lunes, 3 de julio de 2017

Escritos de un gallina indecente


El homenaje a Cavenaghi activó una estúpida y atractiva polémica con respecto al panteón de ídolos riverplatenses.

La transmisión combinó el humor chabacano, los golpes bajos, el sentimentalismo forzado y el mal gusto habituales del estilo Telefé. Unos ex-Videomatch se obstinaron en exceder su rol de agitadores y en más de una ocasión me pregunté cómo podía ser posible que mientras en “el verde césped” Ortega se la pasaba a Gallardo, los conductores hicieran chistes malos con jugadores de tenis o personajes de la farándula sentados en el banco de suplentes. Por más que nadie puede tomarse en serio un partido homenaje, más cercano a un show televisivo que a un evento deportivo, hubo algo cercano a la falta de respeto y de entendimiento de la vida en esas actitudes que se pretendían graciosas y eran más bien ridículas. A veces la gente que se cree "divertida" colabora para arruinar el mundo con una efectividad deslumbrante.   

Pero si hubo algo que generó serios escalofríos en lo más profundo de mi ser gallináceo es la presentación en la que los jugadores invitados entraron a la cancha. Que Astrada y Hernán Díaz no hayan sido ovacionados como sus trayectorias lo merecen puede ser entendible dado que más allá de su obvia identidad riverplatense, nunca fueron esos cracks sofisticados que los hinchas de River acostumbran a retratar en las banderas. Astrada y Hernán Díaz son dos obreros, indispensables para levantar los cimientos de una hermosa parte de la historia de River, pero que siempre se sintieron cómodos y agradecidos en la tercera o cuarta fila.  

Tampoco podía indignarme que no supieran quién era el Pichi Escudero, reemplazante de Monserrat surgido en Colon si no me equivoco, o Alejandro Saccone, más conocido por su participación en TyC Sports que por ser el eterno suplente de la década del 90. No sé si llegó a ser suplente de Sodero, Zeoli y el Gato Miguel pero tal vez sí. Me pareció entendible que recientes campeones de la Libertadores como Mercado y Vangioni sean ovacionados. O que Gallardo se llevara, sin dudas, el primer puesto en el aplausómetro. O que mi adorado Ponzio reciba tanto cariño como Ortega, por más que no haya comparación posible. Quiero decir: a mí me encanta Francisco Bochatón, pero no lo voy a comparar con Spinetta. Ahora bien, cuando salió Enzo Francescoli y la gente no estalló con el clásico "Uruguayo, uruguayo" sentí una puñalada en el pecho. Puede ser que el puesto de manager en un club con fuertes internas políticas como River enturbie el recuerdo de algunos pero hay algo más puntual que vengo pensando desde hace bastante y voy a decir de una manera muy sofisticada: los hinchas 2.0, fogueados al calor del twitter y los memes, no tienen la más puta idea de la historia del fútbol. Y no sólo pasa en River. Algo muy similar sucede con los hinchas de Boca que creen que el Club empezó en 1998.

Sospecho entonces que, existiendo YouTube, aunque tengas quince o veinte o cinco años, si no te enteraste quién es Francescoli en la historia de River, probablemente el fútbol no te guste. En esos latiguillos repetitivos como "Sos de la B" o "Tiraste gas y abandonaste", en esos memes llenos de cargadas, en esa teatralización insoportable de lo que significa ser de un Club, pelotudeces en las que un servidor ha caído en sus momentos de ocio, encuentro una sobreactuación muy evidente de parte de varios hinchas. ¿Y cuándo se sobreactúa? Cuando mentimos. Aunque odiemos que nos cuenten chistes, es probable que no nos animemos a quedarnos con cara de póker y tengamos que fingir una carcajada para congraciarnos con el perverso que acaba de contarnos uno de gallegos. Es como si les importara más ser reconocidos como hinchas para formar parte de un grupo de pertenencia que los integra al micro-clima de las redes sociales que el fútbol en sí mismo. ¡De hecho ahora hay hinchas que se filman a sí mismos mirando partidos y lo suben a Youtube! El resultado es espeluznante. Tipos gritando, insultando, sacando a relucir los peores prejuicios que activa el fútbol (xenofobia, homofobia, exitismo, machismo) como si putear a un arquero se tratara de un hecho estético. Ya creer que el fútbol es una de las bellas artes siempre me pareció un exceso. Ahora parecería que ser hincha también lo es.

