martes, 25 de mayo de 2010

Apuntes atropellados sobre el final de Lost


La caja boba nunca fue tan inteligente. La escena final, con el paneo de Jack moribundo deambulando por la jungla mientras se intercala el momento en que se unen todos los personajes en la Iglesia es un hito de las artes audiovisuales contemporáneas. Está a la altura. La idea de la circularidad (Jack muere en el mismo lugar en que despierta al principio de la serie) siempre es efectiva porque le otorga un poco de equilibrio (aunque sea estético) a un universo caótico. Se podrá objetar el matiz apostólico romano del contexto, pero nada es perfecto, muchachos. De todos modos creo que el resultado excede cualquier credo. Al igual que las inacabables referencias literarias, la simbología cristiana (con Jack como virtual Jesucristo, la realidad sin accidente como purgatorio atemporal donde se reúnen todos los losties una vez muertos en el Planeta y el afuera de la Iglesia como supuesto paraíso) es utilizada más como un medio que como un fin. Que esté Sayid echa por tierra cualquier tipo de dudas, ¿no?

Matthew Fox. Se merece un resarcimiento. Probablemente haya encarnado a uno de los personajes más vapuleados por los fans, pero su interpretación de Jack, el insufrible y omnipotente Doc, es gloriosa. También es significativo que la mayoría de los espectadores lo aceptamos recién al final, cuando está completamente vencido y es un loser igual que Locke. En el capítulo 15, después de que mueren Jin, Sun y Sayid de un hondazo, camina hasta la orilla y, de frente al mar, llora. No dice nada, solamente pone esa cara de perro mojado que tan bien le conocemos y parece que en su llanto anida todo el sufrimiento del mundo. Me saco el sombrero ante Matthew Fox.

Acierto. Intuyo que los creadores de Lost sabían que la cantidad de tramas argumentales abiertas a lo largo de las 6 temporadas no iban a poder cerrarse. De modo tal que decidieron que el capítulo final tuviera un predominio emocional que contrarrestara el vacío de buena parte de los interrogantes. Y les salió muy bien. A los que están decepcionados por qué nunca se supo qué eran los números malditos, qué significaba la estatua gigante y demás yerbas, les aconsejo cambiar de vida, en ésta la van a pasar muy mal: nunca se sabe nada del todo.

Acierto II. La ambigüedad en las palabras que Christian le dice a Jack cuando éste le pregunta por qué están todos ahí es un acierto narrativo. Una respuesta pomposa sobre el sentido de la vida hubiera vuelto todo aún más ridículo. Decir que están ahí “para recordar” y “dejarlo ir” es de un laconismo genial. Cada uno puede entender lo que quiere porque se trata de frases polisémicas a las que se les puede encontrar un significado diferente según quiénes seamos. Y probablemente hayamos entendido algo que tiene más que ver con nuestras propias vidas que con la serie en sí.

Confiá. En la era de la sospecha, Lost es una serie que trata sobre la fe en las personas y las cosas. Fíjense la cantidad de veces que en el último capítulo uno de los personajes le dice al otro que tiene que creer. Se puede extender esta observación al resto de las temporadas. Cuando Hugo hace arrancar la camioneta de Dharma, cierra los ojos y repite: “La maldición no existe, cada uno es dueño de su propia suerte”. Cuando Desmond convence a Penny de que le dé su número telefónico. Cuando Locke le dice a Jack que debe apretar el botón. Todas escenas que versan sobre lo mismo: la certeza de que, aunque está claro que la vida no tiene sentido, el único motor de supervivencia es creer en algo.

