jueves, 7 de julio de 2011

#findelfútbol II: Llamalo a Jack, Batista, llamalo a Jack



En Gato negro, gato blanco, una vieja película de Kusturica, los personajes exclaman "¡Maradona!" cuando sienten felicidad.


La conclusión es sencilla: si hasta un director serbio en el año 1998 entendió que Maradona, además de un hombre que jugó al fútbol y dirigió la Selección, es, entre otras entelequias, una metáfora y un estado de ánimo y un sentimiento y una forma de protesta y de resumir alegría, ¿por qué los encargados de titular noticias en la Argentina no se dieron cuenta? Y eso que después del superclásico entre el Gobierno y Clarín somos todos semiólogos.


"La gente pidió por la vuelta de Maradona". "Las estrellas no brillaron y la gente pidió por Maradona". "La gente se hartó de la Selección y hasta pidió por Maradona". Por un lado, Maradona es el ex técnico de la Selección. Hizo unas Eliminatorias paupérrimas y un Mundial aceptable hasta la eliminación (con goleada incluida) frente a Alemania. Ahora se dispone a dirigir Al Wasl, un equipo de Emiratos Arabes... Por otro lado, Maradona es un concepto que amalgama fútbol y épica. Esos dos condimentos que le faltan a la Selección desde hace 15 años. Por más HD que le pongas, se te va a notar. Incluso es peor, ¡en alta definición se ve mejor lo mal que juegan!


El autoritarismo de Passarella (jugaban como si estuviesen en una dictadura). La muerte del sujeto en la era Bielsa (jugaban como los replicantes de Blade Runner). La tibieza asexuada de Pekerman (jugaban como si estuviesen castrados). La remake malísima de Basile (jugaban como si no se creyeran el guión). E incluso el paso de comedia del propio Maradona (jugaban como el culo). Con esos antecedentes, el "Diego, Diego" de la hinchada no puede ser interpretado como una exhortación por el regreso del 10 al cuerpo técnico, sino como el utópico retorno a un tiempo de gloria totalmente perimido. A una "mística" que sólo aparece cada cuatro años y en las publicidades de T y C Sports. Como la figura de la madre en Barthes. Como Néstor para quienes forman parte del universo Nac and Pop. Como el espíritu de Labruna en el corazón riverplatense.


Conozco personas que todavía hablan del gol de Caniggia a Brasil. Cualquiera que los escuchase, creería que pasó la semana pasada. Pero fue en 1990. "Los dioses no saldaron cuentas para poder salir". Yo iba al jardín Alvarado, tenía 6 años y miraba las Tortugas Ninja. Era Rafael. Veinte años después, el único Caniggia en actividades se llama Axl, un pintor realista que hace 5 días escribió en su twitter: "Normalmente la belleza espontánea es la belleza eterna y la belleza manipulada o esforzada es temporal". Tiene razón. En fin. En todo ese tiempo esos tipos, los negros, que se supone nos tienen mucho miedo, ganaron 2 Copas del Mundo, nos bailaron en la Copa América y hasta en la Confederaciones. Mientras tanto, la Selección juega como el Barcelona, con la diferencia de que el equipo español es el original y los de Batista la parodia involuntaria. O como diría alguien que conozco: "la segunda marca". Un toqueteo intrascendente sin dinámica ni jugadores que se desmarquen ni orden estructural alguno capaz de sobrellevar las cosas cuando nada funciona.


Por último, no deja de llamarme la atención la autonomía de Maradona como idea más allá de él mismo. El mito no se mancha. Ayer justo enganché un viejo capítulo de Lost. De la época en que tenían a Ben secuestrado en la escotilla. Locke lo está cuidando y de repente comienzan a pasar cosas raras. La luz titila, se cierran las puertas, suena una alarma. Entonces Ben, el guacho de Ben, al presentir la desesperación de Locke, le grita a través de la puerta de su celda "Llamalo a Jack, John, llamalo a Jack". Locke explota de furia: Jack es su enemigo número uno y el pedido de su prisionero lo revela en toda su inoperancia. Algo así le debe haber sucedido a Batista ayer, cuando desde las tribunas del Cementerio de los Elefantes se escuchó el grito eterno: "Diego, Diego..." Probablemente tengamos que explicarles a nuestros tataranietos qué significado tienen esas palabras.


41 comentarios:

Cinesis 2.0 dijo...

La cara de frustración de Messi fue de lo mejor que vi en la tele hace muchos años...

Anónimo dijo...

el ultimo parrafo es la perfeccion misma.

este es el corvino que quiere la gente.

