miércoles, 14 de junio de 2017

El gato que hay en vos no te lo digo yo



"El gato que hay en vos no te lo digo yo". Es el verso de Random que gana espesor a medida que avanzan los meses. Pertenece al tema “Lluvia”, un shock de melancolía y belleza típicamente García, con aroma a "Baba O´Riley". En cuanto a la frase: algo absurda, algo forzada, que de igual modo contiene evidentes resonancias poéticas (lo pudo decir Charly en Filosofía Barata), finalmente eleva su carga semántica a través de la coyuntura política. Los anti-macristas (porque no son sólo K) le dicen "Gato" a Macri. Sin ir más lejos: yo a veces le digo Gato a Macri. Es indispensable hacerlo.

Imagino subordinados cansados de Macri que, en el descanso, mientras toman Citrus, le dicen "Gato" a sus espaldas. “¿Está el Gato?”.  A propósito: no me creo el Macri budista zen que venden por TV.

Macri tampoco pudo hacer algo con ese Gato que hay en él. Por lo menos en los grandes medios de comunicación es un tema casi tabú. Como lo fue el "Yegua" de Cristina por un tiempo, hasta que se resignificó a través de una valoración positiva del imaginario asociado a las mujeres-yeguas. Con su Gato Macri no pudo hacer nada. Ni siquiera uno de esos chistes malos que suelen hacer los presidentes. Cristina no hacía chistes: simplemente siempre estaba bardeando a alguien. Néstor era más entrador pero tampoco era un mago de la oratoria. Duhalde: buenas anécdotas, pero chistes malos, sin duda malos. De la Rúa era un chiste. Menem está sobrevalorado, era todo gestos, caras y acentos. Alfonsín sí tenía humor. Hay un documental sobre la dictadura en el que chusmea que cuando Perón y los Montoneros estaban a punto de romper se encontraron y los muchachos de la juventud maravillosa le dijeron: "Pero General, usted había dicho que la juventud era el futuro". Entonces Perón contestó: "Lo que pasa es que ahora estamos en el presente". Esta es una anécdota de aspecto demasiado mítico para ser real ya que expresa de manera muy efectiva una época compleja. De todos modos contada por Alfonsín tiene gracia.

Otra de Alfonsín: igual de mítica, revelada por Duhalde tal vez en el afán de acallar versiones de pactos y conspiraciones siniestras, en el 2001, cuando todo explotaba Alfonsín lo llama y le dice: “¿Vos también vas a sacar el culo de la jeringa?”. En fin, Macri por ahora no pudo capitalizar en forma positiva lo negativo. Sacó el culo de la jeringa. Simplemente se dedicó a ubicar al Gato en el rincón más oscuro del sótano, como hacemos con fantasmas que no sabemos si los inventamos o en realidad existen.  


Ahora bien: más allá del buen funcionamiento del apodo y de su casi enternecedor infantilismo (se asemeja a los cuernitos en las fotos de los 90), hay un claroscuro en su origen. Culturalmente el kirchnerismo corresponde a un segmento en el que la palabra "Gato" no forma parte de su vocabulario. "Gato" es un término de pertenencia, de origen tumbero, que rápidamente se expandió a través de la jerga callejera hasta atravesar todas las capas sociales como una flecha. Es decir: aún colonizado por otros sectores, son los más humildes los que pueden utilizar el epíteto "Gato" con mayor coherencia. Y a esta altura de la resaca política es imposible decir si los más humildes están diciendo "Gato", Mauricio. "Yegua" o Cristina. Eso va a importar mucho en las próximas elecciones. Mientras tanto cuando Charly tocó "Lluvia" en el show de marzo ocurrido en Caras y Caretas, un fan le gritó "Dale, Charly", a lo que él respondió, rápido, cual Perón, cual Alfonsín: "Yo le doy".  

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Gato es una palabra que a mucha gente le dispara la imagen de los animales. Yo soy más de perros y a los felinos les tengo alergia, pero me pasa lo mismo. Y es injusto con esos bichos, propongo "Macri sorete".

JLO dijo...

Si, le hacen un favor la verdad... Forro estaría mejor...

Y Charly, bueno, canta desde el sótano en su último disco, sino no se entiende como suena así su voz...

Saludos 🙋

Murat dijo...

3,2,1.... se viene el comentario de anonimo macrista......

Narcisolón dijo...

"Loco, cambio de canal pero sigue el recital. ¡¿Con qué mierda drogan a la gente?!". Los Amigos de Dios. Los amigos del Gato.

PD: Me parece el apodo más divertido que le hayan puesto a un presidente.

Anónimo dijo...

Mmm no me parece para nada que Menem este sobrevalorado eh. Hoy visto a la distancia puede parecer asi, pero en su momento tenia un carisma y un magnetismo fuertisimos.

Emi Mendez dijo...

Coincido con la sobrevaloración de Menem, creo que es un recurso de defensa sobrevalorarlo para superar la vergüenza que provoca haber sido hundido por ese tipo.
Y si hablamos de infravalorados, Duhalde tiene ese lugar de político "de culto ".

Corvino dijo...

Me refería, cuando dije que Menem estaba sobrevalorado, a su costado humorístico verbal. No sé por qué estaba escribiendo sobre eso pero me dio la sensación de que más de respuestas rápidas y ocurrentes, era de gestualizar, de evitar el lenguaje. Justamente su carisma era tan grande que no hacían falta palabras. Duhalde mejoró después de ser presidente, vos lo escuchás y es el fucking Churchill. No soy de odiar mucho a los presidentes de la democracia, veo claramente su condición de emergentes y prefiero odiarnos a todos antes que a uno solo. Saludos, amigos.

