viernes, 8 de abril de 2011

Seis observaciones sencillas

La Conspiración Mundial


Después de asistir a un velorio, observar el rostro muerto de un ser querido, fundirse con los lugares comunes que suceden a este tipo de acontecimientos, todo se entiende como una gran broma pesada. O un enorme juego de simulacro. El acto de leer y escribir, los trabajos, las relaciones sexuales, las carreras universitarias. La vida no es más que una Conspiración Mundial para no pensar demasiado en que el final es un cuadro por lo menos polémico: nuestros familiares y amigos frente a un ataúd, indecisos por saber a quiénes les toca llevar las manijas.


Síntesis maravillosa


Los sábados por la noche, cada un mes, el peluquero se ubica en el asiento de sus clientes y, solo frente al espejo, se corta el pelo. Los transeúntes pueden verlo mientras pasan por la vereda porque él no baja la persiana. Muchos se preguntan cómo a Edward Hopper no se le ocurrió esa imagen, síntesis maravillosa de la soledad del ser humano en el Planeta.


Mi memorable amiga La China


Mi memorable amiga La China dice que esperamos demasiado del amor porque vimos muchas películas. Su teoría sostiene que las historias de la pantalla grande (en las que el amor siempre es la instancia superadora de la vida) formatearon nuestros cerebros de tal forma que, cual Aquiles y la tortuga, no podemos dejar de correr detrás de él. Sin alcanzarlo jamás. Porque el truco del amor es que cuando uno lo alcanza, ya no es amor: se convirtió en algo espantoso llamado noviazgo o, aun peor, matrimonio.


Le hablo mal de mí al espejo


Los animales tienen problemas para diferenciar las representaciones de la realidad. Hace muchos años, una mañana, el gato de mi hermana buscaba atrás del televisor pájaros que pasaban volando en la pantalla. La perrita del trabajo le ladra a su propia imagen reflejada en un nylon. Cuando me afeito no me reconozco y le hablo mal de mí al espejo.


Esto suponiendo que existe alguien que nos espera


Yo era un niño muy romántico y vivía en un barrio en el que se podía ver perfectamente el cielo. En las noches de verano, observaba las estrellas y la luna y no podía comprender cómo esa misma imagen que miraba podía ser compartida por el resto del mundo. En Rusia. En Australia. Y después pensaba: si existe otra persona, en algún rincón del Planeta, que a esta misma hora piensa lo mismo que yo, es mi alma gemela. Conclusión: habitualmente buscamos el amor en los límites de nuestra propia ciudad, pero tal vez quien nos espere no esté en donde vivimos (¿por qué habría de estarlo?), sino en Barcelona o Berlín o Córdoba. Esto suponiendo que existe alguien que nos espera.


Pero la vida tampoco tiene sentido


Ésta es una escena que se repite: estoy enfrascado en la lectura de un libro, de pronto me detengo y reflexiono: ¿existirá alguien en algún rincón del mundo que lea esta misma línea de este mismo libro a esta misma hora? La respuesta afirmativa de tal pregunta podría probar la existencia de Dios, pero en verdad no tiene ningún sentido. Pero ya la vida tampoco tiene sentido. Así que voy a seguir haciéndome este tipo de preguntas.

15 comentarios:

Florazepam dijo...

muy divertido! no parás de hacerte preguntas del tipo si alguien está haciendo lo mismo que vos en algún lugar del planeta. Para analizar!

Tu memorable amiga la China cree en el matrimonio, papa frita. No cree en los noviazgos lo cual carece por completo de sentido.

Fue mágico encontrarme en tu post, me puso más de mejor humor del que estaba, si existe alguna forma de decir eso sin errores de sintáxis.

:D

PD: MI HERMANO ME TRAJO UNA MUÑECA CHINA DIRECTAMENTE DESDE HONG KONG, NO DEL CHINO DE LA VUELTA!

Anónimo dijo...

Me alegraste el Viernes. El primer item (?) me parecio absolutamente genial.
Gracias.

Matias dijo...

Me alegraste el Viernes. El primer item (?) me parecio absolutamente genial.
Gracias.

Anónimo dijo...

Buenísimo Corvino!, estas cápsulas de pensamientos, narraciones están muy inspiradas, yo que vos las guardaría para un futuro libro, o sea: hay que dejar en el tintero algo para el provecho de uno , no?

Mr Gabi

Anónimo dijo...

Apartados:
1) Si un día hago el poema en el que hablo exactamente de esto te lo copio acá.
2) sin duda.
3)mmm
la teoría de la China (ahora pobre la mandaste al frente, todos tus psicópatas van a cuestionarla)... no es que esperamos demasiado del amor, sino que (como con la muerte, el éxito, la paz, etc.) no tenemos la sabiduría necesaria para plantearlo en sus términos reales o ideales (prácticamente lo mismo).
No hay que preguntarle a la pantalla grande, como no hay que preguntarle a mamá (menos a papá).
El amor en tanto experiencia inefable no tiene ubicación, no se escapa, básicamente no está. Uno es el amor y ya, luego no lo es más hasta nuevo aviso. Se le pide todo al amor porque uno muere por poder pedirse todo a uno mismo, por responder a esa exigencia existencial insoportable. O deliro?
4)No reconocerse es la única experiencia. jA!
5) soñé con que en plena dictadura traficaba libros en ruso. Me reventaban el escondite y una voz de hombre, en ruso, me decía: "yo soy el amor". Ahora estoy obsesionada con los rusos.
6) Prefiero que no tenga sentido a cualquier sentido pedorro de esos más publicitados.

