sábado, 3 de julio de 2010

Como en el Maradona Blues

Borges dijo que la derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce. Es la pura verdad pero cómo se nota que el viejo genio no sabía nada de fútbol. Ernesto Esteban Etcheñique, el personaje del cuento de Roberto Fontanarrosa fue más sincero: “Se aprende más en la derrota que en la victoria, pero… ¡Prefiero esa ignorancia!”.

A los intentos por intelectualizar o racionalizar (o cualquier verbo que termine con “ar” y se encargue de pasar por el cerebro el latido del corazón) aquellos sucesos que nos conmueven siempre les faltan 5 para el peso. El fútbol es uno de ellos. Es un deporte, no es la muerte de nadie, es la obvia sublimación de nuestras frustaciones cotidianas (¿por qué sino este ambiente de separación amorosa, de velorio a la décima potencia?) pero ni con la mano ni con un toldo (como querría el Bambino) se puede tapar el sol: las palabras no significan nada cuando Alemania hace el tercero y Maradona cubre su rostro en la espalda de Agüero. Entonces un gol de mierda se transforma en una tragedia colectiva y un D.T es la viva imagen del hombre ancestral enfrentado a los laberintos del destino. Y también a los que hacen leña del árbol caído ya sin disimulo, casi orgullosos de su sentido carroñero de la existencia. Inmediatamente consumada la eliminación, con un timing para el oportunismo admirable, Juan Lagares, periodista de Clarín, escribe las diez razones por las cuales la Selección está afuera del Mundial. Entre ellas se cuenta que “Carlos Tevez se enojó cuando nadie se acordó del cumpleaños de Javier Pastore y todos festejaron el de Lionel Messi”. El texto parece escrito con antelación al partido y es la prueba fehaciente de un periodismo vergonzoso que se sube y baja del tren del triunfalismo como si se tratara de un remis.

¿Qué decir sobre el partido? Nada que no se haya advertido después de los encuentros de octavos de final. Alemania estaba varios cuerpos por encima de Argentina y hoy se vio en la práctica que son superiores. Incluso en la comparación jugador por jugador. Siempre es triste la verdad y encima no tiene remedio. Aunque ya lo sabíamos: no, no somos los mejores ni los peores del mundo. Estamos bastante lejos de los dos extremos. Y no, no se comprobó un carajo que se juega como se vive. Los de Loew son un equipo que ataca y defiende en bloque. Organizados pero al mismo tiempo con chispazos de frescura que lo asemejan a un equipo sudamericano. Ozil, Schweinsteiger, Muller, Klose, Khedira, Podolski. Si no son campeones, pega en el palo. Juegan asociadamente abriendo la cancha, haciendo pases en profundidad. Además, consecuencia del físico y la capacidad técnica de sus figuras, desnivelan en el uno contra uno. Esto se vio claramente en el partido contra Inglaterra y encendió la alarma en una Selección Nacional exclusivamente dependiente del arrebato individual de Messi, Tévez o Higuaín. Si a eso le sumamos los desacoples defensivos advertidos a lo largo del torneo y el nivel bajo de algunos jugadores, la derrota no era número puesto, pero se avecinaba en el horizonte. Como si el a priori no fuese complejo, los tipos nos meten un gol de pelota parada a los 3 minutos. Ese mazazo anímico dejó al equipo argentino completamente groggy. Le costó muchísimo hacer pie y soportar la presión de los alemanes que, envalentonados, nos llegaban desde todos los costados. La ausencia de mediocampistas habituados a conservar el balón (algo explícito en el partido anterior que el cuerpo técnico pareció o prefirió obviar) fue significativa. Obligaba a Messi a bajar hasta el círculo central, hacerse de la pelota y, acto seguido, enfrentarse a toda la artillería alemana. Y como ya dijo Gurdjieff y repitió Minimal (y Maradona en la conferencia de prensa): un hombre solo no puede hacer nada. Messi necesitaba un socio y ninguno de los jugadores estuvo a su altura. Maxi Rodríguez hizo un gran partido pero no es el ideal para esta función. Di María completó un primer tiempo muy malo. Tévez empecinado en chocar y hacer la individual. Higuaín en la disyuntiva entre bajar o quedarse arriba esperando el milagro. Cuando ingresó Pastore ya estaba todo cocinado. En los primeros 20 minutos del S.T Argentina se adelantó en el campo e inclinó la cancha, pero sin crear una sola situación de peligro real. Alemania estaba muy bien parada atrás, aguantó la embestida y de contragolpe se dedicó a redondear una actuación soberbia, para nosotros, muy dolorosa.