El iconoclasta dijo...

"es, entre otras entelequias, una metáfora y un estado de ánimo y un sentimiento y una forma de protesta y de resumir alegría"

Impecable

Lucas dijo...

Genial Corvino!! Genial!!

Ricardo dijo...

Lo de la Selección va más allá de los nombres que integren el cuerpo técnico. Pero obviamente Batista potencia los inconvenientes.

Es posible armar un equipo más equilibrado, con gente que defienda, con gente que traslade el balón y arriba tenemos quienes la metan dentro del arco. Pero me parece que el DT se empeña en intentar que la realidad se adapte a sus ideas y no al revés.

El "Diego, Diego" es un pedido de fútbol y mística. Más todavía, es un pedido de resultados, habida cuenta de que los últimos resultados tuvieron que ver con Maradona en cancha.

Eso sí, el duelo de no tener a Maradona ya debería haber pasado. Lo tenemos a Messi. Pero nos faltan jugadores y DT. E inferiores. Y un proyecto futbolístico. Y mística ganadora. Y presencia de equipo campeón.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Excelente post Corvino. Despues de leer tantas boludeces y lugares comunes con respecto al partido simples gracias por compartir!!!

Desocupado mental en la era del blog dijo...

http://dialogandodemiconmigo.blogspot.com/2011/07/messi-y-la-insoportable-ansiedad-de.html

A mí me salió un post muy racional (que ni yo me termino de creer del todo). Este post es literario, y se debe valorar como tal. Está claro que prefiero a los "asexuados" de Pekerman y a los "replicantes" de Bielsa. La mística, la garra y la patriada me tienen las pelotas llenas.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

No pido que nuestros hinchas vivan el fútbol como si viviésemos en Suiza, sino que elijan a un técnico capaz.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

Hay algo que es básico pero tal vez se pasa por alto: salir campeón mundial no es indicador del nivel de tus jugadores, ni del "fútbol argentino", sino de la capacidad de formar un equipo de 22 jugadores que se lleven bien y funcionen. Si tenés 35 delanteros de buen nivel pero no encontrás un puto lateral o un número dos de jerarquía cagaste. Y eso no indica que "tal vez tenemos somos menos de lo que nos creemos". No, podés tener 1 arquero groso, 2 laterales potables, 4 mediocampistas y 4 delanteros de nivel y algunso suplentes que te den variantes y listo. Los pendejos argentinos quieren jugar todos arriba xq la guita está ahí. La patriada, la garra, la mística te la pasás por el ojete. Mis sobrinos me piden ver videos de messi en youtube, no de Franco Baresi.

Anónimo dijo...

ok, alcanzaste el post ferpecto!

Anónimo dijo...

Es muy bueno el post! Me temo que argentina corra la suerte de river, y no llegemos ni a clarificar, todo indica que puede pasar eso. Y se arma la podrida, muchachos!

llamalo a insua dijo...

La cuestión sería no terminar como Lost. (todos confundidos, gran parte puteando y la otra gran parte llorando)

Billy dijo...

Corvi estuve en la cancha y TE JURO que grité "diego diego!" para Batista, para que se sienta el inútil que es.

Fue terrible volver a casa y escuchar que en la conferencia de prensa dijo "hace falta un 9", en la chancha jugaron 4! quiere jugar como el barça y su desesperación (palabra que el barça no conoce) lo lleva a poner a cuatro centro delanteros y a... GAGO! si, Gago.

Sobre la mística diré esto: nadie me hizo entender tan bien que es una Tragedia como Maradona; creo que nunca me voy a olvidar de él abrazando a Aguero afuera de la cancha.

Maradona creía en lo hacía; Batista no sabe ni lo que es 'hacer'; y Grondona se dio cuenta que no necesita que la selección gane para hacer plata.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

Billy, está bien lo que decís, lo entiendo. Pero si tenés cáncer, ¿preferís que el médico sea un gran profesional o llore contigo y te abrace por compasión? No es exacta la comparación, pero si es posible quiero ambas cosas. Mística y épica sin conocimiento y experiencia como DT me la paso x el ojete. Diegote sigue sintiéndose jugador, y piensa como jugador, y siente la camiseta como jugador. Y ojo que la mística y la épica también se fomenta en las películas yanquis con el héroe que salva a su equipo en el último minuto y se gana a la rubia.
Hollywood es una maquinaria perfecta que produce toneladas de épica.

Anónimo dijo...