Identificación. Más allá de las múltiples historias y géneros desarrollados, creo que lo que hace de Lost un fenómeno social (cada uno tiene su propia mitología personal sobre cómo llegó a la serie, con quién la vio, de qué modo y después de qué peregrinaje cibernético accedió al capítulo final) es la identificación. Pocas veces se ha visto una serie con tantos personajes emblemáticos y con la capacidad de transmitir tantos sentimientos. ¿Quién no odió que le digan lo que no puede hacer? ¿Quién no le dijo a alguien “decime que te voy a volver a ver” aunque sabía que era imposible? ¿Quién no se sintió culpable por haber hecho lo que sentía? ¿Quién no está o estuvo solo y perdido en este mundo de mierda? Todas esas cosas y más le suceden a los personajes de Lost y por eso nos gusta tanto.

Escena favorita. Cuando Hugo hace arrancar el auto. Cuando Penny y Desmond se comunican y triunfa el amor. Cuando muere Charlie. Cuándo Ben y Locke entran a la casita mágica de Jacob (que al final era el Hombre de Negro). Cuando Jack le dice a Kate que tienen que volver a la Isla. Cuando se reencuentran Sun y Jin (alguna de las 300 veces en que eso sucede). Cuando finaliza la primera temporada con Locke y Jack mirando el agujero de la escotilla mientras los ominosos The Others se llevan a Walt (¿se acuerdan de Walt?). Cuando Hugo le da un chocolate a Ben. Son muchas y cualquier podría estar en el podio, pero mi escena favorita es una del primer capítulo de la tercera temporada, cuando Jack, totalmente trastornado, le pregunta a su esposa quién es el tipo con el que está saliendo y ella le responde: “No importa quién es él, importa quién ya no eres tú”. Su padre le repite lo mismo a lo largo de todo el episodio en un estribillo que lo vuelve loco: “Súperalo, Jack”. Tan real como la vida misma. Así era Lost a pesar de los osos polares, los humos negros y la luz fosforescente en el centro de la Isla. Y sí: “See you in another life, brother".

35 comentarios:

Rosario dijo...

me encanto tu comentario
Grande Ilcorvino

Pura Suerte dijo...

¿Ya se acabó la mentira Lost?

Billy dijo...

muy buenos estos comentarios. a mi al principio me disgusto un poco la vuelta que le dieron a la realidad sin choque, pero sin embargo no sé bien por qué creo que con el tiempo me va a terminar gustando mucho.

y más allá de este capitulo final que tranquilamente te puede no gustar por que al final de cuentas es todo una cuestión de gustos hay que decir que fue una gran serie. y la verdad que no creo que vuelva a ver algo igual en la tele. yo miro, miré y mirare mucha tele así que algo de esto sé (?)

Anónimo dijo...

Sos un tipo simpatico, que escribe bastante bien, tiene un poco de audacia y por momentos hasta parece lucido, ahora bien tus mejores posteos son de fútbol, y es cierto te pareces a Quique Wolff.

pablo k dijo...

Lo de Lost en realidad se referia a los televidentes que seguian esta total idiotez y se perdieron en un guión que sumaba enigmas sin sentido que no tenian explicación.

El anacoreta dijo...

Cuando Cristina dijo: "por una de esas casualidades hoy tambien festejeamos 7 años de este proyecto", por un momento creí que iba a decir que el azar había querido que los 200 años patrios sean el mismo día del final de Lost.

Pablo dijo...

Corvino, ya sabíamos que nunca se sabe nada del todo, pero al menos teníamos la ficción (el arte, ampliando) para intentar, melancolicamente, conjurar esa mierda. Si Lost triunfa como paradigma artístico nos vamos a quedar sin arte.

El iconoclasta dijo...

Quizá el hecho de haber visto 9 años los X-Files, y que terminara con los protagonistas haciendo cucharita, hizo que no me soprendiera un desenlace edulcorado, pero tu post me aporto una segunda lectura que reduce mis pretenciones de compensación monetaria (devuelvanme la guita) al 50%. Es cierto que es imposible que cerraran todos los enigmas, pero que no me dejen con la historia de los que se fueron en el avión inconclusa...

Saludos!

