lunes, 19 de noviembre de 2007

SOBRE LOS ORFEBRES, EL NUEVO DISCO DE PEZ


1) Hay ciertos autores, como Juan José Saer o William Faulkner, ciertas novelas, como 2666 o El ruido y la furia, que uno debe leer estando predispuesto, prestando atención; 2) Seamos claros: no es que leyendo a Faulkner vayamos a disfrutar más que con Hemingway o que El ruido y la furia sea, sin dudas, mejor que el relato Los Asesinos, no, simplemente se siente, luego de romper la gran muralla que hay delante de toda obra subversiva y sumado al efecto de conmoción que puede producir el arte, un sentimiento de recompensa inusual en la vida contemporánea: para acceder a la totalidad de un objeto artístico –cualquier novela de Saer, una película de Werner Herzog, un disco de Luis Alberto Spinetta- no fuimos pasivos como ante un producto prefabricado sino que tuvimos paciencia y recién ahí, después de pasar un tiempo ante la obra como eternos orfebres que trabajan el metal, pudimos sacar la esencia de la misma y aprehenderla; 3) El grupo Pez, al que ya no hace falta presentar, es uno más de estos desestabilizadores de la facilidad imperante; 4) Si no me creen, tengan en cuenta que mientras toda banda under, llegado determinado momento, comienza a grabar discos accesibles que hasta pueden sonar a jingles de publicidad, Pez sigue confundiendo a su receptor -único en su especie rockera ya que es, justamente, el único fan que siempre espera algo nuevo de su banda favorita-, grabando año a año discos diferentes, repletos de canciones largas, textos nada complacientes y ritmos irregulares ; 5) Es decir, todo lo que NO recomienda Afo Verde o la TENDENCIA de una sociedad que prefiere objetos desmontables a obras de arte; 6) Objetos parecidos, si se me permite el desliz, a polvos rápidos, insustanciales, que son olvidados a los dos minutos; 7) Frente al panorama mediocre y decadente de un lugar donde todo lo sólido se desvanece en el aire, entonces, Pez hace discos perdurables, característica, esta última, difícil de hallar en el rock argentino actual, excepto los ejemplos disímiles de Bochatón, Nebbia, Spinetta, Beilinson y… debe haber alguien más ¿no?; 8) Creí que Los orfebres no me iba a gustar, según se decía, Pez estaba tocando una música más cercana al metal que al post-rock progresivo de Folklore, el Folk sanador de Hoy o el pop sofisticado de El sol detrás del sol; 9) De todos modos, eso no podía ser más que un chiste referido a que los orfebres suelen trabajar con el metal: ¿Pez abocado a practicar un género?, háganme reír y, más aún: ¿Pez abocado a practicar un género que consiste en la ultra-repetición como el metal?, háganme reír de nuevo; 10) Nada que ver con el metal, en Los orfebres lo que prima es la densidad y la distorsión, el malhumor y la esperanza repentina, palo y a la bolsa parece ser la premisa de un disco grabado en vivo en dos días; 11) Me pregunto nuevamente dónde habrán quedado las melodías suaves de Hoy; 12) Sobre los temas en sí, habría que decir que Minimal rescata su enojo con la Humanidad toda -circa Fragilinvencible- en el poderoso y apocalíptico Salvajes (La religión/ con sus guerras/ ha causado más muertes/ que las pestes/ y los desastres naturales (…): Salvajes, Salvajes) y que no escuchaba el tipo de sonido de sintetizadores del tema homónimo del disco desde el entrañable recital de despedida de Sui Generis; 13) Hay lo que hay, quizás el tema más mordaz de toda la discografía de Pez (Quiero saber/ con qué derecho mienten/ Desde pibe me impusieron sus fábulas/ pero futuro cero (…) Nos dejaron el temor y la vergüenza/ impusieron la ignorancia y la masacre), cantada con bronca y a caballo de una base pesadísima, parece ser el reverso del tema más luminoso del grupo, Desde el viento en la montaña hasta la espuma del mar, ése que decía: Si no hay un dios/ algo bueno habrá; aquí la conclusión es más realista y amarga: Lo siento, lo siento, no existe el cielo/ No hay redención/ Hay lo que hay/ hay lo que hay/ ¿qué vas a llevar?; 14) Creo que ya sé dónde quedó el espíritu de Hoy: detrás de la locomotora de carga de Rey, verdugo y esclavo se asoma una melodía y una letra que bien podrían haber formado parte del disco anterior: Si sigo cantando es por no llorar/ Reclaman las luces mis ojos/ Y no soy capaz de mirar; 15) El punto 14 demuestra que las distintas vertientes de los discos de Pez se van acumulando sin reflejar estereotipos musicales ni redundancias, tanto es así que para hablar de la música de Pez, además de las referencias obvias, hay que hablar de los anteriores discos de Pez; cómo lo hacen, no tengo idea; 16) Una de las sorpresas del disco es el breve tema instrumental A Alejandro Jodorowsky, escritor y chamán, el segundo más grosso de Chile, después de Bolaño, por supuesto; 17) Bueno, no sé si viene al caso: Bolaño incluso fue discípulo de Jodorowsky, lo cuenta en un relato de Putas Asesinas y en Los detectives salvajes: según la ficción, se distanciaron cuando el joven Bolaño se largó a llorar porque Jodorowsky decía que Nicanor Parra era mejor que Neruda, algo que el autor de 2666 reconocería años después y con mucho énfasis; 18) Hablando de poetas: no hay letras de Fabián Casas, algo que se había vuelto costumbre en los últimos discos; 19) De esta forma, la temática del disco se centra preferentemente en la interrogación filosófica de la elocuente Existencialismo, en la que Minimal termina desgarrándose la garganta y preguntándose: ¿Quién soy?; 20) Por último, habría que decir que Ni discos de Bob, en la que se apunta a dejar de lado lo accesorio para concentrarse en las cosas esenciales, debe ser, no sólo el temas más conmovedor del disco sino uno de los mejores de un año muy pobre para el rock argentino: Ni discos de Bob/ ni yoga/ ni inciensos ni anís/ ni drogas/ Sólo tus ojos/ y ese cielo que hay ahí/ Y sí, es así, Dios existe en vos (en un nota que Casas hizo a Pez para la revista La Mano, Minimal explicaba que Dios existía o no según cómo se levantara); 21) Acelera sus latidos corriendo a ningún lado como un toro asustado extiende la tradición de los títulos largos y podría ser la banda de sonido de una serie de terror, una que sea mejor que El hombre que volvió de la muerte (¿y se pone caretas?); 22) El problema de escuchar a Pez es que el resto del rock argentino termina pareciendo una broma pesada: bandas que tardan tres años en sacar un disco igual a otro, próceres que se pelean con Bjork, bandas sobrevaloradas que le ponen nombres rimbombantes a sus nuevos discos para esconder que sólo cuatro de los temas son nuevos… ;23) Juro que no quería ser previsible pero, a no ser que suceda algo muy extraño, Los orfebres es el mejor disco del 2007.