Algunos dicen que este tipo de cosas sucede por cuestiones generacionales. Enorme falacia. Yo no vi al Beto Alonso pero mi viejo me contó quién fue. Y aunque nunca me cayó muy simpático, sabía que hablaba todo el tiempo del día de la pelota naranja, del título de 1975 en el que fue uno de sus principales artífices, que fue suplente en el Mundial 78, que fue campeón del mundo en el 86 y que durante mucho tiempo se creyó que "El anillo del Capitán Beto" estaba dedicada a él. Y tampoco es que en mi casa se respiraba fútbol. Eso era lo que debía saber cualquier hincha de River más o menos nerd. Evidentemente los padres de mi generación no estarían haciendo los deberes. Y los abuelos tampoco porque el Beto Alonso entró a la cancha y nadie le dio bola.   

En sí mismo el homenaje a Cavenaghi, un jugador muy respetable pero a años luz de un Ortega o un Gallardo (que siguen jugando mejor que varios tipos que están actividad), es una exageración para cualquiera que conozca mínimamente la historia de River. En todo caso si 60.000 personas agotaron las entradas para despedirlo seguramente se lo merecía pero en medio de esa festividad riverplatense (fue hermoso ver a Hernán Díaz subiendo por el lateral derecho o a Astrada con su gesto adusto aún en 2017) el desconocimiento de la historia me hizo mucho ruido y aunque parezca exagerado casi me ofendió.

En determinado momento del partido hubo un penal para el equipo en el que jugaba Francescoli y la gente estalló con el clásico "Muñeco, Muñeco". Creo que hasta a Gallardo le dio un poco de vergüenza patearlo.    

45 comentarios:

mundoarjo dijo...

En honor a la veracidad histórica habría que corregir el dato de que el Beto Alonso fue campeón también en el 86 (el único jugador argentino que estuvo en los dos equipos fue Passarella, aunque no pudo jugar en el 86).

mundoarjo dijo...

*Aunque te debés referir a la Intercontinental del 86.

Murat dijo...

Como ironicamente dijo Dolina "Tengo miedo que esto del futbol se convierta en un negocio".....

SELBA NUCNI dijo...

Tengo 60 años y todos ellos con la banda cruzandome el pecho...
Vi pasar troncos que nunca debieron ponerse la camiseta mas grande y tambien vi cracks, inclusive mejores tecnicamente que mis adorados Alonso o Francescoli...o mas goleadores que el mismo Cavenaghi.
Si de figuras emblematicas se trataba faltaron algunos.
Daniel onega, por ejemplo...
Sabran las nuevas generaciones quien fue?
Y quien fue su fallecido hermano Ermindo?...sabran que quizas fue uno de los jugadores mas dotados tecnicamente de la historia de River, a la altura del Beto y del uruguayo?
Entiendo porque Pasarella no estuvo, al igual que JJ....Pero y Amadeo?...y Crespo? Y Ruggeri?
Pero el que mas me dolio que no estuviera fue Pinino Mas, quizas el delantero mas punzante desde que veo futbol y 2do goleador maximo de los Millo
En fin...no puedo pedirle a las nuevas generaciones quienes fueron esos cracks si no saben siquiera quien fue y que hizo Sarmiento.

mundoarjo dijo...

Yo me suelo cruzar por esta ciudad a Luis Galván, considerado el mejor jugador de la final del 78. Anda a pie y tiene un kiosco de diarios. Es, para casi todos, un completo desconocido.
El fútbol es así y, probablemente, siendo casi exclusivamente un producto televisivo sea cada vez más así.

Emi Diaz dijo...