Ahora volvemos a la vida real. De repente me interesa más una aceituna que el Mundial Sudáfrica 2010. Encima está nublado y hace frío. La hipotética imagen de un Arsenal-River un domingo de agosto me provoca escalofríos. Los dejo con una canción triste para que se sientan mejor.

Maradona Blues (Charly García)

Yo ya no existo sin pasado,

entre la oscuridad y la luz.

Yo sé que existo en otro lado,

yo ya perdí mi autobús,

como en el Maradona Blues.

Un accidente no es pecado,

y no es pecado estar así.

Pero aquí estoy en este lado,

por eso déjame salir,

yo sólo quiero tu vivir.

¿Qué es el pasado en nuestras vidas?

¿Por qué ese peso sigue aquí?

Yo te he cuidado,

pero ahora es cara o cruz,

yo no te di mi fucking blues,

es sólo un Maradona Blues...

Yo ya te entiendo, hice todo para ser,

yo no sé qué hago con mi luz,

y tengo el Maradona Blues.

No sé qué droga te arenga más que yo,

pero esta lluvia no pasó,

estoy llorando aquí por vos...


34 comentarios:

Ricardo dijo...

Alemania jugó un fútbol práctico, moderno. Más parecido a los contrataques en el básquet pero que importa eso si ganaron. Brasil quiso hacer algo similar pero sus interpretes no estuvieron a la altura que si están estos alemanes del orto.

Yo estoy orgulloso de lo que hizo Argentina toda y me sentí bien representado.

Esa bazofia inmunda, pútrida y llena de mentiras que escribieron en Clarín es denigrante aún para ellos. Me alegro igual de que lo publicaran: me los imagino brazeando en una pileta llena de mierda.

Un abrazo triste.

Anónimo dijo...

no podía soportar la imagen de Maradona tapándose la cara, me ponía peor que los goles...

saludos, martín

B

Cine Braille dijo...

El primer gol condicionó el partido pero no nos dejó groggies: ese golpe fue el segundo gol. No es para sorprenderse porque la apuesta al 10 de DT fue siempre a todo o nada, y podía salir muy bien o muy mal: en ese sentido, lo último que se podía esperar era una actuación equilibrada, prolija, mediocre. Lástima el final porque estropea varios momentos buenos, y además va a traer una ola de bilardoniembrismo hedionda para nominar al sucesor. Al menos con el 10 esta selección apostaba a ir al ataque y a jugar al fútbol.
Y habrá que trabajar mucho para sacar defensores, en especial laterales, porque con lo (poco y flojo) que hay tenemos que poner 15 mediocampistas de marca para protegerlos o arriesgarnos a lo que pasó.
Lástima por los que se alegran cuando el pueblo se pone triste, que ahora van a salir reptando de debajo de las piedras. Qué bronca. Y no sé si un triunfo uruguayo (que me alegraría por ellos) no va a servirles para decir más giladas aún.

Anónimo dijo...

Es una lástima, pero nos aplastaron. Los alemanes tuvieron una facilidad de la que nosotros carecimos.

Esta es nuestra medida tal vez, hasta aca llegamos. Nadie nos robó nada, se nos fue de las manos por nuestras ineficacias.

Nadie se ha muerto, por suerte.

Otra vez sera

El iconoclasta dijo...

Me queda una gran duda, y es que se le perdió a Messi al medio de la cancha, lo demas esta bien explicado en el post. Lamento profundamente, ademas que haya perdido Paraguay, en especial por las amigas guaranies que son tan macanudas.

Gonza Averna dijo...

Yo lo quiero al Diego, y aún así siento (sin el miedo a que me tilden de "barrilete", "panqueque", "puto" (?) o lo que sea) que el partido lo pierde él.

Tendría que haber puesto a pastore en el entretiempo, y debió quizás poner a un volante en lugar de Tevez, para poder estar al menos 5 contra 5 en el medio y que no nos pasaran como agua.

Pero ya está. Alemania lamentablemente fue (mucho) más equipo, y al principio con lo justo y después con floreo nos hizo el partido que quiso.

Igual no me olvido que "con este DT no pasamos ni primera ronda". Quizás el hecho de que duela tanto ya no estar es porque había mucha ilusión. Diego hizo un papel dignísimo como DT, y el equipo también, empañado un poco por el resultado.

Será que "dignísimo" no alcanza en la máquina de picar carne.

Un abrazo.-

Hugo dijo...

El fútbol, con todo lo malo y bueno que te hace sentir, es hermoso. Ahora solo queda renovar la "ilusión" hasta dentro de 4 años.

