viernes, 31 de octubre de 2008

SOBRE LA AMBIGUA NATURALEZA DE LAS CANONIZACIONES POLÍTICAS

Las vicisitudes políticas de un país son insondables. Desde hace unos años, la figura de Perón ha sido aprehendida por un segmento del progresismo que, años atrás, raramente lo hubiese mencionado como modelo a seguir. Se trata de un sector de raigambre bienpensante (que compra Página, lee a Galeano y escucha a Víctor Jara; del que, con otras inclinaciones, probablemente forme parte yo) consciente de las imperfecciones del kirchnerismo pero temeroso de que alguna de las formas de la vomitiva oposición acceda, en un futuro cercano, al gobierno. Atrapados en esa disyuntiva, el único refugio parece ser Perón. O más bien lo que con muy buena voluntad se piensa que fue Perón: la iconografía con tendencia socialista (documentales, fotos, dialéctica, anécdotas) que el líder promovió durante su destierro (es decir, siempre que no fuera presidente). Parece ser que el logro de la justicia social del primer mandato (denominación que encierra la única posibilidad de trascendencia que se le otorgó a las clases bajas en la historia de la Argentina), haber sido corrido por fascistas y la inmensa capacidad oratoria del Pocho ocultan bajo la alfombra toda una serie de desajustes ideológicos: desde la estética nacionalista, la promoción de un pensamiento único y el peligroso adoctrinamiento de los niños hasta su condición militar y la mismísima creación de la Triple A (“a sus espaladas”, ¡Plop!). Por otro lado, en pleno conflicto agrario, Telenoche intentó la resignificación positiva de Frondizi (y su ejemplo multiproductivo) en contraste con la supuesta acefalía K. Sin embargo, fueron pocos los que se hicieron eco (el propósito real era que se diga en las esquinas, con tono de reproche: “Esto no pasaba con Frondizi”). En cambio, en estos últimos meses, estamos asistiendo a la canonización en vida de otro dirigente: Raúl Alfonsín. Lo sugestivo es observar cómo, después del voto no positivo y la creencia masiva de la opinión pública de que este gobierno actúa en constante confrontación, lo que usualmente se veía defectuoso en las actitudes de Alfonsín (y el radicalismo en general) pasó a ser tomado como característica imprescindible para gobernar: la moderación. Los últimos boletines de la reserva moral del país (espeluznante tren fantasma que integran, entre muchísimos otros, Magdalena Ruiz Guiñazú, el elenco estable de TN, Mirtha Legrand y el inefable Marcos Ah!guinis) aseguran que, no importa lo que ocurra, perpetuamente se debe ser moderado: con la Iglesia, con las Fuerzas Armadas, con las clases medias y altas, con el periodismo tendencioso, con los movimientos reaccionarios, con las empresas extranjeras, con los mercados de España, con Elisa Carrió, con los accionistas de la bolsa de New York. Creo que Alfonsín (a pesar de los claroscuros y debilidades que todos conocemos), aunque sea por sus primeros años de mandato o por ser el último Presidente con cierta formación intelectual o por determinadas posturas (sobre la guerra de Malvinas, dice Fogwill el 31/03/08, Revista Ñ: “Todo el sindicalismo apoyó, todo el mundo político –menos Alfonsín, y mirá que hablar bien de Alfonsín a mí me cuesta mucho, pero es verdad-; todo el mundo empresario apoyó”), merecía homenajes, lo que no me convence es el oportunismo de éstos. Tal vez parte de los miles que llenaron el Luna Park y se acercaron a su casa en Barrio Norte enarbolando la bandera de la Democracia sean (en muchos casos) los mismos que se oponen con argumentos disparatados (“sakeo”, “dictadura”, “hegemonía”) al oficialismo. Presumiblemente entiendan su manifestación como un modo de oponerse, no a la dictadura militar, sino a Cristina Kirchner y todo el imaginario que a ella se asocia erróneamente o no (Montoneros, “derechos humanos para delincuentes”, autoritarismo, carteras caras, cirugías). No es casual que los medios decodifiquen cada mensaje nuevo de Alfonsín como una crítica velada a los K. El mismo acto, con otra coyuntura, es impensable. Así se llega a una contradicción de ribetes antológicos: el homenaje a un hombre que ha hecho mucho por la democracia, sólo puede ocurrir en un momento del país en que gran parte de la población (a través de marchas contra la Inseguridad, exaltadas defensas de productores agropecuarios millonarios y reivindicaciones permanentes del accionar militar durante el periodo 76-83) gira incesantemente hacia la derecha. “Un psicólogo ahí”. Sayonara.

