miércoles, 13 de noviembre de 2013

¿Quién le teme a Justin Bieber?


Donde comienza el fenómeno Justin Bieber termina mi sensibilidad pop. Carezco de mecanismos de interpretación para entenderlo. Intuyo que a varios les debe suceder lo mismo. O sea que Justin es uno de esos artefactos del entretenimiento que nos paralizan intelectualmente: no sólo no nos gusta, tampoco lo podemos criticar. Intenté escuchar algunos de sus temas y no pude pasar uno entero: no resultan mucho peores que los de Catupecu Machu. Dicen que la ignorancia genera violencia. Buena parte de la ola de agresividad que provocó el paso de la mega estrella por la Argentina debe haber sido causada por la ignorancia. Por estar delante de algo que no entendemos, que no nos pertenece y que, sobre todo, no nos necesita.

Este año, editorial Caja Negra publicó Para una autopsia de la vida cotidiana, un libro adictivo que compila cuatro entrevistas a James Ballard. Ballard empezó escribiendo libros de ciencia ficción en los 60 y cuando murió, en el 2009, ya había visto suceder muchas de las pesadillas distópicas que él mismo había craneado. La carga profética de sus intervenciones culturales es tal que se lo reconoce más por su pensamiento que por sus novelas. En uno de esos diálogos (1991), Ballard dice que Madonna le parece "algo totalmente fabricado". La diferencia con los Beatles no es musical: reside en el hecho de que, según su punto de vista, a los artistas surgidos en los 60 todavía se los podía imaginar en la vida real ("los Beatles sonreían, hacían chistes y fumaban cigarrillos fuera del escenario") y Madonna daba la impresión de no existir fuera de la pantalla ("es difícil imaginar a la Madonna "real", si tal cosa existe"). La sensación predominante que muchos tenemos al ver a Justin, justamente, es que carece de realidad, que se le notan demasiado los hilos que manejan su carrera. Incluso sus temas son armados en base a un enorme dream team de productores y escritores de canciones (nunca vi tantos créditos para la autoría de un solo tema). Del otro lado de la vereda, podríamos decir dos cosas: 
1) Treinta años después de su aparición, Madonna ha sido asimilada como un emblema de la música y comparte el mismo plano simbólico que Jagger o Janis Joplin;
2) Que Justin no componga (excepto unos pocos temas y con ayuda) tampoco debería ser algo decisivo: mientras Ignacio Copani siempre firmó sus letras y melodías, tanto Dylan como los Stones y los Beatles comenzaron haciendo covers.

Justin se mandó dos macanas. Por un lado, se fue antes de que termine el último de sus dos recitales. Por otro, pasó el trapo con una bandera (o camiseta) argentina. Si esos dos hechos hubiesen sido realizados por un rockero se los habría reconfigurado como gestos clásicos del género. ¿Qué más rockero que terminar un recital antes de la hora planeada? ¿Qué más rockero que cagarse en la bandera del país que visitás y te hace un poco más millonario de lo que eras? Además: ¿nadie se puso a pensar que Justin no debe tener la más puta idea de cuáles son los colores que eligió Belgrano para representar a este bendito país? Cuando Justin todavía no había nacido, mis mayores me decían que Axl Rose era malo porque había quemado una bandera argentina.

Otros se escandalizan por los precios de las entradas. La realidad propone y Justin Bieber dispone. Si hay algo que me cae bien de tipos como Justin es que queda claro desde un principio que lo que hace es un negocio que multiplica los dólares como Jesús los panes y los peces. Calle 13 es mucho más decepcionante: además de cobrar cara la entrada, te hacen creer que lo suyo no es una forma de ganar guita, sino un plan maestro para cambiar el mundo. Y no sé qué pensarán ustedes, pero el mundo no cambió y ya van varios discos.