Diego dijo...

El dolor de no ganar un mundial se duplica por que en el banco estaba Maradona. Supongo que es el delirium tremens, veo reptiles por todos lados.

Anónimo dijo...

Es para Kirchner (no el alemán que debe festejar, en forma de polvo, o de fichas expresionistas) que lo mira por TV!!! (?)

Tesan dijo...

Diría, Corvino, que está usted en un gran momento, pero seguramente pensaré lo mismo al leer el siguiente post. De modo que su buen momento de usted parece algo ya permanente, aunque no deja de sorprenderme y alegrarme tanto.

Anónimo dijo...

Sei nicht bitter, Argentinien ist eine große Nation, und sicherlich aus der Hand von Maradona kann große Siege zu erhöhen. Amerika ist die Tasse.
Für mich ist Argentinien sehr gut gespielt gewählt, hatte den Fehler den Ball von Scheiße, dass die Jabulani in ortho.
Eine Umarmung

Anónimo dijo...

estoy destrozado pero maradona me mato' loco ! , ese abrazo con la hija, estoy mal muy mal , pero quiero seguir viendolo en la seleccion no quiero que se vaya.aguante el diego carajo!!

Andrés dijo...

Que tristeza!!! Encima la climatología parece que se complotó contra nosotros para deprimirnos aún mas!!! Nublado, por momentos llovizna, una niebla que no te dejaba ver mas allá de media cuadra. El mismísimo infierno. Por suerte Facebook sirvió para hacer catársis.
De todos modos el sentimiento es generalizado: se hizo un buen mundial (terminaremos quintos), hay una buena base de jugadores para proyectar a largo plazo, y el Diego se tiene que quedar.
Que bajón loco!!!

Anónimo dijo...

recordemos que hace 20 años, Argentina no llega a estar entre los 4 finalistas.

jerjes dijo...

progresivamente, las glorias de argentina se van a transformar, como las de uruguay, en un recuerdo lejano, casi mitológico, que no mucha gente recuerda

Billy dijo...

lo terrible es que en 4 años me voy a volver a ilusionar. esto de la selección es como el amor la puta madre (?)

MarianoMundo dijo...

Corvino, lo que Ud. escribió es lo primero que leo post derrota. Me aislé de periodismo, de comentaristas, de tacheros y de bares televisivos para hacer mi duelo en soledad. No es una tragedia, pero duele más que el alud de Tartagal, es delirante así el chauvinismo futbolero.
Me guardo los buenos momentos, su equilibrado análisis, y un par de cosas más, y abogo por un Diego Maradona que aprenda de sus errores (creo que es una persona que lo ha hecho siempre) y continúe con el trabajo.

Cine Braille dijo...

Encima salís a la calle y nublado, gris, frío, húmedo... Un mes Radiohead.

Hernán Galli dijo...

Como dice Cine, el partido cambió a raíz del primer gol. Señores, ningún equipo, bueno o malo, potencia o recién llegado, tiene la fórmula para hacer un gol a los 2 minutos. Quieras o no, es un balde de agua fría que condiciona todo. Me animo a decir que es como empezar el partido 1 a 0 abajo.

El tiempo pasó y Argentina hizo todo. En los primeros 10' del 2º tiempo probó de todas partes, y sí mereció un empate. Alemania sólo defendía (muy bien, por caso). EL segundo gol, obvio por la desesperación argentina de ataque, terminó con todo. Es cuartos de final, y un dos a cero es casi irremontable. El resultado podrái hber sido cualquiera para arriba, 10 a 0, incluso, pero en este caso, no demuestra que Alemania se lo comió vivo a Argentina, sino que Argentina no puso resolver y después de un tiempo y medio (demasiado aguante, vieja) se cayó como se hubiera caído Alemania, Brasil o quien sea.

Perdimos sin bajar lso brazos. Yo quiero que siga MAradona. Y MEssi, un geniecillo de play station. pero no luce como un probable maradona o pelé. Habrá que esperar.


En cuanto al final, Corvino, eso de "volvemos a la realidad", sabés que me hizo acordar a un chiste que salió hoy en Clarín, donde dice que Cristina debe prepararse para la realidad porque perdimos en el mundial. Después recordé esa pregunta que le hacen a Diego, sobre si alguien puede estar contento con esta derrota. Y sí, hay gente que sí, y todos nos imaginamos quién. Diego no entendió la pregunta o no quiso polemizar!

Borges odiaba el fútbol, jajaja, repetía eso de "veintidós jugadores detrás de una pelota", que era un estupidez, que era inentendible el fanatismo. Pero la culpa no es del Maestro, sino nuestra que lo citamos para todo. Auqnue no lo creamos, era humano, y falible.