Es muy subjetivo la cuestión de las idolatrías. En definitiva depende de la cuestión generacional. Hoy ponemos a Ponzio como ídolo, y otros 5 que pasaron antes y talvez eran mejores (Gallego, Almeyda, Astrada) no tienen ese reconocimiento por parte del hincha.
Un riverplatense (o millonario, como quieras llamarlo, pero no gallina) de hace treinta años ni en pedo idolatraba un 5 o un defensor, hoy Funes Mori parece que es mas importante que Perfumo o Ruggeri, o incluso Maidana que es el jugador mas regular hace como 6 años (no menciono al kánser por motivos mas que obvios).
Lo mismo pasa con Cavenaghi. Personalmente creo que es un caso atípico. Nadie niega que es ídolo, los números lo avalan (top ten goleador, muchos partidos jugados), salió del club, vino en el peor momento y además es mas hincha del club que ninguno, pero no creo que amerite un partido homenaje como el Enzo, el Burro o el Beto.
De todos modos pienso que el partido homenaje es una boludez con fines lucrativos, los jugadores se deben retirar en partidos oficiales por los puntos, si ganás o perdés no importa, por algo sos ídolo, nadie te va a odiar por perder el último partido del torneo. (éso rescato de la despedida de palermo, mas allá de toda la grasada que hicieron despues con la entrega del arco y todas esas giladas)
Insisto en lo generacional, vos lo negás pero creo que algo de eso hay. Los hinchas de las décadas pasadas posiblemente ni sabían quien era Vaghi, Bernabé Ferreyra, Prado. Muchos ni siquiera deben saber que el Monumental se llama Antonio Liberti en honor al mejor presidente que tuvimos.
En definitiva el partido de cavenaghi fue para gente joven, gente que vio al Enzo de pibito y ni por asomo vieron un partido del Beto. A los de nuestra generación se les hace difícil tener ídolos en la era de los jugadores que migran a Europa al año de debutar. Fijate enfrente, el mas antiguo es gago, no tienen ídolos en el plantel actual por eso inflan a chichito güilmar barrios y le hacen canciones de cumbia a centurrón.
Otro tema tambien es que en la historia de River tenemos cientos de buenos jugadores y decenas de "ídolos". Nuestra historia no se limita a una buena camada de jugadores o a una década ganada, como pasa en los otros clubes "grandes". por éso la gente tienen mas para elegir.
Volviendo al caso de Cavenaghi, en cualquier otro club sería ídolo histórico, acá lo discutimos. Vos por ejemplo, cada que tenés oportunidad le tirás mierda a Ramón Díaz (no sos el único, hay varios ingratos que tambien lo hacen). River es tan grande que nos podemos dar el lujo de poner la vara tan alta como queramos.
En definitiva los ídolos son personales. Primero Labruna, segundo El Beto y tercero el que cada uno quiera.

Billy dijo...

lo tendría que haber pateado el Bichi Fuertes

Narcisolón dijo...

Boca en este sentido es muy diferente. Lo digo con conocimiento de causa y no como chicana.
Si uno va a una peña, una exhibición o lo que sea, y están Giunta, Pasucci, el Manteca Martínez, Comas o Rojitas, la gente se vuelve loca.
Y cuando estos tipos vuelven a pisar el pasto, la cancha se viene abajo. Siempre.
Nunca desapareció el "Giunta, Giunta, Giunta, huevo, huevo, huevo" por ejemplo. Y son todos futbolistas anteriores al 98.
No tengo una explicación para esto, y también me pareció un poco exagerada semejante despedida para Cavenaghi. Pero ustedes sabrán cuán ídolo es.

Ramón Ángel dijo...

dejá de chamuyar bostero, nadie se acuerda de comas. De los que nombraste el único que reconocen es a pasuchi por el blog llorón anti River que desapareció cuando se les acabó la mentira. Los bosteron no saben ni siquiera qien es el loco gatti, sus ídolos son todos del mismo plantel.
Comas JAJAJAJAJA el penal que tiró a la mierda.

Anónimo dijo...

"Nuestra historia no se limita a una buena camada de jugadores o a una década ganada, como pasa en los otros clubes "grandes". por éso la gente tienen mas para elegir". claro, porque la historia de Boca o Independiente pasó toda en una década. qué graciosos que son los fanáticos

Cine Braille dijo...

