lunes, 24 de noviembre de 2014

Nueva vindicación de Marcelo Gallardo


Una de las mejores cosas de arriesgarse es que siempre se lo pedimos a los demás.

Les pedimos a nuestros músicos favoritos que se arriesguen y hagan discos novedosos que no tengan nada que ver con lo que hicieron antes. Les pedimos a nuestros escritores favoritos que se arriesguen y escriban siempre un libro nuevo y mil veces mejor y diferente. Les pedimos a Campanella y Damián Szifrón que se arriesguen y se conviertan en Tarkovski. Les pedimos a los políticos que se arriesguen, tengan ideas progresistas y, a diferencia de gran parte de la población mundial, sean honestos, justos e inteligentes. Les pedimos a los directores técnicos que se arriesguen y hagan jugar a todos los equipos como si fueran el Barcelona de Guardiola.

Daría la impresión de que todos los que opinamos somos seres humanos experimentales, del Siglo XII, a la vanguardia de la existencia, siempre cambiando para que cada día sea una aventura digna de Indiana Jones.

Sin embargo la mayoría de las personas vivimos vidas rutinarias y predecibles, donde todo tiene un horario y está pautado de antemano. Casi nadie se anima a dejar un trabajo indigno para buscar uno mejor. Hay gente que está durante años con la misma pareja porque le aterroriza estar solo. Hay gente que no se anima a dejar de estar solo porque le aterroriza estar en pareja. Hay gente que durante décadas hace exactamente lo mismo todos los días.

Gallardo se arriesgó. Primero, se arriesgó al querer que River juegue mejor que los demás (el juego de River lo podría haber intentado cualquier otro técnico, pero el único que lo llevó a la práctica fue él).

Después se arriesgó al querer pelear los dos campeonatos y no especular con uno solo.

Y finalmente se arriesgó ayer, cuando ante Racing, en un partido que definía la punta del Torneo, mandó a la cancha a un rejunte de pibes y jugadores de Reserva para que los titulares tengan un descanso de cara al partido contra Lady Gago y Compañía.

Aclaro que yo no sé si estoy de acuerdo con lo que hizo Gallardo. Que tal vez desde el sillón de mi casa hubiese puesto a algunos pesos pesados en el banco (Teo, Rojas, Pisculichi) para que entraran en el Segundo Tiempo si la cosa se complicaba. Además jugarse tan de lleno a la Semifinal recarga todavía más el lastre psicológico del equipo (que, por otro lado, sabe que en Copas Internacionales Boca le sacó ventaja varias veces).

Ayer River no jugó tan mal como parece hoy, con el diario del lunes. Es más, si me apuran digo que River jugó muchísimo mejor que Racing. Pero eso no sirve para ganar tres puntos, claro. En los primeros diez minutos tuvo más llegadas que en los últimos tres partidos. Hay jugadores de calidad (Boyé, Solari, Mamanna, Tomás Martínez) a los que evidentemente les falta rodaje y un poco de experiencia, picardías que se aprenden con el correr del tiempo.

Racing, un equipo bastante limitado, cuya máxima figura es un ex River que pasó por el Club sin pena ni gloria, con un crack en el ocaso de su carrera y muchas ganas alimentadas por el fervor de su extraordinaria hinchada, terminó regalándole la pelota a River y esperó liquidarlo de contra porque se dio cuenta de que el partido podía durar diez horas y los de Gallardo no iban a completar una sola jugada.

De acá en más puede pasar cualquier cosa pero da toda la impresión de que Racing, con el envión anímico que significa ganarle a River (el historial es el más desigual entre equipos grandes: River ganó 88 veces y Racing 40), ya tiene todo cocinado. Incluso, tal vez por el clima creado por el periodismo, ésa era la impresión que había antes de que comience el partido: River tenía el boleto picado.

Dicho esto, creo que criticar a Gallardo por arriesgarse en este partido es de una bajeza bastante importante. Además River perdió el Campeonato (si es que lo perdió) cuando Olimpo le empató en el Monumental, el domingo pasado, con casi todos los titulares en cancha (excepto los que la Dirigencia no supo negociar porque estaban en sus respectivas Selecciones).


Gallardo se arriesgó y de perder el Torneo y la Copa (en realidad más el superclásico que la Copa), se expuso a ser señalado con el dedo por los infelices de siempre. Yo soy un infeliz, pero no cuenten conmigo.   

18 comentarios:

Anónimo dijo...

pri (?)

vamos river carajo!!!

Mauri K dijo...

