martes, 3 de febrero de 2015

Juan Román Riquelme


Tal vez porque ya había sucedido en el pasado, no le di mucha importancia al retiro de Riquelme hasta ayer, cuando me colgué en un canal deportivo mirando sus goles en Boca. Salvo raras excepciones, eran todos golazos. No sé de cuántos futbolistas se puede decir eso: Maradona, por supuesto, Francescoli, Messi (que ahora le pega con la derecha), Ortega.

En vez de “jugar al fútbol” Riquelme hablaba de “jugar a la pelota”. Como se sabe, la distancia entre uno y otro concepto es abismal: a la pelota juegan los pibes del barrio, al fútbol los multimillonarios metrosexuales tatuados hasta en las rodillas. Después de escucharlo decir lo mismo tantas veces muchos creímos que se trataba de un cliché con el que Riquelme izaba la bandera del amateurismo romántico. Pero mientras veía sus goles me di cuenta de que Riquelme verdaderamente jugaba a la pelota. Había algo demasiado lúdico para el profesionalismo en sus elecciones en el campo de juego. Por ejemplo en un viejo partido (contra Belgrano de Córdoba creo) Riquelme hace dos goles en los que la pelota pica antes de tocar a la red, pero lo correcto sería decir, por el modo en que lo hace, que se le “ocurre” hacer esos dos goles.

La forma en que la opinión pública interpreta la conducta de los grandes ídolos del deporte, la política y el espectáculo es sospechosa. Aunque antes habría que aclarar que la opinión pública suele estar digitada por los medios de comunicación que, a su vez, responden a determinados intereses. Esto es tan obvio que a veces lo olvidamos por completo. Riquelme, entonces, un tipo que se acostumbró a verduguear a los periodistas y a utilizarlos para su propio beneficio (al revés de la mayoría de los futbolistas) fue acusado de camarillero, problemático, etc. La deducción general dice que si se llevó mal con tantos compañeros, directores técnicos, dirigentes y periodistas el problema es suyo. Marcelo Bielsa tuvo y sigue teniendo problemas del mismo tipo. Ricardo Lunari, ex jugador de Newell’s, cuenta una situación digna de Whiplash: siendo jugador de Inferiores varias veces pensó en dejar el fútbol por la manera agresiva en que Bielsa le recriminaba los errores. 

Con esto no intento ni remotamente hablar mal de Bielsa (no me interesa y además me atrae su extenso anecdotario y disfruté del juego de algunos de sus equipos), sino subrayar que las personalidades “conflictivas” son ubicadas en uno u otro lado según conveniencias muy puntuales. Actualmente Marcelo Bielsa es sinónimo de ética, Riquelme todo lo contrario.        

Algo que nunca pude entender es cómo hay hinchas de Boca que no quieren a Riquelme. En su momento preferían a Palermo, un goleador extraordinario y probablemente un buen tipo, pero que en comparación pierde de la misma forma que Chano de Tan Biónica ante Frank Zappa. De última Palermo era un futbolista pero ahora prefieren a Angelici. ¿Acaso se trata de un deseo homoerótico reprimido por los hombres con cadenas de oro, camisas con botones desprendidos y una total impericia para hablar y pensar en el mundo contemporáneo?

Sin dudas otra de las cosas que me gusta de Riquelme (además de su condición de crack) es que siempre habló bien de los jugadores de River. Podemos elucubrar que se trataba de una táctica maquiavélica para llegar sin presión antes de los superclásicos o de un demagógico serial (¿por qué mierda intentaría serlo con los hinchas de River?) pero que una vez retirado diga que ahora “queda Pablo Aimar” es una de las declaraciones más hermosas que escuché en el horrible "mundo del fútbol". Parece que Riquelme, ese mala leche y pecho frío, en realidad cree en un mundo en el que más allá de su profundo bosterismo, lo importante es el fútbol y la amistad. Riquelme nunca se olvidó de Aimar, su viejo amigo. Es más: Riquelme se acordó más de Aimar que los hinchas de River. Ese instante del partido contra México en el Mundial 06, antes del alargue, con el grupo deambulando por un lado y Pekerman hablando insistentemente con Aimar y Riquelme siempre me pareció emotivo.   