En un eco de Borges, se puede decir que casi todos los ídolos de ayer no pertenecen al fútbol sino a la historia del fútbol, y que para mucha, demasiada gente, no hay nada que importe menos que la historia. Sucede todo el tiempo en campos mucho más importantes que el fútbol, donde parece que el límite de la memoria histórica colectiva es 10-15 años, con suerte.
A Astrada y Ramón creo que los perjudica un último paso como entrenadores que fue muy flojo, 2009-2010. Como jugadores, Passarella y Jota Jota López son de lo más grande que hubo en su puesto en River: ¿se puede culpar a la gente de River que en el recuerdo queden asociados a momentos menos gratos?
Lo de Telefé era esperable, es el papá que puso la plata para el cumple del nene. Nos salvamos de las de Infama hablando del vestido o el peinado de las parejas de los jugadores, o de un monólogo de Majul en el entretiempo: miren si el partido lo hubiera comprado América TV, no nos quejemos.
Lo mejor del post es esa idea de la sobreactuación dirigida al grupo de pertenencia, a no desentonar en la manada, porque es la madre, qué digo la madre, de todas las cagadas. Los fenómenos complejos raramente obedecen a una sola explicación, pero si me obligaran a elegir una sola explicación de los errores, horrores o incluso atrocidades que puede cometer una persona que parece inteligente y sensible, yo iría por ahí. Arrancaría con las pelotudeces que se hacen en YouTube o en los boliches y terminaría explicando la conducta de los guardias de Auschwitz.
Saludos riverplatenses

Cine Braille dijo...

Astrada y Hernán Díaz quise decir.

Anónimo dijo...

Soy de Boca. Y el Corvi es un genio. P

Pedro dijo...

Corvino, no mires cosas que ya sabés que te hacen enojar. Hace mal a la cadera.

Lisandro Vergara dijo...

ilcor, cine braille... hermosas sus sendas lucideces, as usual.
a ramon angel y su hijo: segurola y habana 4310 7mo piso.

dvdrgn dijo...

Entre las muchas cosas que cambió el FPT la manera de ver los partidos fue la más importante, pero no sólo por su gratuidad sino que por su ubicuidad e inmediatez le dio muchas excusas a los pibes que quieren jugar a la nueva cultura del aguante (la que se hace en las redes y no en las populares) para creerse parte de algo que en realidad no integran (una hinchada, una barrabrava). La vasta mayoría de los pibes que no saben quiénes son los hermanos Onega tampoco son socios del club, ni se les ocurre ir a la cancha. Son los infames "sillonistas" que ahora los programas deportivos hasta reivindican. Nefasto.

Lucho Perrone dijo...

Ser hincha de Boca es igual a ser hincha de River. Cada tanto rachas de resultados, copas y campeonatos y rachas de sequia, y el "te fuiste a la b por puto y cagon" es el "tiraste gas abandonaste".

Anónimo dijo...

cerrá el culo infeliz, andá a comparar a otro con esa mierda

Murat dijo...

Chicos, chicos......

Corvino dijo...

No me parece tan subjetiva la cuestión de las idolatrías. Ramón Díaz puede parecerme antipático, pero no voy a negar que es ídolo. No es que le tire mierda, simplemente su personalidad tan egocéntrica me genera una distancia (algo que no pasa con Francescoli u Ortega). Y no es de ahora, me pasa desde que tengo 12 años y jugaba apuestas con Macri. Repito: de ahí a creer que no es ídolo o no reconocerle su picardía, su identificación con River, la cantidad inalcanzable de campeonatos que ganó y cómo jugaban sus equipos hay un largo y sinuoso camino. La canonización de Cavenaghi es forzada, según mi punto de vista. Las comparaciones son odiosas pero ya dijo Saussure que el valor de un signo se mide en base al valor de los demás signos. El post quería marcar cierta estupidización del fútbol de la que todos somos partes. Saludos.

Anónimo dijo...

En realidad medio que si. Boca, Racing, Independiente, tuvieron un momento de esplandor que duro una decada y monedas (sin desmedro a que tuvieron otros grandes momentos pero no a esa magnitud). River quiza fue mas constante en su dominio del futbol argentino, pero al mismo tiempo no se si logro algo en la misma escalaa que lo que lograron los otros tres en sus momentos mas gloriosos ( las siete libertadores de independiente, el racing de jose primer campeon del mundo, el boca multi campeon de bianchi).

Anónimo dijo...

