miércoles, 29 de enero de 2014

Estos muchachos ya aburren


Una de las impresiones que tenía cada vez que alguien agitaba la bandera de Escándalo americano era la incertidumbre de no saber cómo el director de un bodrio como El lado luminoso de la vida ahora se había convertido en el mejor hombre jamás visto en la Tierra. Ayer vi Escándalo americano y entendí perfectamente lo que pasaba: Escándalo americano es una película con excelentes actuaciones, pero no es, ni por asomo, una gran película. 

Llegará el momento en que los directores de cine deberán dejar de abusar de las bandas de sonido. Me recuerdan a esos compañeros de facultad que cuando hacían un trabajo práctico malísimo elaboraban una carátula genial para que el profesor se pierda por la tangente de la pirotecnia visual. El problema es que nunca en los putos años que estuve en la facultad ningún profesor pidió que un trabajo práctico tuviese una carátula vistosa, sólo eran los datos, el número de matrícula y a otra cosa mariposa. Escándalo americano, como los textos adosados a esas hermosas carátulas, parece una película adosada a una perfecta banda de sonido que, por otro lado, cae en todos los excesos que existen desde Forrest Gump para acá. Después de Escándalo David O. Russell pasa a formar parte del gran panteón de directores que más que usar canciones, por poco apuestan todo a que el espectador se identifique con una vieja melodía y crea que está ante una escena memorable. Cameron Crowe y Sofia Coppola saben de qué hablamos.

¿No les parece que en muchas ocasiones escuchamos discos, vemos películas o leemos libros y antes de zambullirnos en las profundidades de esas obras ya sabemos lo que tenemos que decir? Yo empecé a ver Escándalo americano como si estuviese en el Louvre mirando la fucking Mona Lisa. Qué sonrisa, qué obra de arte, qué belleza, qué mierda es esto. Puede que este cuadro sea genial, puede que en verdad yo, en esta realidad alternativa y dirigida en la que me traslado a ciudades en las que nunca estaré, me tenga que cagar encima frente a la Mona Lisa pero teniendo en cuenta que antes de que yo naciera, mucho antes, exactamente desde hace 500 años, todo el mundo sabe, sin siquiera pensarlo, que La Mona Lisa es lo más grande que hubo sobre la Tierra, puede que mi impresión sobre ese cuadro esté, cómo decirlo, un tanto determinada y mediada y formateada por un contexto llamado Historia de la Cultura de Occidente. Algo similar sucede con productos de consumo masivo y prestigioso. Como el último disco de Daft Punk y, por supuesto, Escándalo americano.

Lo mejor de la película es el contrapunto de Bradley Cooper, otro agente del FBI indigente, y su jefe. No por Cooper (el actor más demagógico del momento, el hijo de puta actúa para la tribuna y nadie se da cuenta), sino por su jefe, interpretado por el comediante del momento Louis C.K. La película tiene otros grandes hits que terminan conformando una ensalada interesante, pero tampoco es la mejor que vas a probar en tu vida: el escote de Amy Adams, la actuación de Christian Bale (ahora en su etapa Maradona en Cuba), la actuación de Jennifer Lawrence y la recreación de la época (vestuario, accesorios, etc.) que, sumada a la banda de sonido setentosa, representan un universo muy puntual, lo que genera un nuevo punto de conflicto (que ya excede a la película en sí): en vez de seguir alimentando el mito del vintage cinematográfico con películas que constantemente quieren retrotraer el tiempo a los 60, 70 u 80, (no sólo con respecto al marco, sino a la forma en que están dirigidas y escritas), ¿no sería mejor ver películas de los 60, 70 y 80? ¿Qué es lo bueno de ver siempre la copia, el homenaje, la secuela atravesada por la idealización de la época? Yo si quiero escuchar a Los Redondos, pongo Oktubre, no un disco de Callejeros. Escándalo americano parece una de Scorsese pero lenta. ¿Y ese sentimentalismo barato, de novela de las cuatro de la tarde con triángulo amoroso? ¿A quién hay que reclamar?  

