sábado, 4 de julio de 2015

Perdedores hermosos


La final fue decepcionante en varios aspectos. Argentina jugó su peor partido frente al rival que mayores virtudes había mostrado en la Copa. Dio la impresión de que en el momento exacto los jugadores no pudieron encontrarle la vuelta a las dificultades. La Selección le cedió la pelota a Chile, que fue más incisivo y voluntarioso pero tuvo pocas posibilidades de gol. Es como si el equipo se hubiera resignado demasiado rápido a jugar de contragolpe cuando lo mejor de la Copa se había visto en los tramos de tenencia y traslado inteligente del balón, sostenido gracias al buen pie de Pastore y Messi, que hoy jugaron un mal partido.

Aunque la defensa de Chile mostró bastante incertidumbre cuando se la presionó, el trámite del partido repitió esa situación pero al revés. Chile se dedicó a elaborar un trabajo de asedio y así nacieron los pelotazos de Romero ante la ausencia de posibilidad de pase claro. En ese punto el equipo argentino perdió tácticamente y Chile cubrió los espacios con mayor eficacia, tanto es así que cuando un argentino tenía la pelota era rodeado por tres o cuatro chilenos que si no se la sacaban cometían falta sistemáticamente. En cambio Chile siempre contó con mucho espacio para escalar posiciones, como lo prueba la absoluta comodidad del lateral Isla para pasar la mitad de cancha. Mientras tanto las incursiones ofensivas de Argentina fueron corridas solitarias de Di María y Agüero o la triste escena de dos jugadores en espacio reducido sin ninguna esperanza de evolucionar en campo rival.

Los cambios tampoco ayudaron y acá es pertinente indicar que Martino nunca acertó en este rubro. Al obligado de Lavezzi por Di María, Martino eligió añadir a Higuaín por Agüero (que venía jugando bien) y a Banega por Pastore (que venía jugando mal). Se notó que Tevez es verdaderamente la octava opción del entrenador, incluso en un partido durísimo como el de hoy, donde un jugador de su temperamento no hubiese desentonado. Pero los cambios no lograron cambiar la historia y tampoco la entrada de Tevez asegura algo en concreto. De hecho Higuaín y Banega no consiguieron marcar en los penales. Sin posibilidad de refrescar al equipo (los cambios ya estaban hechos) el alargue fue una tortura, con jugadores lesionados (Mascherano, Lavezzi) y una intrascendencia en el juego de la que son responsables los jugadores y el técnico. Hoy nada anduvo bien. Suele pasar seguido en el fútbol pero en una final todo se ve con microscopio. No había circuitos de juego ni más de tres pases seguidos, casi siempre todo terminaba en divididas que invariablemente ganaban los chilenos. La tocaba más Rojo que Messi y eso sólo puede traer problemas. Es verdad que Chile no inquietaba demasiado a Romero, pero en concreto fue el que más hizo por ganar. Argentina tuvo dos o tres claras pero también Alexis Sánchez estuvo por mandarla a guardar en dos ocasiones.

Lo decepcionante es el modo en que jugó el equipo de Martino cuando hasta acá, aún con desperfectos, siempre había ido a ganar los partidos, desde el primer amistoso contra Alemania con triunfo 4 a 2. Chile creció muchísimo en los últimos años. El renombre de sus jugadores (Vidal, Sánchez, Medel, Vargas) y la experiencia del cuerpo técnico son evidentes, pero Argentina se hizo cargo de limitaciones que no tiene cuando sus jugadores están en su nivel natural.

“Siento un déjà vu” fue una de las últimas cosas que se le oyeron a Cerati. Y algo de eso pasa hoy con esta nueva derrota de la Selección. El gol de Bergkamp, el tiro libre al que no llega Cavallero, las que se fueron cerca contra Alemania. En este momento se agrupan todas las imágenes de la derrota, como si de alguna extraña manera, el cabezazo de Ortega y el gol sobre la hora de Adriano tuviesen que ver con el remate desviado de Higuaín. La cronología da a entender que todo forma parte de una consecución lógica de acontecimientos. La verdad es que el fútbol suele tener mucho que ver con el azar pero hay una predisposición psicológica a la derrota que además de ser obvia ya es entendible. Genera algo de impotencia observar cómo jugadores de gran mérito (especialmente Mascherano, Messi y Tevez) no pueden obtener torneos con la Selección Argentina.

