la Tierra (siempre y cuando exista, dirán algunos: para el buen funcionamiento de este texto, supongamos que existe). Cuando interpreta en vivo "El oso", "Ayer nomás" o "Pato trabaja en una carnicería" uno siente que tal vez sería mejor verlo sentado con una guitarra acústica y no en plan showman, pero las reverberaciones emocionales de esas canciones son capaces de llenar cualquier vacío o traspié o quiebre de cadera. Antonio Birabent, por su parte y para desgracia de un fan que no dejó de reclamar, no tocó "A mi la lluvia". Say No Moris.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

no tocó "de nada sirve"? pufff

joaquín c. dijo...

creí haberme confundido de recital, cuando vi el aluvión del pami el domingo.

el hombre del reclamo era el tarpito de la salida, que lo dejaron pasar al igual que tanto vejestorio.

el peine de moris en su bolsillo trasero habla más que todo. anacrónico.

el de kevin bien podría llevar de subtítulo: "un show para toda la familia".

faltó jaime torres, martín.

Cine Braille dijo...

Quirúrgicos los dos comentarios.

Diego dijo...

Martín, perdón que vuelva al futbol pero es el tema del día. Lo dijiste hace varias semanas: si River se va a la B, todos a la B. Gran anticipo. ¿Grondona te leerá?

zequi dijo...

yo tambien vuelvo al fulbo
se percataron de q river descendio y nunca va a ascender?
es el descendido eterno..
el ultimo descendido
el nunca ascendido

no para de divertirme este asunto.. siempre surjen cosas nuevas q lo hacen cada vez mas increible

gracias por los ultimos discos de pez..

Anónimo dijo...

Scioli también va a votar por vos?

Anónimo dijo...

polemizá ex corBi!
qué es eso de que todos estamos en la b?
cómo es que del sel casi se queda con la gobernación de santa fe?
qué onda el novio de silvina luna que no le da una buenna chupada a esas tetas?

Santiago Segura dijo...

A Johansen no lo soporto casi, ni siquiera estoy seguro de si iría a verlo si me regalan la entrada y me llevan.
Lo de Moris e hijo puede resultar, siempre y cuando el padre no siga con sus delirios de música ambient -si no lo escucharon no se hagan drama- y el hijo se inspire bastante...


Che, estás creando fanáticos enfermos. Cuando escribís de fútbol te piden que escribas de "otra cosa". Y cuando, efectivamente, escribís de "otra cosa", te piden que hables de fútbol.

Tocá Muchacha Corvi!

Martín Zariello dijo...

Moris hace música ambient? Cómo es eso??? Qué??? Qué??? (era el blogger que se sorprendía demasiado: ?).

Anónimo dijo...

kevin johansen no te puede no gustar, es como si no te gustaran los cachorritos. Lo mismo con liniers, están blindados contra la critica de tan buenos que son....estan editados,palermizados, se deben hacer ajar la ropa por un equipo de productoras de moda de la Vanity fair...

¡¡qué par de boludos inofensivos, almas bellas con un ecumenismo hartante y bonachon!!

Son como un caramelo de ananabananafrutillafrutosrojosydulcedeleche

NADA glorificada y remasterizada, pero con la contra que si decís que no te gustan despertas sospechas.


Liniers....con su niñeria aprendida y ensayada, se rasca la cabeza y se desordena el pelo....y kevin que se autocalienta con su voz ronca de seductorrrrr de señoras y señoritas que estan solas pero que esperan a un trovador como el.

Ahhhhhhhh que duo de reboludos