Dejémonos de joder, muchachos. Boca es el ÚNICO equipo del fútbol argentino que salió campeón en todas las décadas. Y cuando River ni siquiera había llegado a una final de Copa, Boca ya era bicampeón de la Libertadores y campeón del mundo.
Así que esa pelotudez de la rachita o de que "empezamos en el 98" guárdensela. Eso es desconocer la historia en realidad.

Por otro lado, cómo pueden comparar haberse ido a la B con haber tirado gas pimienta en un partido? Lo dicen en serio? El primero es un hecho histórico, increíble. Quieran o no es así. Lo otro puede dar para una cargada pero hay miles de hechos similares (el maíz, por ejemplo).

Ah, y para colmo siguen robando con eso de que abandonamos. Yo me acuerdo bien que el que no quiso seguir el partido fue River. Los jugadores de Boca se pararon como para reanudar el partido incluso. Hasta dónde yo sé, querer irse a la mierda es abandonar.

Y espero a ver quién me lo desmiente. A ver si les da la cara.

Anónimo dijo...

Nunca jamás, en la puta vida, una agresión a un adversario se llamó "abandonar". Ese día la cancha era una caldera. La gente estaba RECONTRA CALIENTE de que no se seguía el partido. Y los que se frotaban las manos viendo en esto una chance de pasar de ronda eran las gallinas, obviamente.

Hay que ser idiota para querer abandonar teniendo 45 minutos para dar vuelta el resultado (con un puto gol además, no 3 o 4).

Igual, siempre estuvo a las claras que se trató de un intento casi desesperado por hacerle frente al gaste del descenso. Lo mismo que en su momento el tema del ascenso por decreto: una burrada que aparte es mentira y que pretendía paliar la B.

el hijo de Arrostito dijo...

1. Para el ano nimo de 13:59 y 14:07: claro, y el Panadero es sobrino de D'Onofrio...

2. los ídolos son absolutamente subjetivos. Para mi entender de muchacho de 48, ídolos son 3: el Beto, el Príncipe y el Burro.
Mi viejo me hablaba de Amadeo y el Feo, adoraba a Walter Gómez.

3. En cuanto al Gordo, se le reconoce ser un pibe de pueblito de campo que a los 12 años estaba en la pensión, los golazos de su primer ciclo, y el regreso a jugar en la B cuando otros no querían (hola Saviola, hola Aimar...), su despido por la puerta de atrás y la redención con la Libertadores 2015.

4. Me pareció que al Negro Astrada lo aplaudieron muchísimo, por ahi quedó el recuerdo de la campaña de 2009.

5. Y el hincha termo q se filma y sube la foto a Instagram... que va'cer, estamos rodeados. Yo ví a un pelotudo boludeando con el hijo sacandosé fotos en el recital de The Cure, y yo me moría con A Forest.

Pedro dijo...

No le podés tirar gas pimienta en la cara a un jugador hermano. Irse a la B es un bajón pero es cosa tuya, es parte del juego. Agredir a un rival de esa manera te vuelve un paria. Ni siquiera da para la cargada en realidad, es una vergüenza.

Anónimo dijo...

la estupidez es generalizada, por eso Macri es presidente. la gente pelea como barrabrava hasta para decir que Pink Floyd es más grande que los Beatles o el Donkey Kong es mejor que el super Mario. sólo que en el fútbol es todo à escala masiva, más en este país. y lo único que diferencia a un fanático de Boca y uno de River (o Racing, Chacarita o Vélez... bueno, Vélez no) son las circunstancias que los llevaron a hacerse hinchas de ese club. si el papá, el abuelo, el tío o el amiguito de la primaria lo hubieran hecho hincha de Boca, el que ahora dice que River es lo más grande bla bla estaría opinando exactamente lo opuesto. manejan un nivel de oligofrenia tal que por una circunstancia azarosa e insignificante en una edad donde elegir algo es cualquier cosa menos que un asunto de la voluntad, terminan con el cerebro cerrado diciendo "Riquelme pecho frío", "Ortega borracho", "Maradona falopero", "Verón inglés" y demás imbecilidades, en lugar de disfrutar del fútbol. "como mi primo Juanito me regaló una remera de River cuando tenía 7 años, toda la carrera de Riquelme me parece caca, es un pecho frío, lento, que no sirve para nada asco asco asco". si tenés más de 15 años y seguís viviendo el fútbol así sos un pelotudo funcional a toda la mierda

