viernes, 12 de noviembre de 2010

Paul is Live

Para la China, per se

La actitud de Paul arriba del escenario es ambivalente. Por un lado, parece olvidar quien es (¡el fucking Paul McCartney!) y cede a los más grandiosos hits de la demagogia del show business para ganarse a un público que, ya de antemano, en su caso, más que con cualquier otro artista, tiene rendido a sus pies. Entonces repite frases en español ayudado por un papelito. Se pone la camiseta y juega a ser el Diego de la Gente. Hace flamear una bandera argentina en el escenario. Hay un exceso de simpatía que lo puede llevar a asemejarse demasiado a ese tío que en nuestra infancia nos parecía muy gracioso y al entrar en la pubertad comenzamos a evitar. Por otro lado, no posee ningún tipo de culposidad, no tiene dramas con su pasado. Es un Beatle y se hace cargo de la situación como ésta lo requiere. Se sabe un superhéroe del siglo XX. Si fuera Spinetta, tocaría siempre "Muchacha". Tiene todo fríamente calculado y, aunque parezca, no es ningún boludo. Quiere, simplemente, que cada una de las personas que se acercan al Monumental pase un buen momento. O más: una noche inolvidable. O incluso un tanto más ambicioso: la mejor noche de sus vidas. Y lo logra con creces. Paul, además de un fabuloso multiinstrumentista (le falta tocar la batería, en manos de un comediante), es un showman de puta madre, un prodigio pop, probablemente el que inventó lo que van a ver las niñas el domingo a la tarde en el mismo Estadio. Una especie de máquina perversa del entretenimiento a la que todos rendimos tributo.

Ayer leí que era el tipo que más guita había generado en la historia de la música. Lo tiene merecido. ¿Sabés la cantidad de vidas que salvó Paul McCartney? No te das una idea. Y no me refiero a un trasplante, eso es valioso pero lo puede hacer cualquier ñato que haya estudiado. Hablo, señores, de un salvataje espiritual, de un canal de expresión íntimo en una situación trágica, de la ceremonia pop del que escucha un disco para identificarse con una letra. Paul nos dio mucho. En ese contexto, está bien que sus entradas costaran tan caras, está bien que hayan pagado 6000 mangos para tocarle el culo. Es más, voy a transferir mis ahorros a la cuenta de Paul. "Tomá Paul, te mando 300 pesos por Getting Better, el mes que viene 150 por Martha My Dear". Y etc. Seguro que lo acepta el hijo de puta.

Del recital: "poco se puede decir que ya no se haya dicho". El que escuchó su reciente disco en vivo en New York y pispeó la lista de temas en los medios, sabía con que se iba a encontrar. Defectos de la nueva era. De la sobre información. Tal vez hubiese sido mejor no saber nada. Después del telonero imposible, la mayor sorpresa fue el comienzo con una versión (elija su adjetivo favorito: genial, perfecta, fantástica) de "Magical Mystery Tour" y tal vez la inclusión de “I`ve Just Seen a Face”. El resto del repertorio lo conforman un puñado de canciones de su etapa con los Wings (especialmente del gran disco "Band on the Run": se destacan el homónimo y el hermoso blues "Let me roll it"), alguna que otra pieza solista y una veintena de gemas de los fab four que tienen la potencia de un cross a la mandíbula. No hay nada qué hacer. No se puede explicar. Toda intelectualización posible, todo prejuicio sobre cierta melosidad desmedida (recordar sino "No More Lonely Nights" y su video), se destruye en mil pedazos cuando el tipo de tiradores y pantalón de tiro alto se sienta al piano y entona: "The long and winding road/ That leads to your door". Estamos ante alguien que comprende la sensibilidad humana. O la capta o la reproduce a través de versos simples con melodías irresistibles. Sólo restar callar o llorar o intentar acompañar. Como el tipo que estaba atrás mío, ése que desafinaba como un maldito perro, ése que evidentemente no sabía inglés y no tenía idea de lo que decía la letra pero probablemente la entendió muchos años atrás y mejor que yo.

"Highway", "Sing the Changes", "Mrs Vandebilt" quizás sean temas que desentonan en semejante repertorio pero nada es ferpecto. Tal vez se extrañó un "Hope of Deliverence". Algo de "Chaos and Creation in the Backyard (2005), entre los mejores 5 discos de su carrera solista. Un "Maybe i'm amazed" que, sí, es una "silly love song", pero de las más lindas que escuché en mi vida. Prefiero no entrar en el terreno de los temas de los Beatles que se tocaron y los que no. No estuvo "Penny Lane", pero tocó "Lady Madonna". No "Oh Darling", pero sí "I've Got a Feeling". Es linda, pero está con otro. Es inteligente, pero es feo. You Know Me. Es como en la vida: siempre te van a faltar 10 para el peso.