En la cancha, yo grité "diego" pensando/sintiendo el maradona-jugador. Luego me explicaron que quizá no estábamos gritando eso, pero quien sabe.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

A ver si me doy a entender: la mayoría gritó por el Maradona jugador. Cuando Basile perdió 5 a 0 contra Colombia tmb se gritó. Y se va a gritar cada vez que la Argnentina pierda (como se lo discutía antes de 1986, así como ahora pasa con Messi).
Pero Maradona se retiró. Su única chance es vovler como DT, y él no es técnico. No sabe ser técnico. Tal vez jamás sea técnico aunque se ponga el traje.
No se puede encarar un proyecto sin saber olvidar. Ese grito es lo que impide entender a Messi, y armarle un equipo para que rinda. Ese grito es "sentir que Messi no me transmite nada", "siento que Messi no se pone el equipo al hombro", "siento que me hace acordar a la belleza fría de Valeria Maza", "siento que no canta el himno", "siento que no llora".
Yo tengo miedo de sentirme como el hincha de Racing que en un momento tuvo miedo de que el gol del Chango Cárdenas que miraba en la televisión pegara en el palo.
No hay contacto de la mística por proximidad carismática. En lugar de buscar el proyecto, con "la generación del 86", se buscó "la mística", "el mito de Barthes/Levi Strauss o como quieran racionalizarlo. La memoria necesita del olvido, de lo contrario no se puede pensar. No el olvido del genocida que es interesado. El olvido del divorciado que tiene que salir a ver si conoce a otra mina porque está cansado de sufrir por su ex.

Mauri K dijo...

Al toqueteo intrascendente del Barcelona le sigue esa falta eterna de explosión, esa sensación de que la cancha es pequeña, de que nadie corre o de que todos corren, de que en la próxima jugada habrá un error fatal, de que ojala que la agarre, ojalá que la pase,que lo pase, ojalá que se avive, ojala que lo vea, ojalá que empiecen a tirar algún centro y los ¿porque no desbordan rápido?¿porque se la dio asi tan mal? y porque porque y mas porque.
Esta selección es al fútbol argentino lo que el Cirque Du Soleil es al Circo,ni una mugre,que no haya polvo, nada raro, todos lindos, ningún freak, no vaya a ser que perdamos un contrato porque hicimos algo fuera de lugar. Para vos gallina esto debe ser aun mas terrible.
Pero no perdamos la esperanza Corvino,ya llegara otro mesías.

Wingderecho dijo...

Dentro del contexto del partido (actuación de Messi incluída) esa reacción de la gente fue lamentable, sumado a los primeros planos de telenovela a través de los cuales la transmisión te mostraba reiteradamente las angustiadas caras de sus padres. Esto no construye nada, no querría estar en los botines de Messi en ese momento. Es la misma lógica de pensamiento a través de la cual muchos en este país discuten la autoridad como campeón del mundo de España, o los que dicen que Riquelme es un pecho frío, y ni hablar de esos que dicen que Messi juega bien allá porque no lo marcan. A veces pienso que lo peor que le paso al fútbol argentino fueron los éxitos del 86 y 90, y la calaña de periodistas que vieron reivindicados sus dicursos por los resultados de aquella selección e instauraron un discurso perverso que la gente se comió. Todo bien con la épica maradoniana pero ayer sentí que la gente no estaba aclamando al ídolo sino pasandole factura al aspirante a sucederlo.
Hace poco el ruso Verea dijo algo muy interesante sobre sobre el tema Maradona - Messi, el decía que la gente en vez de alegrarse porque relativamente poco tiempo después del retiro de Maradona nos aparecía un Messi, esta lo que hace es verlo como un intruso que llega para apoderarse del cetro de nuestro ídolo y ante eso nos ponemos a la defensiva. Creo que es cierto y hasta que el fútbol argentino no decida que es lo que quiere (Bilardo como director de selecciones nacionales, el discurso lírico de Batista y muchas otras contradicciones internas) seguiremos matando a tipos que lo único que hacen es jugar bien a la pelota.

Anónimo dijo...

Viendo tanta gente que lee Barthes, levi strauss y no sé qué carajo más, y al mismo tiempo se regocija de ser "hincha", sufridor, portador del aguante; salta la ficha que los anarquistas de los finales '60 tenían razón: la cultura es una mierda...tengo compañeros en la fábrica que antes de la caída de river en la B hacían apología de un hipotético incendio del monumental, planificaban una marcha frente a la AFA, querían juntar firmas para no sé qué...todo un movimiento de organización en pos de la salvación del prestigio del club; cuando hubo que armar una asamblea en el turno para realizar un reclamo salarial a duras penas juntamos 10 personas espontáneamente, convenciendo gente juntamos muchos más, pero muy pocos sentían esa indignación, inconformidad, empuje de luchar por sus derechos, energía que sí depositaban en acaloradas discusiones futboleras, posibles planes de linchamientos de dirigentes, luego dirán que el futbol es pura pasión, no parte del "pan y circo" adormecedor de las democracias no orgánicas.

saludetes

Mr Gabi

Joyce dijo...