Ah... qué viernes extraño. No sé qué me lleva a estar sobria a estas horas.
Ah, niño romántico. Qué lindo post. Ligero, como de temporada.

Vlt.

Anónimo dijo...

Ah. Te copio un fragmento simple y conmovedor que apenas leído me hizo acordar a este blog:

(ojo, lo dice un tipo ácido: Michel Houellebecq) Entrevista:
¿Cuál podría ser el papel de la literatura en el mundo que describe, vacío de sentido moral?

Un papel penoso, en cualquier caso. Cuando uno pone el dedo en la llaga, se condena a un papel antipático. Dado el discurso casi de cuento de hadas de los medios de comunicación, es fácil hacer gala de cualidades literarias desarrollando la ironía, la negatividad, el cinismo. Pero cuando uno quiere superar el cinismo, las cosas se ponen muy difíciles. Si alguien consigue desarrollar en la actualidad un discurso que sea a la vez honesto y positivo, modificará la historia del mundo."
Vlt.

Anónimo dijo...

China, cómo es creer en el matrimonio pero no en el noviazgo? creés en un papel, entonces?

explicate un poco, por favor.

Anónimo dijo...

releo y no veo dónde dice lo que dicen que la china dice! cualquiera interpretan.
(deberé incluirme?) Vlt.

Martín Zariello dijo...

Lo que dice la China en el paper (?)es esto:

"Mi memorable amiga La China dice que esperamos demasiado del amor porque vimos muchas películas. Su teoría sostiene que las historias de la pantalla grande (en las que el amor siempre es la instancia superadora de la vida) formatearon nuestros cerebros de tal forma que, cual Aquiles y la tortuga, no podemos dejar de correr detrás de él".

Después yo agrego una interpretación propia:

"Sin alcanzarlo jamás. Porque el truco del amor es que cuando uno lo alcanza, ya no es amor: se convirtió en algo espantoso llamado noviazgo o, aun peor, matrimonio".

Es la interpretación que YO le doy, imaginen a un teórico explicando a Marx o Heidegger. Interpreta lo que él quiere según su ideología estético-política (?).

Vlt: Genial lo que dice Houleffjjfjsjjsjsdj (?), voy a tener que leerlo, maldición! Sólo por una frase que dijo en un reportaje! Posta.

Maria Florencia dijo...

Lo que dice la china en el paper es lo que escribió el Corvino. Lo que dice la china en el comentario es esto:

"Tu memorable amiga la China cree en el matrimonio, papa frita. No cree en los noviazgos lo cual carece por completo de sentido. "

Jajajaja- la China odia los noviazgos llenos de incertidumbre y cree firmemente que cuando se case va a sentir que es algo seguro y va a estar feliz. Sin más. No le busquemos sentido.

Gabriel Nombre dijo...

Muy bueno, corvino! Da la impresiòn de que estás entrando en una depresión más optimista.

Yo pensaba de chico algo similar a lo de "Esto suponiendo...", pero también agregando la distancia temporal. Es decir, puede que existan las almas gemelas, pero la nuestra quizá vivió en Mongolia en el siglo XII, digamos.

Idea para una comedia romántica: Julia Roberts trabaja en un vivero en Recoleta. Sueña con el hombre ideal. No sabe que éste es un lavaplatos peruano(interpretado por Richard Gere) cuyas fechas liminares son 1720-1788. En ningún momento se enteran ni se encuentran. Aplausos enloquecidos del público, sobretodo cuando muere Julia Roberts.
También hace una aparición especial la del Diario de Bridget Jones, que muere incendiada, no se explica bien por qué.

Martín Zariello dijo...

Che, hay una película de Agresti, una que hizo en USA (?), con Sandra Bullock, que es más o menos el argumento ese que decís vos. Una pareja que vive en distinto tiempo y se mandan cartas a través de un correo mágico o algo así. Posta. Es malísima. Debería haber sido una novela de Bioy Casares y seguro quedaba bien. Y es verdad lo de la depresión optmista, incluso hoy es domingo y todavía no tuve ningún intento de suicidio.

G. Nombre dijo...

Jaja bue, la idea igual es que nunca se conozcan y se pasen toda la película sin conocerse ni saber que existen. Una no-película. Creo que en un libro de Terry Prattchet hay un chiste sobre una historia de no-amor así.

Aparte de la doble ventaja de ver morir a Julia Roberts y a Richard Gere.
Aunque ver morir a Sandra Bullock tendría lo suyo.

PD: Te recomiendo cautela, no celebres, que las últimas horas del domingo son las más difíciles para no suicidarse.

Martín Zariello dijo...

Tenés razón, como que me entraron ciertas ganas de tirarme de la terraza, pero en realidad no pienso matarme con River en la punta.

Anónimo dijo...

para cuando vayas a lucirte a la librería, pedí:
/mishel uelbéc/

ji!
vlt.