jueves, 7 de noviembre de 2013

Nuestro Vietnam



"El horror, el horror"- Cine Braille

Las segundas partes son malas, pero las remakes son peores. Ayer River perdió 3 a 1 con Lanús de local y quedó afuera de la Sudamericana, pero yo vi ese mismo partido, con diferentes jugadores y diferentes camisetas rivales, por lo menos cinco veces. Contra Boca en el 2004. Contra Caracas en el 2006. Contra San Lorenzo en el 2008. Cuando las cámaras enfocaron las caras de los jugadores a punto de salir por el túnel me di cuenta de todo: era el túnel, sí, ¡pero el de Sabato! Enfermedad, muerte, desamor, locura. En River hay de todo menos fútbol. 

Ramón Díaz ya no es una persona, es alguien que escuchó hablar de él en la tele y hace de sí mismo. En la semana se dedicó a lanzar frases provocadoras. Primero bardeó a Teo, después dijo que el resultado del partido medía la grandeza de River. Incluso cuando salió el equipo y se sentó en el banco, se le acercó un periodista y siguió diciendo que hay gente que no sabe lo que significa River. El objetivo de su pirotecnia verbal era intimidar a Lanús, pero el tiro le salió por la culata y terminó intimidando a sus propios jugadores. La conclusión es evidente: los que no saben qué es River son Menseguez, Fabro, Bottinelli y la mayor parte del plantel. El Mellizo Schelotto, paladín de la mala leche, en cambio, sabe perfectamente lo que es River, por eso ubicó en cancha tres delanteros y jugó de igual a igual en el Monumental. En ese sentido, Ramón dijo la verdad: el partido demostró que River ya no es grande. El tipo dice tantas estupideces que uno no sabe si es un genio o un tarado: hay que tener mucha imaginación para que se te ocurran semejantes barbaridades. Yo me inclino por lo segundo.

Hay hinchas de River que se ilusionan con que todavía tenemos oportunidades de entrar en la Libertadores 2014. Como están las cosas, yo preferiría no entrar.

Según reza una tradición futbolera, heredera de la cosmovisión cristiana, cuánto más sufre una persona por su equipo de fútbol, mejor hincha es. Es decir que si tu Club juega mal, se va al descenso, pierde los clásicos, pierde los partidos importantes, echa a un jugador exquisito que sólo mete goles de volea, aunque sea te queda la chance de romperla en el hábito de alentar caiga quien caiga. Debo confesarlo: luego de haber visto jugar a Francescoli, Ortega y Gallardo, no me interesa en los más mínimo ser un buen hincha. American Splendor cuenta la vida de Harvey Pekar, un artista norteamericano con una capacidad de observación radical, que llevó la historieta al máximo de refinamiento. En un momento de la película, Harvey se encuentra muy bajoneado y recuerda que todo el mundo dice que el sufrimiento ayuda a crecer, pero que en ese instante cambiaría su Máster en crecimiento por un poco de felicidad. Lo mismo podríamos decir todos los hinchas de River.


El cine nos hizo creer que la Guerra de Vietnam fue glamorosa y estuvo llena de rock and roll, sexo y marihuana cuando en realidad fue un evento sórdido con una cantidad pavorosa de muertos. Los medios propagan la idea de que en el fondo de la debacle del fútbol hay épica y coraje. Eso es mentira. En la debacle del fútbol hay millones de personas anónimas y aplastadas por la rutina que proyectan sus miserias en tipos llamados Riquelme o Lanzini. La épica y el coraje no se demuestran en tercera persona. El épico fue Maradona jugando con el tobillo destrozado, no los espectadores que lo vieron desde sus casas. La imagen del plateísta con la mirada perdida y mordiéndose los labios para no llorar, las cartas lacrimógenas de los hijos a sus padres que los hicieron de Independiente en la época de Bochini, sólo son la canonización de una estética anclada en el Pasado, totalmente negativa para la vida. Como dijo el poeta: Que suba lo que crece/ Lo que se aparta, aparte/ Lo que vino, se encuentre/ Lo que se fue, se vaya. Aquí voy yo.    

11 comentarios:

Billy dijo...

Cuál fue peor, la vuelta de Ramón Diaz o la de Bianchi?

Martín dijo...

