martes, 16 de junio de 2015

Apuntes arbitrarios sobre Argentina vs. Uruguay


Tener uruguayos en tu equipo es tan bueno como que no los haya en tu rival. Y si el plantel entero de rivales es uruguayo las complicaciones son múltiples. A Uruguay raramente se le va a ganar por goleada o con total claridad. Aunque hubo una época en la que el clásico entró en decadencia (durante los noventa y principios del dos mil) y Argentina y Uruguay sólo empataban. Probablemente hayan empatado dos veces pero a mí me quedó esa sensación, como la de que todos los River vs. Argentinos Juniors de la última fecha estaban arreglados. En fin.

Que haya un técnico que le da la titularidad a Pastore es buena noticia. Pastore es un error de la Matrix o algo así. Ahí debería haber otro jugador, más acorde a los tiempos modernos, sin embargo aparece Pastore y es una vindicación de Riquelme demasiado rápida para poder entenderla. Sus pases entre líneas, su cuerpo espigado y somnoliento intentando escapar, sofisticadamente, de sus marcadores. En el imaginario de Huracán Pastore es algo así como el hijo de Houseman, o sea: Jesucristo. Y para coronar la buena noticia Pastore no sólo juega de titular sino que además lo hace muy bien. Porque suele pasar que cuando estos  jugadores extraños y geniales logran ingresar a un equipo titular de la Selección no pueden mantener la titularidad y son reemplazados por tipos más polifuncionales y efectivos como Maxi Rodríguez (que también me parece un jugadorazo). Pero hoy Pastore se destacó en un equipo en el que Messi jugó un gran partido.

Da la sensación de que ahora hay más predisposición al juego vistoso que antes. De hecho cuando entró Tevez intercambió un par pases con Messi. La indicación de esta escena comprueba las pocas veces que sucede. El ingreso de Biglia por Banega (que había jugado un primer tiempo extraordinario con Paraguay) le otorgó al equipo el famoso “equilibrio”, término bajo el cual el periodismo deportivo señala la existencia de equipos que evitan el desparpajo, la espontaneidad, la individualidad, el riesgo y una serie de cosas sin las que el fútbol es una mierda. De todos modos el mediocampo desierto del 2-2 con Paraguay fue un error interesante para detectar la forzada indignación de un “mundo del fútbol” que quiere convertir todo en un “escándalo” o “papelón”.

Di María está medio peleado con la pelota pero siempre deja relucir su picardía en todo lo referido a la parte “ilegal” del fútbol. Es muy evidente su habilidad para fabricar faltas y a veces con eso compensa cierta desprolijidad propia de su estilo. Por supuesto nadie busca estadísticas propias de Iniesta en Di María. Biglia sigue rindiendo, como una especie de peón secreto que tal vez comience a ser reconocido como un discípulo de Mascherano. El ingreso de Zabaleta comprobó que no había nada que retocarle a la defensa del Mundial (se entiende el ingreso de Otamendi para curtirlo en un puesto y un momento en el que Demichelis es un jugador veterano).

Argentina dominó ampliamente el primer tiempo. Uruguay basaba sus expectativas en utilizar los laterales como córners. Argentina manejaba la pelota y llegaba con bastante claridad pero las dificultades para llegar al arco eran importantes. Si no llegaban a interceptar la jugada, los uruguayos cortaban con falta y eso comenzó a crispar los nervios de los argentinos, entre ellos Mascherano. El partido se puso chivo, los jugadores se puteaban y daba la impresión que alguno se iba a ir con diez. En ese clima (con Martino expulsado) la propuesta de Argentina perdió protagonismo. Esa dinámica de juego continuó en el comienzo del segundo tiempo. En un buen tramo de la primera parte Argentina había sido un grupo de jugadores organizados que recreaban la vitalidad de un cuerpo enérgico y libre. En el complemento la disposición de los jugadores en la cancha se retorció, formando un nudo táctico que impedía el avance del equipo. Sin embargo la lucidez de Pastore para inventar espacios permitió el centro de Zabaleta y el cabezazo de Agüero, que había estado desaparecido y fastidioso. Uruguay pudo haber empatado pero el triunfo argentino es muy merecido.

