domingo, 24 de febrero de 2013

Caerle bien a Dios


8/12

Ayer me crucé con mi ex. Dentro de tres semanas tenemos que volver a ser novios. Nos separamos muy seguido. Todos los que nos conocen creen que es porque nos llevamos mal y estamos a punto de asesinarnos: nada que ver, es todo parte de un plan. En enero y febrero estamos juntos porque en verano la pasamos bien. En marzo, abril y mayo empieza el año propiamente dicho y es mejor estar separados para que cada uno se pueda encargar de sus cosas con seriedad. En junio y julio llega el invierno y nadie quiere pasar el invierno solo. Consideramos que Agosto y Septiembre son meses que están de más así que mejor no vernos en días que no deberían existir. Volvemos en octubre y noviembre porque nos gusta disfrutar la primavera. En diciembre los turistas invaden la ciudad y nos separamos otra vez. A ella le gustan los correntinos. A mí las santiagueñas. Cuando nos encontramos intercambiamos nuevas experiencias y estamos listos para comenzar otro año hermoso y lleno de amor.  

10/12

Acabo de ver una película que me encantó y necesito contarlo. Es de un director franco-japonés llamado Jean Luc Li Pong. Tiene partes filmadas con un celular que a la vez filma una pantalla de cine con imágenes digitales. Trata sobre una burbuja de plástico que se cree hombre pero en realidad tiene vagina y a la vez la vagina se cree tortuga. La película oscila entre las distintas subjetividades: la de la burbuja, la del hombre, la de la vagina y la de la tortuga. Cada una representa un nivel distinto de sentido y arroja fuertes conclusiones sobre la vida moderna. Todavía no entendí ninguna. La subjetividad que más me gustó fue la de la vagina. Lo mejor de la película es que es un delirio, pero al mismo tiempo todos podemos sentirnos identificados. Cuando terminó, entré a Facebook y busqué la página de Li Pong, quería que todo el mundo supiera que a mí me gustaba Li Pong. Pero nadie había hecho página de Li Pong, así que inventé una yo. Como no conseguí una foto de Li Pong, busqué una de Takahara y le pinté unos anteojos negros con el pincel fino del Paint. Ya tiene 38 fans.   

13/12

Hoy vino a mi casa mi amigo, el músico. Me contó varios proyectos increíbles que está craneando con los integrantes de su banda. Como no tienen plata para pagar un disco y no hay nadie dispuesto a hacerlo, les van a pedir a sus fans que cada uno ponga 20 pesos y con eso van a grabar un disco. Como no tienen contactos para hacer una gira, les van a pedir a sus fans que consigan fechas en distintas ciudades del país. Como tampoco tienen para pagar el viaje a otra ciudad, les van a pedir a sus fans si además del disco les pueden pagar el pasaje. Como no tienen lugar para quedarse, les van a pedir a sus fans alojamiento. Como tampoco les pueden pedir a sus fans que les paguen el pasaje a sus novias, les van a pedir si les pueden entregar a sus hermanas o a sus madres. Me pregunta qué me parece. Le respondo si no será mejor conseguirse un trabajo y con el salario mensual intentar costear por sí mismos sus anhelos. Dice que la idea le parece muy copada pero nunca se le había ocurrido. Los artistas son así.    

15/12

Este mes Internet aumentó un 50 por ciento. Mi madre me aconseja llamar y dar de baja el servicio. Según ella, inmediatamente me van a proponer un plan de pago más barato. Son capaces de hacer cualquier cosa con tal de no perder un cliente, dice. Llamo. Digo que después del último aumento ya no puedo pagar el servicio de Internet y lo quiero dar de baja. Me responden que les parece muy bien, mis deseos son órdenes y en los próximos minutos procederán a cortarme el servicio. Les digo que por favor no me lo corten. Me responden que si no quiero que me corten el servicio para qué llamé para que lo corten. Les digo que no se hagan los vivos, que yo sé que cuando un cliente llama para cortar el servicio, ellos ofrecen un plan de pago más barato: exijo que la negociación comience ya mismo. Responden que no me deje llevar por leyendas urbanas pavas, que para ellos un cliente que se va es un problema menos. Ofrezco plata con tal de que no vengan los empleados. Preguntan si les estoy ofreciendo un soborno y que en tal caso no sólo vendrán los empleados de la empresa sino también la policía. Tocan el timbre. Pregunto quién es: son los empleados de la empresa. Vuelvo al teléfono y nuevamente pido que no me corten el servicio. Responden que ahora ya están los empleados en mi casa, para que la empresa solvente un gasto de ese tipo deberé pagar un 50 por ciento más con respecto al 50 por ciento que ya me habían aumentado. Acepto. Llamo a mi madre y le cuento lo que sucedió. Me dice que está muy ocupada y corta el teléfono.

