lunes, 21 de diciembre de 2015

Un árbol. Una roca. River Plate


Me acuerdo del partido contra la Juve en el 96. Si no recuerdo mal fue el 26 de noviembre. En mi casa no teníamos cable así que me fui a dormir a lo de mi abuelo y falté a la escuela. Me levanté solo y vi el partido en el comedor mientras me tomaba una leche con chocolate. Mi abuelo había comprado Toddy especialmente. Lo transmitía Canal 9, relataba Atilio Costa Febre, la imagen era borrosa y el sonido era deficiente. Había un zumbido extraño producto de la tecnología de la época. Supongo que los satélites eran de madera. La Juve tenía un equipazo (Zidane, Del Piero, Nedved) pero River contaba con un plantel brillante e irrepetible para el fútbol argentino: Francescoli, Ortega, Sorín, Berti, Celso Ayala, Salas, Solari. De hecho Salas entró en el segundo tiempo por Cruz, a quien le decían Jardinero porque antes de debutar en Banfield cortaba el pasto de la cancha.

River fue superado por el equipo italiano y Bonano fue la figura. Sin embargo estuvo muy cerca de adelantarse en el resultado cuando el Burrito Ortega desbordó por derecha y clavó una pelota en el travesaño. Después el arquero de la Juve le sacó un mano a mano a Salas. La diferencia física fue enorme. Con el tiempo nos enteramos de que los jugadores de la Juve se daban con creatina, una sustancia polémica que aumenta la resistencia y la energía de los deportistas.

Ayer me levanté temprano otra vez para ver a River en una final del Mundo. En el 96 terminó el partido, volví a mi casa y pasé todo el día encerrado en mi pieza y a oscuras, recreando una y otra vez algunas escenas del partido que podrían haber sido favorables para River. A los doce años no tenía mayores problemas. Cuando te gusta desde chiquito es como si el fútbol te preparara para soportar con más sabiduría los grandes dramas de la vida adulta: el desamor, la muerte, el triunfo de Macri. Esto me recuerda a un cuento de Carson McCullers llamado "Un árbol. Una roca. Una nube". Como en muchos cuentos de McCullers la acción transcurre en un bar de mala muerte. En medio de esos climas decadentes los escritores yanquis ponen a funcionar la máquina de las epifanías. En este caso un borracho le dice un niño que antes de amar a una mujer los hombres deberían empezar por cosas más pequeñas e ir escalando hasta llegar al punto crítico: primero un árbol, después una roca, más tarde una nube y finalmente una persona. De esa manera todo sería más fácil.   

Todos sabíamos que River es un equipo bastante modesto que encima está pasando por una racha negativa: las individualidades no responden, los refuerzos no rinden, la defensa ya no es sinónimo de seguridad y no hay power ofensivo. Llegó a Japón en el momento más bajo desde que asumió Gallardo. Sin embargo, hasta los hinchas más pesimistas, en un recóndito lugar de nuestra mente, creíamos que a pesar de todo se podía ganar. Cuando Suárez hizo el segundo gol me invadió un sentimiento de tristeza que no tenía programado y entendí que la soberbia de los mejores es lapidaria. Durante buena parte del primer tiempo supuse que River estaba poniendo a Barcelona en una encrucijada y noté que Neymar y algunos otros rockstars estaban nerviosos por la marca y la presión del equipo de Gallardo...

Después del segundo gol dio la impresión de que Barcelona eligió cuántos goles hacer, de qué manera y en qué minuto. No había equivalencias. Incluso durante el último cuarto River estuvo a punto de descontar pero casi porque el Barcelona lo invitaba, como cuando Minguito atajó un penal que Maradona le tiró a las manos.

Hubo diez o quince minutos del segundo tiempo en los que sentí bronca y placer por ver que un equipo rival jugara tan bien. Nunca me había pasado. Los movimientos automáticos y esa instantaneidad en el juego, más una organización colectiva respaldada por el talento individual de monstruos como Messi (entre tantos otros) parecen un lujo cultural de la época. La pelota pasó a ser un objeto volador no identificado. Pero al mismo tiempo, a nivel poético (¿o político?), hay algo injusto en un equipo europeo que destroza a uno de Sudamérica con el mejor argentino, el mejor brasileño y el mejor uruguayo (sin contar a Mascherano y Dani Alves, que tal vez sean el segundo mejor argentino y el segundo mejor brasileño). Hace unos años el Santos de Neymar perdió 4 a 0 con el Barcelona. Por lo que se vio ayer, ahora Neymar es el jugador que más se regodea en el hecho de formar parte del Barcelona. Por lo menos ante las cámaras.