A todo esto Messi está sólido. Le queda mejor la camiseta. Pocas veces lo vi jugar en la Selección con este nivel de confianza. Está rápido, no se deprime, gambetea, se muestra, incluso mejoró su pegada con respecto a hace ¿dos meses? Me hace pensar en la épica del antihéroe y ese tipo de cosas. Nunca es tarde para ilusionarse con Messi. Total el que tiene que sublimar todas nuestras miserias cotidianas es él. Nosotros no podríamos hacerlo de ninguna manera, sino ¿quién fabricaría miserias cotidianas?  

El Maestro Tabárez, sentado en el banco, con su piloto y su bastón, parecía un actor italiano interpretando un personaje de Fontanarrosa.




24 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, celebro el post. Si miro algunos partidos es para disfrutar, y como soy más hincha de los jugadores (y de sus asociaciones), que de los resultados a cualquier costo, me quedo con los técnicos que los reúnen y los vuelven niños capaces de disfrutar este juego tan serio. Tavárez y Marcello Mastroianni= ¡un solo catenaccio!. (El ruso)

Cine Braille dijo...

Nos ayudó un Uruguay narcisista, demasiado enamorado de su imagen de siempre: la comparación con el Paraguay de Ramón, que tiene menos jugadores, es fatal.
Quiero creer que el segundo tiempo del partido con Paraguay fue un ensayo. Quiero creer que ese modelo de dos equipos, atacan cinco y defienden seis, el 4-1-0-5 Maradona-style que tantas satisfacciones nos dio en el Mundial de Sudáfrica contra Alemania, pasa a la historia. Los cambios de Martino fueron demenciales: la selección tendría que haber quedado más o menos como el equipo que jugó con Uruguay. Se extrañó a Biglia.
Pero los dos primeros tiempos fueron bastante buenos: tal vez falte más precisión en los pases y más movilidad de los de arriba para fabricar espacios, y ahí uno entiende lo realmente bueno que es el Barcelona. A veces el lateral del otro lado está solo y nadie se anima a un cambio de frente, o hay malas decisiones de pase o falta de precisión en Di María y (con Paraguay) de Pastore. Y a veces la pelota se toca bien en el medio pero demasiado tiempo, porque todos arriba esperan quietos, de espaldas.
Otra buena es que estando Agüero tan fino no hay lugar para Tévez, que siempre ha desacomodado a la selección. No sé qué le pasa con la camiseta argentina, realmente.
Y un Pastore en este nivel libera a Messi. Es bueno tener motores alternativos, no depender tanto de una individualidad. Que es lo que le pasa a Brasil: sin Neymar no existe, tiene que dar el último pase y definir él mismo. (Pero Neymar existe, y está en gran nivel).
Saludos

Michael Laudrup dijo...

I know you're so young, but, please, reconsider this: A Uruguay raramente se le va a ganar por goleada o con total claridad.

chino zannini dijo...