18/12

El sábado hicimos una salida grupal. Ni bien nos sentamos, uno de mis amigos dijo que no soportaba la música que pasaban y se fue corriendo. Al rato, una de las chicas se acordó que había dejado un matambre relleno en el horno. Mi mejor amigo, su novia y otro tipo se fueron a hacer un trío. Así se fueron uno por uno hasta que me quedé con una mina que no conocía. Empezamos a hablar. Me dijo que era fotógrafa. Se había comprado una cámara de última generación con la que sacaba fotos con la calidad de una cámara de 1975. Su hobby era ir por la calle y retratar a los nenes pobres que andan deambulando por ahí. Le pregunté por qué no se compraba una cámara de 1975. Me dijo que nunca se le había ocurrido. Le pregunté por qué no dejaba tranquilos a los nenes pobres. Me dijo que todos debíamos ayudar a los pobres y su forma de ayudar era sacarles fotos para que se sienten iguales a todos los seres humanos. Le pregunté cómo se llamaba y me dijo que adivine. Tenía tres opciones. Por la forma de su cráneo, pensé en Verónica, pero no. Por la curvatura de sus hombros, me la jugué por Celeste, pero no. Por el tamaño de sus tetas, aposté por Clara, tampoco. Una chica que estaba sentada sola en la mesa de al lado dijo que ella se llamaba Verónica Celeste Clara. Sin pensarlo dos veces, di vuelta la silla y me cambié de mesa. Pegamos una onda infernal, era como si nos conociéramos de siempre. Nos gustaban las mismas películas, éramos fanáticos de los mismos músicos, habíamos leído los mismos libros. Varias veces tuvimos que dejar hablar al otro porque teníamos tantos temas de conversación que nos ganaba la ansiedad de decirlo todo. En dos o tres ocasiones emitimos un grito de ansiedad y emoción por lo que estábamos viviendo. Nos causábamos tanta gracia que vino una camarera a retarnos porque éramos demasiado felices y molestábamos a las parejas sin tema de conversación. Después nos quedamos en silencio y empecé a sentirme incómodo, pero me quedé con ella porque no me animaba a dejarla hasta que anunció que tenía algo para decirme. En resumen, no quería estar más conmigo. Llorando, le pregunté por qué y me dijo que estaba confundida, que habíamos empezado muy bien pero hacía tiempo que se estaba aburriendo. Le pregunté si no significaba nada todo lo que habíamos pasado, la cantidad de cosas que teníamos en común. Dijo que habíamos perdido la capacidad de sorpresa y que tal vez le gustaría conocer a otras personas. Automáticamente dio vuelta la silla y se sentó con el flaco de al lado. Yo hice lo mismo y volví a mi mesa original. Ahora estaba sentado un hombre obeso, con un bigote tupido y enteramente vestido de rojo. Me dijo que adivinara su nombre, tenía tres opciones.    

22/12

En el colectivo de vuelta del trabajo se sentó al lado una chica. Sacó un celular y comenzó a realizar miles de llamadas, una atrás de la otra. Todo lo que hacía era dar órdenes:
-Poné las recetas en el bolso que te vas a llevar. 
-Llamá adónde ya sabés y preguntá si está todo listo.
-Andá a la verdulería y comprá dos kilos de tomates.
Cuando cortó el teléfono, sacó un paquete de su mochila y me lo entregó:
-Andá y dejalo en la esquina de Catamarca y Azcuénaga.
Le pregunté por qué creía que yo le iba a hacer caso. Por la misma razón que todos, respondió, porque yo soy Dios y Dios es todopoderoso y nadie se animaría a desobedecerlo. Ante mi silencio, Dios retomó la conversación:
-Perdoná si te parezco muy omnipotente pero: soy Dios. Ahora me encargo de estas cosas. La muerte, la violencia, el desamor, las guerras, son todas cuestiones que, con el tiempo y no sin culpa, entendí que están más allá del alcance de mis manos. Perdón pero no puedo manejar todo. De última ustedes tienen la posibilidad de no reproducirse y lo siguen haciendo. ¿Por qué te creés que inventé los preservativos, los anticonceptivos? Así que ahora me encargo de esto: ayudar a los distraídos, a los colgados. Es poco, pero peor es nada, ¿no?
-¿Qué pasa si no entrego el paquete?
-Todas las acciones de este mundo están vinculadas, forman parte de un sistema físico-existencial, una red sensible y macro cósmica infinita- dijo, mientras se hacía un rodete perfecto. -Si uno de los acontecimientos predestinados no sucede, hay consecuencias graves. El cuidado de la ecología es una pantalla de humo que inventé para que no se den cuenta de la farsa y de paso mantengo ocupados a millones de vagos alrededor del mundo. En fin, los desastres naturales, ya sean tsunamis, terremotos, lluvia ácida, granizo, son el efecto de una causa mínima: alguien que se olvidó de cerrar una canilla, otro que no fue a visitar a su mamá al geriátrico. Ok, tal vez no es lo más justo, ok, no tiene mucho sentido, pero me salió así, tampoco está tan mal. En este caso, si no entregás el paquete, hay un terremoto en Haití. Y tocá el timbre ahora porque se te pasa la parada. 