River hizo lo que pudo. No apeló al juego brusco como en otros momentos de desesperación y Gallardo no realizó cambios defensivos ni siquiera cuando estaba todo definido. Incluso Viudez de entrada y el cambio de Lucho por Ponzio son riesgos voluntarios que hablan de una actitud noble que no se pudo materializar en la cancha. La derrota es inapelable pero nadie nos quita lo bailado. Especialmente en el segundo tiempo. Igual no importa: yo siempre voy a amar a River Plate. 

20 comentarios:

Hernan Dardes dijo...

Se hizo lo que se pudo, y creo que más también. jugás 100 veces y perdés 99, pero había que salir a jugar como si las 99 ya se hubieran jugado y esta era la nuestra. Gallardo hizo el planteo que correspondía, presión alta. Muy alta a veces, pero con intervalos para que no se vuelva insostenible, mucha atención y concentración.
El volante por izquierda fue la duda hasta útimo momento. Pisculichi no iba a ser, no soportaba el trajín de la presión. Martinez tuvo un semestre horrible y Bertolo nunca arrancó. Yo cuando supe que jugaba Viudez por izquierda me acordé del pase a Alario en Paraguay. Era una de las pocas chances. No había otra. No tenemos plantel ni historia que permita mentalizarnos para colgarnos del travesaño (cosa que por otra parte tampoco daba garantías), y además tampoo tenemos jugadores veloces como para una contra.
No se podían perder pelotas en la salida (a Ponzio lo encerraron y la perdió en el primero), y en ataque había que terinar las jugadas, para no defender retrocediendo incómodo (mal pase de Sanchez termina con el segundo gol). Todo lo que se hizo bien ni alcanza cuando no podes cometer un solo error.
Será dificil rearmar el plantel, presumo que viene una temporada de transición. Veremos.

Capitán Manija dijo...

me pasa bastante cuando te leo, pero esta vez me pasó de punta a punta: parecía que estabas contando todo lo que me pasó a lo largo del partido... Gracias genio por materializarlo...

dolió verlo perder al millo, mucho, pero bue, jugamos contra el equipo más equipo de todos los mundos... durante todo el partido tuve la sensación como de estar peleando contra goku, fresco, sin ponerse amarillo ni nada que si no...


abrazo

Luciano Perrone dijo...

Supongo que a los hinchas de river un poco les dolio la derrota. Pero no le den mucha vuelta. Terminado el partido y viendo las repeticiones tenemos que aceptar que el Barca jugando asi le gana a Dios y al angel Gabriel.
La velocidad y la presicion, y la presicion en velocidad que tienen esos monstros no tiene comparación.
Es mas, como hincha de Boca, ni siquiera me dio satisfacción que hayan perdido. La realidad es que ni el Real Madrid le puede hacer partido hoy en dia.

Pedro dijo...

Lo de McCullers es increiblemente cierto, el post tendría que haber terminado ahí y cerramos todo, mañana volvemos.

La final no tiene importancia, a veces se gana a veces se pierde. Lo importante es jugarla, todos los años, hasta que un día la jugaste tanto que la ganás. Es lo que hacen los Pumas.

Pedro dijo...

Es lo que hace el barcelona básicamente.

Matías dijo...

Era una batalla terriblemente desigual. El fútbol de hoy (y desde quién sabe cuándo) es un deporte desigual. El que tiene más guita cuenta con los mejores recursos y los otros se la arreglan como pueden.

El hijo de Arrostito dijo...

Tal cual, Corvi, la contás exacta. Ni los vosteros nos gastan...
Se trata de diferencias de jerarquía, como Sanfrecce contra nosotros: dominaron, tuvieron 3 grandes chances de gol que sacó Barovero y cuando River tuvo una, gol y partido terminado.
De la misma manera: River aguantó, no tuvo ninguna; Barca tuvo dos, metió la segunda, y partido casi terminado. Metieron la tercera chance y se terminó de verdad.
Igual, nunca te voy a dejar de amar, River Plate!

Jo Goyeneche dijo...

deseaba que se fueran al descanso 0 a 0, tenia esa esperanza, pensaba minuto a minuto en eso, si river llegaba al tunel sin goles en contra la cosa se iba a poner interesante. porque hasta esos monstruos se ponen nerviosos en algun momento del partido. creo que estos partidos contra el barcelona se pierden o se enrarecen a favor del mas debil en los primeros 60 minutos. eso paso con estudiantes, partido que vuelvo a ver religiosamente cada dos meses, como si fuera un vhs de mi propio casamiento frustrado, lo miro con orgullo y frustracion. en unas semananas volvere a ver este partido, con menos emocion, porque no soy de river. fue bastante digno. hace unos par de años estaban en la b muchachos, ganaron un par de copas importantes, y metieron una final del mundo. con alario de atacante y sin funes mori. hacia un par de años que no ponia un despertador a las 6 y media.

