lunes, 17 de mayo de 2010

Horla City, el libro que reúne toda la poesía de Fabián Casas

Acaba de aparecer un libro muy esperado, número puesto en las infaltables listas culturales que pululan a fin de año. “Horla City y Otros” reúne toda la poesía que ha publicado Fabián Casas desde 1990 a la actualidad. Y se trata de un libro tan cool como popular, ya que, a diferencia de otros cultivadores del género, la poesía de Casas llega a todos lados: a los estudiantes de Letras, los profesores, los autores, los rockeros, etc. Pero hay más: hagan la prueba de darle un texto de Casas a alguien que no tenga el hábito de leer seguido. Hay un 90 por ciento de posibilidades de que le guste e incluso de que se haga fan. Tal vez tenga que ver con su facilidad para amalgamar mundos disímiles hasta crear un espacio en el que caben desde la metáfora del horno de la pizzería Banchero como símbolo del calor y el infierno existencial hasta la frecuente alusión a Caronte, el conductor de la barca fúnebre de la mitología griega. Volviendo al tema de la recopilación, se podría decir que al revés de la sentencia tanguera, en este caso 20 años es mucho. En todo ese tiempo, el poeta fue puliendo su estilo e incorporando habilidades a su registro (el cuento, el ensayo, las letras de canciones) hasta convertirse en un clásico contemporáneo, especie algo inasible en su camada (nació en el 65’, ya sin Kennedy a la cabeza). Por ahora, ya que le quedan varios cartuchos por quemar, la obra poética de Casas es corta (al igual que la de Salinger o Manal o Rulfo; como notarán, Majul se equivoca, la cantidad no tiene nada que ver con la calidad), pero, como a él le gusta decir linkeando a Roberto Arlt, tiene la potencia de un cross a la mandíbula. Entre su primer y segundo libro de poesía pasaron 6 años, después 8. Y así. Tuca (1990), El Salmón (1996), Oda (2004), El Spleen de Boedo (2005) y el flamante Horla City (que mezcla poemas aparecidos en El hombre de overol (2006) con algunas piezas nuevas). Cinco libros emblemáticos que forman parte del adn de toda una generación de escritores y lectores. El mundo ha cambiado bastante en todos estos años, nos hemos entregado con sumisión a la sobre información que nos brinda Internet, el furor de la vida virtual y la música para pastillas, pero estos versos sobre el lado b del amor, el desencanto, la melancolía urbana y las epifanías cotidianas suenan cada vez más atemporales. Como si siempre hubiesen estado flotando por ahí a la espera de que alguien los vuelque al papel. Aquí están todos los hits, esos versos evocadores pero casi matemáticos en su perfección, estribillos poéticos, imágenes repletas de sentido que Casas escribió quizás a pesar suyo y que todos recordamos, como si se tratara de las letras de una canción de Spinetta o The Beatles: todo lo que se pudre forma una familia, la puerta que se cierra y hace que el pasillo oscuro se transforme en una prefiguración de la muerte, las benditas horas previas a la salida del yo, las parejas, que como las revistas literarias, duran casi siempre dos números. La lista es interminable y no es mi intención hacer una especie de crítica detallada: muchas veces ya escribí sobre Casas (sobre estos mismos libros incluso) y hacerlo sería como si un forense hiciera la vivisección del cuerpo de un ser querido. Aunque es cercano en el tiempo, Casas forma parte del dream team de mis escritores favoritos: Cortázar, Bolaño, Ballard, Borges, Salinger. Y a esos tipos no puedo más que tenerles admiración y gratitud. Una consideración final: muchas veces me preguntan con qué libro empezar a leer a Casas. No busquen más, es éste.


Sindicalismo (Oda, 2004)

No te dejes engañar
por el papel brilloso de los chocolates
ni la vista iluminada de la ciudad cuando oscurece.
No te distraigas
con los que se fotografían en familia,
alzan trofeos,
o se muestran seguros
en las revistas de mucho tiraje.
Que tu corazón esté
con los que viven solos,
los que saben que un par de tragos
jamás abolirán el azar
y por eso forman parte de ese estúpido club.

10 comentarios:

Anacoreta dijo...

Leí las novelas, los cuentos y los ensayos. Esta parece ser la oportunidad para meterme en su poesía...
Sin haber leído los libros de poesía, recomiendo "Los lemmings y otros" también como primer acercamiento a F.C.

Anónimo dijo...

¿Qué novelas escribió Casas? Pff...

mauro klem dijo...

escribió dos novelas cortas que salieron publicadas en un solo libro titulado "Ocio"

Hugo dijo...

También co-escribió dos canciones en el disco "Hoy" de Pez...

Una línea recta en la nieve hacia el norte dibujó
sólo un hombre y ocho perros contra la voluntad de Dios
No lo espera nada nuevo, no hay misterios bajo el sol
no está escrito en ningún libro, lo que él busca es el calor
del abrazo de ese ser que ama y saber que hay algo para comer hoy
No tenemos tanto tiempo, dijo Juan, el inmortal
lo primero es lo sincero yo me cago en la moral
y si encuentro algún amigo, lo voy a saber cuidar
y si nos alejan los caminos lo tendré que ir a buscar
pues necesito de ese ser que amo y saber que no es necesario hablar hoy
Un plato de sopa caliente y un hada que se hace presente
en la mesa familiar
y sentir que no estoy solo y saber que no estoy loco
porque pienso que lo que mueve al mundo es la bondad
del abrazo de ese ser que amo y así el dolor ya no me puede alcanzar hoy
Y suspendamos nuestros sueños, ya no sé si quiero eternidad
hoy me basta con saber que cuento con tu caridad
y sentir que no estoy solo y saber que no estoy loco
porque pienso que lo que mueve al mundo es la bondad
y antes de que se haga tarde dibujaré una línea recta hacia vos, hoy
Abrí los ojos.

Martín dijo...

Lo único, que cagada que el broli esté 65 pe o algo así.

uge dijo...

eso sale?? q hijos de puta. Y tiene algo nuevo?

Anónimo dijo...

el poemita es una mierda; a estas alturas de mi vida no estoy para leer consejitos, y menos de un pobre choto que se la con el culo aplastado, juntando letritas, para impresionar muchachitas y boluditos fanáticos de pelotudeces judaístas como lost.

Agustin dijo...

Me gusto la reseña corvino, se extrañan tus posteos de literetura.

Agregaria que el ensayito que cierra el libro, La voz extraña, es imperdible.

Ya puse horla city en el altarcito con los otros libros de casas.

abrazo

Carla Solari dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carla Solari dijo...

Escuchame "Mr. Anónimo", ojalá otros se tomaran tantas molestias para "impresionar muchachitas". Fabián es un capo, yo lo re banco. Me encanta lo que hace y si lo que te jode es que seduzca te cuento que la seducción va implícita en el artista; en tal caso será que a vos te seducen otras cosas. Te recomiendo leer la obra de teatro "Cyrano", a lo mejor te ayude a comprender el fenómeno Casas. Al menos el se la juega y escribe con nombre y apellido.