lunes, 31 de marzo de 2014

Hablemos de (cualquier cosa excepto de) fútbol


Con perros colgados en la concentración de un Club y casas de presidentes baleadas por barras bravas enojados, daría toda la impresión de que el 2014 es al fútbol lo que el 2012 fue para la Tierra según los mayas. Los medios de comunicación se escandalizan y agitan la bandera de la pureza deportiva, pero al mismo tiempo fogonean ese imaginario de agresividad. A veces bajo el pretexto del folclore, a veces porque si el fútbol no tuviera esa carga simbólica, no habría noticia. Repiten los dichos de Bebote, líder de la barra de Independiente, como si fuera Jean Paul Sartre. El tipo apenas sabe hablar, por supuesto. Le dan aire a hinchas enojados para que hagan catarsis en vivo y en directo. Algo similar sucede con el narcotráfico: ¿no es sintomático que los mismos medios que empiezan a hablar del tema como algo serio que ocurre en el país sean los que construyen la figura de Pablo Escobar como un súper-héroe de ficción? Esa supuesta preocupación por el futuro de nuestros hijos o curiosidad por los laberintos secretos del Mal no es más que un eufemismo para no expresar abiertamente admiración por una forma desconocida de acumular Poder e impunidad (el sueño de buena parte de los periodistas canónicos). Entonces justo en el momento en el que los barras bravas se adueñan definitivamente del fútbol (incluyendo a los dirigentes y políticos que antes los utilizaban), se pone de moda ser cada vez más bruto.

Los periodistas partidarios de los equipos siempre existieron pero ahora cuando relatan un gol insultan a los jugadores, les agarra un ACV, mueren y resucitan al aire. Es la teatralización barata del hincha. Por ejemplo: se instaló la idea de que no hay nada más erótico que ver a una mujer semi desnuda bailando en un caño. Pero ésa es una idea que propagan los medios tendiente a pauperizar la perspectiva erótica de los hombres. Un hombre real no necesita que una mujer pendule agarrada de un caño para excitarse, eso, por suerte, no sucede nunca en la vida cotidiana, donde el deseo es más íntimo, discreto y emocionante. Es decir: erotismo vs. espectacularización del erotismo/ un hincha de un Club vs. un pobre descerebrado cagando por la boca. La primera opción es correcta, la segunda es la que los medios inventan para colonizar nuestras subjetividades y hacer de este mundo un lugar más inmundo.   

En medio de ese despelote es muy complicado encontrar al fútbol incluso en un partido de fútbol. Ver el último River-Boca, con la cantidad de información innecesaria que se difundió antes, durante y después del encuentro, fue como comprarse esos discos con una edición deluxe y muchas versiones alternativas de los grandes clásicos, pero resulta que en medio de esa parafernalia de la producción nunca encontrás la versión original de "My sweet lord". Tal vez sea el único que lo piensa pero ¿alguien puede explicarme para qué Titi Fernández repite lo que grita Bianchi o Ramón Díaz? ¿Alguna vez se sacó una conclusión interesante de eso? Lo fabuloso sería que el técnico de Boca le dijera a Martínez que no haga goles o que el de River le pidiera a Barovero que se deje hacerlos, pero siempre es y será al revés. ¿Por qué le dan tanta importancia a lo que declaran los jugadores? Salvo raras excepciones, los jugadores nunca dicen nada (emiten palabras para mantener el canal de comunicación abierto) y además odian hablar con la prensa. Trabajan de otra cosa. A veces los periodistas les piden que se saquen el casete para hablar y siguen diciendo las mismas nimiedades. Saber jugar al fútbol no es indicio de ser capaz de transmitir ese conocimiento. Para ser jugador de fútbol hay que dedicarse plenamente a esa actividad desde muy pequeño y en la mayoría de los casos es imposible complementarlo con una educación adecuada (sin contar que muchos jugadores vienen de sectores humildes con varias necesidades vitales postergadas, entre ellas la educación).

Esa intromisión de absurda espectacularidad y falso dramatismo que amenaza con comerse lo poco de fútbol que queda, ayer arruinó a Boca. Después de que Riquelme empatara de tiro libre todo parecía indicar que nos encaminábamos a la historia de siempre. Una vez más íbamos a ser doblegados por nuestro clásico rival, con el agravante de que habíamos empezado ganando y que hace poco volvimos de la B (algo supuestamente vergonzoso que recomiendo con sinceridad). Estaba viendo el partido en la casa de un amigo de Boca y declaré mi resignación: "Estamos nocaut". Con otro amigo hincha de River nos empezamos a mandar mensajes de autoayuda. Pero ocurrió la estupidez: alguien creyó que era necesario encender unos fenomenales fuegos artificiales, como si el 2 a 1 a favor de Boca fuese un hecho consumado aún antes de existir. En ese instante recordé el 7D, ese día histórico en el que Clarín se desguazaría para que el país alcanzara, en un solo movimiento mágico, la cima de la libertad. De ahí a un gol de Ramiro Funes Mori hay un solo paso.