Leandro Snm dijo...

Si bien soy hincha del Barça desde que Luis Enrique se paraba del otro lado de la raya de cal, y habiendo estado en un par de partidos de la Champions que llevaron al Barça a encontrarse con River en Japón, me encuentro en concordancia con muchas cosas que decís. Como casi siempre en el deporte, bah.

"Campeón del mundo" es un término lindísimo, pero para mí, si me das a elegir entre una Liga y un Mundial de Clubes (sin faltarle el respeto a River ni a ningún otro club del mundo) yo elijo cien veces ganar la Liga. Porque para ganar la Liga se le gana con regularidad a los participantes del único torneo que mete cinco equipos en la Champions, y para ganar el Mundial de clubes, etcétera. Esto no es desmerecer al planeta sino poner en el lugar que les corresponde a los Atléticos de Madrid, Reales Madrid (?), Sevillas, Valencias y demás. El Mundial no es torneo poco importante, sino inevitablemente, el menos importante de ellos. A esto se sumaba el partido contra River. Por eso si el Barcelona perdía, por primera vez desde la época en la que Messi jugaba en River, no me importaba tanto.

Este año vi todos los partidos, y salvo algunos de los finales de las goleadas, estos tres goles fueron los únicos que no grité. Soy de esa gente que siempre va a preferir que gane un argentino. Me puse contento, obviamente, pero sobre todo sentí la injusticia de los sudamericanos ganándole a los sudamericanos. Fue evidente; y hasta Suárez y Messi la sintieron. River, hasta el segundo gol, HIZO UN PARTIDAZO. Parecía un equipo de Mourinho. Hace un mes, el Madrid se comió cuatro. La lógica indicaría que River se tendría que comer diez. De pedo fueron tres. Pero no caigamos en el facilismo de que esto se hace con plata. El Barcelona hace 25 años (que parece mucho pero es poco para la historia de clubes centenarios como Barcelona y River Plate) no tenía ni el 5% de lo que tiene hoy, y fuera de España NO EXISTIA. Antes del Dream Team, River le hubiese pegado una paliza histórica. Esto se hizo con dedicación, paciencia, visión y muchísimas cualidades. Hasta buenos pibes parecen. La plata no alcanza, los huevos tampoco. A los argentinos a veces nos faltan tanto esas cosas que siempre creemos que es eso. Pero no por nada el Real Madrid tiene muchísima más plata, ayudas de todo tipo y es el segundón hace una década. Hablar de huevos y el Real Madrid sólo es para hacer chistes.

Ya en lo estrictamente deportivo, el Barcelona este año en Champions le ganó en octavos, cuartos, semi y final a los campeones vigentes de Francia (que revalidó título), Inglaterra, Alemania (que revalidó) e Italia (que revalidó también) y me pregunto si alguien se va a atrever a decir que los otros clubes tienen menos plata el Barça. Esto es un proyecto deportivo e institucional inmenso que va contra cualquier jeque árabe y la ley de fair play financiero. Analicen el costo de los planteles del único club de primer nivel mundial que juega con mayoría de canteranos. Veamos los precios de compra de los principales jugadores de los últimos años:

Valdes: costo 0
Puyol: costo 0
Xavi: costo 0
Iniesta: costo 0
Messi: costo 0
Bartra: costo 0
Busquets: costo 0
Sergi Roberto: costo 0
Piqué: recompra
Jordi Alba: recompra

Si no me equivoco, el que llegó de más grande tenía 16 años cuando lo ficharon. Y por miles se hace lo mismo sin ganar nada. Evidentemente hay un trabajo y una apuesta que va más allá del dinero. La situación económica tal vez sólo sea otra consecuencia de algo bastante anterior; anterior al domingo y anterior a Buenos Aires y a Barcelona. Algo que a los europeos les hace tener a tipos como Messi, y a nosotros, echarles la culpa.

hincha enojado dijo...

mamita , argentino e hincha del barsa. 80 palos gastaron en suarez, de que proyecto me hablas. La concha de tu madre

Pochettino dijo...

