jueves, 8 de noviembre de 2012

Los desplazados de la épica


La revisión sobre los 70', el foco en los medios de comunicación, el papel del Estado en la Economía. En el segundo lustro de los 2000, esos y algunos más fueron debates necesarios luego de años en los que la política había sido vaciada de cualquier tipo de contenido. Pero ese gusto por las relecturas llegó al extremo en los últimos dos años. Cuando se acabaron los temas, se empezó a echar mano de cualquier cosa. Kirchneristas y anti's llegaron a discutir qué ideología política hubiese tenido Tato Bores en el presente. Lo significativo fue que lo hicieron de forma tal que nada hacía suponer que Tato Bores era un personaje, interpretado por un actor y guionado por escritores.

***

Los kirchneristas pasaron de los ideales al dogma. Discursivamente se profundizó lo peor del modelo: de Agustín Rossi a Larroque. De las mejores intervenciones de la democracia a eslóganes baratos para el regocijo de la tribuna. Allí hay una degradación muy palpable. Y esto sucede en el Congreso, no en el panel de 678. A cada traspié K se responde con la revelación de un complot fabuloso. O con logros del primer gobierno de Kirchner o Cris. Y no es que los millones de puestos de trabajo o la asignación universal por hijo sean poca cosa, es que a esta altura de todo comienza a hacer ya mucho tiempo. La semiología de bolsillo sobre los medios dominantes dejó de ser efectiva: no se denuncian falsedades, pero la repetición permanente de esa estrategia le quitó bastante sentido. Siempre pasa: eso que en el verano fue un hit, a mitad de año es inescuchable.    

***

Aunque no todos los caceroleros son reaccionarios, el pathos que los rige hace de este país un lugar horrible. Un lugar donde no se le quiere dar oportunidades a los marginados. Un lugar en el que se prepara una ensalada que mezcla el racismo con la tilingueria. Un lugar en el que la queja es religión. El mozo trajo el café frío: culpa de la Yegua. Pero no identificarnos con ellos ni en broma no quiere decir que debamos aprendernos de memoria el speech K. Esto que es tan fácil de entender para un niño de 5 años, por una curiosa serie de acontecimientos, es muy complicado explicárselo a personas que leen a Deleuze de atrás para adelante y con los ojos cerrados. El gobierno hace todo lo posible para que sólo nos sintamos kirchneristas los días en que se anuncia un cacerolazo.      

***

Hay personas (entre las que a veces me incluyo) que dicen que les encanta vivir hoy en el país. Con todos los debates, con todas las máscaras que se cayeron, con este quilombo dialéctico sensacional que se vive en la sobremesa de los asados, en los comentarios de los blogs y los bares cercanos a la facultad o el trabajo. Claro que el discurso de esta época sólo es una gran aclaración. Se ha puesto en duda todo y eso es genial, pero la vanguardia iluminada del kirchnerismo redujo la buena nueva al absurdo. El país se convirtió en una reunión de Centro de Estudiantes. Si alguien dice que es heterosexual no debe olvidarse de aclarar que pudo haber sido homosexual o travesti para que nadie se enoje. No es que esta época sea tan buena, es que las anteriores eran muy malas. ¿Qué época no le gana a la dictadura, al menemismo? Incluso el menemismo le gana a la dictadura. Alguien dirá que no se debe ni es productivo hacer competir  “épocas” para ver quién la tiene más grande.  Hay muchas cosas que no se deben hacer y no son productivas y se hacen igual.  

***

Antes se manifestaban los desplazados del sistema. Ahora los desplazados de la épica. Porque más allá de las "penurias económicas" y los dramas endémicos (corrupción, inseguridad, inflación) que aquejan a los caceroleros, lo que se percibe es un resentimiento y un odio por sentirse ajenos a la simbología K. No entienden ni la mística nac and pop ni las películas de Favio ni la oratoria de Cristina ni el humor de Capusotto. Pero tampoco la lucha de las Madres de Plaza de Mayo ni la recuperación de las jubilaciones. Los caceroleros tienen algo en contra: nadie los representa y sus reclamos no van a encontrar ningún tipo de eco en el gobierno. Al mismo tiempo esa consciencia antipolítica es lo que los vuelve masivos: la mayoría de los argentinos, desde que nacen, tienen el chip del desprecio hacia los políticos, los negros, los militantes, etc. Eso es lo que un argentino piensa cuando dice que no le interesa la política. Creen que el kirchnerismo dividió al país y dejó afuera a los que no son de su tribu. La verdad es otra: el kirchnerismo, por fin, explicitó diferencias ancestrales. Que haya hecho de la idea de pasarse de rosca un estilo de gobierno, ya es otra historia.    

