martes, 28 de abril de 2015

La proveeduría de Dios


Mi tendencia a mirar cualquier tipo de entrevista y creer que allí se encuentra el secreto de la vida ayer tuvo un capítulo más, cuando haciendo zapping me encontré con Facundo Cabral a fines de los 70’ entrevistado en el programa español A fondo, el mismo de las entrevistas a Borges, Cortázar y Di Benedetto, entre otros.

Al igual que con Brian Eno, siempre me dio la sensación de que la obra de Facundo Cabral no estaba a la altura de su personaje. Ayer lo comprobé. Si nos dejamos llevar por su manera de hablar, Cabral debería ser el Bob Dylan de la lengua castellana. Tal vez lo sea y la costumbre del rock nos anule la posibilidad de disfrutar de otras cosas por fuera del género.  

Lo primero que me sorprendió del reportaje fue el look de Cabral. Acostumbrado a su imagen icónica (rulos desbordados, barba y bigote setentosa), acá aparecía totalmente afeitado y con el pelo rapado casi al límite. Su rostro mezclaba al clásico morocho del conurbano, estereotipo de la picaresca argentina, y al Lennon primal de Plastic Ono Band. Por eso no me pareció raro que, entre las muchísimas referencias que hizo, mencionara también a los Beatles.   

Todas las respuestas de Facundo Cabral eran geniales, propias de un iluminado. Cuando le preguntaron por el folclore argentino dijo que Falú era el Yin y Atahualpa el Yang, una conclusión que, cierta o no, podría encantar a las juventudes hipsterianas.

Los tres grandes maestros de Cabral: Walt Whitman, Atahualpa y Borges (con quien conoció la metafísica).

Sobre Macedonio Fernández contó una anécdota: todos los días escribía poemas y los quemaba porque lo contrario sería desconfiar de la proveeduría de Dios. Cuando le preguntaban por qué los quemaba respondía “Dios proveerá”.

Todo el discurso de Cabral estuvo matizado por un coctel de distintas filosofías (zen, oriental, cristiana) capaz de realizar vueltas de tuerca a cualquier razonamiento lógico fundado. El resultado fue lo más similar que escuché a una autoayuda que, aun valiéndose de lugares comunes y clichés, puede funcionar. ¿Por qué? ¡Porque lo dice el fucking Facundo Cabral y no Stamateas! Por ejemplo, en vez de decir que su padre lo abandonó a los seis años, Cabral repitió varias veces que su padre “perdió el camino de vuelta a casa” cuando él tenía seis años.

Cabral dijo que antes sus canciones denunciaban las cosas que odiaba pero que después se dio cuenta de que si hablaba de lo que no quería, sus oyentes, en vez de conocerlo a él, sólo iban a conocer a sus enemigos. A partir de ese momento empezó a cantar sobre las cosas bellas de la vida.    


En determinado punto de la entrevista Cabral tomó un vaso con agua y lo elevó. Cuando todo hacía pensar que se iba a referir a la eterna disyuntiva sobre el vaso medio lleno o medio vacío, dijo: “Algunos pueden pensar que en una de mis dos manos tengo un vaso lleno de agua; otros pueden pensar que una de mis dos manos está ocupada y no la puedo utilizar”. Claro, pensé, ¡lo importante no es el vaso, es la mano! Nunca se me había ocurrido pensar así. 

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Un mitómano insoportable, ese tipo.
Suerte que en los 80 eras muy chiquito; estaba a menudo en TV, programas tipo Badía, con ese discurso onda ínclito místico... pelotudo.
jaja

Bartolomé Rivarola dijo...

Si, recuerdo de muy chico ver en Badía y Compañía. No se si me interesaba su música, pero me gustaba escucharlo hablar, fueran ciertas o no las cosas que contaba.
Esto puede toarse cmo parte de su obra

Anónimo dijo...

Hola, Facundo Cabral, un anarco-creyente muchísimo más rebelde que los jipones, y burgueses "dioses" del rock nacional. ¿Su obra?, sencilla y universal, así de simple. Mentiroso es el papa, Rial, Tinelli, y todos los políticos del mundo, este tipo estaba tan loco como para hacernos creer que todavía el mundo puede ser un buen lugar. Se agradece el hermoso extravío, Sr Cabral.

damianivanoff dijo...

Adhiero al comentario anónimo de las 4:34. Mitómano es otra clase de persona. Por cierto, qué buen programa era ése, no vi la entrevista a Cabral, pero las que sí vi (Borges y Atahualpa Yupanqui más que nada) son extraordinarias y hermosas. Los entrevistados son verdaderos genios y apasionados de lo que hacen, y el entrevistador sabe mucho, tiene criterio, hace buenas preguntas y deja hablar. Saludos, Corvino.

Cine Braille dijo...