Es un poco de todo. Como bien dice Leandro, hay un proyecto deportivo sostenido en el tiempo. Pero aclaremos los tantos: un futbolista como Messi no sale nunca más, y los dos que lo acompañan arriba costaron 200 millones de euros... Es cierto, muchos equipos tienen guita, pero ninguno tiene al mejor de todos para atraer a las principales estrellas del momento y conseguir que no prioricen lo económico. La influencia de Messi en esta década ganadora del Barsa es demasiado grande, los catalanes lo van a entender recién el día que no esté. Mientras tanto pueden seguir engañándose pensando que son "mes que un club"...

Pedro dijo...

Banco al hincha del barza. Es cierto que Suarez y Neymar son deus ex-machina, pero si el Barcelona fuera cualquier otro club, Messi ya estaría jugando en el City, Neymar habría caido en el Madrid y Suarez, bueno, no tendría a quién pasársela, o seguiría mordiendo gente en el Liverpool. River-Barcelona, es el que jugábamos en la play muchachos.

Anónimo dijo...

Esa Juve del 96 tenía un nueve, un búlgaro creo, que dejaba a los jugadores de River parados como si fueran cebollitas. ¿Cómo se llamaba?

Anónimo dijo...

Soy de la plata y de estudiantes,perdimos 2 a 1 y en suplementario,nos empataron creo faltando menos de 5 para que termine el partido(creo x q nunca mas lo volvi a ver) y te puedo asegurar corvino querido que el peludo que nos pegaron fue similar al que le pegaron a ustds,la unica diferencia que el equipo de Guardiola se regodeaba mas con la tenencia e iba menos al frente que este.En fin ni los millonarios presupuestos europeos tienen equivalencia contra el mejor equipo de la historia mucho menos nosotros.El 9 de la juve en los 90 era Alen Boksic...una maquina!

El hijo de Arrostito dijo...

El búlgaro en realidad era croata y se llama Alen Boksic. Los otros extranjeros eran todos europeos: los franceses Zidane y Deschamps y el serbio Jugovic.

mundoarjo dijo...

River perdió contra el Barcelona porque le jugó como contra Boca en los últimos partidos. Digo, fue un planteo similar, por la forma de cortar en defensa y al mismo tiempo pretender mantener cierta iniciativa. El tema es (debo confesarles) que el Barcelona no es Boca.

Anónimo dijo...

Tengo un amigo al que acusamos de 'galeanista extremo' porque nunca puede dejar de lado comentarios relacionados al capitalismo salvaje, inclusive cuando hablamos de cosas completamente frívolas.

La cuestión es que siempre dice que la ironía del tercer mundo es que los colombianos le venden cacao a los suizos para que éstos últimos después pongan chocolates importados en los aeropuertos de sudamérica. Más allá de la referencia obvia a productores de materia prima vs valor agregado, que nos destrocen con el mejor argentino, uruguayo y brasilero tiene mucho que ver con esto. Creo el hincha del Barça que habla del proyecto tiene mucha razón en ese sentido.

Saludos Corvi,
José.

Cine Braille dijo...

Nota imperdible de Fernández Moores
http://canchallena.lanacion.com.ar/1856659-la-apuesta-del-muneco
Un solo detalle: recaudación por derechos de TV del Barcelona 150 millones de euros, y el Real Madrid y varios equipos ingleses recaudan más. La de River: 4 millones de euros. Y es una de las dos más altas de Argentina.
Claro que no todo es plata, está La Masía y un estilo de juego que lleva 25 años. Pero andá a sostenerlo con 4 millones contra 150. La cancha no va a estar pareja nunca más, me temo.
PS: "Barcelona espera 2016 para hacer debutar al turco Arda Turam, fichado en julio pasado por unos 40 millones de euros. River, "los millonarios", habla de la vuelta de Nico Domingo. Por medio millón de dólares".
Saludos

Corvino dijo...

Otra: en los medios españoles les parecía una burla el premio por ganar el "Mundialito", para River es una fortuna.

Gracias por los comentarios y los consuelos. Abrazos.

Karina Ocampo dijo...

Era un sabor agridulce, ver jugar al mejor equipo del mundo contra mi amado River Plate, pensar que hasta hace poco tuvimos rivales como Atlanta y el Brown de Puerto Madryn, hecho que contra todos los pronósticos, nos fortaleció y nos hizo soportar cualquier adversidad. Me dolió la derrota, claro, guardaba una miniesperanza de presenciar un milagro, un gol de rebote de Alario, que Barovero se convirtiera en héroe pero sin Mascherano. No dejo de pensar que lindo hubiera sido tener al mismo equipo que ganó la Libertadores, tal vez la hubiéramos peleado como lo hizo Estudiantes... quién sabe. Estoy orgullosa del River de Gallardo, tanto que vengo a leer este post ahora. Feliz Navidad.