Los adolescentes de clase alta se transforman en militantes porque se sienten culpables de ser los hijos de quienes explotan a las masas que pretenden representar. Muchos de los fans de Justin Bieber pertenecen a esa misma clase, pero no sienten culpa, van derecho al grano de su deseo y le piden a sus padres 1200 mangos para estar cerca de su ídolo. Justin les calienta o quieren ser como él o lo quieren secuestrar para vender las uñas de sus dedos en Mercado Libre. Vaya uno a saber. Ahora son fusilados mediáticamente por cadena nacional. Los acusan por ser irresponsables (algunos faltaron a la Escuela para conseguir una entrada), inmaduros, tontos, hormonales. Básicamente les reprochan su adolescencia. A mí, personalmente, me hacen más ruido esos chicos geniales y soberbios que toman las escuelas progres de Capital. Me da la impresión que apurados por ser adultos, perdieron toda la inocencia y el humor. Como dijo el mismísimo Justin en un rapto de lucidez: "Ana Frank hubiese sido una belieber".         

34 comentarios:

Cine Braille dijo...

La idea de escribir algo en contra de Justin Bieber me parece escasamente estimulante. La idea de escribir algo a favor de Justin Bieber para ir en contra del sentido común predominante me parece todavía menos estimulante; no hay nada más sobrevalorado que la transgresión, gracias Chesterton por decirlo hace un siglo, y perdón Chesterton por tardar tanto en entenderlo.
Como diría Bilardo, para mí eh, para mí, habría que dejar de escribir posts acerca de temas cuyo vencimiento opera en 10 o 12 horas por al menos dos años. Pero a alguien que cita a Bilardo debería dársele menos pelota aún que al propio Bilardo. Que se murió hace décadas pero nadie se molestó en avisarle.
Un abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No me gusta su música, pero no está destinada para alguien como yo.
El tema es que tiene aliento para la vida disipada y la música, como si lo han mostrado tener los Rolling Stones. No puedo mencionar a Metallica que suspendieron un recital por cansancio. Aunque lo compensaron cuando lo dieron.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

Coincido con Cine Braille y agrego algo más: el post me recuerda a Fabián Casas cediendo a la tentación de escribir "contra el sentido común" y terminar "vindicando" a Ricardo Fort.
Los dejo, me voy a vindicar a Catalina Dlugui (?).

¡Te estás dejando manejar la agenda por Magnetto (?)!

Desocupado mental en la era del blog dijo...

PD: me parece muy bien que los pibes, a contrapelo de la cultura individualistaa consumista, militen en política y hagan actividades solidarias o sociales. Si luego lo hacen para expiar sus culpas, para tratar de colocarla, para combatir al aburrimiento, por puro altruismo o una mezcla de cosas que no caben en esta enciclopedia china que es mi clasificación, es otro tema.
Abrazo de gol!

Anónimo dijo...

"Básicamente, les reprochan su adolescencia"
Brillante.

Por cierto, yo soy de la época (?) en que Kiss no vino a la Argentina gracias a la amenaza del comando Giacchino, cuando se decía que mataban pollitos y que su nombre eran las iniciales de Reyes Imperiales al Servicio de Satán (sic).

Cambia, mucho cambia.

Cine Braille dijo...