Los homenajes a Lennon y Harrison. Todo un palo. Al primero le dedica "Here Today", una carta lacrimógena sobre su conflictiva relación. Después arremete (en el caso de Paul el lugar común de este verbo es neutralizado) con "A Day in the Life" y "Give Peace a Chance". "Something", el clásico de Abbey Road, es tocado desde el comienzo con el acompañamiento de un ukelele y después se suma el resto de la banda. El resultado es altamente emotivo. A la gente le encanta corear "You're asking me will my love grow/ I don't know, I don't know/ You stick around now it may show/ I don't know, I don't know". Creí que era yo solo, pero no. Eran todos. Personas de distinto sexo, origen, servicio de internet, creencias religiosas, ideologías, partidos políticos, gritando eso, que no sabemos, no sabemos un choto y necesitamos decirlo a los gritos.

El final une "Yesterday" con "Helter Skelter". En el espacio que hay entre esos dos temas (imaginemos un enorme pentagrama) está todo lo que hizo Paul McCartney en la música contemporánea. Es decir: todo. La coda con "The End" y el aforismo sobre el amor (¿será verdad?) no podía ser más indicada para cerrar la noche. El tipo saludó, entonces, por enésima vez y se perdió por detrás del escenario. Y mientras salíamos, en medio del mar de gente que comentaba los "cuetes" de "Live and Let Die" y lo buen tipo que era el gordo que tocaba la batería, nos cayó la ficha, la poderosa ficha: habíamos visto a Paul McCartney en vivo. ¿Y ahora?


31 comentarios:

Florazepam dijo...

Corvino!!!! Estoy estupefacta yo, con una sensación de alegría mezclada con unas ganas de llorar tremendas. Ahora no paro de pensar que me hubiera gustado ir a verlo los dos días pero no sé si eso funciona, no es emocionante ya ver todo de nuevo, pero es que ahora creo que nunca más lo voy a ver. Vendrá alguna otra vez? Ay por favor que no se muera nunca! Entendés lo que te digo? La sensación que te dejan los recitales es tan particular...se acaban tan rápido! Es como una relación hermosa que de golpe se cortó y sólo te quedan los recuerdos que aunque felices duelen un poco por ser solo recuerdos.
Ok. Ya está. Me enamoré de los Beatles otra vez.

fedefer dijo...

Me resistí al no existir la oferta de "campo". Habría pagado 500 pesos a lo mejor, pero esas sillitas de jardín me deprimen. No sé si me arrepiento o no. No me cabe el personaje goma que interpreta, pero evidentemente es un groso (no tanto como un Dylan, pero a la altura de un Lennon). For No One, Getting Better, Fixing A Hole, You Won't See Me, You Never Give Me Your Money, Eleanor Rigby. Creo que le debo algo de lo que está en mi vida. Será la próxima.

(Give Peace a Change? rectifíquese corvino antes de algún fariseo se lo eche en cara)

Saludos!

facundo.olano dijo...

Para mí los puntos altos de la noche (del miércoles) fueron los temas que no son suyos. Supongo que quiero tanto a Lennon que no puedo disfrutar del todo a McCartney. Por ahí dentro de veinte años :P

Un show impresionante igual.

damianivanoff dijo...

Y AHORA QUE?

Cómo hacemos para volver a ver a alguien en vivo después de esto?

Después de ver a un BEATLE!!!

Joy dijo...

Es la mejor reseña que leí. La más honesta. Intelectualizar - y es fabuloso que lo aclares - es, más que nunca, desalmado, como ser de la Matrix (?)

Cdlv dijo...

¿Y ahora? fue exactamente la pregunta q me hice mientras salía del estadio.

Creo que toda mi vida espere ese momento... y fue increiblemente maravilloso!

¿Qué más se le puede pedir a la vida dps de esto?

elbarba dijo...

entre por el anactoreta! me gusto este relato del reci!

Te dejo mi blog, capa te divierte: http://barbadepolenta.blogspot.com/

Diego Cúneo dijo...

Jajajajj, ese tío que nos causaba gracia pero preferimos evitarlo....Buenísima analogía.....