1) El uruguayo futbolizado es más insoportable que el argentino.
2) Pastore no es e huracán. Estalló ahí, pero salió de Talleres.
3) Ahora entienden porque sabella no convocaba a tévez? o van a seguir haciendo lobby por el jugador del pueblo sciolista?
4) Para cuando un post que se titule vindicacion de Biglia?
Biglia es el george harrison rubio de esta selección. Con un cuarto de prensa que mascherano pero mucho más necesario y útil que el promotor de veraneo en el paisito.
5) Inentendible las críticas a Di María del limitadísimo periodismo deportivo argentino. Di María siempre jugó así. Cuando peleaba descensos con Bentral, cuando fue el jugador fetiche de Diegote, cuando se agarró las bolas en la cara del oligarca santiago bernabeu, en Brasil 2014, y ahora también. Es su característica distintiva, así como Pastore es elegante, fino, cerebral, Di María es atolondrado, desordenado, imprevisible. Tomenló o dejenló. Pero no le pidan giladas.
6)En una selección que parece querer dejar atrás épocas tenebrosas, o por lo menos esa es la intención a partir de darle el mando a tipos serios y laburantes como sabella en su momento o martino ahora, nada tienen que hacer tipos que representan la cara de la derrota como demichelis y gago.
7)Vindicación de Romero. Vindicación de Diegote por darle pista hace 5 años para que no salga nunca más. Doble vindicación de Diegote por haberle dado alas a Pastore cuando todavía era un guacho. Vindicación a Diegote, siempre.
8)Aguero no es 9. Aguero no es 9. Aguero no es 9. Aguero no es 9. Aguero no es 9. Entiéndanlo Martino, colaboradores, periodismo deportivo e hinchas de la selesió. Aguero no es 9. Al priorizar la posesión del fulbo, la subida de los laterales, la cancha abierta, el pase horizontal, el cambio de frente, etc, se dan un sinfin de situacipnes donde la jugada pide ceeeeentroooooo. Y en el área está aguero. Que no es 9.
Ayer se cagó en todo esto e hizo el gol en una jugada con posesión de pelota, lateral en ataque y pelota abierta que pedía centro. Si. Pero el que miró los dos partidos completos sabe que fue la única situación donde se pudo dar el milagro. En parte por la viveza y rapidez de Aguero y en parte por el desacople defensivo uruguayo que obligó a Godín (que se lo comió en 2 pancitos durante toda la noche) a salir a tapar el centro de Zabala. Sería muy raro que se repita una situación como esta. Las características de Aguero son las de un delantero por afuera, no un piojo lópez o un barros schelotto claro, pero si las de un segundo delantero digamos, las de un romario, un bergkamp, un thierry henry, que se yo. Para mi gusto lejos está de ser un 9. Cuando dicen 9 yo veo un batigol, un ronaldo, un klose. Para mi ese puesto es de Higuaín, por más que no sea del gusto del tata o sea resistido por algunos.
No se puede jugar sin 9, bah sepuede, pero no se debe, está bien copiar al Barcelona en cuanto a propuesta, pero tampoco excederse y estar calcando cada detalle.
Patore-Di María-Messi-Aguero y dejate de hinchar las pelotas con "de 9 juega el espacio".

Anónimo dijo...

Pastore-Di María-Messi-Higuaín quise decir.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Muy de acuerdo con el "Agüero no es nueve". A mí me parece un jugadorazo, que lamentablemente no estuvo bien físicamente en el mundial, pero muchas veces la jugada pide centro. Además el nueve te sirve para defender las pelotas paradas a favor, y en contra. Soy "tatista", pero quiero a Icardi por Tevez, la salida de Gago y Demichelis y luego más o menos todo igual. Por suerte en 2016 podemos formar un sub 23 para darle alas a los Angelito Correa, Icardi, Dybala, Cubas/Kranevitter, Mammana, etc. Estimo que Martino quiere favorecer más recambio después de la Copa América, lo que no está mal.
Como el fútbol es tremendamente "democrático", temo que triunfe EL MAL (el Brasil Dunga-simeonístico) y, si EL MAL triunfa, toooooodo el periodismo hablando de equilibrio, de "me da miedo cuando la pasan para atrás", de "vende-humo", de "táctica". En fin, lo de siempre: Marcelo Palacios, Leo Farinella, la mayoría de los periodistas de Fox Sport, etc.
Buen análisis. Coincido mayormente con su visión, chamigo Corvi.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Agrego algo más: es cierto lo que dice Cine respecto del 4 1 0 5. Bardeó con el ingreso de Higuaín y Tevez. Sin embargo, hay algo que me gusta de Martino, y es su manera de explicar sus decisiones. Es muy lúcido para declarar, y tiene un estilo "campechano" (como Fontanarrosa, suponte), llano y al mismo tiempo razona muy bien. Dijo que Paraguay propuso el golpe por golpe y él se prendió porque consideraba que en un partido desordenado, sin medio campo, iban a predominar nuestros delanteros (que tienen más calidad que la delantera paraguaya). Es decir: apostó a que el partido terminara 4 a 2, o algo así, y le salió mal. No es que entendió todo para el carajo, sino que no le salió lo que intentó. Estemos de acuerdo o no, está bueno escuchar sus argumentos.

Anónimo dijo...

En los equipos mezquinos cuadran muy bien los llamados picapiedras, incluso pueden ser figuras; en este equipo han desentonado Rojo, Garay y hasta un jugadorazo como Mascherano (errático con la pelota en los pies). No es casual que se dejara libre a Rojo y a Masche desde la marca uruguaya. De cualquier manera no podemos prescindir de 2 o 3 jugadores así dentro de los titulares. El tema es no caerle siempre a los que inventan y crean; esa es una herencia que nos dejó el periodismo cercano a los Niembro y/o Araujo, el resultadismo que evita el análisis positivo y concreto del juego.

Pablo dijo...