Muy buen post. Sobre todo el cuarto párrafo, el resumen de las últimas 5 selecciones. Siempre que escuchó hablar a un bielsista acérrimo, pienso en la frase "el líder es bueno, el líder es bello".

Con respecto a la selección, una mierda y la mayoría de las críticas - desde la más elemental a la más elaborada - toca algún nervio real. Por eso, en lugar de buscar razones lógicas, expongo lo que más me molesta:

- El tono monocorde de Batista al hablar. Me saca. ¡Qué alguien lo agarre de las solapas y lo sacuda un poco como aquel barbeta a De La Rúa en lo de Tinelli!

- La buena predisposición de Tévez ante la prensa. Se nota a millas que está devolviendo favores cada vez que habla.

- Las críticas a Messi. Lo ven enojado y ofuscado, eso debería ser suficiente como para cerrar la boca. El tipo está sufriendo lo que le pasa. En cambio, la gente aplaude una barrida intrascendente de Tévez a 50 metros del arco como si eso representara el sacrificio o el sufrimiento por el equipo. Messi podría haber jugado para España, y lo sabe. Sin embargo está en la cancha de Col(ch)ón pidiendo tiros libres para tirarlos a la última bandeja de la tribuna. Como Palermo en los 3 penales: eso son huevos; ir a patear en el peor momento.

- La falta de dignidad de algunos jugadores. Así como Ayala se retiró después de una gran cagada (última en una serie larga), jugadores como Zanetti, Cambiasso y GMilito deberían dar un paso al costado. Zanetti, podrás tener la fundación más grande del país, pero en la cancha eso no importa un carajo.

- Mascherano. Evidentemente no manda ni a dormir a sus nenes. Burdisso, con lo horrible que está jugando tiene más personalidad que EL titular de los últimos 3 o 4 ciclos del seleccionado. Ponélo a Braña o a Cascini (?) que si te tienen que cagar a trompadas dentro de la cancha para que entiendas, lo hacen.

Para ir cerrando, la gente que va a ver a la selección no existe. Chiflaron rotundamente, pero donde la selección meta dos goles seguidos, acaban todos al unísono, por más que después sigan jugando igual de horrible.

Y también me molesta seguir viendo fútbol sabiendo que los periodistas del pueblo son unos imbéciles. Pueblo, te odio (?)

Ricardo dijo...

Coincido con Joyce de principio a fin.

Billy dijo...

Desocupado mental, yo no quiero que vuelva Maradona, solo digo que el corvino le pegó cuando describe las razones de su pedido en el estadio. Fue un "andate batista", un "alguien quiere pensar en los niños" y un "dónde esta toda esa mística de la que hablan los periodistas?".

tendrían que haber estado ahí. imaginen el escenario: santa fe es un pueblo con un cinemark y un macdonals; saben lo que es estar meses esperando ver a messi, tevez, mascherano? y cuando los estas viendo y se están comiendo un baile tremendo Batista pone a Gago por Cambiasso??

Anónimo dijo...

Corvino, seguí boludeando con tanto zapping, tanta lectura obsesiva, tanto partido, tanto boludeo y no le vas a tener que explicar nada a un tataranieto...ni a un nieto...hay que cojer, negro!

Anónimo dijo...

igual la culpa de todo la tiene Cappa

Gabriel Nombre dijo...

Yo de fútbol no sé ni entiendo nada (si fuera árbitro seguro cobraría penal cada vez que el arquero la agarra con la mano y terminaría amostando a algún juez de línea), pero están buenos estos posts, Corvino.

Es más, Maximiliano tomás te acaba de hacer un chivo en su blog (http://www.tomashotel.com.ar/)!

Dentro de poco se va a escuchar hipsters por la calle diciendo "Yo ya lo leía al Corvino de antes".

Es más, no van a decir Corvino, van a decir "Zariello".

"Yo leía a Zariello cuando escribía posts sobre barbas. Ahora es cualquiera, re mainstream."
"Yo dije basta cuando elogió a Coldplay"
"Yo cuando tuvo Twitter por un día"
Etc.

Rökkur dijo...

