viernes, 11 de febrero de 2011

Lo último en superación personal de reyes tartamudos

Si existe algo que nos gusta a nosotros los optimistas es ver películas de superación personal. Ésas en las que el protagonista es medio retardado pero sale adelante porque le pone garra, la vida tiene sus problemitas pero es bella y el mundo, a pesar de todo, no está tan mal. El corazón nos late desenfrenadamente ante las desdichas de nuestros queridos héroes estúpidos: lloramos, reímos y nos indignamos con los villanos que quieren arruinarles la vida. Hay veces incluso que nos dan ganas de irnos del cine o apagar el dvd o la computadora porque lo que vemos nos daña ¡al punto de que no podemos soportarlo! Pero por algo este tipo de película es denominado de "superación personal". Primero nos muestran una personalidad (de ahí viene lo de "personal"). Sufrida, digamos. Puede ser un genio de las matemáticas esquizofrénico. O un negro que quiere entrar en el ejército norteamericano. O una Demi Moore que también quiere entrar en el ejército norteamericano. O un tonto que corre mucho y se cruza con los personajes más importantes del Siglo XX. O un niño maricón que desea ser bailarín en una familia de proletarios. A continuación, esa personalidad recorre un itinerario dramático, plagado de humillaciones y golpes emocionales que hacen peligrar su vida. Pero cuando todo parece estar perdido, cuando ya gastamos tres paquetes de carilinas Elite, cuando nuestro cerebro parece haber sido cooptado por Schopenhauer, Cioran y Sabato juntos, amigos míos, sucede lo inenarrable: ¡¡¡increíblemente, esos golpes, esas humillaciones que por poco demuelen psicológica y físicamente a nuestros amados personajes se transforman en los hitos por los cuales estos miserables marginados de la sociedad refuerzan su personalidad, tienen éxito y, finalmente, se superan (de ahí lo de "superación")!!! Un caudaloso torrente de lágrimas baña mis mejillas inundando las inmediaciones del lugar en el que me encuentro... Aunque hay muchas, por suerte, este tipo de películas se siguen haciendo. Y The King's Speech es una de ellas. Cuenta la historia de Jorge VI, un pobre princesito inglés que tuvo que hacerse cargo de la monarquía de su país a punto de comenzar la Segunda Guerra Mundial. Todo porque su hermano libertino se casó con una yanqui degenerada y divorciada y nazi. Así de fea es la vida para nuestros héroes de la superación personal. Pero como si eso fuera poco (¡ser un princesito y de repente tener que ser rey!, ¡tener un hermano malo!, ¡tener una cuñada trola!) ¡es tartamudo! Y según la inédita suposición de esta película, quien tiene el Poder es quien tiene el monopolio de la palabra: ¿y qué tipo de poder puede tener alguien que no sabe expresarse sin quedarse tildado como un blog con exceso de gadgets? Y así Jorgito se las ve muy negras, todos se burlan de su ta-ta-tartamudez y cada vez que tiene que pronunciar un discurso hace pa-pa-papelones. Pero su esposa (que lo ama profundamente, con limón y sal, a pesar de todo, contra viento y marea, es decir, como las mujeres aman a los hombres en las películas de "superación personal") le consigue un especialista que es un loco bárbaro, Lionel Logue. ¡Ah, me acuerdo y me río de lo simpático que es! Él es el encargado de practicar con Jorgito todo tipo de técnicas para que se relaje y pueda leer de corrido como lo exige su función. Y juntos se enojan, bailan, gritan, escuchan música clásica, dicen palabrotas con la ventana abierta, recitan Shakespeare. ¡Hasta dan ganas de ser tartamudo! Así de maravillosa es The King's Speech. Los dos, finalmente, traspasan o, mejor dicho, superan las barreras sociales que los separan y se hacen amigos. Tanto es así que el rey le termina contando las múltiples desventuras que tuvo en su infancia y lo volvieron tartamudo y nervioso. Entre paréntesis aclaro que a partir de ahora no sé si podré dormir de noche después de enterarme lo mal que la pasan los integrantes de las monarquías europeas: no trabajan, viajan por el mundo, reciben todo de arriba, ¿eso es vida?... Pero lo más interesante de la película es su mensaje: los tartamudos también pueden ser reyes. El valor de esta enseñanza es casi inconmensurable: ahora todos los tartamudos del mundo saben que están a un paso de la realeza. Eso sí que me alegra y conmueve porque demuestra entonces que los infelices pueden ser felices. Que los feos pueden ser lindos. Que los pobres pueden ser ricos. Sólo hace falta un poco de voluntad, conseguir al especialista adecuado y la vida, casi por inercia, se soluciona. ¿Vieron que era re fácil?

N. de la R: Lamentamos informar que luego de escribir este post Martín Zariello, nuevamente, como en otras ocasiones, falleció. No se saben las causas exactas de su muerte, pero algunos especulan con una fuerte sobredosis de amargura, idiotez y sarcasmo. Mientras aguardamos su pronta resurrección, se hará cargo del blog un viejo conocido por todos: "(?)". Démosle la bienvenida.

20 comentarios:

Belu dijo...