Saludos!!!

Carlos G. dijo...

Dos cosas que me aliviaron un poco:
Mucha gente en la calle para recibir a los muchachos y, como no ha pasado otras veces, todo el plantel de regreso al país.
Estuvo bien eso.

nico dijo...

nos pasaron por arriba... al diegote se lo quiere, pero no es tecnico y se noto muy claramente, nos ganaron desde el banco. una lastima pero bueno yo que nunca vi campeon a argentina puedo aguantar 4 años mas

Alguno dijo...

Creo que es la primera vez que concuerdo tanto con una opinión de Hernán Galli

Anónimo dijo...

**************************************************************


Crreo que lo que impacta en estos tiempos huecos y mezquinos es la actitud de Diego Maradona de salir a todo o nada y bancarse lo que venga en la definición. Eso es imperdonable para la prensa ruin y alcahueta del poder, como gran parte de los medios locales.
"Yo me muero como viví...", dice la canción de Silvio Rodriguez ("El necio", del album "Silvio", de 1990) y Diego personifica a la perfección esa bella semblanza. Mis respetos, señor...
A veces pienso que la realidad nos marca el territorio cotidiano condenandonos a vivir en la tacañería, la apatía cobarde y lejos de la pasión: pasión es enamorarse, pasión es saltar al vacío, pasión es poner la sangre allí donde puede aflorar lo impensable, porque se lo sueña y la vida genera allí un carril.
El fútbol. La parada era difícil y cuando estabamos 0-1 y el disparo de DiMaria pasó cerca del palo alemán creo que el destino, la moneda, el match-point futbolero, la ruleta o lo que mierda sea dijo... bueno... va para el otro lado.
Salió, se armó el escenario ideal para Alemania con ese gol en el vestuario. Supieron leerlo (es el mérito del rival, hay que reconocerlo) e hicieron la misma que contra Inglaterra: partido abierto, pases largos, jugar con los espacios vacíos, futbol sencillo y contundente. Como en el judo: jugar con la fuerza y el impulso del rival.
Por supuesto que a la suerte se la ayuda, pero creo que la Selección fue con lo que tenía y así las cosas.
El Mundial es eso: corto, breve, muy mental y al bolsillo. Los tanos han sido campeones con un futbol de mierda y todos contentos. Y chitos.
"Lo que el pueblo argentino quiere es ganar...", decian unos forros ayer a la noche en la tele... ¿Y quién no?
Hoy, "con el diario del lunes (domingo) puesto" los Pasman, los Ventura, los Rial, los Sanfilippo, los Nelson Castro, los Eliaschev, los Leuco, los Santo Biasatti, los Tenembaun y tóda la caterva de alcahuetes del poder van a salir a demolerlo, qué duda cabe.
Hasta el gordo Lanata hablará de futbol siendo que en su vida no jugó ni al balero y un potrero lo debe conocer detrás del vidrio polarizado de su Audi tapandose la nariz.
No le perdonarán jamás a Diego haber apoyado la sanción de la Ley de Medios Audiovisuales ni el apoyo a las Abuelas de Plaza de Mayo para el Noble de la paz y menos en una coyuntura como la actual, con el tema de los chicos Herrera de Noble (apropiados ilegalmente tras el asesinato de sus padres legítimos durante la dictadura) en el tapete.
Y cerrando: Maradona ha crecido mucho en lo personal, tuvo palabras de agradecimiento para todo el cuerpo técnico y sus jugadores y jamás entró en la provocación artera de quienes querían un sainete criollo en la conferencia de prensa de ayer, escondidos detrás de la impunidad de un medio al aire.
Ayer ya el viejo chupamenem de Niembro, la Gorda Bonadeo y el forro de Titi Fernandez comenzaban a cavar la fosa.
Banquemos a la Selección en este momento de mierda.

Abrazo compañero desde Mataderos.

Daniel

**************************************************************************

Eddie dijo...

Sólo quería preguntar por qué alemania hace un fútbol moderno, por qué algunos dicen que hace un fútbol moderno... No entiendo.

Comparto la mesura, sin que ésto implique desentenderse de lo que representa la paliza para los argentinos futboleros.

Con el muerto consumado, todos sabemos cómo había que medicarlo... No vale.

Lo bueno de ésto, lo único bueno, es que todas las personas que prendían la tele y se encontraban con el mundial dejarán de hacerlo. Ya tengo un poco los huevos llenos de las cotorras repetidoras de TYC y Fox.