Borges decía que el arte era "la inminencia de una revelación que no se produce". El fútbol se transformó en eso. El problema es que no es un arte, es un deporte.

12 comentarios:

Cinesis 2.0 dijo...

Los jugadores no saben hablan por que la otra actividad que tienen después de jugar al fútbol es jugar a la Playstation, o salir con minas. Igual si, no hay nada interesante en entrevistar a un jugador que recién terminó de jugar un partido y todavía no procesó nada, para eso estan las conferencias de prensa, pero son tan pelotudos que no se dan cuenta..

Daniel dijo...

"(algo supuestamente vergonzoso que recomiendo con sinceridad)"

Qué???

Estar en la B a los ponchazos después de haber ganado siete (7)!!! Libertadores ? Es necesario tomar aceite de ricino un año seguido?

Ale R dijo...

Extraordinario. Vos metés goles en tus entradas de blog.

GrouchoMarx dijo...

Ya que estamos, creo haber encontrado la versión original de My Sweet Lord.

https://www.youtube.com/watch?v=rinz9Avvq6A

Y lo de Funes Mori fue un orgasmo.

ezequiel gonzalez dijo...

corveta, we love you´s

Cine Braille dijo...

Debe haber sido el 24 de marzo pasado, porque a Estudio Fútbol sólo lo veo (a veces) los feriados: nada menos que Horacio Pagani decía lo mismo que decís acerca de a quién le importa lo que declaran los protagonistas del fútbol, si son declaraciones de circunstancia o meros énfasis de alegrías o derrotas (¿qué va a decir un delantero que hizo 3 goles en un clásico, que está triste, que le da lo mismo?). Es raro eso: periodistas que hacen preguntas que ellos mismos desvalorizan a protagonistas que no le dan importancia a sus respuestas, para espectadores a quienes no les interesa saber lo que digan o no digan. Repetido 24x7, porque la misma respuesta de circunstancia es levantada por cada uno de los cuatro mil informativos de ESPN, Fox y TyC, más los canales de aire, Olé, Clarín, las radios, sitios de Internet...
Hay un principio de administración que se llama Ley de Parkinson: una organización tiende a inventarse tareas para justificar los recursos humanos o técnicos con que ya cuenta. Me parece totalmente aplicable a la parafernalia de medios que cubre el fútbol.
PS: andá a llorar a la iglesia Bianchi, una vez en miles de veces que la suerte no te ayuda la culpa es de Pitana. Andá.

Anónimo dijo...

El segundo párrafo... Oh, el segundo párrafo...
Gloriosa lucidez.
La repetiré sin citarte. Ja.

Matías dijo...

Perdón si soy rompebolas, pero el segundo "de" del título debería ir dentro del paréntesis.

Corvino dijo...

Tenés razón, ahora lo cambio.
Saludos

Frodo dijo...

Entre tanto mal fútbol cada tanto ocurre el milagro de un buen partido. Como el Banfield 3-Independiente 3. Siendo Cuervo te digo que este Boca-River estuvo entretenido. Viéndolo con amigos bosteros y gallinas me doy cuenta cómo sufren cada centro, cada gol fue como una puñalada. Lo que verdaderamente le hace mal al fútbol (más allá de la violencia) es lo mal que se transmiten por TV. En la radio los relatores son como el brasilero de los Simpson, pero los prefiero antes que ver primeros planos de jugadores escupiendo o escuchar cuántos pares de zapatos tiene el comentarista. Lástima que van 3 segundos adelantados a las imágenes de la tele. En olé les interesa más el organigrama de los barrabravas que las formaciones de los equipos. Espero que en Futbol para todos se den cuenta y vayan cambiando de a poco, que me muestren más jugadas y menos piruetas y puteadas. Quizás el cambio se tiene que dar en las inferiores enseñándole a los chicos que el fútbol no es sacarse la camiseta al hacer un gol sino darle la pelota redonda a un compañero.
Buena entrada. Con lo que me queda de fe voy a ver la trasmisión del partido de Chicago. Saludos!

Frodo dijo...

Bueno, la fe me la quitó Natura. Partido suspendido por intensa lluvia. A esperar Union vs Independiente

nslg dijo...

La paparruchada rebelde del Indio $olari, cuando, sabiendo que esa parte del show salía por TN, dijo "seis siete ocho", no mereció mayores comentarios. Tal vez un intento de olvido piadoso (piadoso con nosotros mismos, quizá, que compramos sus discos y los vimos en Obras. O en Cemento).

La extorsión que lleva a cabo ahora, para transfomarse en un evasor legitimado, que, como un dios, viene a traerle a ese pobre pueblo millones y millones de pesos, ¿también pasará semioculta?
¿O será que es más insignificante de lo que me parece?