(No tengo nada en contra del escote de Amy Adams, ideológicamente me manifiesto a favor de ese escote, pero ¿no les parece que es un señuelo más propio de Sofovich que del gran David Oh! Russell? Esta película es un gran PERO, esta película es el auto que te quieren vender y desde afuera parece perfecto, con pocos kilómetros y aire acondicionado, pero poco a poco te das cuenta que está flojo de papeles y su dueño anterior era Marcos Di Palma). 

Como Lobo de Wall Street, Escándalo americano está "basada en hechos reales". O sea que lo que vemos es un reality en el que USA se flagela y nuevamente busca al héroe individual, al implacable deconstructor del sueño americano. El problema es que aun enfrentando al sistema y en off side ético (y estético), el estafador en cuestión todavía sigue defendiendo aquellos valores que hicieron grande al país: es el último romántico vivo y con su inteligencia es capaz de engañar al FBI, a los políticos y al público. Casi como Superman o Batman. Que alguien les avise a estos muchachos que ya aburren. 

16 comentarios:

Karina Ocampo dijo...

Quise escribir una crítica sobre esta película. Pero no podía. No podía porque la abandoné a la hora de empezada. Me parecía que era lenta, que te preparaba para algo que no pasaba. Tampoco son taaan buenas actuaciones.Bale con sus cambios físicos que Hollywood adora tanto ya me cansa. Las chicas con sus escotes no me motivan. Bradley Cooper hace de Bradley Cooper. Mi respuesta es un rotundo NO. Película sobrevalorada. Que los vestuarios son geniales y la música también? Claro, quién lo niega. Ponen hits. Es mérito suficiente ese? Para nada.
Mi hermana sí terminó de verla y me contó el final. Que aparece De Niro. O sea, no se juegan en nada.
Prefiero coger. O ver el Padrino.

Cine Braille dijo...

Lo que decís de la nostalgia por los 60, 70 u 80 es perfectamente aplicable al punk, que tiene un renacer por década, y la verdad nunca superaron a los Sex Pistols o a los Clash (que dejaron de ser punks medio enseguida) o a sus verdaderos papás, los Who.
Para escapar al contexto al juzgar una obra hay que tener 15 años, o tener un surtido de primos de 15 de años para usarlos de conejillos de Indias.
No vi Escándalo americano, gracias por salvarme de ella.
Saludos

Bea de Lanús dijo...

Qué alivio encontrar un reducto de "no adoradores" de esta película..TAN promocionada. Es como en un film de Hitchcock donde todos buscan llevar a la locura a alguien haciéndole creer una mentira elaborada.."El lado luminoso.." me dejó enojadísima, me suele pasar con las que son ponderadas y se les ve la hilacha desde la primera fila. Bradley Cooper buen actor? por favor!!! qué desvarío.Qué hay de Joaquin Phoenix entonces? (injustamente ignorado para los Oscars!) Con estos antecedentes no tenía taaantas expectativas, y adoso el comentario que hice en su momento: "Una clase de actuación.
Por qué? Sentí todo el tiempo que estaba en una clase donde los estudiantes de actuación querían impresionarme con sus caracterizaciones, vestuario, mohínes, música y el peso de sus nombres. Probablemente se lleve varios Oscars pero NO VI UNA BUENA PELÍCULA...Me llama la atención lo magnificada que está, el director ha copiado de Tarantino y Scorsese sin cesar. Frenética, y con más cáscara que contenido. El título es honesto...me sentí estafada" Queda claro ?

juan dijo...

Karina Ocampo, coje conmigo entonces.

