domingo, 4 de mayo de 2014

Sobre Simon Reynolds y Osvaldo Príncipi

Simon Reynolds se convirtió en un referente cultural de cierto sector de la muchachada hipster. Su formación combina amplios conocimientos musicales (una de sus obsesiones es bautizar géneros, por más efímeros que sean) y un hábil manejo del pensamiento de los faros del estructuralismo, a quienes pide prestado ciertos conceptos para darle una terminación más académica a sus textos. Sus libros son de lectura amena y están repletos de buenas ideas (que pueden partir de premisas falsas, pero ése es otro cantar). De los tres libros suyos que se publicaron en el país, el que más me gustó fue Después del rock, una recopilación de ensayos y artículos sobre “psicodelia, postpunk, electrónica y otras revoluciones inconclusas”. Uno de esos textos se titula “Hip hop” y se dedica a analizar ciertos aspectos de ese tipo de música. Contra lo que opina buena parte de la crítica de rock, Reynolds no ve en el hip hop un emergente de la resistencia de la gente negra, sino más bien todo lo contrario: para Reynolds, la brutalidad y la omnipotencia imperantes en el discurso habitual del género no hacen más que replicar las jerarquías del capitalismo. Dicho en sus propias palabras: “Con el hip hop estamos ante una extraña especie de unidad: se trata de una comunidad que responde a la opresión no con un sueño de solidaridad y de igualdad, sino con individualismo patológico”.  

Sospecho que Osvaldo Príncipi no leyó a Simon Reynolds, pero en la noche de la pelea entre Maidana y Mayweather, con solo ver el séquito del boxeador norteamericano llegó a las mismas conclusiones que el crítico inglés. “Los capitalistas del rap manejan el negocio del boxeo” mandó de una, mientras Mayweather ingresaba al ring acompañado por Justin Bieber y un rapero, Lil Wayne, que le fraseaba en vivo y en directo. Por la cantidad de guita que gana y su viveza para colarse en el negocio, Mayweather fue apodado “Money”. Igual que los raperos consagrados que continúan a través de su prédica los santos evangelios del capitalismo, Mayweather es un monumento a la ostentación y adora sacarse fotografías junto a montañas y montañas de dólares. Según dijo, uno de sus ídolos es Bill Gates. Sin embargo y a pesar de toda la plata que puedan llegar a ganar, en medio de ese circo caótico de Las Vegas, me pareció que Mayweather y Maidana eran dos víctimas, como los protagonistas de esas películas de terror en la que un grupo de multimillonarios aburridos encierra a un grupo de jóvenes para ver cómo los torturan.

Quienes están en contra del boxeo suelen decir que más que un deporte, es un acto de bestialidad: dos personas semidesnudas arriba de un ring peleando hasta que el otro no puede levantarse de la lona. Yo creo que lo más perverso del boxeo no es el peligro físico (también existente en el automovilismo o en el rugby), sino su mensaje social implícito. El boxeo les dice a sus actores principales que la única manera de salir del agujero de la postergación social es matando a palos a otros tipos tan postergados socialmente como ellos. Como sabemos, la mayoría de los boxeadores provienen de sectores humildes. Es cierto que ganan millones de dólares, también lo es que esos millones, por tramoyas de representantes que se aprovechan de la ignorancia de sus clientes, se evaporan tan rápido se acaba el momento de gloria (sin ir más lejos Mayweather es adicto a las apuestas). Mientras tanto, el boxeador fue durante toda su carrera una víctima que colaboró dócilmente para que el sistema que lo oprimió sea más grande y entretenido.


Otro tanto queda para quienes vemos boxeo. Y ni siquiera me refiero a los grandes fanáticos del deporte, probablemente criados bajo el influjo de Monzón o Bonavena, sino a la manga de paparulos que, tal vez buscando la épica que no tiene nuestra vida cotidiana, nos sumamos a las peleas estelares que suceden cada muerte de obispo. Olvidadizos de que ya lo éramos, queremos ser hombres. Dicen los que saben que Maidana perdió con claridad pero hizo un buen papel. Al final boquea de más y se come un alfajor para regocijo de los dueños de la empresa Guaymallén.  

42 comentarios:

Cine Braille dijo...

Sorprenden los paralelos culturales entre el hip hop y la cumbia villera: clase de origen, estigmatización mediática, machismo extremo, exaltación de la violencia, la ropa, el culto de las zapatillas carísimas, apropiación por parte de la clase media y consecuente "legitimación", poniendo comillas así de grandes. Debe haber algo escrito en algún lado, seguramente.
Saludos

Fernández Pereyra dijo...

