domingo, 12 de marzo de 2017

Juzguemos a los otros


En los días previos al recital del Indio Solari en Olavarría los medios y la "opinión pública" se hicieron eco del denominado "fenómeno" multitudinario con ese regodeo que generan las cifras con varios ceros. Los trescientos mil ricoteros se pueden sumar al contrato de Tévez en China, los millones de los bolsos de López o la cantidad de pobres en la Argentina. En la repetición permanente de estas súper cifras existe algún tipo de goce masturbatorio que por lo general invalida cualquier análisis sobre las causas (disímiles) que producen tales efectos.

Lo cierto es que una vez conocida la noticia de que una avalancha había producido heridos y muertos en pleno recital esa fascinación casi demográfica por la cantidad de gente que asistiría al show se convirtió, por arte de magia, en una condena automática hacia el artista o el público o los encargados de Seguridad o los representantes del Estado que no previeron la tragedia o alguno de esos elementos o todos esos elementos juntos. La multiplicación de responsables, pertenecientes a diferentes esferas sociales (de las que podríamos formar parte incluso quienes nunca fuimos a un recital del Indio), por supuesto no activó una conducta autocrítica sino otra, más cercana a la Inquisición. 

La esencia del discurso hegemónico de los medios y las redes sociales parece hallarse en una necesidad imperiosa para señalar culpables. Como sabemos, juzgar a los demás es la mejor manera que tenemos de no hacernos cargo de nada y dormir tranquilos. Incluso sentimientos tan profundos como la tristeza por una tragedia tan dolorosa son desactivados en el afán de encontrar a los culpables y arrojarlos al cadalso mediático.  

Cuestiones políticas, sociológicas y estilísticas se mezclan de manera atolondrada cuando se habla de los recitales del Indio. Se puede percibir una indisimulable y penosa satisfacción en quienes lo acusan de ser K o un millonario egocéntrico, de tener un público compuesto por "negros" o de hacer una música que no forma parte de ciertos parámetros estéticos. "Yo te dije" es la odiosa frase que respalda, de modo omnipresente, estos discursos. Del lado ricotero de la vida ciertos planteos cercanos a una conspiración por parte del Gobierno, por lo pronto, se asemejan a una reacción tan ingenua como paranoica, probablemente ligada a la incertidumbre que genera ver a un ídolo contra las cuerdas morales de la Sociedad. La verdad es que a ninguno de los aparentes responsables, por más malos, sucios y feos que sean, les conviene que haya muertos en un recital. Esto no quiere decir que nadie se deba hacer cargo de los heridos y de los muertos pero sí que se tome con pinzas la idea de una tragedia prestidigitada por un genio maligno.   

Quedará en manos de la justicia, del imaginario popular y del paso del tiempo determinar qué grado de responsabilidad tiene Solari en la muerte de dos de sus fans. La mitificación del "pogo más grande del mundo" y el alarde de su capacidad de convocatoria (que en el documental "Tsunami. Un océano de gente" lo llevó a bromear con un enfrentamiento con los Rolling Stones) más que una culpabilidad logística determina, con el diario del lunes, una improcedencia ética tan evidente como difícil de remarcar para quienes a veces no podemos hacernos cargo de organizar un cumpleaños con suficientes sillas para los invitados. "¡Me voy a hacer una paja!" aulló Charly García, maravillado, tan honesto y brutal como siempre, al observar las trescientas mil personas que habían asistido a su recital en Puerto Madero en 1999. Habría que analizar seriamente qué clase de consecuencias psicológicas tiene ser y creerse el aglutinador de tantas sensibilidades ajenas.  


Lo cierto es que desde el caso Bulacio Solari parece condenado a ser visto como el chamán que descuida a su tribu. Haber ayudado a construir a ese chamán (que hoy se llama Solari y mañana puede tener otro nombre), creernos parte de una tribu signada por sus designios, tampoco debería ser pasado por alto. 

37 comentarios:

Anónimo dijo...