Tenemos un problema Corvino, yo también era Rafael y no creo que haya lugar para dos.

También coincido con Jamie Joyce en todo lo que dijo. Y la culpa de todo esto la tiene Aguilar (?).

Adió.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

Suscribo las palabras del chamigo Joyce, y de paso robo ideas y hago un post porque estoy re futbolizado (qué lo tiró, cuánta líbido estoy gastando en el lugar equivocado!!).

Martín Zariello dijo...

Yo ni siquiera creo en la "mística", me conformo con que el equipo juegue bien o más o menos bien o intente jugar al fútbol. Ni siquiera me conformo en realidad porque la Selección sólo me genera el 52 por ciento de lo que River, por ejemplo. Ni vi el partido, quería hablar de lo de Maradona nada más, me llamó la atención la disociación entre el tipo y el mito. Tampoco dije que estoy a favor del mito. Yo no dije nada.

Anónimo dijo...

"la Selección sólo me genera el 52 por ciento de lo que River"

eso es un montonazo, Zariello! al común del hincha le importa mucho menos.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

Yo no dije que vos dijeras, no digas que yo dije que vos decís porque no es así. Reconozco que soy el único hincha de Boca a quien le interesa más la selección que su club. Soy un ser rarísimo en ese sentido. En lo demás soy un boludo común y corriente a quien le gusta la milanesa con papas fritas.

Anónimo dijo...

La cagada que van a ir a jugar el próximo partido que define en la ciudad maldita. Y ni van a clarificar a octavos. De todas maneras en la situación que está rivercito la selección me chupa un huevo.

Matías dijo...

No soy futbolero, pero a veces, en los días de bajón, me la paso en youtube viendo video de Maradona en el Barsa y en el Nápoles.
Es como leer un libro bello.

Cine Braille dijo...

La selección es como esas bandas de rock que tuvieron una época grossa, después empezaron a cambiar integrantes, a pelearse entre ellos, y ahora salen de gira para los fans recalcitrantes y para los pendejos excitados con su (ya lejana) época grossa. La selección existió (con altibajos) entre 1978 y 1994 y después ya fue como Serú Girán sin Charly y con Say No More, Genesis sin Peter Gabriel, Pink Floyd sin Roger Waters o U2 sin los cuatro integrantes originales. (Ah no, cierto). Lo siento por los que llegaron tarde.

Carlos G. dijo...

Hace ya mucho tiempo que la hinchada grita el nombre de Maradona como forma de repudio al juego de la selección de turno o al DT que venga al caso.
Ante cada fracaso aparece el grito, irónico, desesperado.
Desesperado digo porque lo que no hay es disociación entre el hombre y el mito: es puro mito, el del hombre-jugador que ya no volverá y contra el cual nadie (ni Messi) resiste la comparación.
Es un juicio final e inapelable.
Probablemente quienes lo gritan no recuerdan, o quizás ignoren, al Maradona del mundial ´82, o al de las eliminatorias para el mundial ´86 donde estuvimos a un minuto de quedarnos afuera y nos salvó una patriada de Passarella.
En aquellos años el Diegooo Diegooo no existía.
Pero, en fin hay abismo generacional, vos el el ´90 tenías 6 años y yo, en cambio, vi quedarse afuera del mundial del ´70 a la selección jugando contra Perú en la cancha de River con un gol en contra de Perfumo.
Y no murió nadie.

Lucas dijo...

Corvino viste el video del tano Pasman del partido River Belgrano? Imperdible!!
Saludos

Pepé dijo...

Perfecto. Excelente post.
JP

Diego dijo...

Arrasó Macri. Estoy deprimido.

Billy dijo...

PERDÓN GAGO

Anónimo dijo...

Sos identico al flaco Pastore, Martín!

Alunizaje dijo...

Quiero cortarme las venas y que escribas un post con mi sangre como muestra de admiración. Bah, en realidad no, pero cada vez que te leo pienso "esto es genial" y no puedo comentar siempre lo mismo.

Anónimo dijo...

Por más Hd que le pongas, se te va a notar. JA
Como la figura de la madre en Barthes, PERFECTA ANALOGÍA.
Diego, Diego "Dí - ego"
Fijate que hay un director de cine Oriental creo que es Iraní que se llama Nury Bilge Ceylan o algo por el estilo, hay una imagen de un tipo en una garita en el medio del decierto, y lo único que tiene dentro de ella es una foto del Diego. Cuando leí todo lo que puciste se me vino esa imagen a la cabeza. De todas formas "Ceylan" genial Director.