Por último quisiera agregar otro dato: Riquelme era uno de los pocos jugadores, sino el único, que se reía mientras jugaba al fútbol. Perdón: a la pelota. 

30 comentarios:

Emiliano dijo...

Buenísimo Corvino.
Esto me gusta. Román es lo mejor que le pasó a Boca creo yo, y lo que decís me parece muy acertado dada tu condición de riverplatense extremo.
El único jugador que pensaba antes de hablar en las entrevistas y que mantuvo una coherencia de códigos en toda su carrera (aunque se le pueda reprochar su retirada en 2012 luego de perder con Corinthians).
Se le plantó al Diego (y lo amo al diego, pero no como DT), a Angelici, a Macri. Gente que realmente lo merecía porque sus gestiones no eran tan éticas como él.

Por otro lado hablando de fútbol y de jugar a la pelota, no está mal que haya un grupo de jugadores que lo tengan como referente y ellos sean Aimar, Zidane, Iniesta, Ronaldinho. Estamos hablando de cracks pesados que se rendían ante el fútbol de Román.

Saludos

Matías dijo...

Había un sketch de Capusotto que parodiaba un programa de entrevistas. El programa se llamaba "Vas a decir lo que yo necesito que digas". Lo que les irritaba a los periodistas deportivos era que a Román no le podían hacer eso. Saludos, Corvino.

MARCELO BIELSA PROCER dijo...

Renunció dos veces a la selección, fracasó en Europa, y vota a Massa: jugador de cabotaje.

Hernan Dardes dijo...

Hubo un equipo pre olímpico que debió ser el mejor de la historia Argentina. Quedó afuera de Sidney 2000 de manera inexplicable, y en su momento se sospechó que los equipos grandes sabían que las olimpíadas coincidían con tramos decisivos de torneos locales y copas. Algunos nombres que empezaron la preparación (no todos jugaron el preolímpico en Peru): Saviola, Ledesma, Messera, Cambiasso, Placente, Milito, y por supuesto Aimar y Riquelme. Recuerdo u partido gratuito en Ferro, la alegría que mostraban al jugar y la complicidad y admiración en las miradas entre Riquelme y Aimar. Encontré este video, observar el gesto de Aimar hacia Roman. https://www.youtube.com/watch?v=l4MF5iJs4yQ

Nico dijo...

En una entrada del año pasado que hablaba sobre River, culminabas con lo siguiente:

"Habernos ido a la B, esa supuesta “mancha” que nos recuerdan como un jaque mate cada vez más carente de sentido, es justamente lo que permite disfrutar plenamente de esta felicidad. Pero para entender esto los hinchas de Boca deberían aprender a vivir, ¿y cómo se supone que podrían llegar a esa instancia si en 110 años ni siquiera aprendieron a jugar al fútbol? Sayonara"

Aparte de explicar "academicamente" la frase popular "mirá que distintos somos", este párrafo sirve para dar cuenta de la preferencia generalizada de los hinchas de Boca por Palermo, sobre Riquelme. El fútbol (jugar a la pelota) es ajeno, como bien decís, al imaginario general de los ex-vecinos.

Dejame completar tu gran párrafo con lo siguiente: sino aprendieron a jugar a la pelota, al fútbol o a dar dos pases seguidos con una tenue elegancia, durante la estadía de JRR en su club, lamentablemente o por suerte, no aprenden más.

¡Salud!
@nicolinov // @losigoariver

Hernan Dardes dijo...

(lo de los equipos grandes lo redacté mal, quise decir que se supuso que hubo "sugerencia" de no clasificar)

Anónimo dijo...

Los comentarios de estos plumíferos son lamentables, realmente.

Primero, tengo que decir: el título del post es "Juan Román Riquelme", y en la foto aparece Aimar en primer plano y Román atrás fuera de foco. (?) Ridículo.

¿Que los hinchas de Boca no quieren a Riquelme? TIENE UNA ESTATUA EN EL CLUB.