Que casualidad...El indio bromeaba en su poder de convocatoria con los Roling Stones, cuando estos ultimos ya tenian un muerto en un recital en el año 69 en Altamont. Tuvieron la mala ocurrencia de contratar a los Hells Angels como seguridad de de aquel festival gratuito. Terminaron apuñalando a un joven negro (que casualidad...) a pocos metros del escenario.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Imagino cierto frotarse las manos de alguna gente de los medios, como si confirmaran lo que piensan. O pretenden hacer creer.

yo dijo...

Ahora que el Indio no va a tocar más, espero que su público de mierda no arruine los shows de Skay.

Y es inevitable recordar "Ya morí".
Aunque uno de los muertos no haya sido por la avalancha, aunque de verdad sean sólo dos los muertos (la misma cantidad que muere en un choque, ponele), lo que resurge es ese desprecio del millonario megalómano y mitómano que habla con la izquierda y cuenta millones con la derecha. Porque en las cifras con varios ceros están los $800 multiplicados por ¿300.000?
800 mangos para un show desbordado en un barrizal....

Y ese tono condescendiente que me hacía acordar tanto a Pato Fontanet cuando preguntaba "¿se van a portar bien?".

Pedro dijo...

Muy muy flojo el indio

Pedro dijo...

Es difícil señalar al pelado sin caer en la moralina patética de que hizo mucha plata y entonces bla bla. Los 500 mil asistentes se los tiene bien ganados, y lo que sea que ellos le quieran pagar también ¿a vos qué carajo te importa la plata de los demás? Pero el requerimiento básico de asegurar el buen momento de los invitados no lo podés sortear, no hay contexto político ni cultural que te excuse.

Anónimo dijo...

Miralo a Pedrito defendiendo el mercado, las leyes de la oferta y la demanda.
Claro, atendamos un toque a la elasticidad infinita de la oferta, porque "las entradas nunca se agotan".

Pedro dijo...

No defiendo al mercado amigazo, defiendo el derecho de cualquier artista de cobrar lo que se le antoje su entrada, dado que la gente estará siempre en su derecho de ir o no al recital. Ahora, al criticar al indio por su estatus social, económico, político, etc. es cuando se hace difícil criticarlo por lo que (da la sensación al menos) realmente hizo mal, que es: no garantizar un buen espectáculo a los que sí pagaron su entrada.

Pedro dijo...

No se por qué estoy enojado, perdón

Leandro dijo...

El Indio es productor del show, por eso se lo juzga. Si Cromañón estaba entre Callejeros, Chabán y el Estado, acá sólo quedan el Indio y el Estado.

Esto podía pasar, se sabía y ahora efectivamente pasó. Y hasta podría haber sido peor. Si Solari Productions organizara un evento como la gente y el Estado no habilitase estas giladas, esto no pasaría. Todos los partícipes necesarios son responsables.

Miriam dijo...

Solo agrego que uno de los muertos no fue por la mística ni por la misa ni por lo que fuera: era un papá que llevó a sus hijos y algunos amigos de ellos a un recital. Muy buena nota!

José A. García dijo...

Para los medios de comunicación siempre es necesario señalar a un culpable, de lo que sea, por el tema que sea, siempre se construye al villano y al héroe por igual, no saben contar las noticias de otra forma. Siempre alguien pierde, siempre alguien gana, alguien vive, alguien muere. Los extremos siempre presentes.
Y, claro, siempre señalando lo más lejos posible de uno mismo.

Saludos,

J.

Pedro dijo...

Al final parece que no hubo muertos por avalancha, disculpas al indio si es el caso. Pensar que télam arrancó diciendo que eran 7, después Macri salió a despegarse. Muy extraño todo.

gerardo vazquez dijo...

El sabio apostador sabe que no debe abusar de la buena suerte

Porque las estadisticas no entienden de fidelidad y la codicia rompe el saco.

Anónimo dijo...

Los numeros demuestran solo que se podia hacer mejor las cosas. Se podia invertir mas en la organizacion y contencion. Fallo la planificacion. Esa es una responsabilidad de alguien o de varios. Es simple, lo demas es condimemto.

Narcisolón dijo...

Hoy es un buen día para escuchar Motor psico, Salando las heridas o La pequeña novia... Pasan los K, los anti K, la cultura del aguante o las noticias tendenciosas. Quedan las canciones, las grandes canciones. SNM.

Juan Ojeda dijo...