Hello. Una observación sobre la observación de Cine Braille: muchas las coincidencias que marcás son ciertas, pero seguramente un ensayista con ganas de pensar el asunto encontraría esta diferencia: el rapero gringo, su estereotipo, bah, es pura épica individual, el hombre que se hace mismo asciende socialmente, indefinidamente, hasta llenarse de dólares y mujeres y zapatillas, mira de arriba hacia abajo, ostenta su "victoria" social. El cumbiero villero argento consideraría a eso una "traición" de clase. La villa no se abandona nunca, no se abandona nunca a la gente de uno (escuchá "El pibe Cantina", por ejemplo, la mayoría de la canciones de cumbia villera, de hecho, están escritas en un primera persona plural, desde un "nosotros"), hay un sentido de pertenencia social mucho más grande, hay solidaridad, a su manera, pero solidaridad al fin, o nos salvamos todos o no se salva nadie (y "salvarse" significa sobrevivir, no el acceso a estrafalarios collares de oro ), no importa cuáles sean las herramientas elegidas para salvarse, de hecho, generalmente es el choreo, sí. La cumbia villera, en el momento de su surgimiento, plena crisis del 2001, me más parece una provocación al status quo- bien pensante-clase media- burguesa- viejo choto- fascista, un "acá estamos, bánquensela", mientras que el hip gringo es más una suerte de acto de venganza/ revanchismo individual, "Así que pensaron que me iba a quedar acá abajo? Se equivocaron conmigo!!!". Por otro lado, el machismo no es patrimonio exclusivo de la cumbia villera, está presente en gran parte del cancionero popular de todos los tiempos y géneros, por ejemplo dentro del género romántico, qué otra cosa pueden significar remanidas frases del tipo "te voy a hacer mujer" (como metáfora del acto sexual) o "te voy a hacer mía" o "fuiste mía" o "serás mía", etc etc ?

m dijo...

A Maidana, a maiuider y a los raperos los supera eso del capitalismo (ya sea Coca cola o Guaymallén), incluso Tupac que era inteligentísimo quería reventarse en plata como sus amos. No tienen tiempo para detenerse a analizar el fenómeno de la explotación del humano por el humano, ya sufrieron demasiado, lo único que quieren es tener el juguete que nunca jamás tuvieron y, finalmente, poder divertirse un poco antes de palmarla (muchas veces, antes de tiempo).

http://www.youtube.com/watch?v=TU68f-8rH54

PD I: ¿Que es un “rapero gringo”?

PD II: Ser machista no es lo mismo que ser misógino. Los raperos suelen ser machistas pero no misóginos, de hecho casi todos hicieron y hacen dúos con mujeres raperas.

Anónimo dijo...

Ufffffff, la reinvindación de los pobres villeros oprimidos víctimas del sistema y de sus creaciones culturales. Pffffffffff
Decime un ejemplo de esa solidaridad que plantéas, Fernández...


Después, lo primero. El deporte, no sólo el boxeo, se trata de darle a nuestra vida esa épica de la que carecemos. No hace falta, creo, que la cosa pase por cagarse a trompadas semidesnudos -o semidesnudas, para no olvidar el boxeo femenino-.
En un quite del Chapu Braña yo encuentro esa épica mucho más que en una pelea cuyo público argentino me hcía pensar que estábamos en los 90.

Las tres últimas oraciones no tienen mucho sentido, creo.

Bah, no sé qué quieren decir, así, juntas...

Por cierto, creo que Maidana boqueó después de la pelea ("yo le tengo que dar al revancha a él"), no antes.

ezequiel gonzalez dijo...

Muy bueno, Corveta. Bien ahí el resalto de los de Osvaldo. Lo mejor de la noche fue el segundo bautismo de Justin por Príncipi: "el pibe biber"

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Interesante posteo. Me gustan los textos de Simon Reynolds, y tambié los de Marcus Greil. No me vuelan el cráneo, pero están muy piolas.

Respecto del machismo, hay ejemplos clásicos:
"Highway star" de Deep Purple compara su chica con un auto, y dice que le pertenece.
https://www.youtube.com/watch?v=pMe60yVg9DY

Y "Strange kind of woman":

http://www.youtube.com/watch?v=I3_8AEnrqZ4

Y ni hablemos de Hey Joe, donde el tipo dice que se va a México porque encontró a la jermu encamada con otro y por eso la mató.