U-N-A E-S-T-A-T-U-A.

El 70% lo quiere y el restante 30%, también lo quiere, solo que entiende que estos últimos años estuvieron de más.

¿Que fracasó en Europa? Tuvo la desgracia de caer en un Barcelona que es la antítesis del Barcelona actual; jugaba un fútbol dinámico tal y como le gusta al perdedor de Bielsa y que desprecia a los tipos pensantes y que tienen buen pie. Si hubiera caído en ESTE Barcelona o en el de Guardiola, hubiera sido considerado el mejor jugador del mundo, más grande que el mismo Zidane. Mala suerte. En el Villareal fue líder y figura, y logró la mejor temporada hasta ese momento en la historia de ese club (3°) y llegó a semis de UEFA y de Champions. El mismo Iniesta lo tiene de ídolo y cuando se retiró fue noticia mundial. El tipo es una leyenda.

Otra cosa, los hinchas de Boca no quieren a Angelici. Un sector capitalino y que puede pagar la cuota de socio es el que lo vota. La gran mayoría no lo quiere.

Lo cierto es, que se fueron a la B por amargos y cagones, ya que no pudieron ganar un sólo partido de 9 y descendieron de locales con ventaja deportiva y luego prendieron fuego su estadio, sin contar que entraron a la cancha a pegarles a sus propios jugadores en Córdoba (por segunda vez se fueron, solo que esta vez no hubo reestructuración que los salvara como en 1912 o introducción de promedios como en 1983); que hace unos días se comieron 5 -una manita- el resultado más abultado desde 1928 (Boca 6-0 RiBer); que los dejamos afuera mano a mano po copas 3 veces (1994-2000-2004) y ustedes solo una vez (2014); que les ganamos la única final de la historia (1976, 1-0); y que Riquelme es el jugador que siempre quisieron tener en su equipo y nunca pudieron. Lo lamento.

Sigan participando.

Anónimo dijo...

Parece que no sólo deben aprender a vivir, sino también a leer. Sigan participando.

Cine Braille dijo...

Entro para decir que me pareció muy bueno el post sobre Román, y que los duelos de chicanas Boca - River dejan de tener gracia después de cumplir 10 años. Si pasaste esa edad y todavía te los tomás en serio, tenés un problema, sabelo.
Saludos
PS: un dato que puede verificar cualquiera, salvo que, como buena parte de la gente que conozco, uno ame más sus prejuicios que la verdad. La instauración de los promedios se decidió en 1982, antes de que comenzara el torneo en que River salió alteúltimo, que fue el de 1983. Y salió anteúltimo por culpa de un paro de sus jugadores que duró varias fechas: de hecho, antes del paro llegó a estar primero. Así que mal podría la AFA intervenir para salvarlo de un descenso que en ese momento era inimaginable.

Corvino dijo...

"un dato que puede verificar cualquiera, salvo que, como buena parte de la gente que conozco, uno ame más sus prejuicios que la verdad"

Voy a enmarcar esa frase y la voy a colgar en una pared de mi casa.

Anónimo dijo...

Cine Braille, no te hubieras tomado el trabajo de "aclarar" lo que aclaraste entonces, si te parecen chiquilinadas las chicanas Boca-River.

Qué mal me caen los papanatas condescendientes.

JLO dijo...

la diferencia entre Riquelme y Palermo es como la que hay entre Superman y Rambo... uno tiene todo el talento, desde la cuna, el otro con huevos y sacrificio tiene que lograr su cometido...

no hay por que elegir entre uno u otro (si es por el vestuario se tiene que estar a favor del rubio siempre), pero uno es mas "romántico" y épico que el otro y en este caso no es Román...


dicho esto y después de Messi, el mejor jugador del fútbol argentino en los últimos 20 años, pese a la gallina que le pese y a los aimares y saviolas que cuenten...

Jo Goyeneche dijo...

El falopa centurión tenía muy buen pie también, y el mejor apodo de la historia del futbol.

Lo ünico que no me gusta de riquelme es ese gesto de constipación.
Qué le dolía tanto a ese jovencito por dios.
Pero que fue un crack, si señor, de los mejores que vi en una cancha.