Que periodismo que tenemos... mamita!. Hasta se critica (sin decirlo) por la supuesta ideoligia politica.... hoy tenemos al excelentisimo Jorge Lanata matando al Indio .. cuando hace poco defendia los "deseos" de violacion del pelado Cordera.
Parrafo aparte... hay que hacerse cargo de lo bueno y lo malo

cavernícola dijo...

¿Hubo avalancha o no la hubo? ¿Hubo dos muertos, siete, o decenas, como se dijo al principio "que alguien había visto llevar al hospital"?
El mundo de la realidad alternativa llegó para quedarse.

Anónimo dijo...

A tus preguntas, cavernícola, habría que sumar:
¿fue una cagada la organización o no?
¿fue una gran suerte que no haya habido más muertos o no?
¿fue, como siempre, como dicen, que no controlaban si tenías entrada o no; que siempre "entran todos"?
¿hubo una evasión impositiva de la concha de la lora o no?

dan risa dijo...

eh, yuta, yuta hija de puta...
faltó policía que nos cuide.

eh, milicos hijos de puta, asesinos, genocidas.
-van a comer y tomar agua al cuartel-

Anónimo dijo...

Continuando el razonamiento del comentario anterior: porque.. si uno dice yuta hija de puta o milico asesino, no tiene derecho a reclamar presencia ni a tomar agua de un cuartel, dado que el cuartel y los efectivos y los patrulleros son propiedad no del Estado sino del Ejército y la Policía, que son un país aparte, producen sus propios recursos, fabrican sus propias armas, financian su propia educación y organización, y solamente participan de nuestra sociedad de buena onda, de copados que son, no porque estén obligados legalmente a contraprestar un servicio.

Vladivostok dijo...

EL cocainomano Maradona es "Dios", el septuagenario "Indio" Solari (un mediocre cantante y pretencioso letrista) es "Profeta", las "misas" ricoteras, Lanata periodista de "investigación", Charly Garcia "Genio"(genio era Beethoven, no este esquizoide que la totalidad de sus "grandes éxitos" son robos descarados a la musica anglosajona). El único y verdadero problema (sin solución por cierto) de la Argentina es el paupérrimo material humano (llamarlo recursos humanos seria un elogio) que habita este pedazo de tierra al sur del mundo. Dicho sea de paso (ya lo dije alguna vez), TODO el mal llamado Rock "Nacional" no es mas que un desagradable intento de imitar (con pésimos resultados) las producciones musicales surgidas en las Islas Británicas (país que detras ese odio declamatorio escondemos una profunda envidia y admiración). Me dan asco y vergüenza nuestros "ídolos populares".

Anónimo dijo...

Continuando el razonamiento del último anónimo, cada vez que me vaya de vacaciones no voy a preocuparme por conseguir hotel. El ejército, sostenido en parte con mis recursos, debería darme alojamiento.
Está obligado legalmente. (?)

O sea: van sin plata y muchas veces sin entrada, y el Estado, el ilimitado papá Estado tiene que pagarles la comida y el regreso. Porque para eso está el Estado, para garantizarle al ricotero el traslado a su misa.

Anónimo dijo...

A mi me das más asco vos vlavidostok y la concha de tu madre.

Andate a vivir a Rusia sorete

Narcisolón dijo...

No nos engañemos. El verdadero problema de la Argentina son los tipos como "vladivostok".
Si Charly García hubiese nacido en Inglaterra o Estados Unidos, sería reconocido a nivel mundial. El tipo es un genio, aunque te duela. Igual que Spinetta, Piazzolla o Troilo. A estas alturas, repasar toda su carrera y su trayectoria musical para demostrártelo no tiene sentido.
Parece que viviste equivocado toda la vida, porque todavía no entendiste que la música ES DEL MUNDO. El rock, el jazz, el tango, el blues, el candombe, lo que se te ocurra. Es música del mundo, y acá el rock argentino tomó elementos de, justamente, el tango, el folclore criollo y demás, creando un género único.
El que tiene envidia y admiración por los ingleses sos vos. Hacete ver.

Pedro dijo...

Siguiendo con la infinita disgresión, Vladivostok es un enfermo pero es cierto que el "rock nacional", de producto autóctono, tiene poco

mauro dijo...

