domingo, 5 de febrero de 2012

La playa como un ajedrez

Finalmente Charly García tocó en Arena Beach. Se trató de un recital largamente anunciado pero que muchos creíamos irrealizable. Todavía hay gente en Pinamar esperando a Richard Ashcroft… Antes de ir al grano, quiero declararme impávido ante el estremecedor desconocimiento del público sobre el repertorio de Charly. ¿Tanto escándalo por la ley S.O.P.A y nadie se bajó la discografía completa de Charly García? ¿A dónde fueron a parar todos esos links de Megaupload? ¿A quién escuchan estos ñatos cuando están desorientados y no saben qué bondi hay que tomar (al 511 sube menos gente que en el 221)? Por lo menos el 80 por ciento del público no conocía "Instituciones" ni "Plateado sobre plateado" ni "Canción de dos por tres" ni "Piano Bar" ni "No te animás a despegar" ni las versiones instrumentales de "La grasa de las capitales" y "Tango en segunda". La diferencia que sentí con respecto a los Gran Rex de noviembre fue la que hay entre un partido de River o Boca y uno de la Selección. Fueron a ver al mito, que poco tiene que ver con la música. Se encontraron con un artista que ofreció un recital de dos horas y media, con un "setlist" que eludió los lugares comunes y llegó a momentos extraordinarios. Ver a Charly García tocando "Eiti Leda" mientras cae el sol no tiene precio. Incluso fue gratis. Al principio, el viento atentó contra el sonido de una banda bastante inusual (ensamble de cuerdas, bandoneón más dos guitarras, bajo, batería y teclados). Son los riesgos que se corren al llevar un show para Teatro a un espacio abierto en el que entran 40.000 personas (y la bandera de Libres del Sur, que provocó el vuelco hacia la derecha del 50 por ciento del público). Luego el viento se calmó en coordinación perfecta con una mejoría en la voz de Charly, que se soltó un poco más.


Antes del intervalo y la proyección de “Perro Andaluz”, Charly preguntó al público si conocían a Dalí. La respuesta de Arena Beach fue un “Si” instantáneo y general. “Público culto”, dijo Charly. Después el Negro García López tomó el micrófono para decir que era muy lindo estar frente a un “mar de gente”. “Un filósofo”, replicó Charly.


En el transcurso del show. En el camino de vuelta. En el colectivo. Había gente feliz, pero también se quejaban. Y no del sonido. O la elección de temas. Muchos fans le piden a Charly que viva en la oscuridad para que les ilumine la vida. Lo condenan a ser el reventado del poster mientras se comen un choripán. En un post bastante emblemático, Pablo Ramos cuenta que asistió a uno de los recitales del año pasado en el Gran Rex. De pronto se desploma en su butaca y está llorando. Le duele observar en lo que se ha convertido su ídolo. El relato es muy bueno y representa fielmente una de las sensaciones que puede causar ver a Charly después de “la venganza de Palito” (como dice Fabián Casas). Podría ingresar en la serie del ¿Ubi Sunt?, un tópico literario que se pregunta dónde mierda está todo lo que ya no existe. Termina así:


“Me fui luego de “No soy un extraño”, por la mitad del Show. Me fui con lágrimas en los ojos. Rogándole a Dios que él no se diera cuenta de nada, que no se le ocurriera nunca jamás mirarse en alguno de los videos capturados por los enceguecidos fans.


Adiós Charly, sos una de las personas más importantes de mi vida, y eso no lo va a cambiar ningún psiquiatra ni con un arsenal de perversos psico-fármacos”.


Sin dudas hubo una metamorfosis que puede causar incomodidad. Lo injusto es que el espejo retrospectivo sólo se utilice para escudriñar a Charly. Antes yo también lo hice, pero luego comprendí que tal vez a cualquiera que se mire en el pasado y se compare con quién es hoy, le den ganas de llorar. Esto no invalida ninguna crítica, sólo advierte que, actualmente, para ver a García hay que ser más realista que Balzac. No se pueden esperar milagros. ¿No tiene voz? Bueno, a no ser que el tiempo se detenga, con los años perderá más. ¿Parece un poco anestesiado? Probablemente sea el precio que tiene que pagar una persona que se tiró de un noveno piso. A partir de estas premisas (nada originales) se puede disfrutar mucho de esta versión de Charly. Concentrándose en los temas. En ciertas ocurrencias clásicas de su repentismo (musical y discursivo). En la buena noticia de que ese artista genial (a la altura de Lennon o Dylan) sea argentino y lo podamos disfrutar en nuestro propio idioma, en vivo y en directo.