Otra lectura sería: "¡dejáte de joder con el feminismo, no sobreinterpretés, pedazo de nabo!". Para el que quiera sobre interpretar, les dejo estos disparadores (?)

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

No está mal analizar las letras de la cumbia villera desde el punto de vista sociológico.

¿A alguien le parece casualidad que exista una letra como "cop killer", de Ice T?
https://www.youtube.com/watch?v=lUPfuQOGLNw

Eso no implica que uno crea que las letras son re profundas y los valores que pregonan son maravillosos. "Laura se te ve la tanga" es una bazofia. Una respuesta posible es que la miseria y la pobreza no necesariamente ennoblece a quienes la padecen, sino todo lo contrario. No es necesario tener una visión romántica o pastoral para analizar sociológicamente las letras.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Agrego algo más:

"Los pobres saben, dolorosamente, que "la plata no se hace trabajando". Y mejor aún que los pobres, lo saben los ricos de nacimiento. El problema de los pobres es que no tienen una moralidad propia, creada por ellos, para hacerla valer por sobre el resto de la sociedad. El ascetismo siempre fue una opción para los más o menos ricos, no para los pobres (igual que los movimientos anti-consumo). Los filósofos ponderaron el ascetismo cuando lo vieron como un signo de merecimiento. Como en la historia de la filosofía predominó el idealismo, más que el materialismo, el problema de la felicidad se redujo al merecimiento: ¿por qué el hombre injusto es más feliz que el justo?, preguntó Platón. Los tiempos felices -dicho con la sinceridad brutal de Hegel- son "las páginas vacías de la historia". (Silvia Schwarzböck)

Madonna tiene una gran destreza para apropiarse de ideas subculturales, como ser el culto gay negro del vogueing, y volverlas mainstream para el consumo de masas. Es una suerte de "cualquiera puede hacerlo" del punk combinado con la ideología Reagan/Bush de los noventa.

En un filme de Jennie Livingston titulado Paris is burning -editado en 1990 pero filmado tres años antes- se retrata la subcultura vogueing: se trata de un documental sobre las vidas de travestis y transexuales negros e hispanos en Nueva York, que compiten en bailes, desfiles y danzas. Marginados por partida doble por ser no sólo negros e hispanos sino también gays, los voguers imitan los valores y la imagen del mundo heterosexual del cual se sienten completamente excluidos. Uno de los personajes más conmovedores es un hispano llamado Venus Xtravagancia, que declara que su sueño es ser “una chica rica, blanca y consentida: ellas tienen todo lo que quieren cuando quieren, lindas cosas, lindas ropas, y no deben luchar con sus cuentas”.

Alguna vez refrité a Reynolds, en mi viejo blog:
http://dialogandodemiconmigo.blogspot.com.ar/2011/01/lady-gaga-madonna-y-el-hiperconsumismo.html

Anónimo dijo...

Hola,

Conocí el blog en el último posteo (¿se dice así? Uso esta palabra por primera vez en mi vida).
Estuve leyendo mucho de lo que escribís, investigando el blog, coincidiendo en tu manera de ver las cosas, quizás no bajás una línea directa, pero sí se ve tu modo de vivir la vida.
Solamente que alguien reivindique a Fito Paez (posiblemente el músico, letrista más talentoso y más maltratado en proporción), que digas llanamente que The Storkes es la última gran aparición (basta de buscar intelectualismo en el rock), que te ocupes seriamente del fútbol, que te atrevas a criticar con altura a Fogwill (el intocable del anti canon, que justamente no pudieron escapar de establecer un nuevo canon: el escritor punk, de una "lucidez" apabullante).
Me parece, por lo que he leído en el blog, que lees a Sebrelli. Te recomiendo "la era del fútbol". Es un libro que hace pensar, disfrutable, pero con el que estoy de acuerdo con poco de lo que dice. Es una lectura parcial de un fenómeno tan complejo y rico como es el fútbol. Valdano, Segurola, Galeano, Montalbán, Panzeri o el mismo Pagani son gente más importante para leer fútbol. Pero Sebrelli dice verdades.

Cito a Sebrelli porque siento que te falta entender el boxeo, hasta quererlo, quizás. No tengo dudas que es algo complejo y hermoso, que podrías apreciarlo, me parece tan literario y profundo como el fútbol, que tán bien lo apreciás. Me parece que tu lectura del boxeo fue parcial, lúcida y verdadera, pero parcial. Algo así como "la era del fútbol" de Sebrelli.

