lunes, 8 de junio de 2015

Un sacerdote con la remera de Luis Alberto Spinetta


¿En qué lugar del mundo las monjas comparten casa con un sacerdote sexy? En una serie de Polka.

A y B comparten un gran secreto que involucra a C. ¿En qué lugar del mundo A y B hablan en voz alta y con lujo de detalle del secreto a pocos metros de C, que interrumpe la escena y pregunta de qué estaban hablando? ¿Y en qué lugar del mundo, C, estando tan cerca y con sus oídos en funcionamiento, jamás puede escuchar lo que hablan A y B? En una serie de Polka.

Las series de Polka giran en torno a uno o dos problemas generalmente relacionados con la identidad. Más en tono de ligera comedia shakesperiana que de denuncia social. Alguien (el protagonista) dice ser quien que no es. La distancia entre una y otra identidad es la medida del malentendido cómico, que a la vez puede ser tratado como un drama. Hay malos de clase alta. A veces son excéntricos y la interpretación de tal característica generalmente resulta afectada, lo que diluye la verosimilitud de la típica novela costumbrista. Hay algo artificial en esos papeles y el programa aprovecha para generar una dinámica cómica más incisiva y absurda. En los últimos años se puso de moda hacer actuar a famosos, generalmente cantantes.

Según tengo entendido Polka genera estas series como si fueran artefactos perfectamente diseñados por una máquina narrativa pigliana. Los actores, los modos de hablar de los personajes, las locaciones, los conflictos: quienes no vemos estas series tenemos la sensación de que siempre son la misma pero con diferente nombre. De hecho los títulos de las tiras no varían demasiado. “Corazón”. “Esperanza”. “Mía”. “Mío”. “Amor”. Esas cinco palabras forman parte del campo semántico mágico de los creadores. 

La crítica de espectáculos sólo prestigia los unitarios de Polka, los que protagoniza Chávez y generalmente ganan el Martín Fierro de oro.

Supongo que las series de Polka también pueden ser graciosas, no llegan al nivel de cursilería de Estevanez. De chico yo vi Rodolfo Rojas DT y Gasoleros. Suelen robarse actores de la escena under y/o cinematográfica para subir el estatus de su reparto. La repetición de la fórmula, por otro lado, es el talón de Aquiles de la comedia televisiva en general.

***

Recién estaba haciendo zapping y vi a Mariano Martínez con una remera de Spinetta.  Es una foto muy conocida, una de esas emblemáticas, con su rostro en primer plano. De principios de los 80. El exceso de  canonización de Spinetta, con las estatuas, los homenajes tributo, los recitales tributo, los discos tributo, llevó a que ahora se lo etiquete como “Música para sacerdotes”. Spinetta llegó a cantar “No tengo más Dios”. Bueno, era el año 1972. 

La serie se llama Esperanza Mía y Mariano Martínez hace de sacerdote. Vive en un convento (o eso creí entender) junto a monjas. Entre ellas Lali Espósito que en realidad se hace pasar por monja. Al mismo tiempo, Gabriela Toscano es su madre y también es monja y justo vive en el mismo convento que ella, su hija. Lali no sabe que Gabriela Toscano es su madre. Ana María Picchio sí. No alcancé a entender si Mariano Martínez esconde algún secreto, es de suponer que no sea sacerdote o que sea el hermano de Lali. Otra que parecía esconder un secreto era Rita Cortese.

Lali Espósito tiene algo del carisma barrial de Natalia Oreiro. Además es cantante y por lo visto tiene muchos admiradores. En un video de YouTube cuenta  que en la fiesta de la revista Gente conoció a Charly García. Charly le preguntó quién era y ella respondió: “Hago Música”.

Charly sentenció: “Ya está hecha”.


11 comentarios:

ezequiel gonzalez dijo...

PLOP!!! jajjajajaj genial, Corveta.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Genial la respuesta de Charly.

Y la verdad es que me parece que esto atrasa, parece algo intermedio entre La novicia rebelde y Cambio de hábito. Y no tiene nada que ver con No somos angeles.

¿Ya alguien perdió la memoria cuando iba a revelar algo clave?
Me parece que recurren demasiado seguido al recurso de personaje que no sabe su origen. Y lo de Mariano Martinez como sacerdote es inverosimi.
Ah, yo veo Noche y día.

Gasoleros y Rodolfo Rojas estaban mejor hechas.
Una pregunta, ¿alguna vez le van a dar a Eugenia Tobal un papel aparte de la psicopata enamorada del protagonista, que termina quedando sola, encerrada o muerta?

JLO dijo...

es un submundo que mejor escapar antes de que te atrape.... si estuviera la Oreiro bueno, pero no está...

a mi también me dijeron que tenía una remera de Spinetta por mi fanatismo... me cayó bien.... todo lo de Luis me cae bien aunque hagan una propaganda de yogur con Muchacha...

Hernan Dardes dijo...

Dale la remera de Spinetta a Lali Espósito, Suar!

Anónimo dijo...

Me enteré de esta serie o novela, no sé qué carajos es, por mi sobrina. Ella tiene 16 años, y hace 4 o 5, no recuerdo bien que sigue estupidizada con Violeta. Se compró todo de ella, tiene todos sus discos y vídeos, incluso fue a verlos cuando estuvieron en Guatemala. Ayer celebrábamos el cumple de mi hermana, y justo ella dijo: "me olvidé ver Esperanza mía". El único capítulo que vi, o los únicos minutos que vi, fue porque ella un día la veía.
Yo esto viendo en inter "mis amigos de siempre", la comencé a ver hace un par de meses y bueno ahí voy, me cago un poco de risa, son esas cosas que hacemos que llamamos gustos culposos, o a lo mejor no. De igual manera estoy viendo en inter El Puntero con Julio Chávez, que es otra cosa, de Chávez he visto varias películas y es muy bueno, y con De la Serna te cagas risa.
Por otro lado veo una genialidad, también en inter, Twin Peaks de David Lynch, que por cierto el próximo año, sino se vuelven a cabrear, estarían sacando la 3 temporada, tal cual lo dicen en el 3 capítulo de la 2 temporada. El agente Cooper tiene un sueño de algo que ocurriría 25 años después, justo se han cumplido 25 años.

Arrivederci ragazzi

Anónimo dijo...

¿Qué hacés mirando eso? ¿Te fuiste a vivir con tu novia?

nslg dijo...

Bueno, está César, el cura rockero. Y está el cura hincha de Racing.
Claro que ninguno de los dos es sexy como Mariano Martínez. Lo cual, digamosló, tampoco es muy relevante: Farinello no era sexy y cogía más que yo.

Pero, bueno, todo forma parte del avance del bergoglismo (?).
Lo mismo que el "padre Pepe", que sí es sexy. Y tal vez spinetteano.

José A. García dijo...

¿Quién sos?
Hago música

Ni siquiera entiende una pregunta simple y directa, qué otra cosa puede esperarse.

No es que las series de polka parezcan parecidas a quienes no las miramos con detalle, para los que la siguen también lo son, y parece que eso es lo que más les gusta, lo repetitivo, lo previsible, lo que pasa siempre...

En fin.

Saludos

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Acabas de entrar entre los blogs que han recibido comentarios de dos demiurgo. Uno yo y otro el lucido autor del comentario anterior.

Anónimo dijo...

natalia oreiro carisma???? por favor, si siempre hace el papel de pobre que se enamora del patrón. Que asco

MM dijo...

Muy bueno!
Genio Charly y su magia de la respuesta filosa siempre a la mano.