Otro hit de la hinchada Say No More (es decir, quienes nacimos en los 80' y le hicimos el aguante durante los 90' y 2000) es que éste no es el "verdadero Charly". El verdadero llegaba 2 horas después de lo anunciado. El verdadero rompía instrumentos y equipos. El verdadero no se molestaba en cantar la letra de los temas. Coincido en algo: antes los shows de García contaban con la adrenalina de lo imprevisto. Eso que te hacía sentir parte de algo único y mirar a los desconocidos del público con cierta complicidad. Ojo, lo imprevisto, a veces, puede ser un gran bochorno. Pero sí, sin mediar palabras, advertíamos que lo que sucedía en esos conciertos caóticos era el rock. Sin embargo, intuyo que vimos muchas películas. Que idealizamos demasiado. El rock, entre otras cosas. El "verdadero Charly". No olvidemos que para alguien que lo vio en su esplendor ochentoso, el "verdadero Charly" difiere completamente del imaginario Say No More. Ese tipo con un brazalete y la cara plateada es tan desconocido para ellos como para nosotros el zombie que fue a Susana. Por otro lado, a quienes se pusieron nostálgicos les pregunto si hubiese estado tan bueno que Charly saliera a tocar dos horas después con 32 grados de temperatura…


En el pogo de Arena Beach había adolescentes. Al pasar junto a ellos, recordé sus caras. ¡Los conocía a todos! Éramos nosotros hace diez años. Extrañamos al viejo Charly. Extrañamos no estar tan cerca de los 30. El tiempo no pasa sólo para él.


21 comentarios:

Padre de los piojos... dijo...

Coincido en lo de aceptar al Charly de ahora, me paso hace un tiempo y disfrute mucho el recital. Lo que sí tambien pense, pero difiero de vos, es lo del público. Mas que ñatos desorientados, para mí es esperable que en un recital de verano, gratis en una playa haya una mayoría de curiosos e interesados que del público que sigue o conoce al artista.

Me volqué a la derecha y grité que bajen la bandera, pero me tapaba medio escenario je! Creo que vos estabas atrás mio? te iba a saludar pero no estaba seguro si eras vos

Gringoviejo dijo...

Bueno,veo que son jóvenes y es necesario aclarar algo: Charly no nació reventado,ni siquiera lo era en su juventud y cuando compuso sus mejores cosas.Basta ver cualquier video,no digo de Sui Generis en el que se lo verá como un tierno adolescente y lejos no es lo mejor de su carrera,si no de sus etapas posteriores(La Máquina,Seru Girán)y verán un tipo sano,equilibrado y muy creativo y vanguardista y ahí están sus grabaciones para comprobarlo.
El reviente es posterior,cuando la TV lo convirtió en un personaje pintoresco para las masas y eso casi lo termina destruyendo.Como es un gran talentoso A PESAR del reviente pudo seguir haciendo cosas de valor,pero no fue a causa del mismo como muchos quieren creer.Por suerte esquivó la parca que ya lo tenía agarrado de una pata y tenemos de vuelta al Charly lúcido y ubicado en tiempo y espacio que supimos conocer.Lo demás como bien decís es obra del maldito tiempo que no perdona a nadie,(a excepción de Blaglieto,claro, y algún otro/otra privilegiado por la genética).Saludos.

Cine Braille dijo...

La banda suena realmente muy bien, las intervenciones de Samalea en bandoneón le dan un color muy lindo y diferente a algunos temas (Canción de 2 x 3 sacaba lágrimas) y la voz de Charly... ya decepcionaba en vivo hace 30 años, nunca fue Elvis o Freddy Mercury. Y no me disgustó Rosario Ortega, a quien me parece que le cobran portación de apellido.
Es muy aguda tu observación de que Charly es un espejo de nuestra angustia por el paso del tiempo en nosotros mismos, y tengo malas noticias, Corvino: eso recién empieza.

Seba dijo...

‎2010s: Este no es Charly, es un tranquilo.
2000s: Este no es Charly, es un limado.
1990s: Este no es Charly, es un vendido.
1980s: Este no es Serú, es Charly.
1970(+)s: Este no es Sui, es Serú.
1970(-)s: Y este quién es?

Anónimo dijo...

lo mejor que hizo Charly García fue hacerle creer a un país entero que es un genio a la altura de Dylan o Lennon...

Desocupado mental en la era del blog dijo...

ENVIDIA

Hernán Galli dijo...