Eddie dijo...

Crovino, la concha de tu madre (?) acabo de darme cuenta que no vi a Paul. Todo lo que esperé en mi vida, o al menos parte de ello, vino por acá y pasó como las sudestadas marplatenses.

Let me roll it, un tema con cortes de Soundgarden hecho con la ternura de un Beatle.
Band on the run, tres temas en uno.

Sos groso, y yo un boludo.
Los envidio a todos

Tomás dijo...

che y ciro que onda?
contá que tal estuvo para los que no pudimos ir por pobres

Santiago Segura dijo...

Para mí Highway se zarpó, la que hubiera sacado es la peor canción que hizo en su vida (que es también la peor de Beatles) Obladi-oblada, por Got to get you into my life, que la tocó el miércoles. Pero es un detalle tonto en un show de casi 40 temas.

Es impresionante cómo canta igual -o mejor- los temas que compuso a los 20 años, con casi 70. En eso creo que es insuperable, al menos yo nunca vi a nadie lograrlo. O sea... en la misma tonalidad! Creo que Blackbird y Day tripper las cantó mejor incluso.

Qué esperar ahora? De mi parte poco: ya vi a Dylan, Stones, Paul, Waters... que venga Robert Plant y se van todos al carajo, no gasto más dinerales en recitales.

Leni dijo...

y ahora qué? voy a ir a los próximos recitales sabiendo que no van a ser el mejor de mi vida ni por casualidad, el primer puesto está ocupado y si no es de por vida, le pego en el palo.


eeeh aguante obla di obla da! es una canción incomprendida (?)

Florazepam dijo...

Coincido con damianivanoff, hoy pensaba justamente eso cuando en mi mente aparecían todos los recitales que siguen! Tendría que haber sido al revés!

El anacoreta dijo...

Cuidado con la oleada de suicidios masiva que va a darse a partir de hoy.

No puedo creer que el primer dia haya dejado fuera de la lista Drive my car y haya hecho esa version horrible de Give peace a chance.

Me gusto la de si fuera Spinetta tocaria siempre "Muchacha". Es verdad.


¿Acaso nadie noto la disparidad entre el homenaje a Lennon y a Harrison? ¡Pasaron 40 años y todavia no supero la idea de escuchar un ole ole ole Lennon...!

saludos

Anónimo dijo...

todo muy lindo, todo muy lindo pero yo tengo que hacer mi trabajo:

en "recordar sino "No More Lonely Nights" y su video" se escribe "si no", separado. es curioso que ya ni los escritores (o pretendiantes a escritores) se preocupen un poquito en escribir correctamente.

lo del cross a la mandíbula es un chiste interno o sólo se te escapa cada 3 posts sin que te des cuenta?

Paul toca la batería! pero no es la gran cosa igual...

muy bueno el programa.

Anónimo dijo...

Che al anónimo anterior le hace falta una noche de sexo desenfrenado.

Yo no fui, los envio y odio a todos los que fueron. grrrr

Belu

Capitán Dislexia dijo...

Como siempre Il Corvino da en el clavo. Un ejemplo tonto para darse cuenta lo grosso que es Paul: el miércoles, cuando la gente cantaba el estribillo de "Give peace a Chance", en la pantalla se pudo ver a un Charly García disfrutando como un niño y cantando emocionado entre el público. Esa es la dimensión: el tipo que muchas veces nos salvó la vida con sus canciones (Charly) rendido a los pies del tipo que le salvó la vida a él.
Otra cuestión: estuve en el campo VIP, fila 3. Estoy como Cobos con el 82% móvil, no sé de dónde saldrán las reservas para pagarlo, pero me he dado cuenta que durante años hemos sido engañados. Es increíble ver un show sentado, pararse cuando el clima así lo amerita. Ningún apretujón, ni todas esas boludeces que se dicen cuando el público es más importante que lo que se manda desde el escenario. Otra discusión es el alto precio. Ahora en River entran 25 mil personas menos y eso dispara los números. Pero no importa nada.
Lo de Paul no me lo voy a olvidar mientras viva. Y capaz que después también lo recuerde...

elJotapé dijo...

mezclar yesterday con helter skelter??? como mierda se puede hacer eso? se nota que sabe...

Estas seguro que está vivo? era él?
avisenle a dan Brown que cancele el libro sobre la muerte de McCartney!

p.d: aguante obladi...

Cine Braille dijo...