El otro día leí, medio en broma, que al demoler el hotel y mandarse una actuación interruptus por culpa de una resaca padre, Justin Bieber era más rock que el rock. Miley Cyrus fue a recibir un premio por TV y lo hizo fumando un porro. Me parece que se sacaron las conclusiones equivocadas: estos dos inventos de la línea del montaje del pop adolescente no son más auténticos que el rock por traficar con transgresiones de manual que a los Beatles ya aburrían en 1966, lo que pasa es que las transgresiones de manual se gastaron de modo terminal y hoy, 2013, no significan un carajo. Todo lo que aprendimos al respecto en Cerdos y Peces, Pergolini, Expreso Imaginario o lo que fuere hay que tirarlo a la basura, caducó. ¿Reivindicar el porro en 2013, signo de valentía, de transgresión, de algo? ¿En 2013?
La cita a Chesterton viene a cuento porque, hace cien años, lo piola en Inglaterra era ser espíritista, o ateo, o cualquier cosa menos cristiano, y Chesterton no sólo siguió siendo cristiano, sino que pasó del anglicanismo a una versión cristiana todavía más retrógrada y fuera de sync, el catolicismo (¡en Inglaterra, donde los católicos son cuatro, contando a Graham Greene y la familia de Paul McCartney!). Si Chesterton era sincero en esa conversión, mis mayores respetos; si no lo era y en realidad le estaba tomando el pelo a la época, mi mayor admiración.
A lo mejor el gesto más valiente, hoy, es gustar de un tipo que se limita a cantar y tocar bien sin levantar una bandera, es negarse a postular una jihad iconoclasta contra la generación previa cuando uno cree que está integrada por artistas valiosos, es votar a los partidos que gobiernan porque uno sinceramente cree que son los que mejor pueden hacerse cargo de los problemas, es hacer bien tu trabajo en un ambiente laboral en que todos hacen lo mínimo indispensable. En todo eso, uno está más bien solo, y contra el sentido común predominante. La transgresión profesional es lo más careta que hay.
Saludos, espero que las aclaraciones no oscurezcan todavía más, muy bueno el programa (?).

cacho dijo...

es que el transgresor no va en contra del "sentido común". justamente la transgresión es lo común hoy.
años atras la diferencia era condenada y atacada por el poder y el cuerpo social. ser diferente era peligroso (Walsh, Haroldo Conti, Yupanqui, Borges inspector de gallineros...). hoy cualquier salame quiere ser rockero o escritor o aparecer en showmatch. la diferencia es la norma.

estos son los tiempos que corren...

Kariu dijo...

Siempre noto dos corrientes: evolución e involución. Según la evolución, vivimos más y mejor, avanzamos tecnológicamente, nos alimentamos con productos pensados para nutrirnos y recurrimos a las cirugías para vernos bien. La involución comprende la pobreza extrema, los efectos colaterales del capitalismo y la obesidad mórbida de los yankees que inundan las canchas de béisbol, entre varias otras cuestiones que no vienen al caso. La involución que hoy nos congrega es la de los ídolos. Comenzó por los muñecos prefabricados de la factoría Disney y terminó por transformarnos a todos en consumidores de mentiras. Lo que más me horroriza como señora bien, es pensar que ellos creen haber salido de ese submundo y por más video en bolas o gestos obscenos que hagan, son flojitos, no son capaces de bancarse una noche de descontrol como los verdaderos humanos de los 60' y 70' que se desnudaban para enfrentarse a la guerra y vivían el amor y las drogas con mayor libertad. Besos!!

Ricardo dijo...

Firmo al pie el segundo comentario de Cine Braille. Lo marketinero del rock difícilmente sirva hoy para ser rock.
Miley Cirus escandaliza por ser una ex chica Disney fumando porro, pero escandaliza a su ex público de las ciudades no costeras yanquis. Hoy su lavado y centrifugado de imagen se dirige a las adolescentes de las costas este y oeste fundamentalmente.
Justin Bieber tiene más hilos que el pacto De Narváez, Felipe Solá y Macri en 2009. Se le nota el marketing más que a Carrió cuando declara y, probablemente, sea un buen chico al que llevan de las narices para llenarse de oro. Si la indignación es por convalidar eso, me parece muy pobre en tipos como Rial et al., que hacen del consumismo la razón de su existencia (¿se calentarán porque ven a un producto mejor?). Al final Leo Fariña es uno de los grandes filósofos de nuestro tiempo: todos quieren ficción.

Salud.

Pelo dijo...

Al final, lo único que queremos es saber que opina el Diego de todo esto.

Martín dijo...

No sé si es justo comparar a Madonna con Bieber. Madonna te decía que era virgen antes de que Wanda naciera. Se casó fugazmente con un Sean Penn drogadicto y juergón. Se sacaba fotos en bolas. Que se yo. Bieber le canta a miles de pibitas virgas que tarde o temprano van a querer olvidarse de todo esto. Britney Spears, en cambio...

Elbio Lento dijo...