Para el anónimo mete púa: Técnicamente, musicalmente, charly le pasa un trapito a al gran Bob. Y en cuanto a complejidad lírica, en muchos casos le empata o le gana a Lennnon. Y Dylan y Lennon son enormes.

Parafraseándote, diría que Charly le demostró a un país que nacer en Argentina es suficiente para no poder ser admirado y catalogado como un Dylan o un Lennon, aún cuando juegan en el mismo nivel.

Un Spinetta inglés. Un Cerati noreteamericano.

Pero en fin, es lo bueno de vivr en esto que llaman "la periferia". Es genial, porque allá lejos no conocen al Flaco. Nosotros conocemos a todos.

Saludos no anónimos.

Anónimo dijo...

el problema es que García le robó mucho a Lennon y Dylan (especialmente al primero), no sólo en lo musical sino en la pose.

en cambio Spinetta sí es más que aquellos dos, como es más McCartney también, pasa que es "blando".

Anónimo dijo...

y eso que supuestamente demostró García ya lo había demostrado Spinetta 10 años antes, siempre antes.

pero todos saben cómo es el imperio, cuál es el problema?

Anónimo dijo...

Idiotas, idiotas!! Lennon es Newton en el siglo 17, Charly es un arquitecto en el siglo 20 que construye un puente incorrectamente, se cae todo y dice: aja!.

Buffer

Anónimo dijo...

Privé es Clics Modernos tres años después y mal hecho!!!!!!!!

Hugo dijo...

Si te toca EitiLeda no podés pedirle nada más. Bah, con tdo lo hecho nadie puede edirle nada.

La generación "Download" por lo general baja las discografías de un saque, escucha una vez (con suerte) cada disco y listo, a bajar otra cosa.

Anónimo dijo...

pero Privé es una cagada, todos saben que los 80s no fueron lo mejor que le pasó a Spinetta. pero a los 19 años uno tenía una banda como Almendra mientras el otro mezclaba a Paul Simon con M. E. Walsh.

todo bien con Charly García igual, no tengo nada contra él, hasta tengo un amigo que es fan de Charly García, el hombre que siempre siguió las modas.

Anónimo dijo...

María Elena Walsh es mejor poeta que Spinetta.

Anónimo dijo...

lástima que estemos hablando de música...

julian dijo...

Si bien Privé de Spinetta no me gusta mucho no se olviden que en los 80 el flaco editó 4 discos más que son geniales (entre ellos están kamikaze y tester de violencia) sin contar los de spinetta jade.
charly en esa epoca también estaba en un momento brillante.. después de la última época de Serú y los discos solistas...
Todo esto a pesar de que a veces digamos que los 80 eran una época medio rara en la que había muchas cosas malas también.
Por otro lado el tema de Lennon.. tengamos en cuenta que los beatles llegaron primero y generaron algo que no podemos ignorar. Influyeron a toda una generación y eso pegó muy fuerte acá: eso es innegable.
Y Bob Dylan ni que hablar, el tipo arrancó mucho antes y tiene una carrera de puta madre.
Si bien es cierto lo de la periferia creo que hay artistas que son dificiles de superar pero a veces nos llegan mucho más nuestros artistas.
Es mi opinión.

Anónimo dijo...

Eso de tildar de envidioso a alguien que habla en contra de un personaje público es otro ridiculez muy común. Alguien le podría decir a Desocupado mental que le tiene envidia a Mouche, porque le da con un caño a cada rato.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

Mi mensaje de "envidia" iba dirigido a Martín, que vive en Mar del Plata y pudo ver a Charly gratarola. Obviamente iba con la mejor onda. No me prendí en la polémica.

Saludos!

Anónimo dijo...

Lo que es de argentinos es comparar a Charly con Lennon o Dylan.

Siempre comparar con otro de afuera, bien de argentino.

Con respecto a Charly, coincido con Gringo Viejo. Yo no lo vi en la epoca del reviente total, lo vi en 1979 y hasta Piano Bar. Copado Charly.

Lo unico que me saca de la version actual(comprendiendo todo lo que ha pasado, y la medicacion y todo eso) es esa media sonrisa permanente.

Pero son cosas mias.

Anónimo dijo...

y más vale boluudo! si hace Rock con quien queres que lo comparemos, con Guaraní, con Larralde, boludo! si los pumas dicen ser los mejores no los vamos a comparar con los All Blacks?, es rock! rock(rac)! entendes? batería, te suena?, concepto desarrollado por los negros norteamericanos, a ver si ahora hay que estudiar a Charly en las escuelas como muchos nostalgicos pseudo-rebeldes proponen...

Buffer

Tomás dijo...

ojala sea mentira.