Anónimo dijo...

el panadero no es sobrino de D'Onofrio y no hubo un cónclave mundial de hinchas de Boca donde se decidió tirarle gas pimienta al contrario. todos hinchas de Boca no tiraron gas pimienta, todos los hinchas de River no tiraron maíz, todos los hinchas de Belgrano no tiraron a un tipo de la tribuna, los chilenos no son Pinochet, los ingleses no son Thatcher, los argentinos no son Videla y así...

Anónimo dijo...

El anónimo de las 13:59 olvida que River llegó antes que Boca a la final de la Libertadores.
La del 66 (el pecho de Amadeo) y la del 76.
Después sí, vino Lorenzo, Castelli y el ayudín y ganaron dos Copas, una por penales en tercer partido, otra al Cali de Bilardo.

Corvino dijo...

No sé cómo hicieron, pero partiendo de un post que intentaba el vínculo cuasi ecuménico entre el riverplatense y el boquense, la empatía en la mutua estupidez o en el mutuo desprecio hacia los hinchas 2.0, lo transformaron en una competencia típica de gallinas y bosteros. Y en forma perversa no sólo se tiran con Vos sos de la B o Tiraste gas y abandonaste, sino que me devuelven el mensaje del post recargado y aluden a la historia de cada Club. Comentaristas: ustedes son diabólicos. Saludos.

pd: Cada vez es más difícil comprobar que uno no es un robot en este blog de mierda.

Anónimo dijo...

Y si hermano, queres equiparar a boca y river, afirmando que son lo mismo, cuando nada que ver, distintos colores, idiosincracia, mentalidad somos absolutamente diferentes. No es todo lo mismo; deja de querer quedar bien con dios y con el diablo.

Pd: Boca llego primero a la final de la libertadores que river, en el 62 perdio contra el santos de pele.

Anónimo dijo...

a ver a ver.
irse a la B forma parte de un proceso a mediano y largo plazo. y el sujeto del proceso es una institución en su conjunto.
tirar gas es algo que se hace en un instante. y el sujeto del instante en un (UN) individuo.
la acción de tirar gas podría ser equivalente, por ejemplo, a cuando esos encapuchados entraron a bardear a adalberto en el verde césped.
pero comparar acciones de este tipo con un DESCENSO, es evidentemente una consecuencia de haber anulado, CON TODA INTENCIÓN, la capacidad de captar la diferencia entre una cosa y otra.
saludos.
anónimo macrista.

Pedro dijo...

Voy a dejar mi opinión respecto a lo que dice el anónimo.
A nivel deportivo, folklórico, perder la categoría es lo peor. No hay nada más bajo que eso. Lo único que te puede llegar a redimir es reconocer la derrota, recuperar en seguida la categoría, y después de eso salir campeón de, no sé, digamos algo imposible: el torneo, la Sudamericana, la copa Libertadores y la Recopa en forma consecutiva.
A nivel social, humano, no ponerte del lado de un colega que sufre una agresión injusta es lo peor. No hay nada más bajo que eso. Lo único que te puede llegar a redimir es reconocer el error, pedir en seguida disculpas, y después de eso ser, no sé, digamos algo imposible: ejemplar en tu comportamiento durante uno o dos años, sin caer en deslealtades ni tratar justificarlas.
Felicitaciones por el campeonato, anónimo. Sigan así que van derecho.

Anónimo dijo...

te falto la suruga bank, pedro. nada mas bajo hay que decirse buen perdedor y chicanear con la moralidad ajena. te van a llevar los de moralidad como a adrian.

Carlos Sánchez 8 dijo...