Le están dando muchas vueltas al asunto este, para mi el Juntin ese y los pendejos descerebrados que lo van a ver son todos putos, esa es la cosa. Tienen que volver el servicio militar y las amonestaciones, vas a ver como se terminan todas las pavadas esas.La junventú tiene que laburar para engrandar el país y no andar corriendo atrás de un mocoso malcriado que te viene a sacar la plata del país y encima ni cumple el horario.Los agarra Fidel Castro a esos y vas a ver como en seis meses cortando caña los pone en caja.

Anónimo dijo...

Britney Spears, en cambio, ¿qué?

Cuando Madonna le come la boca, también lo hace con Cristina Aguilera, pero la cámara llega a destiempo. Mirá el video.

Ricardo manda fruta cuando habla del marketing simil Carrió. Yo veo ese marketing en Calle 13 o en los que se ponen la camiseta de la selección: no en los que limpian el piso con ese trapo.

Y siempre hubo ídolos prefabricados, como Pat Boone o los Monkeys. Y siempre hubo virg*s aullantes, como el público de los Beatles o los Stones..

Anónimo dijo...

Lo que decía Casas de Madonna se aplica a Bieber y Miley Cyrus: no escandalizan a nadie. Pero tal vez representen eso que todos alguna vez vivimos: la adolescencia, las ganas de ser distinto, hacer lo que se te cante y mostrárselo al mundo. Ahora, criticar a una piba por ser una belieber se parece a nuestros viejos criticandonos hace añares por escuchar a un monton de rockeros drogones...

Anónimo dijo...

uno de tus peores posts en años, el Justin ese no tiene ninguna cualidad por la cual merezca ser defendido, es un pelotudazo con todas las letras; los Calle 13 (sin ser una banda que me guste muche) por lo menos tienen algunos temas que te incitan a pensar, lo de justin es totalmente vacio de contenido.

Corvino dijo...

1) El post no era a favor de Justin Bieber, era en contra de quienes lo critican.

2) Los posts de un blog son, generalmente, sobre hechos coyunturales, no admiten demasiada profundidad y pasan de moda a la semana. No le pidan peras al olmo.

3) El caso de Miley Cirus es distinto al de Justin Bieber. Lo que le pasó al niño acá fue un accidente, no se ve un sistema armado para que el chabón haga escándalos. Lo de Cirus es simplemente la puesta en escena de un relato en el que se quiere reproducir el ascenso y la caída de una estrella pop, al estilo Britney.

4) Calle 13 es una mierda. Y sí, te incitan a pensar que son una mierda. Calle 13 es como el/la tipo/a que se garcha a un/a persona y le promete que se va a casar y van a tener hijos y al final fue sólo un garche. Justin Bieber y toda la mierda pop es sexo de una noche explícito y acordado.

5) Cine, Desocupado: por favor, si me pueden prestar el sentidocomunómetro, se los agradecería.

Saludos amigos, aguante Justin.

no soporto a la gente dijo...

El de Calle 13 es tan idiota, o tan subestimador de su público, que una vez dijo: "No lo tienen que comprar al disco, lo pueden bajan por internet si quieren. Si lo quieren comprar, pues lo compran, pero si tienen que comprar pan, leche, huevo en la casa, pues no lo compren: compren pan, leche, huevo”.

Un tipo que viene a decirme, él, cuáles con mis prioridades... Uf...

Pero es tan sexy...
Será por lo sexy o por ese dicurso que tantas chicas mueren por él? Empezando por Sole Fandiño...

Más que aguante Justin, aguante las beliebers.

Anónimo dijo...

Sospecho:
1- Que el primer Braile tiene razón.
2- Que no vas a ser mas famoso por opinar boludeces sino por escribir los post que estamos acostumbrados y que te los publican porque son ferpectos.
3- Te estás haciendo el Asis y ese pasó de moda antes que Copani.
4- Lo de Anna Frank es lamentable.
5- La banalización del mal es un curro de psicólogos psicobolches antimarxistas que leen a Hanna Arendt.
6- Transgredir, lo que se dice transgredir, es romperle el culo al sistema Y salvando la distancia hay gente que lo intenta modestamente como Calle 13 que es furor en la Habana atrasada de hoy y otra gente como vos que los odia y no se lo quiere permitir por transgresores y por cierto y precario olor a zurdo.
7- Asumilo, sos facho. Asis tambien. Lo zurdo te aterra.