Lo del sábado fue algo así como disfrutar Barcelona-Real Madrid (la comparación es inexacta, más preciso sería quizás un Boca de Bianchi-Barcelona de Guardiola), fue una pelea única, aunque poco emocionante (la de Maravilla-paquete Chavez fue más comercial). Que el chino se haya comido un Guamayen me dio tanta verguenza ajena como el Diego atándose los Puma en Méjico 86. Seguro de esto del Diego no se acuerda nadie. Solo los tiranos (hincha pelotas me gusta más, pero con "tiranos" se entiende mejor) que ven al fútbol como el opio de los pueblos (que frase trillada.. Perdón por usarla, no seré el último en usarla, segurísimo).

Te mando un saludo, disfruté leer tu escrito. Si no lo entendí, disfruté defender al boxeo.

Matías-

Anónimo dijo...

¿Vergüenza porque se morfó un Guaymallén? ¡Me parece mucho! Se lo sacaron al toque, como diciendo: "acá los únicos que le podemos imponer nuestros productos al mundo somos nosotros los yanquis". Ejemplo: ¿cuántas películas argentinas se pueden ver en el mercado americano? ¿Cuántas películas yanquis vemos nosotros? Díganme 10 películas de TODA latinoamérica a excepción de la Argentina o Brasil. Ahora díganme diez películas y diez series de yanquis. Tal vez eso explique que a un argentino le de "vergüenza" que Maidana se morfe un Guaymallén.

Anónimo dijo...

Hola,

Sí me dio verguenza.. pero porque me pareció un gesto pavote, estúpido, niñato, inoportuno (no grave, solo me dio verguenza). Un gesto alejado de la hombría y madurez (estamos hablando de un boxeador, no? entonces uso esos calificativos) que Maidana había demostrado durante toda la noche (e incluyo el haber salido con su remera amarilla de Guaymallen, bancando su auspicio de toda la vida ante la -segura- posibilidad de aprovechar otro para la ocasión). Honestamente me dio verguenza, me generó eso y no por todas las cuestiones intelectualoides (medio aburridas también, no te enojes) de tu planteo, no se, me dio gil (no la remera, no Guaymallén, no Maidana todo).
Comerse el alfajor (?), me dio "Chino, dejate de joder". No es la "vergggguenzza" (con voz de moralino) que imaginás, es una verguencita. Y si a alguien le pareció rock, rebeldía, que bueno. A mí el rock me pareció pelearle como lo hizo al mejor boxeador vivo. Pero no quiero convencer a nadie, no me pareció grave tampoco, solo me dio verguenza porque me pareció tonto. Tampoco vamos a hacer banderas de una estupidez. No es importante.

Sentí aclarar eso, me gustaría que des tu opinión, porque me interesa de verdad, me gusta conocer la miradas de las personas sobre la vida, los acontecimientos. Si decidí firmar en este blog es porque me gusta como escribe el autor y también me gusta la gente que firma, se estimula la opinión y hay de las buenas. Entrar y ver las firmas para agarrase de algo y criticarlas es medio pavo también (además que distorcionaste bastante lo que escribí, porque Diego y Puma no sostiene tu argumento, tu crítica). Yo te aclaro lo que escribí, me explico mejor, por si lo necesitabas. Te mando un saludo.
Matías-

Corvino dijo...

Si, es media sebreli mi mirada sobre el boxeo, con la diferencia de que sebreli aborda el fútbol creyendo que sabe (dice que Pelé es mejor que Maradona porque hizo más goles:¡!) y yo expreso mi ignorancia. En cuanto al boxeo como deporte me parece que a quienes les gusta (y a quienes cada tanto lo vemos) deberían/deberíamos reconocer que lo miran/lo miramos (la puta madre, qué carajo estoy escribiendo?) porque como seres humanos nos gusta ver gente matándose entre sí (de ahí el fanatismo por ciertas escenas de Tarantino o series como Game Of Thrones). Lo que me jode un poco es la idea de que el pugilismo es un arte y etc. eso me parece un chamuyo. Bueno, muchas gracias por comentar, me acabo de levantar de la siesta, probablemente tengan razón ustedes pero el chapu braña no es épica. Saludos.

Anónimo dijo...