23 comentarios:

Ricardo dijo...

Comparto todo.

Me parece que la degradación de la que hablás tiene que ver con que se hace difícil sostener un discurso de épica en momentos en que se está llevando adelante un ciclo de ajuste. No ajuste en sentido neoliberal (están las paritarias, los incrementos a jubilados y el resto del rosario kirchnerista), pero sí que se encadenaron medidas que repercuten en sectores medios altos (desdoblamiento y control del mercado cambiario, su repercusión en el mercado inmobiliario, cuidado de las reservas, el 15% para compras con tarjeta en el exterior, etc.) en un contexto internacional complicado y, creo, como estrategia defensiva.

Me voy a hacer un guiso de pollo con arroz. Aunque haga calor, quiero darle un buen uso a la cacerola.

Saludos.

Rodrigo dijo...

Muy bueno. Soy kirchnerista y coincido en todo lo que decís corvino. Vivo en Caballito y volví de hacer las compras en el chino y en esos pocos metros me invadió un irrefenable deseo de asesinar viejas con su cacerola y a los viejos de mierda meterles la banderida argentina en el culo. Casi que quise representar la Guerra del cerdo pero, obviamente, me contuve. Esta gente tiene una constante expresión de asco que contagia cierta violencia. También están los menos viejos y no menos despreciables, pero imagino que habrán ido todos en su lindos autos al centro acá sólo quedan los cerdos.
Abrazo y perdón por la catarsis

Desocupado mental en la era del blog dijo...

Me gustó mucho el párrafo final. Muy buen post.
Abrazo!

Anónimo dijo...

Ser un kirchnerista ( arrepentido en tu caso, o no en el de otros) es la consecuencia de la mala interpretacion de la historia del pais. De llevar la politica y a los politicos a un nivel al que no pueden aspirar. De comprar buzones tiñendolos con retazos de ideologia gastada. De endilgar cualquier mal a esa entelequia denominada derecha. De tratar de interpretar los 90 desde el 2012 sin siquiera haberlos vivido. En fin, arrepentirse no deja de ser una actitud puramente cristiana, entonces, un kirchnerista arrepentido, es tambien de derecha?

Roberto Aranda dijo...

Los anónimos son todos de derecha

Anónimo dijo...

Me enorgullece ser lectora fanática de IlCorvino.

Anónimo dijo...

No os olvideis que la guita del ANSES se usa para mantener a Julio Góndola y no para el 82 %, entonces mejor no hablar de "recuperación de las jubilaciones".

Anónimo dijo...

Martín, te felicito.
Buenas observaciones. Y en "caliente".
Y dejás "ventanitas" (o un margen para entrar y salir del tema con aportes, como señaló alguna vez Charly de la música de Prince), lo que es, para mí, un acto de generosidad importante.
Apuesto a que se genera un buen debate aquí. Con altura.
De todas formas es interesante que "la no-política" salga a la calle.
Coincido con Ricardo en las puntuaciones que hace. Es medular lo que dice para entender lo que ocurre, como bien lo marcás vos en el post.
Y me quedo con tus palabras relativas a aquello de sentirse "fuera de algo" (en este caso, de la épica) y amucharse en torno de ello. Pero esta gente expresa (sobre todo el 13/Set.) lo que algunos opositores no se animan desde su discurso. Y es político, aunque no los sepan. Y es ideológico, aunque no lo acepten. Eso de los argentinos y el chip que tan bien traes en tu texto. Todo un palo, ya lo ves...
Sólo se me ocurre agregar un ingrediente, que es hacer hincapie en algunas "consignas" o "reclamos" que lindan con la candidez o la ingenuidad propias de alguien que sólo salió a la calle a comprar fasos o una gaseosa y que la única vez que vio un pobre fue desde unos 50 metros de distancia y pensó que era una mancha:

- "Que no haya mas robos"
- "Que no nos mientan"
- "Basta de soberbia"
- "¡Libertad!..."
- "Basta de confrontación"
- "Basta de odio"...