Con cariño compañero, abrazo camarada filocubano y amargo como culo de pepino, ojalá encuentres mas apodos geniales para este admirador de tu oficio mezcla de David Foster Wallace (tambien recopiado y pasado de moda) y Jorge Asis, el ferpecto reventado.
8- No me putees que ya te compré los dos libros y estoy ahorrando para el tercero.


JP

cacho dijo...

bueno, levantar el dedito contra los pibes que toman escuelas es bastante de derecha. no sé qué pensará Casas, que en algún momento tenía en su poder el derechómetro.

Anónimo dijo...

Yo creo que algunas cosas pasaron de moda, porque nunca fueron más que una moda.
Tomar las escuelas es una boludez vaciada de significado.

Todavía me estoy riendo de lo que significa transgredir para el filocubano (hay algo que atrase más que ser filocubano?).
Y que calle 13 quiere romperle el culo al sistema, jua jua jua jua.
Como dice el otro comment, bastante tiene con romperle el culo a la Fandiño, porque se coge a la Fandiño, no a una estudiante de Sociales con olor a zurdo, que es una mezcla de los mil puchos por días, algunos porros, pachuli y mugre de no bañarse, eso es el olor a zurdo.
Olor a eso y a naftalina, de lo viejo que huele.
Actualicen el discurso, amigos. Y las ideas.

No viene la revolución, ni con el FpV monopolizador mediático by Lázaro ni con los tres diputados del PO.
No viene.

Estoy aburrido dijo...

Hay un bloguero K, de esos que dicen "Clarín LTA", un tal Oscar Cuervo, casi únicamente conocido por haberse peleado con Lucas Carrasco, que dice en Twitter

Oscar Cuervo ‏@oscaracuervo 13h

Hay un bloguero llamado Il Corvino a quien le molestan los chicos que toman colegios.

Anónimo dijo...

Tenés un problemita con Calle 13, estás diciendo que es una mierda desde que eras chiquitito. Me obligás al diminutivito.
Hablas mal de Calle 13 hasta cuando estás dedicándote a Orteguita.
Para mi que los negritos te calientan.
Es significativamente coincidente que califiques de "mierda" a Calle 13, cuando nunca escribís sobre música (porque posiblemente su música esté mal hecha y merecería una buena crítica )y que siempre, dentro o fuera de contexto, califiques de soberbia mierda a Calle 13 durante algunos de los shows que los puertorriqueños hicieron contra el sistema que los vió nacer como "Estado Asociado" de EEUU y fueron a Cuba y criticaron su propia condición de cautivos culturales y pidieron por la libertad de los 5 y cantaron en la Venezuela de Chávez y en la Argentina de Néstor, criticaron mundialmente al ALCA (Eso lo debés conocer porque también ocurrió en tu pago chico) y colaboran con los festivales por los Derecho Humanos lo cual reitera y amplifica tu ira lanatera.
Porque defender los DDHH no es un disvalor ni un empate ni un diptongo; revolver la mierda es una tarea revolucionaria de gente que valora la memoria colectiva y no la vá a dejar "pasar de moda".
Ojalá nunca te enseñen como se te mancha el alma cuando hay olor a facho; es la peor manera de darse cuenta.
Esto no dura 10 dias ni 10 minutos, porque transcurra en un blog; es la historia de las ideas que un día vas a desear publicar porque sos un gran escritor y que a pesar de la dialéctica y de la estrategia, no pasan nunca de moda.
Vos debes creer como Casas, que se puede ser un gran artista y al mismo tiempo una mala persona, o peor aún, que una cosa es condición de la otra, o peor aún más, que para hacerse artista primero hay que hacerse fama de mala persona; yo no.