El peor contraste no es pasar del recital de Paul al de otro, sino del recital de Paul (como sinécdoque de siete años de Beatlemania) a la vida de todos los días. Es la sensación de la tarde del domingo anterior al comienzo de las clases.
Pensar que en esa misma cancha estamos peleando por no irnos al descenso.

Diego dijo...

Brillante

Diego dijo...

Te busco todos los días. Días como hoy valen la pena buscarte.

La Momia dijo...

Ahhhhhh hermoso!!!!! me mori con blackbird y es verdad!!!! todos, o yo por lo menos, disfrute mucho gritar "i dont know". justo ahora. ahora si que no se una mismisima mierda.
despues del show me subi a un avion con mi chico. si no hubiese pasado eso creo que moria. cuando sali del estadio sentia que flotaba y asi fue: nubes por doquier y no habia probado LSD...
PD: i love la dedicatoria, espero algo asi para mi cumple , no me averguenza decirlo, ya que sos mi escritor favorito vivo...
chau hermanito hermosura desde las profundidades de la selva amazonica...

Nombre dijo...

Con todo respeto, me dan pena todos los pobres giles que, por distintas razones, se perdieron a Paul por canal 13 y tuvieron que contentarse con verlo en vivo en River.

Tengo una foto de mi tele en la que está Paul, y a mis nietos les voy a poder decir, señalándola: "Yo estuve ahí. En el living". Ustedes, ¿qué le van a poder mostrar a los suyos?

el trosko Lennon dijo...

Paul mc Cartney es para viejas chotas y peluqueros frustrados, el mas conservador de los cuatro de córdoba, sépanlo soretines.

matemosalasballenas dijo...

Primero que nada: ¡Qué envidia te tenemos corvino por haber podido ir! Mentinos y decinos que se trata de una pieza de ficción y esa noche estabas en Mar del Plata viendo una presentación en la Feria del Libro... llamada algo así como "El barrio Don Bosco y sus problemáticas" (alguien encontró algo cercano a la buena literatura en la feria?)
Por lo demás, tu relato es intenso y emocionante, como siempre. Seguí con la música porque tus últimas reflexiones políticas estaban un poco raras. Yo entiendo que quieras diferenciarte del ahora extenso kirchnerismo oportunista, pero en la búsqueda del post perfecto uno se puede ir al carajo.

Billy dijo...

Yo opino lo mismo que el trosko Lennon... soy un monstruo?

Anónimo dijo...

no, sos un nabo.

Pavo Colonio dijo...

Muy buena reseña, Corvino. Me pasó algo similar a lo que usted cuenta con el segundo"I don't know" de "Something". De cantarlo (desafinarlo) solito durante años, gritarlo a voz en cuello junto a 45 mil desconocidos y desquiciados como yo fue lo más parecido a una epifanía que tuve en mi vida. Piel de gallina (en ese estadio, nada más apropiado).Ahora, yo fui el miércoles, y cuando me enteré que el jueves arrancó con "Magical..." me la quise cortar (al menos un poquito, como para confirmar mi judaísmo renegado). ¡Qué suerte tuvo usted y todos los del jueves! Aunque no me quejo: "Two of Us", que tocó el miércoles, fue una sorpresa grossa: ¿no es lindo, después de tantos años, redescubrir un tema de los Beatles que no es necesariamente un hitazo pero que también está buenísimo? Gracias, Paul. Siguiendo al Corvino, pasame el CBU para depositarle la guita por "We Can Work It Out".

Pavo Colonio dijo...

Nobleza obliga, también le tengo que depositar un cacho a Lennon por "We Can Work It Out", por eso de "life is very short..." Alguien tiene el CBU de Yoko?

Ricardo dijo...

¿Así que el segundo día abrió con Magical Mystery Tour? ¡No hay derecho! ¡Que me devuelvan la plata del show del miércoles!

Para mí, el momento más emocionante del show fue Something. Y Yesterday, que me tiene podrido pero escucharla de garganta y guitarra del mesmésemo (sic) Paul es im-pa-ga-ble.

Una cosa de locos cuando el miércoles largó All My Loving. Ahí creo que caí recién que estaba viendo a un beatle.

Después de Paul no hay más nada. Ya no queda más nada. Nada de naaaadaaaaaa...
¿Queda feo decirlo con un tema de Lerner?

Hagamos un país para los que quieren a Paul y para los que no, ¿ah?

Abrazos.

Tomás dijo...

no toco twist and shout, menos mal que no fui porque sino todavía lo estaría puteando...