16 comentarios:

natanael amenábar dijo...

parece un disco en vivo, cuando termina cada canción estoy esperando aplausoso y a minimal diciendo "Pez", o "Paz, amor, respeto, maldición".

Lucas Ayala dijo...

qué bien...

Desarmandonos dijo...

Muy buen post. Sobre todo el principio hablando de Faulkner y Hemingway y la pasividad etc... Escuché algunas canciones de pez como Bettie al desierto y Desde el viento en la montaña(...) (ésta me gustó bastante). Pero no escuché mucho más. Por si te interesa, no sé si lo leíste, en el blog de Juan, Figuraciones, hay una reflexión cercana a la tuya pero también un poco diferente y Ariel Minimal deja un comment.


Saludos Corvino! No a AFO VERDE. (¿Cómo se puede llamar así? Parece una especie de telettubie.)

Anónimo dijo...

"toda banda under, llegado determinado momento, comienza a grabar discos accesibles que hasta pueden sonar a jingles de publicidad"
Eso es muy arbitrario.

Juan dijo...

Lo mejor del 2007 y de lo mejor de Pez... y si no, ahí anda, eh.

Saludos!

wallyzz dijo...

Me tentaron, vos y Mirtho, yo nunca habia escuchado pez, no me llegaba el sonido, pero claro, 2 o 3 comentarios de gente que conoces por aca y que sabes que no tienen mas que buenas intenciones y te predispones, asi que alla fui en busca de algo de pez que me gustara, encontre un pendejo(novio de mi sobrina) que me dijo para que te paso 2 temas y ahi vole por el aire y me dije -nunca perdi tanto tiempo en escuchar una banda, que baaaarbarooo...