Cine Braille dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cine Braille dijo...

Lo mío no fue una chicana sino un dato, anónimo, fijate que no me metí con el resto de tu comentario. Si no entendés la diferencia entre chicana y dato andá a estudiar, estás a tiempo.
Saludos condescendientes

Anónimo dijo...

De acuerdo con lo que intuyo Riquelme es una de las pocas cosas que rescatás de la "larga noche" kirchnerista. Qué genial. Saludos,
molloy

Corvino dijo...

Molloy, dejá de romper las bolas con lo de la larga verga kirchnerista, fue una ironía, una licencia poética, una provocación, una pelotudez, si querés. Perdón. Perdón Molloy por ser tan desquiciado y dar a entender en mi blog que durante el kirchnerismo hubo cosas chotas. Saludos.

Anónimo dijo...

Un jugador extraordinario que daba pases excepcionales, pero nunca a los periodistas, que jamás se lo perdonaron. Una de las maneras más fáciles de saber si estás hablando con un resentido chicanero que mira muchos partidos o alguien que le gusta el fútbol es preguntarle por los Riquelme, los Aimar, los Ortega, los Messi. Los tipos que juegan bien a la pelota.

Anónimo dijo...

Riquelme.
Más grande que Aimar, Ortega.
Con más logros que el Diego en el club de sus amores.
Respetado por los últimos cerebros del fútbol (Zidane, Iniesta).

Re plantado hacia los periodistas y su condición de mierderos.
Desinteresado de la guita (pudo haberla levantado de una manera más desleal).

Ponelo a jugar hoy donde quieras y va a servir. A Argentinos le sirvió así como estaba sin pretemporada.

Gracias Román.
Y mejor que pocos los disfruten, es como Zappa. No es fácil.

Anónimo dijo...

Ah bueno. el elogio desmedido los lleva a decir cualquier pavada. Román desinteresado de la guita? y no es fácil apreciarlo! hay que ser Guardiola para ver que era buenísimo? Otra falacia es la ética intachable de Riquelme. Afuera de la cancha sí, impecable. Adentro se peleó con todos, pero eso sí, siempre tuvo la razón. El resto del mundo (futbolero) se equivocaba...

Anónimo dijo...

Todo bien, Corvino, sólo es una decepción mia de la cual no tenés, por supuesto, que hacerte cargo. Cuando escribís de otras cosas que no son política me gusta mucho; cuando te mandás la "gran Caparros" y arrancás a opinar de política a partir del menudeo coyuntural y además con el escudo retórico de "esto no es discurso político", me parece un camino trillado y que lleva a equívocos. La "larga noche" es uno de ellos en mi opinión. Pero no te calentés que te queremos igual, huevón. Saludos, Molloy

Anónimo dijo...

De Riquelme opino que fue un gran jugador, no creo que el más romántico, tampoco el más talentoso, pero si uno de lo más capaces de desnivelar bajo presión.
Como tipo (en lo público) no lo admiro, me parece que tenía demasiado miedo a no encajar en el ambiente futbolístico, y no lo logró -acaso por suerte para su carrera eso lo convirtió en diferente, también fuera de la cancha, pero contra su voluntad-.
Me parece bueno que rescates cosas de un tipo que tuviste en contra; por eso hay gente que te lee, discrepa y coincide con vos: los fanáticos de los equipos son gente, a veces miserable. Una pregunta, ¿viste jugar a Garrafa Sánchez?, ¿y a Redondo?, este último, un caso rarísimo al ser un jugador de clase media con demasiado potrero y actitud (afortunadamente denostado por los Niembro y cía).

Cabeza de Platino dijo...

JAJAJAJAJA los bosteros siempre terminan hablando de la BBBB


odio a los ateos, siempre hablan de dio$

odio a los gorilas, siempre hablando de perón

odio a los bosteros, siempre hablando de papá river


en cuanto a Román, está sobrevaloradísimo como jugador

rocky k dijo...