Y se me ocurren aportes:

- "Amar es nunca tener que pedir perdón"
- "Que triunfe el bien sobre el mal"
- "Pare de sufrir"

Y así y así...
Y me quedo pensando en la cara del hijo del Coronel Lapegue anoche mirando a cámara por TN diciendo:
"Acá la GENTE se expresa libremente y no por el chori y la coca..."
Exactamente lo que quiere escuchar la gilada que prende y apaga la luz.
Esta GENTE tiene que entender que si no encuentra algún mascarón de proa que ponga la caripela a sus deseos y los represente, y ganen (como corresponde a las reglas de juego inherentes a la democracia burguesa que nos rige) van a tener que ir a tocarle el timbre a Videla (a más de uno de los organizadores de esta movida de ayer les encantaría).

Sorry, gordo...

MONCHO DESDENTADO AGAIN

Anónimo dijo...

El Kirchnerismo es el afluente de algo muy antiguo, para todos sus defensores: La lucha de clases, o su antecedente más directo en este país: el peronismo.
Los que lo critican entienden que no hay tal ideología. Que el debate es una cortina de humo para ganar adeptos, que en la práctica, las cosas son distintas. Ya lo dijeron más arriba: compramos buzones teñidos con retazos de ideologia gastada.
Habría que hacer lo que dijo un tal guille en un post anterior:
"Arranca con la duda: ¿Quién se beneficia?"

damianivanoff dijo...

Permítaseme un comentario ya gastado por el uso:

no nos une el amor pero sí el espanto.


Abrazo, Il corvino!

Andurri dijo...

Es un análisis bastante certero el del post, al menos para mí tiene sentido.

Mis observaciones:

- Recuperamos la política, lo cual está bárbaro. Pero así como las cuentas no se pueden pagar con amor, tampoco se pueden pagar con épica. Y hay deudas que más allá de la épica se van acumulando. ¿Por qué, después de casi diez años de crecimiento económico, las villas se multiplicaron?

- ¿Por qué un gobierno que se escuda en el 54% como cifra indiscutible sigue formando y fomentando alianzas con reverendos hijos de puta de la talla de Capitanich, Gioja, Ishii, Gildo Insfrán, Alperovich y un larguísimo y réprobo etcétera? Nos desayunamos todos los días que estos tipos compran aviones de 20 millones de dólares, les ponen una etiqueta que dice "avión sanitario" y después lo usan para irse de vacaciones o a algún acto partidario. ¿Para qué necesitás malandras de esta calaña si tenés el 54%?

- Un dato económico aleatorio: Me encanta que se fabriquen más autos que nunca en el país. Pero se descuidan las rutas (batiendo récords de muertos cada año) y se abandonan los trenes (con tristes estadísticas también). ¿Por qué hacer las cosas a medias, por qué no trazar planes integrales que soluciones cuestiones íntimamente relacionadas? Pareciera que toda medida buena del gobierno viniera también acompañada de un grueso componente de chamuyo para convencer a los que no profundizan (por los motivos que fueran) su análisis de la realidad.

- Por último, y no menos importante: por qué no reconocer al otro, al oponente. Por qué tratarlo como mierda. ¿Son tipos como Donda o Binner una mierda de personas? ¿Son vendepatrias neoliberales? No. Simplemente existe una organización jerárquica excesivamente férrea. Si no me gusta una coma de lo que decís, sos un facho hijo de puta videlista neoliberal. Hay una locura y paranoia discursiva importante. A mí criterio, inexcusable cuando sale de quien maneja el poder y los recursos del estado.

En fin, observaciones. No fui a la marcha porque estoy en esa zona gris donde no se puede ser kirchnerista y tampoco antikirchnerista. Soy de los ateos de la política, de los que quieren que la política sea medios y fines, no sólo fines ni únicamente medios. No parece tan complejo, pero ninguno de los espejos políticos mayoritarios hoy (K y anti K) me devuelven el reflejo.

