lunes, 14 de abril de 2014

El lado oscuro del cuadrado


Del 10 al 13 de abril estuve en la ciudad de Azul invitado a participar en el FILBA Nacional. Una de las actividades que me encomendaron fue dar un paseo en bicicleta junto a Roque Larraquy por la famosa Ruta Salamone, que incluye alguna de las obras que el mítico arquitecto realizó en los años 30. El objetivo de la experiencia era escribir un texto que funcione a modo de bitácora para ser leído en la mesa de cierre del Festival.   

Durante buena parte del paseo, Azul parece el sitio en el que ocurren los poemas de Borges de los años 20.

Los proyectos edilicios de Salamone intervienen violentamente el espacio.

Es como si la ciudad fuese escrita por Borges y por Girondo al mismo tiempo.

La distancia simbólica que existe entre una y otra estética poética es la medida del extrañamiento que la ciudad le propone al visitante ocasional.

La imagen monumental del ángel que protege el cementerio provoca un shock, hay algo aterrador en esa imagen, como si estuviésemos ante el patovica total, uno que ya no te discrimina por negro o estar mal lookeado, sino que directamente deja afuera del boliche a todos los que están vivos.

No conocía la obra de Salamone, carezco de presupuestos intelectuales para describirla, y si los tuviese probablemente tampoco sabría qué decir.

Todos me dijeron que al no haber diagonales, es imposible perderse en Azul: “es un cuadrado”. Bien, creo que le encontré el lado oscuro al cuadrado, porque me perdí por lo menos dos veces por día.

Salamone provoca una subversión espacial, como si el solo hecho de ver las estatuas o el plano laberíntico de la Plaza tuviese un efecto narcótico que altera el eje de quien mira.

De esta manera intento responsabilizar a Salamone de mi absoluta falta de orientación en espacios reducidos.

Aunque se conocen las circunstancias políticas y sociales en las que Salamone craneó sus obras, las construcciones poseen un carácter inescrutable que hace pensar que detrás de todas las razones conocidas hay un secreto que se mantendrá oculto por el resto de la eternidad.

Pienso que todos los habitantes de Azul conocen el secreto pero se trata de esos conocimientos pre-empíricos, ineludibles para quienes los poseen pero imposibles de expresarse ante un recién llegado.

El paseo Salamone le otorga un plus de diferencia a la ciudad, aquí podría filmarse una película de David Lynch, esta ciudad también podría haber sido inventada por Roberto Bolaño.

Matías Jesús Almeyda es la celebridad deportiva más famosa de Azul y uno de los ídolos de mi infancia. Observando detenidamente la figura del ángel descubrí algo revelador: el ángel y Almeyda son exactamente idénticos. El físico bien trabajado, el mismo corte de pelo, en fin, ese aire de guerrero erótico a la Game Of Thrones que enamora a todas las mujeres. Pero hay una bonhomía en Almeyda que el ángel, tan temible, no representa. Y en ese punto ingresa la tradición cervantina de la ciudad: pocos jugadores más quijotescos que Almeyda.

Desde mi nacimiento nunca viví fuera de Mar del Plata. Una de las cuestiones que me inquietan cuando estoy de viaje es caminar y no encontrar el mar por ningún lado. El mar es el desintegrador más eficaz contra la vanidad, nadie que lo mire puede sentirse importante.


Luego de transitar la ruta Salamone se me ocurre que cuando los habitantes de Azul caminan por ciudades ajenas, lo que echan de menos no es la llanura, común a una extensa zona de la región pampeana, sino las irrupciones desconcertantes de Salamone. Entienden que sin esa escenografía sus vidas serían completamente diferentes. 

7 comentarios:

Cine Braille dijo...

Salamone trabajó en Balcarce también, otra ciudad sin diagonales donde es imposible perderse. Diseñó una escuela secundaria, la comisaría, el matadero municipal y la entrada del cementerio. Si esas marcas de la década de 1930 fueran cifra de la ciudad que todavía tiene un monumento a Uriburu, sería para aterrarse.
Saludos

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

El mar PUEDE desintegrar la vanidad, pero yo me la imagino a Mirtha Legrand mirando las olas: "¿sabrá el mar que soy Mirtha Legrand, y que todos me piden autógrafos y me admiran?".

Yo no puedo mirar el mar sin pensar en lo sublime kantiano, y me parece una mierda porque yo no quiero mirar el mar pensando en Kant (?)

Gabriel Nombre dijo...

Buenísimo!

Y muy cierto lo del mar, por eso los vikingos siempre fueron modestos.

Anónimo dijo...

En la peli Historias Extraordinarias, de Llinás, se habla extensamente de la obra de Salamone.

Anónimo dijo...

Recordé anécdotas. En épocas de Onganía a los militantes sindicales y estudiantiles marplatenses que agarraban mirando el mar, se los llevaban presos (Moyano no estaba entre ellos).
En la precaria cárcel de Batán se armaba la fila de familiares y el penal colapsaba, hubo represión a familiares y entonces se los llevaron a todos a la cárcel del Cuartel de Azul.
Los fines de semana, caravanas de micros con familiares paraban en el balneario municipal; hacían marchas por las calles de ese cuadrado y tapaban con banderas los ángeles de Salamone.
Diez años después el ERP intentó copar el cuartel, y los estaban esperando, como siempre.
Y como siempre, El Quijote llegó tarde a Azul, justo cuando la Supremacía Cervantina estaba a punto de perder la batalla contra el candidato tradicionalista Carlos Guido y Spano.

Muy buen post
Saludos
JP

Diego dijo...

Es maravilloso que hayas podido encontrar una forma de relatar la ciudad. Yo llevo un par de años tratando de traducir a ¨Ciudad Jardín¨, del Palomar, pero todavía no encuentro la forma; aunque tu texto algo iluminó.

Saludos.

NSLG dijo...

Hay algo de aterrador en esas desproporciones de Salamone. Edificios estatales monumentales en ciudades y pueblos pequeños. Hay algo del fascismo hay tambíen, percibo.
Y esas cruces gigantes en las entradas de los pueblos, esa omnipresencia religiosa, la cara del Cristo en la cruz -pero no el cuerpo- en el cementerio de Saldungaray, hay algo entre morboso y atormentado en su predilección por cementerios y mataderos.

Anyway... francisco-salamone.blogspot.com