¿ortega? ¡ortega!, lo compara a ortega con diego, messi, el enzo y Juan Román! Jua jua jua!!! (pausa, silencio) uufff, corvino.

rocky k dijo...

lo que lo salva(ba) al burrito ortega es que era jujeño. Es decir, de esa parte del interior que no parece de la Argentina, según la mirada porteña. Si no hubiera sido del 'interior' -y jujeño, además, haciéndolo mucho más querible-, hubiera quedado clarísimo que el burrito es a river lo que latorre a boca: hubo unos cuantos mejores que él.

Anónimo dijo...

Perdón la demora.
Tiene razón @nicolinov en el 5º comentario de esta entrada. Que no hablé más nadie. Los bosteros nunca van a aprender a jugar al fútbol con sus jugadores pata duras que son ídolos de su club al que -además- sólo le han dado unas copitas de mierda.

Al fútbol jugamos nosotros, los millonarios, nosotros que le hacemos un estudio de pedigree a todos los que dicen que quieren ponerse -y efectivamente se ponen- nuestra camiseta.

Por eso, tenemos exquisitos jugadores abajo como Maidana, Mercado y Vangioni. Todos líricos. ¿Donde los vieron pegar patadas y reventarla con los ojos cerrados? ¿Qué espera el Barcelona para comprarlos? Al medio,
Sigo: Ponzio, un crack del toque, "Iniesta" Rojas, Bruno "Beckembauer" Urribarri, la flamante incoporación "Mayadona". Arriba "Claudio Pool" Boyé, "Elenzo" Mora.

Peor que vivia el fútbol, qué lindo es el fútbol. Ese bostero, el que te dimos en el partido de ida por la sudamericana. Sí! en tu propia cancha, ese 0 a 0 exquisito donde tocamos la pelota y no sabías que hacer, donde tranforamos en figura a Orión, donde fiel a nuestro estilo paramos la pleota y no pegamos patadas porque nuestra insitución (me pongo de pié) no lo permite. Jamás. Insisto: Jamás. Te lo separo JA-MÁS, te lo deletreo J A M A S lo hizo. NUnca. nun-ca, n u n c a, pegamos, la pateamos para arriba. Nadie, nada nunca como Saer. El más grande sigue siendo River Pleiiii

Y les digo más, bosteros imberbes, nos fuimos a la B porque jugamos lindo y entendimos que en la A ya no se podía jugar bien. O acaso no te acordas la brillantez del plantel que integró esa hazaña futbolística. ¿Ah, no? ¿No te acordas?. Acá va la lista:
- Mariano "gambetita" Pavone.
- "El mariscal" Adalberto Román
- Chiche "Roberto Carlos" Arano
- "Van Basten" Funes Mori
- Alexis "salgo jugando" Sanchez
- Martín "el Mago" Galmarini
- "El reemplazante de Fernando Redondo" Walter Acevedo.
- Josepmir "frente en alto" Ballón

Y no me quiero poner a desentramar la habilidad y el buen juego que le imprimieron a nuestra inmaculada institución apellidos como García Aspe, Ameli, Tuzzio, el Chapa Zapata, y entrenadores de verdadero Paladar Negro como JJ López y Mostaza Merlo

En fin, llorá bostero, la tenes adentro!

rocky k dijo...

Un exquisito del fútbol mundial, en cualquier cancha y contra cualquier equipo.
Por ahí tiraron "el útimo gran jugador argentino después de Messi", y eso da como 20 años, claro!
Por favor, a los que lo critican, 1º) que Randazzo les regale un dni con la mayoría de edad, y 2º) dejen de mirar badminton.

Anónimo dijo...

Excelente Corvino, creo que ese resumen de goles solo lo viste vos por lo que se desprende de los comentarios.

Anónimo dijo...

Un genio del fútbol. Creo el mejor halago que podemos hacerle es decir que 'parecía jugador de River'.

Saludos!
José.

Anónimo dijo...

Riquelme en el partido contra Palmeiras en el 2001 en Brasil, es el partido que quisiera conservar luego del apocalipsis. A los equipos de bielsa y a bielsa, los llevaría a una isla desierta pero para dejarlos ahí.