Hola,

No creo que tengas razón. Estoy seguro que yo tampoco. Opinamos, desde lo que somos. Pero sí (desde mi opinión, me gusta el boxeo) te digo que cuando veo a Zidane veo algo parecido a Arte (para no ser tan pesado y afirmar "Es arte", abusar de la palabra tan distorcionada de arte) y te aseguro que cuando veo boxeo, a Maywheater por ejemplo, veo algo parecido al arte, como a Riquelme, Iniesta, Zidane, se entiende?. Y no es chamuyo. Maidana sí es peleador, busca lastimar, está en esa línea. Maywheater lo ayudó a ser mejor boxeador. Ver gente matarse es ver videos en youtube de peleas, ver peleas de jaula, las de todo vale, ver peleas en la calle, showmatch, Ventura-Casella o disfrutar de Tyson, por ejemplo, que personalmente no lo disfrutaba.
También (es una gran verdad) en un punto el boxeo. Pero solo en un punto, es reduccionismo a lo Zebreli.

Tyson sí era morbo. Pero el buen boxeo no es el del KO, es el del esquive, el contragolpe, los movimientos, los golpes bien puestos.

Gracias por tu respuesta. Quizás escribí en un post que lo puse polémico al pedo, no es mi intención. En la mayoría de tus opiniones coincido. Incluso me diste lecturas precisas sobre ideas vagas que tenía (como en un escrito sobre Radiohead que al pasar definís a Pergolini de un modo exacto). Saludos,

Matías-

Anónimo dijo...

Claro, el Chapu no es épica. Claro, para el señor épica debe ser el Pelado Almeyda, jajajajajajaj

Anónimo dijo...

chichizola es epica

Anónimo dijo...

Se viene la nueva filial del Pincha: Leandro Chichizola

Daniel dijo...

Bueno el posteo, Martín.....talvez no comparta demasiado, pero se nota que podés postear lo que venga,cosa que no es fácil.saludos

Guiore dijo...

¡Grande Corvino!
El arte es arte, el fútbol fútbol.

Anónimo dijo...

hola! sigo leyendo tus posteos (este está bueno, afloja un poco el final) y los comentarios, como el del tierno de Martín que espero nadie entre a putearlo porque hay cada uno por este blog.
entro en algún sorteo??
salú
vlt.

Anónimo dijo...

hola! sigo leyendo tus posteos (este está bueno, afloja un poco el final) y los comentarios, como el del tierno de Martín que espero nadie entre a putearlo porque hay cada uno por este blog.
entro en algún sorteo??
salú
vlt.

Anónimo dijo...

hola! sigo leyendo tus posteos (este está bueno, afloja un poco el final) y los comentarios, como el del tierno de Martín que espero nadie entre a putearlo porque hay cada uno por este blog.
entro en algún sorteo??
salú
vlt.

Blog Tutor dijo...

uh cualquier, salieron un montón, me siento una abuela. Vlt.

Pedro dijo...

Es muy bueno el post. Creo que el deporte y las artes se volvieron a tal punto ya un espectáculo al servicio del sistema, de la apología del consumo y el individualismo, que pierden gradualmente el sentido que tenía para nuestros viejos o abuelos hasta volverse pura costumbre. Qué distancia hay entre Mayweather y Alí o Frazier, y lo digo sin saber mucho de boxeo, simplemente salta a la vista. Y pasaron 40 años nomás, no varios siglos. Y la diferencia de contenido entre los eventos de aquellos años y los de hoy son claros, más allá de la perfección técnica y tecnológica que todo el tiempo se saca a relucir. La misma diferencia entre Messi (o Cristiano Ronaldo) y Maradona, por más que en el 86 el fútbol ya era una pata más del monopolio cerebral televisivo, creo que es clara. No hay posibilidad de que ocurra algo con la trascendencia del gol de Diego a los Ingleses, por lo menos para nosotros desde este lado de la realidad. Tal vez lo preocupante sea que aún siendo evidente que cada vez hay menos posibilidad de encontrar una épica realmente válida en la papilla que nos sirven por televisión, válida en el sentido de que encarne un pensamiento o una posición distintiva, que uno pueda comprender y hacer propia, decía aún siendo evidente que esto directamente no puede ocurrir desde antes de agarrar el control remoto, aún así esperamos que pase algo, que el Barcelona de tanto hacer goles genere una revolución armada, que haga Messi tantos goles que el FMI deje de cagarnos, que la polenta de Maidana nos ayude a no se qué, a venecer a no se qué enemigo, y todo se desdibuja en una especie de ensueño posmoderno líquido baugmanesco en el que desde que uno se levanta hasta que se acuesta no hay posibilidad de vencer a nadie porque no hay nadie a quien venecer, el enemigo es uno mismo o el vecino o la araña en el techo o Floyd Money Mayweather. Y no pasa solamente en el deporte sino en todas las artes (así lo siento al menos) y todos los aspectos de lo que nos ofrece nuestra cultura, y diciendo esto me acuerdo que Marcuse decía lo mismo en El hombre unidimensional, y bueno no sé, por suerte existen canales como internet donde se pueden debatir estas cosas, aunque, que se yo. Saludos

Cine Braille dijo...