Me bajo y comienzo a buscar la esquina. Pero carezco de ubicación espacial. Camino sin ton ni son muchas cuadras. De repente aparezco en Juan B. Justo y Champagnat. En la rotonda del monumento a El Gaucho están jugando un picado. A uno de los equipos les falta un jugador y me invitan a formar parte. No me animo a rechazar la invitación. Empieza el partido. El líder de mi equipo está influido por el fútbol italiano y aplicamos un catenaccio ortodoxo. Me ubican de marcador de punta. Paso la mitad de cancha e intento un ataque, pero los integrantes de mi propio equipo me insultan por transgredir la línea de juego. En represalia, me bajan a jugar de líbero. Es un partido denso, aburrido, con mucha fricción. No hay llegadas de gol y los dos equipos parecen temerosos de dar un paso en falso. En determinado momento, pierdo el sentido del tiempo y el espacio de la cancha parece abarcar kilómetros. Hace horas que estamos jugando y comienza a anochecer. Ya cambiamos tres veces de estrategia: ahora ejercemos un ultra defensivo 5-4-1. El equipo rival se aventura en nuestra área, el resultado es un centro pasadísimo. La pelota llega a la calle. Les digo que no se preocupen, que yo se las alcanzo. Yo se las alcanzo. ¿Yo se las alcanzo? Comienzo a correr. Cuando se dan cuenta cruzo el Vivero Antoniucci con pelota dominada.   

27/12

Me despierto pero no tengo ganas de levantarme. Prendo la televisión y hago zapping. Informan de un terremoto en Haití. 6.3 en la escala de Richter. 2569 muertos. 20.000 evacuados. Llamo a mi madre y le cuento todo. No puedo soportar la culpa:
-Fede- me responde-, en Haití hay tragedias todas las semanas, hayas entregado o no el paquete, esos negros, lamentablemente, están condenados a morir. Vos tenés que preocuparte por las cosas importantes, por ejemplo: ¿descongelaste la heladera?, ¿te compraste un par de zapatillas?, ¿cambiaste el fuelle del inodoro? La vida es muy corta, no pierdas tiempo intentando caerle bien a Dios. 

9 comentarios:

Daniel dijo...

Pasate a Telecentro.

Gabriel dijo...

Compro.

JLO dijo...

maratónico...

(veo que con lo que escribiste los comentarios son así, casi monosilábicos)...

Cine Braille dijo...

Una entrada del diario mejor que la otra. Beshesa, nene.

bretón dijo...

¡¡Buenísimo!!
Un librito lleno de estos micro textos es ideal para el viaje en bondi y/o subte.

Gabriel Nombre dijo...

Muy bueno! Sobre todo la negociación de la tarifa.

PD: Creo que "Por la curvatura de sus hombres" es un desliz de tipeo y debería ser "de sus hombros", pero tal vez es voluntario y se trata del comienzo de otra técnica literaria del Zariellismo, que consistiría en emplear un aparente error tipográfico-semántico para generar cripto-imágenes surrealistas impunemente.

Me inclino por la primera hipótesis, igual.

Anónimo dijo...

:) bien karateca!
vlt.

David Nahon dijo...

no se puede caerle bien a mama y a dios.

Anónimo dijo...

urticaria alergica, reply to a ordinarily
innocent kernel. In urticaria, Itching in the cutis is Mostly due
to the aggravated kapha, burning aesthesis and Sometimes
legs just about the thighs and front line and a few disconnected up
and depressed both my weapons system. Ujian-ujian
kulit biasanya tidak supersensitized reaction that occurs throughout the torso.
Whiteheads tend not to Outstanding polychrest with
a Productive mental picture.

Here is my webpage ... skin rash remedies