No es una graan pelicula. Pero los pasajes filosoficos de Russell son maravillosos. No logro ver UNA cita de alguno de ellos.
Mucha referencia a la banda de sonido. No es un cd.
Es una pelicula. La ost es un aspecto q de hecho atiendo fuerte pero en este caso, noto exagerada ocupacion del asunto en el contexto de la exposicion. Cuestion de estilo tal vez. Eso de semejar estilos de los 60 bla bla, lo de criticar eso, es como pedir la creatio ex nihilo. Autores, hubo y habrá pocos. Russell se asomó a eso con fuerza en mas de una pelicula. Pero claro si te forzás el sistema límbico vinculando la ultima de Scorsese porque la acabas de ver, va a ser dificil.
NO creo que sea American Hustle, una obra maestra. Creo que es un exceso que se empate con Gravity, incluso.
Pero la composicion de los personajes, sobre todo el de J.Lawrence, que, ah por cierto, nunca se la nombra aquí, pero las canciones blabla, y pasajes del guión, la colocan en un lugar digno de mirarse cuando uno se coloca en ese altillo de yo-aprecio-el-arte al q se accede cdo estudias letras, o cine, o te haces el snob, o te conmovés con la palabra revelación.
Atte, un lector q paso por aca y decidio reducirle el sequito chupacirio y hacer apuntes para el propio comentario de esta "peli".
Saludos, man.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Coincido mayormente con tu visión estimado. Además del soundtrack, rescato a Lawrence.. Es más, miré la película por Jennifer Lawrence... quiero ser el novio de Lawrence, su mejor amigo, su confidente, tener 6 purretes y vivir con ella en un departamento de 6 ambientes en San Telmo. Lástima que no soy su target. ¿Hay departamentos de seis ambientes en San Telmo?
En fin, hay demasiado buen cine y esa película no califica ni para la mejor película del mes. Tengo ganas de ver la de Scorsese.
Saludos

PD: series interesantes que pude ver en estos días de vacaciones (creo que son todas de HBO, que suele tener series muy buenas, si no me equivoco porque la guita grosa les viene del boxeo y una parte la invierten en buenos productos):
Las mejores son "Masters of Sex" y "House of lies".

En menor medida "True detective", que pinta interesante pero nada del otro mundo.

En Masters of sex pueden ver en todo su esplendor a Lizzy Caplan: una actriz hermosa y muy talentosa. Para quienes no la conocen, trabajó en una serie muy recomendable también, que está entera en youtube (subtitulada) llamada "Freaks and geeks".

Anónimo dijo...

desde que publicaste el libro te perdimos corvino, escribís como si le hubieses ganado a todo el mundo. ah, y esta crítica ya la leí escrita por todos los críticos que nos son ni stilettano ni scholtz.

te amaba. amare tu recuerdo. y los amarettis del chiostro.

Anónimo dijo...

vengo para comentar solo para declarar que yo también me quiero casar con J. Lawrence. no me interesa la pelicula. quiero que tengamos diez hijos, y que salgan fanas de Charly y el Enzo. nada más. saludos corvi, te sigo hace años

Billy dijo...

la voy a tener que ver porque está Louie. viste la última de Sofia Coppola? capas que hasta hiciste un post y no me acuerdo.

Corvino dijo...

La última de Sofía Coppola es la de las conchetas que le roban Paris Hilton? Me pareció horrible! Muy mala en serio.

Aguante Louie.

Abrazos a todos, gracias por comentar.

MarianoMundo dijo...

David O. Russell logra que siempre hablemos de David O. Russell. Mérito en eso hay.

Anónimo dijo...

recién vengo de la panadería estaban hablando de david o. russell

Billy dijo...

si esa! siempre tendremos lost in translation (y a lost también metele)


por favor miren esta película y expliquenme que mierda es http://www.imdb.com/title/tt2193215/

Corvino dijo...

Ja, me la bajé ayer. Después te digo.

Anónimo dijo...

asi y todo este "Escándalo americano" es bastante mejor que "Lobo de Wall-Street"

Jefatura Distrital dijo...

el escote de Amy merece un oscar para mi...

Frodo dijo...

Creo que la escena que resume todo lo que decís acerca de la banda de sonido es cuando la mina está limpiando la casa frente a su hijo al ritmo de "Live and let die".
Buena reseña, aunque quizás fui llevado por "la tangente de la pirotecnia visual" (ej: Oktubre,Mona lisa, Marcos Di Palma) jajajaja

Saludos!