Anónimo dijo...

El general no sé si les dijo eso.
De lo que estoy seguro es de que les mandó a Villar, Margaride, Lopecito y Romeo a matarlos sistemáticamente.

Lo que vos imagines, corveta, habla de vos.

No confundamos humildad con pobreza, falta de escolarizaión y-o culturra villera.

Pensé que ibas a decir algo sobre las pensiones a los discapacitados.
O sobre cómo CFK le sigue haciendo el juego a Macri. La primera macrista es Cristina, admitánlon!

Anónimo dijo...

Cristina no hacía chistes
https://www.youtube.com/watch?v=v_GpJCqSA-s

Anónimo dijo...

Cristina no hacía chiste
http://www.lanacion.com.ar/1711791-la-desafortunada-frase-de-cristina-kierchner-al-inaugurar-los-trenes-del-sarmiento

Murat dijo...

Como dijo el Cabra de Las manos, " Acaso, para lo unico que sirvio el gobierno de Cristina, sea saber cuantos gorilas tenemos en la oficina"....

Anónimo dijo...

Divino el Cabra, un trosco laburando en la oficina y usando categorías peronistas.
Esos gorilas odian a Moreno, por ejemplo, que a su vez odiaría al Cabra y a tutti i troschi.

Quizá lo bueno del gob. de Cristina fue mostrarnos cuantos progres avalan el autoritarismo.

Murat dijo...

La oficina del Cabra es una entelequia, y de los trotkistas, sabemos de sobra sobre sus infantilismos, lo que no quita que el kirshnerismo capaz que solo sirvio para saber, como dice Gieco, "si sos una mierda o no"....

Murat dijo...

Autoritarismo?!!!.... Ingrese a primer año de la secundaria en 1980, sabes lo que es autoritarismo, Flaco?.....

Anónimo dijo...

Yo hice toda la primaria bajo un gob. militar en un colegio donde desaparecían alumnos buchoneados por los docentes. ¿Y?

¿Quién tiene el mierdómetro para decir quién es una mierda? Para mí Gieco es una mierda.: el Julian Weich del rock.

murat dijo...

Seguramente el mierdometro lo tiene la esbirra de la CIA de Carrio, Gorilazo!!!! Volve al 55'...

Murat dijo...

No consumo a Leon Gieco, pero si la frase la hubiera escrito Chano, te describe a la perfeccion, custodio de los intereses de Paul Singer....

Anónimo dijo...

Querido Corvi: A mí también me pareció absurda o forzada la frase del título del post. Casi una disonancia. Después, con los días, fui entendiendo que es imprescindible para completar el cuadro que nos muestra García en esa canción. Es cierto, hay melancolía y belleza en la canción. Pero también hay crueldad. El tipo diciéndole a la amante: "Mirá, somos amantes otra vez. como siempre, las cosas que querés tener no te las puedo dar,ya ves que ya no quiero más de vos". Y cómo si eso no fuera suficiente, agrega: "Qué carajo te pensás, no ves el gato que hay en vos, cómo mierda pretendés ser mi mujer, no entendés tu reputación". La crueldad es tanta que cuesta imaginarse al tipo diciendo todo eso. Más bien lo imagino en silencio, en la cama, pensando esas cosas mientras observa a la amante cambiarse o mientras ella aún lo abraza. Y hay algo o mucho de redención en la belleza de la música (esos pianos, esos bajos) y en la cita cinéfila de García. Podría haber sido una canción bella y melancólica, solamente. Y hubiese estado muy bien. Pero ya sabemos cómo es este muchacho García, vos lo describiste a la perfección en tu libro la capacidad para incomodar por fuera de los márgenes de la corrección política: implora que no bombardeen Barrio Norte; hace subir a las Madres con Kill my Mother. Bueno, algo de eso creo que hay en esta canción, pero no aplicado a la política, sino a las relaciones personales.
PS1: Larga vida a Charly García.
PS2: Sí, claro, Macri Gato.

Anónimo dijo...

Larga vida a Charly!!!!......

Pedro dijo...

Me voy a sumar al coro de alabanzas a charly, se lo va a extrañar groso el día que se vaya, sea cuando sea. Igual que al flaco y más también

Anónimo dijo...

Mientras no puedan superar la etapa infantil del Macri Gato, no van tener ni media chance de volver.

-Abuelo, ¿qué hiciste en 2017 contra la dictadura de Macri?
-Decía "Macri gato".

Corvino dijo...

Nunca pensé que Charly podía meter ese "gato" como una insinuación política, es una interpretación posterior y en clave irónica que se hizo en las redes. Por otro lado, tampoco entendí a ese "gato" en su interpretación usual, aunque podría serlo, más bien lo pensé al gato como sinónimo de astucia y hasta con respecto al gato de metal de aquella canción. En fin: una canción más de Charly García que activa múltiples e interminables encuadres. Saludos, amigos.

Murat dijo...

Say no more¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Gastón Esmerado dijo...

Ya no hay morsas ni tortugas. Hay gatos.

Murat dijo...

I'M THE EGGMAN.
I'M THE EGGMAN.
I'AM THE WALLRUS....

Anónimo dijo...

Corvino, es malisimo este post. Se que te guardas lo mejor para tus libros pero no te olvides de tu gente del blog.

Dale que esto es River. Saludos.