Cine Braille dijo...

Iba a escribir algo, pero corría el riesgo de resultar largo, y además me acordé de Borges retuiteando a Emerson con eso de que los argumentos no convencen a nadie. Así que si cada uno eligió ser K, no K, feliz y virginal habitante del limbo incontaminado de realidad o voluntad a merced de los cambiantes vientos mediáticos de cada año, allá cada uno.

Jacinto Laureano dijo...

"Lucha de clases" no está en el glosario del Peronismo. Precisión semántica señores!

Anónimo dijo...

Cuanta gente fue al cacerolazo? el indio toco en Tandil y junto mas gente...

Anónimo dijo...

Qué buen chiste el de la recuperación de las jubilaciones... Contate otro, Corvino..

Es re lindo vivir en un país donde viajás en trenes (ahora del Estado) en los que no cierran las puertas _hablo de ahora, despues del accidente_, o donde no hay luz por tres días y no hay indicios de solución.
O donde los que se manifiestan no entienden el humor de Capusotto. Ops, yo veo a Capusotto y fui al cacerolazo de mi barrio...

Nada, muchas boludeces. Pero somos re democráticas, como la nueva heroína Cynthia García.

Anónimo dijo...

Quién dijo que era lindo vivir acá? O que no había problemas? Aprendé a leer y después volvé, infradotado.

Anónimo dijo...

Lo de los problemas corre por tu cuenta, insultador a cuerda.

Lo de lindo, bueno, si "hay personas (entre las que a veces me incluyo) que dicen que les encanta vivir hoy en el país" es porque feo no es, sino, más bien, lo contrario.
Salvo que les encante lo feo.

Anónimo dijo...

Corvi
Discrepancia 1:
Tato era un comodín y su último guionista fue su hijo, el de las editoriales domingueras de Clarín. Cuando había cosas para decir el no decía nada. Y todas sus críticas fueron contra la política.
Discrepancia 2:
No hace mucho tiempo de nada, porque lo que se hizo bien a otros le parece que se hizo mal y lo quieren deshacer. Los cambios profundos nunca llegaron al final. Ideal, dogma, discurso son imprescindibles para corregir el ideal, el dogma y el discurso que insiste en mantener el liberalismo, el ideal del liberalismo, el dogma liberal, el discurso sin sustancia.
Discrepancia 3:
Denunciar falsedades no es una estrategia es un principio moral. Porque como vos decís a mitad de año te aburrió y la falsedad se mantiene saludable.
Discrepancia 3:
Es maravilloso que el debate convierta al país en una usina creativa como deben ser los Centros de Estudiantes que para eso los creamos y defendimos desde el año 1918 y muchos dieron la vida desde un Centro de Estudiantes y no todos fueron peronistas.
Discrepancia 4:
A los caceroleros no les preocupan más que a cualquiera los "dramas endémicos", son los zapallitos de la vacuedad política. Ayer Blumberg, anteayer el Campo Argentino, hoy Clarín
¿Son boludos o se hacen? Ese es el dilema ¿ Ellos desean hacer posible la ecuación de que un 54% de tarados elijan para un 46 % de boludos ?
No, acá se trata de la guita y algunos la están perdiendo y otros no la están recibiendo como debería ser y otros se están rompiendo el coco para ver cómo siguen afanando.

Esta es la épica, hay que tomar partido y dejarse de joder.
En San Pablo asesinaron a 128 personas, no debería haber cacerola que alcance.
(Recomiendo a Mex Urtizberea sobre el 8N escribió algo copado)

Como siempre, muy bueno el post de "ventanas abiertas".

JP

el "infradotado" de acá arriba dijo...

Sí, los que estamos perdiendo plata somos o los empleados en negro, que no tienen los beneficios de la paritarias, o los empleados en blanco, que sí los tienen, pero ven cómo se les va la guita no sólo por la inflación, como los otros, sino también por el tema ganancias, por el salario familiar, y están obligados a gastar en lo que sea para no perder plata.
Ese consumo casi obligatorio que nos impone el Modelo es de lo más conservador que hay en términos económicos, porque impide la verdadera movilidad social: te comprás un celular cada vez mejor -porque el viejo te lo afanaron, jaja- en nosecuantas cuotas, pero ni a palos podés ser propietario: el techo propio es más que nunca una quimera.