La buena noticia es que estos jugadores en su mayoría son millonarios y que hay personas que tienen problemas mucho más graves que no ganar finales. Es ridículo centrarse en la decepción de veintidós tipos cuando de hecho hay personas que nunca jugarán una final en su vida. La mala noticia es que esas personas somos nosotros. Todos perdedores hermosos. Sayonara.

21 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Fue digno perder con la selección de Alemania. Pero perder con la selección de Chile, que no había ganado ningún campeonato. ¿A que le quiso pegar Higuain con la pelota? Messi hizo el penal, fue el único de los argentinos en no fallar un penal. Datoa objetivos.

Anónimo dijo...

Higuaín, nunca más.

Y MArtino tendrá que luchar contra el peso de haber chocado el Barcelona, y ahora estar chocando la seleeción.

Anónimo dijo...

"Casualmente" Messi desapareció en otra final. El jugador más justificado de la historia.

Pablo dijo...

Argentina jugo muy mal, no es novedad; pero que a Chile lo ayudaron como en toda la copa tampoco lo es.
Chile fue el mismo equipo mediocre de siempre con algun que otro talento nuevo. Era exasperante ver a Valdivia o a Medel inventando faltas y reclamar y conseguir tarjetas como lo hacían.
Ni Argentina ni Chile fueron los mejores de la copa. (que los resultadistas no digan eso hasta el cansancio). Que tengas el potencial para serlo es otra cosa.
A mi entender, el mas mejorcito, fue Perú.

Mauri Kur dijo...

hermosisimo Zariello

lucky strike dijo...

1) Chile no ganó nunca nada hasta que lo ganó. Basta de subestimar actualidades con los antecedentes. Hoy en día la selección chilena está entre las 5 o 6 mejores del mundo, mal que les pese a muchos. Aún así ayer jugó tan mal como argentina. Pero no es que perdimos con cambaceres. Se perdió contra una selección que si bien no tiene los nombres de alemania, argentina u holanda, por funcionamiento colectivo está entre las mejores. Lo demostraron en el mundial y lo vuelven a demostrar en esta copa américa.

2) Si martino está chocando la selección por perder una final por penales de visitante contra la mejor generación de jugadores de la historia del rival…no sé, de batista que decimos? Y de maradona? Y de passarella? Y de bielsa? Y de pekerman?
se equivocó en los cambios, es cierto, desde el principio hasta el final de la copa. Es el responsable de haber perdido la batalla táctica ayer, también es cierto. Pero tampoco para empezar a triturarlo.

lucky strike dijo...

3) Las finales se deben ganar, claro. Pero para ganarlas hay que llegar. Esta generación de jugadores recién es la segunda final a la que llega. Perdieron las dos, ta bien, pero no es que llegaron a 14 y las perdieron todas. Son 2 finales, no entiendo porque se magnifica tanto todo y se empiezan a pedir cabezas por perder 2 finales. Para colmo, ninguna se perdió de forma bochornosa, una en suplementario y otra en penales.
Quizás por la cantidad de años sin ganar un torneo. Puede ser, pero desde el retiro de maradona hasta la aparición de messi pasaron los ayala, los zanetti, los almeyda, los verón, los ortega, los piojo lópez, los crespo, los sorín, los riquelme, los cambiasso, los kily gonzález y varios más que nada tienen que ver con esta camada.
Esos muchachos no llegaban ni de casualidad a una final. Perdieron 3 copas américa seguidas en cuartos de final, entre medio el mundial de francia también arafue en cuartos. El siguiente mundial en primera ronda, y el 2006 otra vez en cuartos. Y el 2010? Si, acertó señora, en cuartos. En copa américa, después de la trilogía 95,97,99 de eliminaciones tempranas, vinieron las finales de 2004 y de 2007, la primera si, quizás se merecía ganar y se pierde por algún tipo de karma, la segunda es un papelón al mando del comandante coco, un personaje siempre simpático para el futbolero medio argentino, aquel que no contento con el papelón del 0-5 vs Colombia, volvió para llegar a una final de copa américa (“su especialidad”) y dar vergüenza contra un brasil ya en decadencia.
En fin, en torneos de jerarquía mundial, lejísimo siempre. En el continente, mayoría de vueltas rápidas a casa y un par de finales perdidas.
Pasándolo todavía más en limpio. La selección pasó de estar entre las 7, 8 mejores del mundo a estar entre las 2 o 3. Es muy injusto estar mezclando todo y achacarle a los higuaín, los messi, los mascherano, los di maría 2 décadas de sequía, cuando son ellos mismos los que devolvieron a la selección al lugar en el que alguna vez estuvo gracias a la obra de DIEGOTE.