La verdad Corvino, te admiro y me gusta este River de Gallardo, pero soy de Racing y esto es futbol.
Estás a un triz de comprender la relacion entre el Teatro y el Futbol, y me refiero al Teatro en el sentido mas antropologico del término, no tanto el Teatrito Burgues. En definitiva por eso el futbol es de masas y necesita de tus escritos.

Ricardo dijo...

De acuerdo. Y más de acuerdo aún cuando saltan los reivindicadores de Ramón Díaz.
En realidad, quizás el error de Gallardo no estuvo tanto en poner a jugar a la Reserva (?), sino a que antes exprimió un poco mucho a los únicos titulares que tenemos, que para colmo jugaron con sus Selecciones. Pero River es esto: un equipo cortísimo, con 12 titulares hasta que se lesionó Kranevitter y entro el 12vo., Ponzio.
River jugó mucho mejor que Racing, hasta lo hizo bien en algunos pasajes, pero careció de peso ofensivo (sólo lo tuvo de pelota parada).
Cualquiera diría que el campeonato está perdido, pero cosas más extrañas ocurrieron en la ex viña de Grondona. Restan 6 puntos. Pero igual creo que este River hizo algún mérito como para colarse entre los equipos que se recuerdan en asados o cafés: el Boca de Basile, el Huracán de Cappa, el Vélez de Gareca, el Newell's de Martino. ¿Tiene que salir campeón? Y... sí, pero si no tiene todo el crédito abierto Gallardo.

Pero bueh, yo soy un gallardista emocional desde mucho antes.

Abrazo.

Hernan Dardes dijo...

100% de acuerdo. Salió mal y ahora se sobre cargó de presión. PEro no le quedaba otra. La falta de piernas, la inmovilidad y la manera infructuosa con la que River casi titular fue a buscar el empate contra Estudiantes y el desequilibrio contra Olimpo da la pauta de que tampoco los titulares fundidos eran garantía ayer.
En Match Point la pelotita hace equilibrio sobre la red y cae de un lado. A nosotros anoche nos hizo equilibrio, cayó de un lado, picó para el otro y volvió del lado que no nos convenía. Mucha mala leche.

Cine Braille dijo...

La ilusión no es un pagaré. Está en la letra chica de la vida, para cuando lo leés es tarde.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Desde lo emocional, aclaro que soy de Boca y obviamente espero que el jueves ganemos claramente, o no tan claramente, o por penales.

Ahora bien: banco absolutamente a Gallardo. Si fuera de River lo bancaría totalmente a Gallardo. Como amante del fútbol lo recontra banco a Gallardo. Es más, banco tanto a Gallardo que estoy seguro que si no gana ningún título, los Marcelo Palacio de turno lo van a cuestionar, lo que hará que lo banque todavía más.
¿Ya quedó claro que banco a Gallardo? Bah, salvo cuando adopta cierto tono de "nosotros jugamos al fútbol y ellos son unos matungos".

Como jugador era un crack y como técnico es un "soplo de aire fresco". En varios momentos, y más allá de cómo termine, River jugo el mejor fútbol del torneo.

Respecto del último partido, no creo que haya jugado MUCHO mejor que Racing. Lo digo con frases hechas del periodismo deportivo: jugó un fútbol más "atildado" que Racing, más "prolijo", con mejor "trato de balón". Ahora bien: jugar MUCHO mejor signfica plasmarlo en las áreas.

Más allá de que el gol de Racing fue, como bien dice un comentarista recordando a Match Point, una carambola; en situaciones terminaron bastante parejos. Para mí jugar bien no es toquetear mejor que el rival. No nos pongamos Horacio Paganistas (?).

Entre paréntesis (Roberto Bolaño): qué película ladri "Match Point"... por más que cite a Dostoievski y ponga a Scarlett, que te levanta cualquier película, es una garcha. Y eso lo digo yo, que nunca me destaqué en nada, porque criticar a Woody Allen desde la comodidad de mi teclado es gratis, porque soy un cobarde y porque me gusta que los demás sean valientes y se esfuercen.

Corvino dijo...

Si, me fui a la mierda con lo de que jugó muchísimo mejor. En todo caso era un empate. Saludos a todos.

Carlos Balmaceda dijo...

Y con el historial también te fuiste al carajo. El clásico más antiguo del fútbol argentino se reparte así: Racing ganó 108 partidos, 109 con el de ayer; River 105. En este historial entran copas nacionales y enfrentamientos por torneos continentales.
Yo también banco a Gallardo, pero al margen, y más allá de las decisiones acertadas o equívocas, el fútbol es un entramado de corazón, cabeza y fe. Si lo sabrá el propio Gallardo que en la Boca su equipo se fue con 7 amonestados con la idea de que la historia y la camiseta pueden refundarse en cualquier momento.
Ah, soy de Racing.