La Momia dijo...

que amargos que son los que nunca lo vieron o no lo entendieron, y critican y esperan cosas imposibles o que una serie llene huecos en su miserable vida,amargos de mierda.
amé, amo y amaré lost por el resto de mis días porque sin olvidarme nunca que es ficción me dió momentos para compartir con gente que amo que jamás olvidaré y como si eso no bastara me hizo relacionar miles de libros y teorías que ya sabía pero que no me imaginaba aplicadas a nada.
Matthew Fox: Excelente siempre, no solo en Lost. Josh o Saw, el nombre de mi hijino. Evangeline Lilly o Kate, diamante en bruto. Des!!!!! Los amo a todos.
vuelvo a decirlo: AMARGOS.PECHO FRIO.ALMAS VACIAS.

Anónimo dijo...

A mí el final me pareció un bochorno. En realidad hace rato que la serie descarriló. Tienen grandes guionistas que manejan muy bien el relato, pero el problema es que la historia se les fue de las manos. Hasta el tercera temporada era una cosa, con cierta lógia y coherencia. No fueron fieles a esa lógica. Y terminan con este bochorno de todos abrazados en una iglesia en el cielo! Creo que ni Benedicto XVI se hubiera animado a tan escandoloso final. Me dio verguenza ajena. Prometieron una historia atrapante y terminaron sumergidos en un mar de dudas y una resolución patética.
Yo creo que ha sido la peor estafa del mundo del espectáculo en mucho tiempo.
Hoy noto a los fans un tanto contrariados, como tratando de justificar este final absurdo y patético. Yo entiendo: al igual que ustedes hace mucho tiempo que dedico mi entusiasmo a esta serie. Me enganché y también aprendí a querer y disfrutar a sus personajes. Sin dudas, los guionistas han sido muy buenos en ese arte del relato de las historias de los personajes.
Pero que nos hayamos encariñados no significa que nos sumerjamos en una actitud condescendiente y acrítica. El final fue un papelón.
Es cierto, no siempre uno debe esperar todas las respuestas. Pero hay una que, creo, nos merecíamos. Una muy simple: ¿qué corno pasa en esa isla que tiene algunas propiedades especiales que hay que cuidar, por qué hay que cuidar, de quién hay que cuidar y en qué reside esa particular condición de la isla? Esta es la cuestión que plantearon desde el primer día, y no respondieron nada! Nos dijeron que hubo alguien que se convirtió en humito y alguien que la cuida. Pero por qué, para qué y de qué es algo que bien podrían haber explicado o teorizado y no hicieron nada. Fue lamentable ver a todos bailando en el cielo al ritmo de Benedicto XVI.
Amigos, sé que es duro admitirlo poruqe sería como reconocer que estuvimos 6 años perdiendo el tiempo. Y eso no es cierto, la serie tuvo momentos espectaculares, incluso en esta última temporada, pero este tinal muestra que los guionistas son unos estafadores, no tengo otra palabra para calificarlos. Si existiera un contrato entre el espectador y los guionistas esto sería un caso de estafa agravada.

Andrés dijo...

Hace un tiempo me dejó mi novia, casi durante ese periodo il corvino me regaló un post sobre la pelicula wristcutters.

Hoy vuelvo a tener la sensación que tenés cuando te deja "el amor de tu vida"... uno no sabe bien para donde ir, que hacer, que pensar. Toy triste che... al final la sonrisita de Jack es lo mas, Locke es un bonachón, Kate es la mujer de mi vida (también juliet, claire y shannon), Ben terminó siendo bueno, Hurley fue el nuevo Jacob, Ricardus envenjeció... pensar que no los voy a ver mas.

No sé che... como sigue la vida ahora??

Ah!! y para todos los que bardean la tienen adentro (a la estatua)

Tinianov dijo...

Excelente Corvino, un muy buen análisis personal de la serie. Estuvo muy bien lograda la circularidad de la historia con ese Jack regresando al mismo lugar entre las cañas de bambú. Esa escena le da un cierre acabado a toda la histora, en cuanto Jack llega ahí todo lo demás (lo no explicado) ya no interesa, el cerró el círculo. Y, al igual que vos, aplaudo a Mathew Fox, se lo merece.