No sabés cómo me cago de risa cuando confesas tu pasión por Asís y Calamaro; un minuto de mi atraso filocubano vale más que un siglo del atraso de esos dos.

Saludos JP

Anónimo dijo...

uh, los fachos de izquierda...

puaj

Corvino dijo...

JP estás un poquito agresivo me parece.

Anónimo dijo...

Corvino, no vengas con el cuento de que ahora los posts son pasatistas, cuando después sacas un libro con tus posts!

Corvino dijo...

Y eso qué tiene que ver? Vos leíste el libro? Te parece que es atemporal, que esta fuera de esta época y se proyecta al infinito? Lo único que digo es que en mi experiencia como bloguero te puedo decir que no hay nada más bloguero que escribir sobre las pelotudeces que le pasan a Justin Bieber. Saludos.

Anónimo dijo...

Loco, le está señalando el miembro

jorge pérez dijo...

Mi última opinión fué la de las 08,56 hs después me fuí a la cancha de Quilmes y volví más agresivo que nunca.

Martin querido, esa agresividad en realidad apuntaba al anónimo de las 01,34 que sospecho que sos vos mismo o un copista, además me faltaba el clona.
Como buen "facho" de izquierda soy demasiado agresivo, sobre todo cuando agreden a las víctimas con la banalización de los DDHH y el culto bloguero a la personalidad de un verdadero fascista-nacionalista y católico de derecha - como Asis, que es mucho peor que Neustad y Firmenich juntos, porque actua desde la piel del camaleón.

Después de tu reto por agresivo no contesté nada hasta ahora y lo que aparece como anónimo sin JP no es mio. Yo siempre firmo JP porque vos sabés que no tengo cta. de Google y no me gusta utilizar la de mi hijo para no embarrarle la cancha.

Yo si leí tus libros (Mi hijo y sus amistades te leen, afanan y comentan tus libros por mi), que por temporales no están condenados a pasatistas; y con migo no te hagás el olmo.

Algún dí hay que darse cuenta que los Reyes Magos no son Casas.

Abrazo militante del facho de izquiera, filocubano, culo de pepino, Stalinista ligero y gran lector de tu obra.

JP
(Jorge Pérez, nacido el mismo día del mismo año que Carlos García y nunca me dedicaste ninguna de tus genialidades "pasatistas")

Anónimo dijo...

Ves boludo que estoy viejo, esa foto que salió en el comentario anterior no es mia, es de mi inocente hijito, por favor no lo hagan nada, es un inocente; el malo soy yo, un atrasado filocubano y facho de izquierda que se olvidó de ponerle el puntito a "anónimo". Qué boludo!!!.
JP

Anónimo dijo...

Tengo un amigo como JP, una gran persona. Trabaja ayudando a los pibes en una villa de Rosario, y siempre me acusa (a mi y a todos) de ser facho. Esa intolerancia le nace de su indignación diaria contra las injusticias de gente como nosotros que todos los días ayuda a reproducir un sistema injusto y desigual, o por lo menos es lo que yo veo. Para mí tipos como casas o el corvino laburan para que esas cosas salgan a la luz, luchan contra los lugares comunes mucho más que artistas como Calle 13 que dicen pelear contra el sistema mientras te cobran 300 mangos para escucharlos decir que hay que cambiar la realidad, como decía Rimbaud (o algo así escribió Casas). Por ahí ser facho es ser esceptico...

cacho dijo...

si escribís desde el prejuicio y la ignorancia algo que te pone a la par de Eduardo Feinmann difícilmente estés luchando contra los lugares comunes.

Lev Zimneirtunkilsky dijo...

los últimos dos párrafos, son de verdad o es chiste ???

cacho dijo...

http://weblogs.clarin.com/podeti/2013/11/20/yo_contra_los_antiprogres/

Stanley Pocino dijo...

los que defienden a los chorros de calle 13 son la peste

seguro alguno de los defensores esos tiene rastas y es de boca y peronista (para completrla)