Anónimo dijo...

http://www.promiedos.com.ar/historialpartidos.php?equipo1=River+Plate&equipo2=Racing+Club

Emiliano dijo...

Yo también banco el fútbol que mostró river en los primeros 12 partidos y bien por Gallardo.
Pero 12 partidos es muy poco y todavía falta mucho, no estoy a favor de endiosarlo. A Cappa se lo endiosó con su Huracán y resultó ser una gran bolsa de humo (a mi parecer).
Veo equipos que en otros años ganaban 3, 4, 5 títulos en un año y nadie hablaba de piernas cansadas, de poco recambio, de la factura del invicto.
Me parecen excusas adjudicar el bajón futbolístico a que jugaron 12 partidos bien y se cansaron.
El boca de 2003 ganó torneo local, libertadores e intercontinental. El de 2006 con basile ganó 5 títulos en un año. Como hacían ? Eran extraterrestres o estos de ahora son muy maracas? (sin ánimos de ofender por lo de maracas).

Saludos

Anónimo dijo...

lo de Raci*g había que analizarlo antes de que empiece el partido. Recuerdo que vi las formaciones y me dije, ahora es el momento de decir si gallardo hace bien o mal, y no despues con el diario del lunes. En su momento me pareció lo correcto.
Ahora hay que sacar los 6 puntitos que quedan que seguro mufademia alguno pierde

Anónimo dijo...

Se equivocó Galla, no jodamos: NO SE PUEDE TIRAR UN CAMPEONATO por más que juegues en la semana contra Boca. El miedo escénico otra vez. Si no le tocaba contra los bosteros seguro que no cometía este error: ¿o acaso la Copa Truchamericana es más importante que el torneo argentino? (Encima te gana Racing, jajajaja.).

Leandro Snm dijo...

Hace un rato falleció su mamá. No sé. Si lo criticaste y alguna vez jugaste a algo (o viviste) te lo tenés que meter en el orto. Lo banco todavía más; qué momento.

Anónimo dijo...

estan cagados gallinas, se quedan sin el pan y sin la torta y encima con boquita cargandolos jua

Anónimo dijo...

Es evidente que lo que condenó a River es el cruce con Boca. Si en frente hubiese estado Cerro Porteño (o hasta Capiatá) River ya era campeón del torneo local, y hubiese hecho lo posible en la copa, con los boye y su mano quebrada y su look afrancesado. Total campeón local y afuera en semis contra el paraguay es un buen semestre (y con el fùtbol de la primera parte, uno muy bueno). Pero quedar afuera con Boca mata todo. Por eso tuvo que trastocar sus prioridades y está a un gol en contra de fujimori de quedarse sin nada.

y yo aquí opinando, que salgo de mi trabajo indecente, fumo un porro en la plaza, me duermo, y vuelvo mañana a lo mismo. si eso no es riesgo, entonces qué.

Anónimo dijo...

River se empezó a pinchar desde el 1a 1 con Arsenal. Mucho antes de los cruces contra Boca x la sudamericana.

GrouchoMarx dijo...

River es un equipo super corto. Contra Olimpo jugó un equipo titular que, en realidad, parecía suplente.
Sánchez es irreemplazable. Faltó en los momentos clave. Un punto sobre 9. Teo, otro irreemplazable, faltó también en esos tres partidos. Sin fecha FIFA donde perdimos esos titulares, seguramente otra hubiera sido la historia.
Algunos dicen que podían haber puesto los titulares contra Racing total el partido con boca es el jueves. Se olvidan que los titulares venían de una guerra de patadas en la bombonera 72 horas antes, con un Sánchez que bajó del avión para ponerse la camiseta.
Hay responsabilidad de la dirigencia cool que tenemos, que no reforzaron la ofensiva. Aún más, si Teo se iba en la fecha 5 o 6, hoy no estaríamos discutiendo esto porque ya estaríamos afuera de todo. Por algo Yamón se la vio venir y se fue a descansar.
Demasiado ha hecho el muñeco y todavía tenemos final abierto.

Martín dijo...

El muñeco está intentando salir adelante con argumentos extra futbolísticos: declaraciones picantes, gestos fotogénicos, intransigencia hacia el periodismo más nefasto (y flojo, por supuesto).

No sé si jugar la carta de la 'personalidad' es lo indicado cuando en 24 horas vas a estar plantado frente a la camiseta que más personalidad demostró en los últimos 15 años y que se cansó de amargarte las fiestas.

Totalmente de acuerdo con el post, igual: se lanzó al terreno del riesgo la gallardeta.