Por mi parte, y aunque parezca trillado, mi escena favorita está peleada entre la de Jack y Locke mirando por la escotilla y la de Ben y Locke al final. El reconocimiento del error de Ben y el perdón de Locke, en ese punto de la serie, le da un sentido aún más místico a la historia. Mas aún, porque Ben elige quedarse afuera de la iglesia, en ese paraíso que ha construído, ese mundo felíz en el que es un profesor de Lit. Europea.
Y, aunque sabemos que es insignificante para la historia, a todos y cada uno de los seguidores nos habría gustado ver un poquito de esos años que Hugo paso junto a Ben en la isla cual Jacob y Richard.

Un saludo.

Billy dijo...

seee de una!. ojala salga un comic sobre las aventuras de Hugo y Ben en la isla!

mineko dijo...

me gusto el análisis, llegue por acá por un articulo tuyo en el face y justo leí de lo que quería leer...

Martín Zariello dijo...

Entiendo a los que los fastidia el final. Yo era de los que veía Lost más por las relaciones entre los personajes que por los enigmas de la Isla. El humo, las propiedades sobrenaturales de la Isla, etc. requerían una Gran Explicación, al estilo novela de Bioy Casares. Y no sé si alguna vez leyeron La invención de Morel o Plan de evasión o Dormir al sol, pero les puedo asegurar que son novelas geniales en gran medida arruinadas por la gran explicación final, que nunca está a la altura de las trama desarrollada. Por otro lado, sentirse estafado por una serie, que nadie te obligo a ver, que a pesar de haberse ido a la mierda regaló muchos momentos de suspenso, entretenimiento y llanto, no sé, me parece mucho.

Me intriga saber con quiénes se enfiestan Boone y Locke en el cielo. ¿Entre ellos? ¿Boone se acolpla a Sayid y Shannon? ¿Locke a Claire y Charlie?

Lo que sí me pareció choto es Hugo (pronunciar como Ben), todo lo que hace Hugo en el capítulo final me pareció medio choto.

Deberían haber hecho que el avión de Lapidus se estrellaba, y listo, ya sabíamos cómo morían Sawyer, Kate, Miles (qué grande cuando dice que no cree en nada pero sí en la cinta adhesiva) y la loca de Claire.

Billy dijo...

Yo no entiendo a los que piden muchas explicaciones a los misterios. Si como dicen alguno por acá el mayor misterio es qué es la isla, la misma pregunta no tiene sentido. Lost es una serie sobre una isla mágica donde hay un monstruo de humo, ya fue.

Es como que alguien después de ver una peli de vampiro quiera que le expliquen cómo pueden existir los vampiros.

Martín Zariello dijo...

"Es como que alguien después de ver una peli de vampiro quiera que le expliquen cómo pueden existir los vampiros"

Genial Billy, voy a decir eso cuando durante los próximos 50 años tenga que discutir sobre el final de Lost. Y como quiero parecer inteligente y el hacedor del cien por ciento de mis dichos ni en pedo te cito. Perdoná, es la naturaleza humana (?).

Billy dijo...

La verdad que es muy poco serio citar un comentario de un blog en una discusión, perdes seguro. Todo bien jaja

marian dijo...

uy... bueno. En estos dos días discutí bastante al respecto. A mí también me encantó, y me olvidé de todo lo anterior. El capítulo me pareció buenísimo, cada escena. Me reí, me tensioné, lloré. No puedo pedir más. Terminé amando a todos... y Jack, en ese final que me recordó mucho a El señor de los anillos, hizo más que el boludo de Frodo y se reivindicó.
Seguramente seguiremos hablando de esto por mucho tiempo más... otro acierto de la serie.
Aguante Vincent!

Andrés dijo...