¿por que insisten con el verso ese de que el gas pimienta fue uno solo?

mientras se jugó se colgaron banderas que decían cosas como si no ganamo de la boca no se va nadie, si nos cagan no se va nadie.
sacaron un dron
¿que hizo el grueso de la gente de boca ante todo esto? Lo aplaudió y fue parte.
Unos cuantos de todos los idiotas fueron mas allá, pero el resto no se quedó atrás tampoco. Sino fíjense los plateístas (hinchas genuinos, no como los barras a los que podés descalificar diciendo que laburan como patota política o diciendo que ni siquiera son hinchas del club) estuvieron hasta las 3 de la mañana mas o menos tirando botellas, piedras y todo tipo de proyectiles a los jugadores rivales heridos.

El día siguiente de ése partido TODOS los bosteros estaban muertos de vergüenza, con el tiempo empezaron a inventarse sus historias paraleas sobre arqueros suplentes confesando ser agredidos por la policía. Pasa el tiempo y hoy directamente lo pintan como si la culpa fuera de River y boca fuera víctima. No me extrañaría que un futuro directamente lo blanqueen y digan lo hicimos apropósito en la boca no gana nadie y saquen pecho de esa infamia.

Creen que el panadero es suficiente chivo expiatorio, y no se dan cuenta que los 40mil soretes que estuvieron en el estadio son una verga, al igual que el presidente, los jugadores y el técnico de ésa institución.

Pedro dijo...

No le podés tirar gas pimienta en la cara a un laburante hermano, prendé las luces

Anónimo dijo...

la vergüenza no es solo del hincha de boca. bah... debería no serlo. debería ser una vergüenza para todos que pasen esas cosas en la cancha. la "gente de boca" en realidad es "la gente del futbol". podría haber pasado exactamente lo mismo en la cancha de river y no creo que la gente ahí hubiera parado el partido pidiendo sentido común. la gente somos todos avalando la pelotudez, las cargadas esas que repetimos para pertenecer a algo totalmente vacío y diferente, o deformado de lo que debería significar, como dice corvi, sin pensar que carajo significan, y que estamos comprando al repetirlas.

Anónimo dijo...

De Labruna ni hablar ¿No?

Lautaro dijo...

estupidez es entrar a una publicación que cuestiona la estupidez del fanático y confirmar esa estupidez peleando por ver quién la tiene más grande con otros fanáticos

Murat dijo...

Me chupa un huevo el futbol......................

Monserrat y Berti dijo...

ahhh bue llegaron los intelectuales que no hablan de fútbol.
Atrasamos 70 años con ese nivel de esnobismo

Sívori dijo...

"podría haber pasado en la cancha de River"

no capo ¿sabés por qué? Porque la cancha de River Plate tiene medidas reglamentarias. No está el alambrado a 15 centímetros de la cancha, ni da la boca del túnel a la hinchada local.
En esa caja de zapatos meten 35.000 especímenes en 10 metros cuadrados, uno arriba del otro y todos encima de la linea de cal. ¿Sabés que es lo que pasa? Que ésa falencia arquitectónica fue reivindicada siempre bajo el verso de la cancha que tiembla, el aliento y todas esas boludeces propias de club chico

roky k dijo...

A ver, no pararse y apludir emocionados un/la hincha/da gallina al Enzo, el Príncipe, la verdad que es casi incomprensible. Pero entendible ya que el futbol hace rato q es un espectáculo de consumo más y por lo tanto heterogéneo en su público. Única razón para que pase una cosa así. El fútbol está siendo colonizado por el público todo/espectáculo.
Hasta yo, con mi camiseta de Boca puesta, me hubiera parado a aplaudirlo y a gritar el uruguayo-uruguayo!! en el penal, anrazado a toda la comunidad homosexual de riber.
Un monstruo, el Enzo.

La Saeta Rubia dijo...

andá a gritarle uruguayo uruguayo a Silva bobo, o a bentancurt, el útlimo crack junto con cubitas y paredes.
Y si querés hablar de homosexualidad podés empezar por chavez, canigia, maradona, palermo, tevez o cualquiera de esos besadores de hombres que se trasvisten de vez en cuando.

roky k dijo...

Un tipo que, futbolísticamente hablando, se tutea con Juan Román. El único gallina q puede hacerlo. Los demás ídolos, bosteros y gallinas, están medio o un escalón después.
Salvo por el Diego, obviamente, al que TODOS tratan de Usted (salvo Pelé, y capaz Messi y Ronaldinho).

roky k dijo...

Dejate querer, saeta.