Argentina horrible. Uruguay horrible. Partido horrible.
Pases imprecisos. Masitas directamente a las manos del arquero. Decepcionante.
Como dijo alguna vez Passarella, "les falto fibra".

Morten Olsen dijo...

Viendo a Carrasco y al patético Gerardo Fernández en el blogroll, me pregunto si da para post sobre Zannini, Randazzo, el fraude socialista y demás linduras extrafutbolísiticas

Anónimo dijo...

Hola,

El problema que me sucede con Martino es que no es la más pura caricatura de Bielsa como pudo llegar a ser Gustavo Alfaro en su época pre-Arsenal, pero casi. Pareciera que el partido es una excusa para después ir corriendo a la conferencia de prensa (se nota que le encanta esto) y jugar a declarar sin lo brillante de Riquelme ni el barroquismo de Bielsa ni la picardía de Ramón.

Sabella no me gustaba, pero hoy debo admitir que el tipo tiene su estilo, cercano al patón Bauza pero más existencialista intelectualoide. El patón es pragmático 100%, en todo.

El tata parece que no tiene todavía su identidad definida, a veces me recuerda más a Carol Madelón que a un técnico que puede dirigir al Barcelona.

No hay un estilo Tata, ni en los micrófonos ni en la cancha. Ñuls estuvo más que bien, es el único crédito que tiene.

Tiene a favor que tiene cara de argento clase media, podría ser el tío de cualquiera.

Luis Enrique hizo bajar su cotización en bolsa.

Respecto a los jugadores, está bien. No me gusta Di María. Hoy ya no disfruto a Agüero. Creo que solo se hecha en falta un Ruggeri, un Ayala. Godín es el jugador que quisiese fuese argento.

Saludos,

Matías-

Lucas Martin dijo...

Muy de acuerdo con gran parte del post, celebro como muchos otros la presencia de Pastore para sumar a la construcción de fútbol que hace MESSI. Todavía recuerdo los minutos maravillosos que jugaron juntos en Sudáfrica cuando el ex Huracán ingresó en el segundo tiempo del partido con Grecia (ironías del destino, quien metió un gol durante esa algarabía de toque en velocidad fue Palermo).
Los invito a visitar Lo Mascherano, un blog de la selección que inauguramos para el mundial de Brasil y ahora revivimos para la Copa. Allí calificamos a los jugadores en cada partido y, entre otras afirmaciones tajantes, sostenemos que la consolidación de Biglia es una de las mejores noticias futbolísticas de los últimos años (a mi parecer junto con Garay fue el mejor jugador de la Final del Mundo). Salute. www.lomascherano.blogspot.com

Anónimo dijo...

Esperemos que Pastore agarre màs la bola, que la pinche, la ponga en el sobaco, huya corriendo hasta el desierto de Atacama y funde una secta donde sòlo dar un pase bien sea el equivalente a un suicidio en masa o rezarse un rosario. @TLPattia
Bueno, sì Corvino, lo reconozco, escribì para promocionar mi quintita, saludos.

Rodrigo dijo...

El anónimo que dice que el "Tata no tiene su identidad definida" no entiende nada. Si algo se sabe es cómo juega la Argentina. ¿Qué partidos viste hermano?

Pablo dijo...

Si Rodrigo, se sabe que juega como el culo.
Yo no fui el anónimo, sòlo tuve la necesidad de decir eso.

Matías dijo...

En esta nota Hamilton habla un poco del partido y mucho de los hinchas de la selección.

"Todos los adversarios son horribles y les debemos ganar, dominarlos los 90 minutos, crear 200 situaciones de gol y no nos deben llegar nunca. Si algo de esto no ocurre, siempre llegan los peros. Y son peros que se acomodan de acuerdo a los vaivenes del resultado y no del juego".

http://revistauncanio.com.ar/opinion/el-eterno-gataflorismo/

Anónimo dijo...

Con Hamilton todo bien, pero todo lo que venga de "Un Caño" me chupa los dos huevos y la japi también.
La juegan de progres, open-mind, lirismo... hace poco comenté una de sus notas en fb, marcando un claro desacuerdo, pero sin ningún tipo de insulto ni término que pueda ofender y no sólo que me borraron el comentario si no que me bloquearon para que no pudiese comentar una sola nota más.
Entré con otro usuario, (una vez más con un tono respetuoso) a pedir explicaciones y procedieron de la misma forma que lo habían hecho con mi comentario anterior.
De eso se trata la farsa de "un caño".