4) Engancho el tema messi con el final del punto 3. ¿Se lo vio “escondido” contra holanda, alemania y ayer contra chile? Si, sin dudas. ¿Se espera mucho más de él en estas instancias decisivas? Ni hablar. ¿Es el mejor del mundo y como tal le cabe mayor responsabilidad que al resto? También es muy cierto.
Ahora, ¿se tiene que retirar messi para que sus cuestionadores seriales entiendan que sin messi la selección vuelve a la mediocridad de antes de messi y después de diego? Espero que no.
Espero que después de toda la bronca puedan enfriarse un poquito y repasar partidos, campeonatos, rendimientos, estadísticas, etc y por una sola vez opinar con un poquito de fundamento. No a favor de messi, mucho menos justificándolo. Si no más bien entendiendo que sin messi argentina no pasa ni la primera ronda de un campeonato interbarrial (O intercountry si juega tévez, jé).
No lo dice ningún justificador serial de messi, lo dice la realidad, que nos demostró eso en el mundial y en esta copa américa, donde todo lo bueno que hizo la selección fue a partir de messi.
De la final no tenemos nada para rescatar, precisamente porque messi no apareció, igual que en la semi con holanda y en la final con alemania. Hay que entender que la selección argentina en este momento y desde hace un tiempo ES messi, le guste a quién le guste.
Probablemente con messi y sus laderos (mascherano, di maría, agüero, pastore, romero, zabaleta) se siga llegando a instancias finales. Si se sigue sin conseguir títulos será doloroso, pero, a mi entender, muchísimo más doloroso es volverse en la mitad de los torneos no dando la talla para competir con los mejores. Como pasaba antes de la aparición de messi.

Luciano dijo...

Entre el post del Corvino y el comentario de Lucki Strike me voy hecho. Lastima que seguramente despues no me los acuerde en las discusiones con los compañeros del barrio

Cabeza de Platino dijo...

La historia se repite dos veces, primero como tragedia (Alemania) y despues como farsa (chile)


la re putísima madre, chile nos ganó

CHILE... CHILE

el horror... el horror

Anónimo dijo...

Excelente el post y clarisimos los puntos 3 y 4 de Lucky Strike. Además digamos que el partido con Chile en Chile salió 0 a 0, las finales que se deciden por penales siempre me dejan un gusto raro (tanto las ganadas como las perdidas, aunque en el primer caso no puedo negar que quedo más contento).
La dupla Pastore/Messi regaló momentos de buen fútbol en algunos partidos y creo que lo va seguir haciendo, esa es una gran noticia para mí.

Anónimo dijo...

Y dejo un dato para los que reducen al fútbol a chicanas fáciles contra los talentosos: en las dos finales que jugó Maradona en la selección mayor no pudo demostrar casi nada por distintas razones. (En la del 86 con Alemania lo anularon y por suerte estaba Burruchaga, el partido está completo en youtube para el que lo quiera ver)

Anónimo dijo...

Anonimo 22 50, la pelota que recibe burru para hacer el gol en la final seguramente se la puso tu hermana, no el diego. Volvé a verlo, por favor.

Anónimo dijo...

Lacan dice.

Pareciera que en el duelo Tevez o Higuain lo que trasciende más allá de todo es Boca contra River. La selección no es eso.

Sistemáticamente, con el paso de los años a los argentinos nos pasa lo mismo. No somos hinchas de la selección, somos hinchas de Boca o River en la selección. Es una hipocresía tan grande cada una de las justificaciones que se delatan por sí solas, amén del argumento que quieran usar. Antes pasaba lo mismo con Crespo o Batistuta (en realidad era River o Boca).

Cuando Passarella convocaba al 80% del plantel de River para jugar en la selección y no se ganó, lo mataron. Cuando Basile convocó al medio Boca también lo liquidaron, Sabella lo mataron de antemano porque llevaba un tercio de Estudiantes. ¿Por qué no nos sacamos la careta y lo decimos?

Anónimo dijo...