6 comentarios:

La niña santa dijo...

y que Clarín sea el promotor de "charlas a propósito de los 25 años de la democracia" es la frutilla del postre de la contradicción masiva! Pero es así, son los tiempos que corren, el precio que pagamos todos por eso de "borrón y cuenta nueva" o, como vos decís, la "moderación".
Reivindicar o defenestrar a Perón porque sí, cuando pocos saben de sus obras de gobierno (como quedó bien claro a raíz del anuncio de estatización de las AFJP's y ese video estúpido que hiceiron circular completamente arrancado de todo contexto) y hacer lo mismo con Alfonsín, que por mucho que se haya hablado sobre su persona intachable, su austeridad y principios intransigentes, lo cierto es que cuando tuvo que ponerse firme canjeó esos mismos valores por miedo. Claro que 25 años después lo podemos leer como "moderado" pero en esos años (a pesar de que yo era muy chica fui muy receptiva de todo lo que se vivía en casa a nivel política, y fueron años muy convulsionados para un hogar obrero como el mío. Muy convulsionados) y frente a tamaños enemigos y opositores, se necesitó de Alfonsín otra clase de compromiso, más allá del partidario. Impulsar el Juicio a las Juntas fue su mayor logro, lástima que hoy a muchos de los mismos que estuvieron en la puerta de su casa ayer ni les interese la historia, y pidan sin temor a que se le caigan los anillos más "mano dura", la "vuelta del Carlo" y qué sé yo cuántas atrocidades más. Pura ignorancia de la que no tiene solución, porque revela que las oportunidades económicas y sociales las tienen, pero no les interesa aprender.

Me colgué, lo sé. Perdón por lo extenso de mi comentario, es que das pie para hablar horas! Un beso

Cine Braille dijo...

Estoy tan de acuerdo que me da miedo: ¿a este post no lo habré escrito yo y no me acuerdo? ¿Alzheimer, transmisión del pensamiento, Zeitgeist?

Alito dijo...

Excelente

Avenida Luro dijo...

Tres palabras sobre Alfonsín: pacto de olivos.

Creo que es todo.

Saludos

Anónimo dijo...

corvin, te mandé un mail. abrazo. matías. m.

Anónimo dijo...

Corvin, no tengo tu mail pero no queria dejar de avisarte esto! Si salis Rey de la Corvina/o no te olvides de mi.

Abrazos!
Marie

sábado 27 de septiembre de 2008
Se viene la Fiesta Provincial de la Corvina

¡ALGO PARA RECORDAR!
LO QUE VIENE...LO QUE VIENE...
27º FIESTA PROVINCIAL DE LA CORVINA DEL RIO DE LA PLATA
15 y 16 de noviembre de 2008
-Playa La Balandra- -Berisso-
-INDIVIDUAL - A LA PIEZA MAYOR-
--EMBARCADO--
También se llevará a cabo como es costumbre la Expo Feria con números artísticos y diversas actividades para toda la familia.
En breve les estaremos ampliando esta información.
ORGANIZA: CLUB DE PESCA LA TERRAZA
FISCALIZA: F.E.PyL.B.A.
AUSPICIA: MUNICIPALIDAD DE BERISSO
-LOS ESPERAMOS-


Nicolás SALIO Carlos FAGAN
Secretario Presidente