Vladivostok, sos un pelotudo. Pero que seas pelotudo no es el problema, todos los somos por momentos. El problema es que sos un pelotudo que se cree mas elevado moralmente e intelectualmente que el resto. Por cierto, charly roba, como si los beatles no hubieran robado. Todos roban algo viejo, pero hay quienes lo hacen de forma creativa y quienes no. Pensar un movimiento artístico como algo que esta limitado por lineas abstractas como son las fronteras es una idiotez. Los beatles tomaron elementos de la música indù; la bossanova del jazz y la samba; el rock nacional, del rock sajón principalmente, pero también del tango, del jazz, del folclore andino. Atenerse a lo que dicta la tradición nacional es cosa de siglos atrás. No solo pasa en la música. Lee de que se trata el modernismo.

Anónimo dijo...

Sabes quien es un asco, alguien que para denigrar a maradona o a cualquier otra persona lo llama "cocainomano".



Vladivostok dijo...

Decirle a un gordo que es gordo es denigrarlo? Bueno, lo mismo con Maradona, es (o fue, da lo mismo) cocainomano, no es denigrarlo, simplemente es decir la verdad. Si Charly es un genio (un plagiador serial es mas apropiado) que adjetivos le caben a los grandes músicos europeos de los últimos digamos ¿300 años? Por cierto si le decís profeta a un viejo que ni siquiera sabe tocar un instrumento o misa a un recital apretujado como ganado es porque sos un oligofrenico, es simple, muy normal no sos. Por cierto a Narcisolon le digo que si, que tengo admiración por los ingleses (por los alemanes también) entre otros cosas porque inventaron las vacunas, formularon la ley de la gravedad, descubrieron los antibióticos o desarrollaron la web (de la que te vales para insultarme), como veras todas cosas irrelevantes (estoy siendo irónico por si sos ricotero, es decir no muy sobrado de inteligencia) comparados con el "pogo" mas grande del mundo.

Emiliano dijo...

Vladivostok, tomate el palo.
No sabes un carajo de música y nos damos cuenta.
Saludos fracasado, podés tomarte el transiberiano, terminar en vladivostok y ahí mismo hacerte cojer por varios rusos, en rusia hay varios músicos buenos en los últimos 300 años.

Narcisolón dijo...

El problema de discutir con alguien que realmente no sabe nada pero aparenta saberlo todo, es que es imposible llegar a algún lado. En la música, todos toman ideas de todos. Y Charly no es la excepción. Combinó elementos de los Beatles, de Yes, de Chopin, Springsteen o Prince, y le dio a la Argentina la mejor música que se haya escuchado. Artaud o Almendra te parece un plagio de la música de afuera? Estás bastante mal.
Como sea, García improvisaba sobre música clásica cuando era un nene y a los 12 años ya estaba recibido de profesor de teoría y solfeo. Musicalmente, estuvo a la altura de cualquier músico popular del siglo XX que se te ocurra. Los de afuera que trabajaron con él dan fe (Joe Blaney, Andrew Loog Oldham).

Narcisolón dijo...

Cinema Verité, Inconsciente colectivo, Viernes 3 AM, Desarma y sangra o Promesas sobre el bidet (y dejo afuera 200 canciones sublimes). Decime, vladivostok, a qué músico de rock anglosajón le puede envidiar algo García? Acaso sos sordo, cínico o un negador serial?

Empiezo a sospechar que realmente no conoces nada de música.

Manzarek dijo...

Narcisolon, no te gastes, dejalo al pobre Vladi en su mediocridad de pobre infeliz. No son tan graves las acusaciones que hace contra lo que el llama rock nacional, sino este fragmento que reproduzco a continuacion digno de un odio tan viejo, tan berreta, tan escuchado y tan gastado que da paja contestarlo:

"El único y verdadero problema (sin solución por cierto) de la Argentina es el paupérrimo material humano (llamarlo recursos humanos seria un elogio) que habita este pedazo de tierra al sur del mundo."

Tenes obra social Vladi? Hay psicologos muy buenos que no cobran tanto... Pensalo.
Besitos (que seguramente te hacen falta)

Anónimo dijo...

este post es un mea culpa por haber ayudado a construir al chamán-dios-todopoderoso-infalible García? y por seguir adorándolo cada vez que se pueda?