Rodrigo dijo...

Pablo, parecés Luis Solari y su "no es como acá": https://www.youtube.com/watch?v=129gCkk5hXA

¿Cuántas selecciones de esta Copa América juegan mejor que la nuestra? Juzgar es comparar, y si te parece que jugamos "como el culo", ¿qué adjetivo reservás para Uruguay?

Tomatelás hermano!!

Pablo dijo...

Eso me sonó a desaprobe mamá; igual desaprobaron casi todos...

Si comparamos a Un músico mediocre con otro más mediocre vamos a decir que es un buen músico?
Con que poco se conforman...

Rodrigo dijo...

A mí me suena a persona que en su actividad no llegó ni al 20% de lo que han llegado los jugadores de la selección argentina, y cree que exigiendo frente al televisor sin hacer ningún tipo de esfuerzo y lanzando "juegan todos para el orto" al aire tiene un paladar fino. Para mí, los despreciadores profesionales no son espíritus finos y exigentes, sino más bien perezosos mentales. Comparar cualquier aspecto de la realidad nacional con la excelencia a nivel mundial es obturador, y es algo que percibo mucho en nuestra sociedad exitista argenta: comparar nuestros trenes con los trenes escandinavos, nuestros laterales con los laterales brasileños, nuestro equipo (cuyo ciclo está empezando) con el Barcelona, y así siguiendo. Eso es una estupidez supina. Te entiendo que digas "el equipo a veces se torna previsible" o " me gustaría que juegue con un nueve tipo tanque como Higuaín o Icardi o algo similar. Pero "juegan como el culo" es una exageración.
La gente que dice "los políticos son todos chorros" no demuestra espíritu crítico, sino incapacidad de discriminar.
Abrazo de gol!

Pablo dijo...

Y el resultadismo es mejor?
Jamás lo comparé con el Barcelona ni dije que yo soy más exitoso. Realmente creo que para el potencial que tiene juega muy feo.
Me molesta más el resultadismo de los que opinan sobre el jugar mismo de la selección. Ganamos ajustadamente y dicen "fue un equipo equilibrado, messi jugo bien."
Quizas me gusta otro tipo de forma de jugar. No soy para nada exitista. La selecciòn del último mundial me gusto sólo como jugo en la final, que dicho sea de paso, perdió.
La seleccón de la que tengo el mejor recuerdo, es de aquella que no pasó la primera fase en Japón-Corea.
Decir mi punto de vista me convierte en un perezoso mental. Maldito karma!

Anónimo dijo...

La selección juega feo chochamus.
No creo que falte mucho para recibir el cálido y clásico "baño de realidad" que nos merecemos.
La cuestión no es técnica o hasta táctica te diría, sino mental.
Juegan como si ya hubieran ganado todo, sobran los partidos y siempre se creen superiores.
Ya nos van a clavar y vamos a ver que pasa.

P.d: Cine en Braille tragasables.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

El problema con los "pronosticadores de derrotas" es que suelen preferir tener razón para decir "te lo dije" antes que ver salir campeón a su equipo. Además, componer una letra del tipo "el mundo fue y será una porquería ya lo sé", es lo más sencillo del mundo: salir campeón es la excepción, quedar eliminados la regla. Entre doce equipos, sólo puede campeonar uno.
En el mundial no hubo ningún partido en el que hayamos ganado 4 a 0. ¿O ya olvidaron lo que nos costó ganarle a Suiza, a Irán, a Holanda? No creo que "sobren" a nadie. Creo que en el fútbol actual, sobre todo a nivel selecciones, los partidos fáciles son excepcionales.
No importa qué tan millonarios sean nuestros players: son seres humanos, no máquinas de jugar. Hay tipos que llegan con más de 50 partidos de alta exigencia en el lomo, ¿qué carajo pretenden? La verdad, el tono tremebundo a la Marcelito Palacios me tiene las pelotas llenas.
Para mí ser un equipo de propuesta más que de "respuesta" es para celebrar. Luego si no ganan el torneo, pues lástima.

Matías dijo...

Que un jugador valga el doble que otro en el mercado de pases no significa que sea el doble de bueno. Para los que comparan los planteles por presupuesto.