No fue mi hermana jej. Por eso el casi. Messi pone algunas increíbles (a Di María con Suiza, una a los 120 contra Holanda me acuerdo ahora, una el otro día también) pero al no estar Burru o Claudio Paul ni siquiera las comentan porque en ese momento Tití está contando anécdotas sobre el hotel. Posta.

Matías dijo...

Increíblemente el peor partido de Argentina en la Copa fue en la final. Cambió la estrategia. De la presión alta y la posesión pasó a cederle la pelota al rival para jugarle de contragolpe. No sé qué hubiera pasado si salíamos a jugar como lo hicimos en toda la Copa. A lo mejor nos lo ganaba Chile de contra. Pero me deja un gusto amargo haber cambiado tan abruptamente justo en este partido, cuando habíamos llegado jugando de otra forma.
Y más allá de la racha de seis finales perdidas, lo de anteayer no fue mala suerte. Chile dominó la mayor parte del partido y después pateó mejor en los penales. Ganaron bien y sin ayudas arbitrales.
Saludos.

Matías dijo...

Ah, y es erróneo creer que no puedo (o no debo) empatizar con las frustraciones de Messi y Mascherano porque ellos tienen plata y yo no.

Nico dijo...

Disiento con Lucky cuando dice que la selección sin Maradona y Messi fue/será mediocre. Entre Maradona y Messi (sin contar la etapa DAP-ARG-AS), la selección tuvo su mayor nivel de empatía respecto al público y llegó a un Mundial siendo la favorita exclusiva. En ese momento se iba a ver a la selección como equipo. Se disfrutaba el juego, la exhibición, la entrega, etc. Todos puteábamos al Piojo López, por ejemplo, pero no importaba porque Argentina ganaba, goleaba y gustaba. Hoy, en cambio, se va a ver los lujos de Messi, los goles de Agüero, las corridas de Di María, etc.
Más allá del estilo, que podía gustar o no, aquella selección generó un sentimiento muy grande. Tal vez por eso, el porrazo del 2002, haya golpeado tanto que todavía duele.
Desde la verba y su experiencia Leprosa, Martino me gusta. Sin embargo comenzó dando muy malas señales. No por haber perdido, sino por haber especulado. Ojalá se de cuenta de sus errores rápidamente.
¡Salud!
@nicolinov

Pablo dijo...

"sin ayudas arbitrales". No me hagas reir. En los penales no pateó el arbitro, pero en el desarrollo del partido era alevoso como por acciones similares, a los argentinos los amonestaba, y a los chilenos no les cobraba ni siquiera falta. La mano que le cobró a Messi... no embromemos, esas cosas desmoralizan a cualquiera. (en el segundo tiempo aflojo con esa lógica el referí).
Con respecto al cambio de planteo, no me disgustó desde el vamos, ya que en los partidos anteriores la Argentina dominaba y los adversarios se replegaban y por consiguiente se le cerraban los espacios y las situaciones de gol no aparecía; así y todo, no resultó y tuvimos menos situaciones, inclusive, que en los partidos anterioores.
Haciendo un balance, no creo que la selección haya hecho un buen papel en la copa, salvo por los partidos con Colombia y Paraguay.

Jo Goyeneche dijo...

El que no ataca no gana. Martino demostró una tibieza proverbial.
Saludos Corvi, nos queda la copa argentina y muchas otras grandes aventuras en el barro.

pd: dejen de pedir a Kraneviter, Bou y Carrillo por dios.
pd2: dejen también de intentar explicar el mundo con estadísticas.

nada eso dijo...

El penal a Rojo, ese lateral que cobra "falla técnica".
Un delincuente el referí, lo cual prueba (?) que mucho FifaGate, pero los chorros siguen ahí.

Chile, disfrutá tu copita de mierda... anal creampie...

Y el que tenía que entrar era Tévez, dejemonos de joder. No soy fan de ese vendehumo villero, pero Higuaín nunca más!!

Y Lavezzi por Di María tampoco era el cambio. Cagada que no tengamos un suplente para Di María.

Tengo ganas de agregar Lavezzi nunca más

Ah, Lucky, perder una final es suficiente bochorno, no hace falta que te metan cuatro (porque en las finales no suele haber cuatro goles)
Y más bochorno perder con esos angostos

Jo Goyeneche dijo...

Acabo de pensar en Brasil y se me fue un poco la angustia.
Funciona.