Este es el nicho de los 3 o 4 a los que nos gustó el final de lost... no vi a ningún humano al que le haya gustado.

Está bueno leerlos che, un abrazo

Anónimo dijo...

yo creo que sin el minuto a minuto que hacías no voy a poder vivir(?
así que para mí deberías empezar a ver una nueva serie y hacerlo. De esta forma yo tmb vería dicha serie y leería el minuto a minuto:)

Anónimo dijo...

Saben qué? Los que defienden el final ni en pedo admitirían que estuvieron viendo una serie 6 años que no los llevó a ningún lado. Que admitan eso es imposible. Contra el orgullo nunca se pudo ni se podrá. Pero bueno, ahora habrá que conseguirse una vida de verdad. No?

Martín Zariello dijo...

Si, habrá que conseguirse una vida. Ahora bien, desde cuándo una serie nos tiene que dejar en algún lado? Estamos todos locos, estamos todos recontrarelocos?

Rodrigo Aranda dijo...

Me sorprende el resentimiento de los no pudieron-quisieron engancharse con LOST. Estaban acechando para decirnos que al final todo fue en vano. Hablan de orgullo...¿de que orgullo? Fue solo placer. Disfrutamos, gozamos mucho (mucho!) durante seis años y aparecen para decirnos que el último polvo no estuvo todo lo bueno que se esperaba? Flacos...vayan a espiar otra orgía que esta es la nuestra.
Hermanos resentidos...gocen con otra serie o con lo que quieran,nadie les va a decir nada porque les gusta otro tipo de entretenimiento, pero...¿y si nos dejan de romper un poco las pelotas?
Corvino querido, excelente tu post.
A mi el final me ha parecido sublime.

Humberto dijo...

A alguien realmente le puede importar lo que les pasa a Kate, Sawyer, Lapidus, Claire, Ricardius y el oriental vivo afuera de la isla? En serio? Se mueren, como todo el mundo. Como dice el padre de Jack, lo mas importante de sus vidas es lo que pasó en la isla. Y para nosotros tambien.

Anónimo dijo...

Se notó que no había nada planeado desde el principio

Nombre dijo...

Y bueno, Anónimo, tampoco te podés sorprender si los guionistas te parecían medios perdidos. Después de todo el nombre de la serie era Lost.

Y no conozco muchas series de televisión con guionistas que desde la primera temporada sepan lo que van a pasar en la sexta.

Nunca me enganché con Lost, pero banco a los Losties. La vería si no me diera una paja tremenda.

Eso sí: las fellatios teórico-críticas a Lost de Daniel Link et alia rompen mucho las bolas.

Al final se descubre qué hacía un hobbit en la isla?

Blonda dijo...

Qué gran resumen hiciste en tu post!
Fue una serie que me acompañó, que me generó ansiedad, ganas de que salga urgente el próximo capítulo, que me hizo tejer y destejer teorías y encariñarme hasta con el más malo de la isla.
Sin duda voy a extrañar la serie y tus minuto a minuto, pero creo que durante buen tiempo voy a saborear el capítulo final...
Por suerte, todavía me queda para ver el capítulo resumen de toda la temporada y el especial con los actores! algo es algo.

muchos besos!

ariel sanzo dijo...

si me permiten suponer que el haz de luz de la cueva es de lo que estan compuestas las almas (algo parecido pudo haber dicho la loca que crió a jacob y el otro)...
entonces es una genialidad.

que respuestas querés macho????

acá estamos hablando del alma!!!
algo de lo que nadie sabe nada...

un gusto leerlo, zariello

Aristo dijo...

Matthew Fox es el Palermo de los guionistas de Lost.

¡Larga vida a Lost!

acasi dijo...