Francisco dijo...

Hola Martín y compañía. Aprovechando el post y el intercambio de algunas opiniones, quería compartir un breve relato que escribí. No es ni más ni menos que otra historia. Gracias, abrazo!

http://agenciacomunica.soc.unicen.edu.ar/index.php/comunica/notas/595-la-entrada-es-gratis-la-salida-vemos

la misma del 3er comment dijo...

En vez de discutir sobre García y demás, podríamos volver al eje de los lugares peligrosos, las conductas irresponsables, el ensalzamiento del aguante.

Solari es eso. Los que lo reivindican, muchos de ellos sólo por motivos de afinidad política (intelectuales que criticaban a los Redondos y al Indio ahora lo bancan por ser exoficialista), contribuyeron a multiplicar esta pelotudez en nombre de lo "popular".
Solari es el que contrata a los productores responsables del show de La Renga donde murió uno de un bengalazo.
Solari es el que aplica y justifica el laissez faire, a costa de que, incluso le explote todo como le explotó. A costa de vidas ajenas.
Algún idiota, un "sobreviviente de Cromañón", habla laudatoriamente del "experimento de igualación social" que hace Solari, donde todos entran, los que pagan y los que no.
Donde no hay cacheo y si alguien entra, otra vez, con una bengala, será suerte que no muera nadie. Y si no hay un psycho killer estilo yanqui que entre a matar gente, bueno, es por la suerte de que acá no tenemos esa clase de asesinos.
Los que van ahí están a merced de que un enorme grupo de personas con la conciencia alterada (con sustancias berretas), cuya alteración está potenciada por la masa y por la mirada benévola -que más que benevolente es una voz de aliento a ese consumo- que reciben de su líder, se "porten bien", como dijo Fontanet.
Hay que ser muy forro, o muy cínico, para pedirles a esas personas que se cuiden y que cuiden de los demás. Y dejar todo en esas manos.
Hay que ser muy hijo de puta, yo diría.

Por último, una experiencia personal.
Hace unos meses fui a ver a Sué Mon Mont en el sótano de un restorán en Almagro. Un sótano en el que, si pasaba algo, no iba a haber 194 muertos porque sólo éramos 60.
Pero ese sótano no tenía salida de emergencia, tenía una puerta cerrada con candado y cadena, la única salida era una escalera en L donde no cabían dos personas juntas a la par: seis o siete escalones con una baranda al costado, ideal para llevársela puesta en una emergencia, y en la otra parte de la L, unos quince o veinte escalones hasta la superficie, con la salida parcialmente obstruida por la mesita donde vendían discos.

Si sólo vemos las cosas midiéndolas, futboleramente, en términos numéricos, en lo del Indio no pasó casi nada, dos muertos entre 300.000 es casi nada, es un choque fatal en una esquina de una ciudad como Olavarría. Y lo de Sué Mon Mont es menos que eso. Es algo de lo que nadie se enteró porque, básicamente, no sucedió nada. Sólo alguien del público reparando en ese candado y esa cadena y preguntándose "cómo salimos" si pasa algo. Ni los músicos, que iban a ser los últimos en salir en caso de emergencia, dada la ubicacíon del escenario.

Si lo vemos en términos de lo que sucedió, no pasa nada. Pero si miramos un toque más, veremos que no pasa porque tenemos un culo así de grande, que de Cromañón no se aprendió un carajo (ni el público, ni lo músicos mainstream, ni los "indies", incluso los que como Bléfari, piden intervención del Estado, pero toca en un lugar imposible de ser habilitado), ni nadie.
Que esto es pura suerte, digo yo sin poder evitar la tentación de una cita solariana.

cavernícola dijo...

Vladivostok es el personaje Juan Solari (qué casualidad) de Capusotto, el tipo que nunca estuvo en otro país pero le contaron: "En Estados Unidos vas a un recital de Lady Gaga, pagás seis dólares, lo ves en primera fila y te hace un pete"

Anónimo dijo...

Charly García y la palabra rock no conviven bien en un ensayito o escrito. Gutiérrez