Anónimo dijo...

Lo del jueves pasado demostró lo desorientados y hechos mierda que están los votantes de las distintas opciones de la derecha local.
Ayer, hablando con un compañero de laburo, mientras veíamos cómo los "pacíficos caceroludos" que claman por mas institucionalidad, república y demas sarasa lanatesca, les pegaban piñas, patadas y empujones a los periodistas de los distintos medios que fueron a cubrir la vergonzosa marcha gorila, sentíamos lástima ajena de que haya semejante cantidad de energúmenos vociferando, amenazando, insultando y mostrando su desprecio por la democracia. ¿Dónde estaban muchos de los que protestaban ayer en el 76?: seguramente festejando el golpe de Estado genocida.
¿Dónde estaban los cacerolos cuando la rata riojana regalaba las empresas estatales al capital extranjero, dejaba en la calle a millones de trabajadores, hambreaba a los jubilados y fundía la industria local, ademas de sobarle el toor a yankees y a europeos?: estaban paseando por Miami, Europa o juntando verdes (porque era la época del ficticio 1 a 1, gordo).
¿Dónde estaban estos cipayos hijos de puta cuando e 19/20 de diciembre de 2001 el desgobierno de De la Ruina y sus perros asesinos mataron a 30 compatriotas e hirieron a cientos mas?... Estaban gritando "¡piquete y cacerola, la lucha es una sola!", para después de transcurrido un par de años decir que a los piqueteros había que pisarlos con el auto o meterlos presos, porque no da que esos grones hambrientos impidan circular a los ciudadanos que ya tienen resueltas sus necesidades básicas y se olvidaron de lo que cantaban años atrás.
¿Dónde estaban cuando mataron a Kosteki y Santillán, los pibes de la estación de servicio de Floresta y a Mariano Ferreyra y el chico Arruga?: estaban mirando para otro lado.
Los que salieron ayer son la peor basura de nuestra sociedad.
Y si quieren que Cristina se vaya, lo van a tener que hacer ganando elecciones (no les queda otra cacerolos, sigan participando).

Julian dijo...

Creo que es un gran error el pensar que la gente que fue a los cacerolazos desprecia a los negros y le molesta que "se le den oportunidades a los marginados"
El cacerolazo no se puede generalizar diciendo que era gente de plata, de clase alta, etc.
Me parece que eso se parece a el speech k y no a la realidad.

O uno mira 678 y te dicen que los caceroleros no son mala gente, no son fascistas; son pobre gente que no entiende nada, se cree todo lo que dice Clarin y repiten frases hechas.
Vamos mal.

Por otro lado yo pienso que a los sectores mas debiles de una sociedad no se los ayuda con asignaciones y planes (es decir, efectivo) deberian ayudarlos a progresar, a salir adelante. Tiene que existir el ascenso social. De otra forma lo unico que se hace es mantenerlos dependientes de la esa "politica social" que se lleva a cabo.

Huinca dijo...

Generalmente te banco Corvino, pero eso de sentirse fuera de la épica es una pelotudez atómica.

El gobierno ha hecho cosas extraordinarias, buenas, malas y pésimas en los últimos 10 años. Demonizar la manifestación del otro día como una señal de que se está yendo por el camino correcto es un error colosal. Recomiendo el post de Artemio López con la composición del voto kirchnerista: apenas el 8% proviene del peronismo de izquierda. El resto es peronismo del pesado y voto-cuota del autito, no se engañen...

PD: al negado de acá arriba que chicanea con los 30 muertos de De la Duda, le recuerdo los 50 muertos de Ricardo Jaime y Cirigliano. No le arranquen páginas al relato.

Corvino dijo...

Huinca: lean todo el post, no el último párrafo. No sé ni de qué mierda hablás, ¿dónde carajo digo que se está yendo por el camino correcto? Saludos.