En cuanto a la serie, la voy a extrañar, me gustaba mucho y me pareció muy ineligente y sorprendente en muchos planteos.
El final...mnssssse que se yo. No pretendo que me expliquen TODO, pero si que resuelvan de algún modo las lineas argumentales que con tan exquisito detalle plantearon a lo largo de capítulos y capìtulos.
Esta bien dejar algunos cabos sueltos, se entiende que no TODO tiene que estar explicadito.
Pero tras años de tramar intrigas internacionales, cocinar odios y venganzas, uno quiere al menos ver un desenlace que esté a la altura de las circunstancias.

No hablo dela historia de Jack, eso esta bien, pero si de Ben, de Widmore, del mismo Desmond incluso, de la vieja de Faraday con su "peña" del pendulo.

En fin, me costó años perdonarle David-Seinfeld el capítulo final. El peor capítulo de Seinfeld es mejor que muchas cosas, incluso que el capítulo final. Lo dijo Larry David....ningún capítulo que nosotros hiciéramos podría estar a la altura del capítulo soñado que cada fan tenía en la mente.

acasi dijo...

En cuanto a la serie, la voy a extrañar, me gustaba mucho y me pareció muy ineligente y sorprendente en muchos planteos.
El final...mnssssse que se yo. No pretendo que me expliquen TODO, pero si que resuelvan de algún modo las lineas argumentales que con tan exquisito detalle plantearon a lo largo de capítulos y capìtulos.
Esta bien dejar algunos cabos sueltos, se entiende que no TODO tiene que estar explicadito.
Pero tras años de tramar intrigas internacionales, cocinar odios y venganzas, uno quiere al menos ver un desenlace que esté a la altura de las circunstancias.

No hablo dela historia de Jack, eso esta bien, pero si de Ben, de Widmore, del mismo Desmond incluso, de la vieja de Faraday con su "peña" del pendulo.

En fin, me costó años perdonarle David-Seinfeld el capítulo final. El peor capítulo de Seinfeld es mejor que muchas cosas, incluso que el capítulo final. Lo dijo Larry David....ningún capítulo que nosotros hiciéramos podría estar a la altura del capítulo soñado que cada fan tenía en la mente.

Anónimo dijo...

de hecho, los vampiros tienen una mitología y se sabe la historia del tipo rumano que inició todo el asunto. y hay reglas establecidas como lo de la estaca, el ajo(?), la luz del día y etcétera.
el caso de lost es diferente.
en el final te explican lo que quieren, lo que no quieren no te lo explican y lo que se olvidaron en el camino, bueno, que los fans sin vida se encarguen de debatir hasta el infinito. (que es lo que estaban haciendo ya).
no es de resentido ni de querer que te digan TODO ni nada de eso, es pedir un mínimo respeto hacia esas misma personas que se engancharon con una serie y le dedicaron su atención. no porque le deben algo, sino porque es una relación que lo quieras o no existe.
pero bueno, del tipo que creo esa mentira catastrófica y tramposa llamada alias, qué vas a esperar?
todos sabíamos que no podían cerrarla bien. creí que el ilusionismo que practican los escritores era demasiado obvio en esta última temporada.
la fe es otra cosa. lost es una serie sobre un grupo de personas que no saben hacer las preguntas correctas. de otra manera, no podría haber un personaje tan genial como linus.

Martín Zariello dijo...

La Isla también tiene mitología, la de Jacob y el Humo. Las cosas que enumerás de los vampiros son características, no explican por qué razón beben sangre o pueden convertise en murciélagos o en sombras o caminar por las paredes. Esa relación de la que hablás no existe, no hay respeto, no se debe nada entre una serie y un espectador, eso sucede entre personas. Lost puede ser, al mismo tiempo, una serie sobre la fe y sobre personas que no hacen preguntas y no sé qué más.

Guille de Anillaco dijo...

"Esta es la mayor estafa desde la Historia Sin Fin..."
Lionel Hutts, abogado mediático

tarde pero seguro... llegé hasta la 5ta temporada allá en el 2009, durante una infección de muela...nunca me atreví a ver la 6ta...

"the jorror, the jorror"!