Oscar Wilde, que nos da frases para todo, solía lamentarse, o simulaba lamentarse, de que había puesto todo su genio en su vida y sólo su talento en sus obras. Con personalidades como la de Cabral pasa algo de eso.
Saludos

Pablo dijo...

¿Que tal?
¿Alguien sabe como se llama lo ultimo que canto en dicha entrevista?

ezequiel gonzalez dijo...

Genial!!! además de enterarme de esta entrevista. Que -aviso - la repiten el sábado 02 de mayo a las 20 horas x encuentro. Te agradezco Corvino por las palabras.

Al forro que lo tilda de Mitómano, lo espero en segurola y habla.

Estoy con cine braile, conejiro y anónimo de 04 y algo.

Los libros de Facundo son muy recomendables, son de ideas, citas, lecturas, muchas ganas, aliento y de un optimismo incondicional a prueba de escépticos. Por eso que le gusta a los hombres mayores y a las señoras que baldean y son justas con su cosmogonía diaria. A los pibes anti todo, melancos y boludos, le cabe el derrotismo de Miller, Céline y demás cosas que hay que dejar cuando se saca el monotributo.

Arigato!!

Anónimo dijo...

Al bravucón de teclado que dice esperarme en Segurola, pobre reivindicador del gordo que vivía por ahí, le pido que me deje bien la dirección, porque con el apellido que tiene se me hace imposible localizarlo.


Al otro, más respetuoso, que dice que esas ¿divagaciones?, ciertas o no, podrían considerarse parte de su obra... Bueno, lo que sucede cuando a un artista (o a un "artista") le descubrís parte del juego es un poco lamentable. Por su torpeza para jugar, y porque pierde atracción. Me pasaba eso con sus historias sobre la madre Teresa (y alguna sobre Evita también), y todo su chamuyo cristiano. Esa gilada que el bravucón nombra como "aliento, ganas y optimismo".
Si fuese más moderno, te mandaría un "abrazo de luz", bien a tono con ese optimismo raulportalesco.

Anónimo dijo...

Anda a sacarte el monotributo y deja de chillar Anonimo.
A proposito, que pito toca Eno en todo esto?

Anónimo dijo...

Los comentaristas de este blog son tan dados a la polémica que se pelean por Facundo Cabral.

Anónimo dijo...

Estamos practicando para el post de los superclásicos, jaja

ezequiel gonzalez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ezequiel gonzalez dijo...

Anónimo sin monotributo, sí te ofendí te pido disculpas. Ojo, Me interesa lo que expresas.
Sí podes explícame que te cambia sí facundo es una farsa, o es real? La pedís veracidad a lo que cuenta en sus discursos ¿por qué? ¿Eso ya te anula todo lo que expresa?
Veo la disyuntiva Dolineana entre los hombres sensibles de flores y los refutadores de leyenda, acá

damianivanoff dijo...

Qué bueno saber que todavía nos preguntamos si somos Hombres Sensibles (o Mujeres Sensibles, no sea cosa que alguien nos denuncie) o Refutadores de Leyendas.

ANÓNIMOS DEL MUNDO: UNÍOS!

Anónimo dijo...

Dolina, otro... pffffff

Respecto del monotributo, estoy en negro, no tengo aportes.
Y respecto de Cabral, me caen mal los que mienten sin demasiada razón. Cuando les saco la ficha de la mentira, se me anula bastante, casi todo, lo que pudieran decir.
Porque, aparte, esa mentira está hecha para parecer más de lo que sos: el tipo mentía -según recuerdo- respecto de la Madre Teresa (cuando la señora esta vivía y era el símbolo de la caridad), fabulaba respecto de Evita, etc. No de un gil cualquiera, de alguien con nombre.

Es el iluminado, el que la tiene clara (más clara que nosotros, que somos unos pobres giles perdidos en la cotidianidad), y cuya claridad, o cuyo halo de elegido le permite tratar a gente grosa, que lo admite en su círculo.
Menos doscientos, la gente así.
Para mí.

ezequiel gonzalez dijo...

Gracias, Anónimo en negro. Por la respuesta, gracias; la entiendo.
Te hago otra pregunta, quienes serían los iluminados?? algún ejemplo? o alguno que tengas en la mira?
Gracias, otra vez.

rocky k dijo...

un iluminado... el bombero de víctor hugo?

Pablo dijo...

A Dolina tampoco lo soportas? Noooo.
Ya es muy fuerte.

Anónimo dijo...

Al Indio Solari tampoco, jajajaja

Dolina se quedó en los 90's.

No es exactamente un "iluminado" estilo Cabral, pero esos tipos que van al cielo derecho como Farinello también me hace ruido
(En especial pq Farinella garchaba más que yo; bueno, en realidad, eso no quiere decir mucho, jajaj)