Magia y lucidez. Importante que seas de River, pero trasciende sin problemas.

Billy: Bianchi fue de menor a mayor. Lo de Ramón está sucediendo al revés. Hacé cuentas (?)

Anónimo dijo...

Ramón (como alguna vez señaló Fabián Casas al hablar del Indio Solari en su libro Ensayos Bonsai) "emite cheques con la lengua que el culo no puede pagar".

Say no more.

Cine Braille dijo...

Disiento: el partido con Boca del 2004 no fue como anoche. Fue un partido peleado y parejísimo con dos equipos que no se sacaban ventaja, que lo empieza a encarrilar un Lucho González descomunal (que ese día hasta pareció que tenía garra) y que perdemos por el canto de una uña, el penal que Abbondanzieri le ataja a Maxi López de Nara. Ojalá tuviéramos a la mitad de los jugadores que estaban ese día.
Si la literatura fantástica puede resumirse en "lo familiar que deja de serlo", entonces el destino de River Siglo XXI es un destino fantástico, como el de Gregorio Samsa que despierta convertido en cucaracha. El día del 2-2 con San Lorenzo (bah, casi contra un doble de River, Ramón Díaz, D'Alessandro, Tula, Placente) River se convirtió en Racing. Por lo pronto, ya se fue al descenso y los empleados del club tuvieron que hacer un paro para cobrar el sueldo de agosto.
Saludos y suerte en la presentación del libro

Billy dijo...

Martin: si de menor a mayor fue Bianchi, pero tiene a Riquelme en cancha, según el relato del fútbol argentino (metele) ya deberían tener dos intercontinentales más.

corvino! en su momento habías hecho una crónica del 2 a 2 river-sanloré? no me acuerdo y me da paja buscar. ese día fue lo máximo de libertadores que tuve como hincha de san lorenzo.

Corvino dijo...

Los hinchas de Racing nos hablan de igual a igual.

Cine: tenés razón en lo del partido con Boca, lo mismo puede decirse de una semifinal con San Pablo (creo en el 2005 o 03, no lo sé).

Billy: Lo pedís lo tenés. Ahí ya anunciaba el descenso y decía frases como "No se puede salir campeón con un técnico yuppie" (?): http://ilcorvino.blogspot.com.ar/2008/05/si-les-echaban-11-capaz-que-ganbamos.html

Creo que tanto a Bianchi como a Ramón les va como el orto, pero Boca tiene mucho mejor equipo que River.

Saludos a todos.

Hanoi dijo...

Si el hincha de River piensa que el riojano que maneja 23 palabras (quizás 24) es la solución, estamos mal. Si el hincha de River piensa que tiene que volver a River un jugador de casi cuarenta años que jugó toda su vida en Juventus, estamos mal. Si el hincha de River le echa la culpa a los jugadores, estamos mal.

El problema ES EL HINCHA, ¿no se dan cuenta? No saben lo que quieren, son los mismos que quemaron el Monumental y pedían por Ramón… El hincha de boca, con toda su brutalidad innata, es más consciente que nosotros (en su momento se interesaron por contratar a Martino, la tenían clara). ¡En Newell’s hasta hace poco idolatraban a Caruso Lombardi y votaban por López! Antes de que explotara todo apareció el Tata y todo cambió, pero fue de casualidad.

PD: Excelente la foto de inicio, que nos recuerda que el riojano no se retiró en River sino en Japón ($).

Nicolás Albrieu dijo...

me parece que lo de River no es un problema de el técnico o algunos jugadores: viene todo mal hace rato. Digo: en el post sobre la derrota del 2008 decís "no se puede salir campeón con un técnico yuppie", pero ese mismo tipo salió campeón de la Europa League con el Atlético y ahora esta haciendo un torneo increíble compitiendo de igual a igual con el barcelona.

Gatubela dijo...

viste el gol del 13B
no fue de volea, fue de cabeza a lo Palermo. Hago la analogía porque vos sos una ballina media bostera, lamentablemente.-

Corvino dijo...

Aunque Simeone salga campeón de la Copa Intergaláctica a mí me va a seguir pareciendo un hombre que arruina la Historia. Saludos.

Billy dijo...

aquel post también decía "Dentro de una década, cuando River finalmente se vaya al descenso, vamos a recordar estos tiempos como el principio del fin."

!!