Abrazo, buen Post, un deleite como nos tiene acostumbrados.

Martín Zariello dijo...

Natanael, Desarmandonos, Lucas, Anónimo, Juan, Wallyzz: Gracias por comentar.

Anónimo: no me digas!
Juan: recién leí tu post sobre el disco y creo que coincidimos en varias cosas. Sin embargo creo que yo soy de los que disfrutan más con el Pez que baja un cambio (empecé a escuchar a partir de Convivencia Sagrada) y a vos te copa más Frágilinvencible, Quemado, etc.

Una cosa que me quedó por decir: Los orfebres no es un disco para empezar a escuchar a Pez (como sí lo fueron los últimos 4 discos).

Viva Pez!

nolugareña dijo...

Hoy fue mas ATP.
Los orfebres hay que tener ganas de escucharlo.
El otro día lo puse mientras limpiábamos la casa con mi mamá. Muy bizarro.
Eso sí: limpié a fondo cada azulejo de mi baño, porque la música me indicaba la intensidad de los movimientos.
Nolugareña, un ama de casa under.

Juan dijo...

Martín... a mí me gustan TODOS los discos de Pez, en muchísimo menor grado "HOY"... que puedo decir que me es apàtico, o me disgusta, casi... yo empecé a escuchar Pez en la época de "El sol..." y me pareció y me parece un discazo, como así también "Conviviencia..." o "Folklore". La gente odia que use las comillas, pero bueno, me molsta usar el código HTML, demoro mucho. Como conclusión: disfruto de todo el Pez, menos de Hoy.

bretón dijo...

Discazo, y arranca con muchisimo swing. También me gustó Último acto... y mañana voy a comprar la entrada para el concierto en el ateneo...
Ir a donde nadie te conozca
A un nuevo y extraño lugar
Sin decir nada, te vas

Marplatense ajeno dijo...

Hay una novela de Saer - Responso -que a mi entender no requiere de esa predisposicion, esa paciencia a la que haces referencia. No obstante lo que decis me parece cierto en relacion a las otras que lei (Cicatrices, La Ocasion).

Respecto a Pez, no podria decirte nada dado que nunca los escuche. Voy a poner La Mega a ver si engancho algun tema.

Un abrazo,

Martín Zariello dijo...

Marplatense: lo bueno de Pez es que es casi imposible que los pasen en La Mega!! Bueno, no sé si eso será bueno para ellos. Conseguite un disco, no te van a defraudar, son una banda del carajo. En cuanto a Saer: hay también partes de Cicatrices -las narradas por Leto- que no son propensas a predisposición alguna. ¿Leto es el que dice "fue la locura" o "y eso era la locura", no?
Juan: Todo bien con las comillas, yo no tengo idea con el HTML.
Bretón: escuchando más atentamente el disco la canción que más veces repetí fue Último acto, tema que ni siquiera nombré en esta reseña. Como se nota, Pez es una banda para escuchar con paciencia. Poco a poco vas descubriendo melodías, frases, etc. que no habías casado en la primera escucha.
Nolugareña: creo que si limpio la casa mientras escuchó Los orfebres, rompo todo. Nunca escuché Pez con mi mamá , debería probar esa experiencia.


Saludos a todos. Viva la bagatela!

PD: A propósito de nada: cómo aburre la selección de Basile, por dios.

Martín Zariello dijo...

Casado, cazado, ¿todo lo mismo, no?...

rioenespiral dijo...

siempre paso y nunca firmo. hola martin, como va? me llamo leo y soy bastante asiduo a ilcorvino.

che, el disco de pez es excelente, concuerdo con lo que decias que minimal retoma un malhumor y una violencia que se habia dejado de lado por completo en hoy. igual todavia estoy interiorizandome bastante en pez en gral, y mas en este disco que es menos digerible que "el sol.." o el mismo "hoy"..


che un abrazo, nos leemos.

augusto dijo...

todavía no lo escuché!

hasta ahora todas las críticas que vi/escuché fueron positivas

puta, que termine el mes que quiero cobrar...


saludos

carrascosa dijo...

Buen post
Gran disco