No se murió nadie.
Saludos.

Anónimo dijo...

Para un equipo que terminó cuarto en las eliminatorias sudamericanas, 4 puntos por debajo de Chile (?) y de Paraguay, creo que un octavo puesto en el mundial no está tan mal. Qué fue lo que nos llenó de optimismo entre el partido en Montevideo y el partido frente a Nigeria es un misterio insondable, pero que seguro no tiene nada que ver con el modo de jugar al fútbol de esta selección.
En lo personal, fue la derrota más humillante de Argentina (después del 0-5 con Colombia) que vi en mi vida. Solamente el gran Diego y la sumisión irracional de un pueblo ante su "Dios" puede lograr que este resultado haya pasado como una derrota más, cuando insisto: fue la derrota más humillante de una selección argentina en 40 años...

Cine Braille dijo...

Argentina terminó quinta, no octava. Igual que en 1966, y sólo peor que en 1930, 1978, 1986 y 1990. De hecho es lo mejor desde 1990. [Modo Safarian off].
La recepción a la selección ayer me hizo recordar a Dolina recordando a Wimpi: la ilusión no es un pagaré. Y lo que creo que se fue a agradecer ayer es la ilusión, esos ratitos durante los cuatro primeros partidos en que se vio un fútbol que no se ve seguido por acá.
Esto con el corazón. Con la cabeza... chau Diego. Necesitamos otra cosa, mucho trabajo en inferiores para sacar buenos defensores que no hay (en especial laterales), buenos volantes carrileros, buenos enganches... Y un DT que pueda armar un conjunto con poco trabajo, porque los jugadores buenos van a estar todos en Europa todo el año. ¿El nombre? No lo tengo, y no sé si alguien lo tiene.

Anónimo dijo...

no creo que halla sido una derrota humillante porque perdimos contra un gran equipo, feo fue lo de italia que perdio con slovakia, francia que perdio con sudafrica o inglaterra que no pudo ganarle a argelia. Nosotros terminamos en el quinto puesto, mucho mas de los que se esperaba antes del mundial, el diego nos llevo mas lejos que tecnicos experimentados como bielsa o basile, aparte los primeros cuatro partidos se ganaron jugando bastante bien.

Anónimo dijo...

Terminamos octavos...

Anónimo dijo...

Terminamos octavos...

Anónimo dijo...

los partidos ganados estan por encima de la diferencia de goles... salimos quintos no les den vueltas.

Cine Braille dijo...

La tabla para ordenar a los equipos entre el quinto y el octavo no es oficial, pero la costumbre más seguida es ordenarlos sumando todos los puntos obtenidos, no sólo el partido de cuartos de final. Ahora, si prefieren oponerse a la tradición, a las estructuras de Occidente y al orden constituido por esta vía, bueno, adelante. Felicidades.

Anónimo dijo...

"Aunque ya lo sabíamos: no, no somos los mejores ni los peores del mundo. Estamos bastante lejos de los dos extremos." Si partiéramos de la base de nuestra mediocridad, todo sería más claro. Algo que yo no entiendo, y se los pregunto a los que saben de fútbol: A Bielsa lo mataron con la crítica, y el tipo nos trajo una medalla de oro con un equipo menos calificado que este. Yo no entiendo lo que pasa con Maradona. Objetivamente, el tipo no es un técnico. Sí, un motivado, u, símbolo, una figura inspiradora. Maradona y el fútbol son parte de una alucinación colectiva y de dimensiones fanático-religiosas que tapa mucho del retraso de este país. Saludos, Victoria.

El defensor dijo...

Yo al diego lo banco a muerte como jugador, no como dt, recordemos que sus dos experiencias anteriores fueron un desastre. En cuanto a los comentarios de Daniel: "No le perdonarán jamás a Diego haber apoyado la sanción de la Ley de Medios Audiovisuales ni el apoyo a las Abuelas de Plaza de Mayo para el Noble de la paz y menos en una coyuntura como la actual, con el tema de los chicos Herrera de Noble (apropiados ilegalmente tras el asesinato de sus padres legítimos durante la dictadura) en el tapete."
también acordate que apoyó a menen, a macri, a tinelli y a una gran cantidad de impresentables. Y que él tiene otros hijos a los que jamás reconoció.

El defensor dijo...

pd: también el diego se lo vio detrás de vidrios polarizados de audis, mercedes, entre otros autos lujosos. Tambíén se lo vio muy gordo al igual que lanata y bonadeo, pero no sé que tiene que ver con que el fútbol, ni por qué a bonadeo le ponés gorda en lugar de gordo.