Y en su lápida decía: Aquí yace Ilcorvino, un pibe qué luchó por su superación personal y murió en el intento.

Moraleja
para la resurrección: ( qué de esto se encargue algunos de tus fieles lectores)

Belu dijo...

Y en su lápida decía: Aquí yace Ilcorvino, un pibe qué luchó por su superación personal y murió en el intento.

Moraleja
para la resurrección: ( qué de esto se encargue algunos de tus fieles lectores)

Hugo dijo...

Si Forrest Gump pudo hacer tanto, cualquiera puede. (?)

Chofer fantasma dijo...

Sr. que toma la posta dejada por Corvino:
No vi la del rey, y su critica no me la hace muy atractiva. Me gusta mucho el actor, pero quien sabe...
Ahora, entre los bodrios varios descritos, la pelicula de Billy, the dancer son of a miner, y Forrest Gump son buenas películas. Digo, que tocan la fibra adecuada.
Algunas películas sobreviven a los golpes bajos. Otras naufragan ante esos disparos bajo la linea de flotación.
Creo que ha sido un exceso de cosmos style crtitic lo suyo.

DIEGO dijo...

Hace mucho que no me reia tanto. No te vayas campeón, quiero verte otra vez.

juliana dijo...

ja...ja, qué capo Corvi. Aparte del blog tenés otro jugar donde volcas tus escritor, una revista o algo así al menos? No digo que el blog no sea un buen lugar. Acá te leeran más que en ningún otro lado. Pero es justo que este sea tu medio de vida. Hay que sacar rédito.

Matías dijo...

Yo también fui al cine este fin de semana. Pero por suerte sigo una máxima: "entre cualquier película y un western, elegir el western".

No sé si voy a ir a ver esta bosta. Estoy esperando 127 Hours.

Eddie dijo...

Superación es ver a Hugo Barrientos en primera.
Cuando se estrena "el discurso del forro"? esa peli de un nenito biaaan hijo de empresario que llega a ser jefe de gobierno en un país muy loco? PE-Li-CU-LÓN de Terror, no se la pierdan, creo que el actor es Raúl Taibo sin bigote.

Anónimo dijo...

Barrientos! cómo se puede ser tan asquerosamente mala leche, la puta madre.

Carlos G. dijo...

No pibe, así no...le tenés que poner un poquito de onda, sino nunca te vas a superar.

Hugo B. dijo...

Hey!!

Anónimo dijo...

Hello guys,

Would you like to play Diablo 3? Diablo 3 is an new game that will be released in 2011!

Click here to learn about [url=http://greatestvideogame.com/diablo-3/diablo-3-pre-order.php]diablo 3 pre-order[/url]

Martín Zariello dijo...

Resucité y contesto:

En ningún momento dije que la película era mala, sólo que estaba repleta de golpes bajos, pelotudeces y reyes tartamudos.

Si, escribo en otro lado pero obviamente no es eso lo que me da de comer. Entre nos, no sé qué estarán esperando para reconocerme como un fucking genio y darme por lo menos 100 dólares por palabra, tal vez que muera de verdad. Esto que quede entre nosotros.

Feliz día del Amor. Recién volví a morir y otra vez se hace cargo del blog (?). Démosle la remake de la bienvenida.

Anónimo dijo...

pensar que al célebre (?) la primera vez que lo descubrí fue en el glorioso cuadernillo de "Pescado 2", circa 72-73. un visionario Spinetta! pero un mediocre con dedos de mierda y sobrevalorado, eso sí. no sea cosa que se enoje Manucho.

(?)

Anónimo dijo...

pero decir que está "repleta de golpes bajos, pelotudeces y reyes tartamudos" no es decir que es mala? jugate, Corvino!

Billy dijo...

me acabo de enterar que esta nominada al oscar!

Maria Florencia dijo...

a mi me encanta èl asì que la voy a ir a ver. Plus, me gustan las pelis de superación Corvino y me gusta ir a ver las que estàn nominadas para el oscar porque asì de farandulera y cholula soy. Fui a ver el Turista solo porque es tipica peli holywoodera y me divierte. En tu caso: "èl escribia un blog, cobraba centavos por cada cosa que publicaba en las revistas, su trabajo industrial lo hacìa sentir insignificante, hasta que en un florecer de superaciòn personal se fue a vivir solo/terminò la carrera/etc".

Maria Florencia dijo...

PD: soy yo, La China, desde otra cuenta

Anónimo dijo...

recien ahora la ví.
tiene unas locaciones hermosísimas la peli. y todos con ese acento de cristal.
releí tu crítica, y comenta algo de lo que más me gustó. Me parece que el gran tema es la transferencia (grandes actuaciones!), la posibilidad de que un otro "especial" pueda ocupar todos los lugares para uno: los amenos y los escabrosos. Y que encima después logren deslizarse hasta la amistad es re tieeerno!.
gran peli para ver comiendo huevo de pascua en la oscuridad. A mi me compran con locaciones y parlamentos delicados. barata.
beso
vlt.

(quiero creer que los comment llegan a tu casilla y no mueren en el pasado del post)

Martín Zariello dijo...

Vlt: Me llegan los comentarios a través de blogger. No sé si no me gustó esta peli, nada más quería ser malo (?).