Norman Mailer y el Nuevo Periodismo escribiendo sobre Alí y Frazier le dieron al boxeo un brillo trágico y estético que no tiene ningún otro deporte. Si no hubiera sido por Mailer, probablemente la condena al boxeo estaría más extendida entre las clases sobreescolarizadas, como diría @CoronelGonorrea.
Saludos

Anónimo dijo...

Cuidado con Guaymallén!!! Si se hubiera comido una zapatilla Nike nadie dice nada. Déjense de joder.
El boxeo y las corridas de toros son una mierda de la cultura descartable que subsiste por la adrenalina que nos produce la sangre. Yo voto por un espectáculo de vampiros en acción, más explícito. Pero como Hemingway y Picasso amaban la sangre, el boxeo y los toros, se nos ocurre que nos queda bien ver esos espectáculos. Marguerite Duras sostenía que para convertir un insípido adulterio burgués en una verdadera tragedia solo hay que ponerle un poco de sangre.
Rescato lo de Príncipi a pesar de sus coqueteos con la autoparodia porque es un inventor.
No se si tiene algo que ver pero como siempre, el post está muy bueno.
Saludos.
JP

Anónimo dijo...

pero qué estupidez es esa de que nos gusta el boxeo por la necesidad de ver sangre? si así fuera Mayweather no sería reconocido por todos como el mejor boxeador de los últimos 15-20 años...
Si tanto les gusta hablar de distinciones sociales y deportes violentos dedíquense a ver (escribir sobre) rugby

Anónimo dijo...

El Rugby es un juego donde treinta pelotudos avanzan tirando la pelota para atrás. Son treinta porque las tropas imperiales no tenían manera de entretener a los soldados en los dias libres donde no asesinaban gente colonizada y se aburrían, en cambio el fútbol es proletario, se empezó a jugar en los patios de las fábricas y los empleados del telégrado lo llevaron a España y a todo el mundo un poco después. La sangre que corre vá por cuenta de los poco habilidosos y le puedo citar el esgrima sin protector, y el boxeo a mano limpia y el pato criollo. Qué estupidez es esa que un boxeador sea el "más" mejor, si esos pibes pesan 54 kilos y yo parado arriba de los dos juntos peso más, los puedo asfixiar si me siento. Me va a hablar de pesos, de categorias y de federaciones, de habilidad, cintura o mandíbulas cuando yo le digo que es sanguinario; no arrugue compañero, a los toros los desangran en un matadero abierto al público para que el infelíz de chaleco y lentejuelas le clave la espada a la bestia agotada. Todo es sangre y si a Ud no le gustan los vampiros, no sabe lo que se pierde.
Abrazo.
JP

nada, eso dijo...

cuánto boludo hablando gratis...
el rugby empezó cuando uno que jugaba al fútbol agarró la pelota con la mano y empezó a correr. se llamaba webston ellis, o algo así. ni googlearlo vale la pena.

para sentarte arriba de mayweather, que no pesa 54, sino 66, catgoría welter, primero vas a tener que tirarlo.
si es tan simple, andá a luchar a un octógono...

igual, hay algo del morbo en el boxeo, en el espectáculo del boxeo, no en un semifondo de la fab. en las vegas, las rubias (que cuentan los billetes de mayweather), don king, y, visto desde acá, en el negro cabeza que llega allá. semianalfabeto, pijudo como monzón, con un chumbo tatuado como maidana, o inventandose una personalidad, "¿sabes?", como maravilla.

pero yo venía acá a decir que lo del guaymallén fue una gatiqueada 50 años atrasada. que si ganaba maidana era el triunfo explícito de la negritud, de la cabecidad, que muchos reivindican -sentados en sus millones-: odio a la puta oligarquía...

Anónimo dijo...

Me parece que odias a mas la cabecidad y la negritud.

Anónimo dijo...

No, no las odio.
Pero tampoco las reivindico.

Anónimo dijo...

Está perfecto que tenga millones. Dónde está lo bueno de ser pobre? Realmente un pobre que salga de una situación de mierda está "traicionando" a su clase? No es de blanquito-sillón elevado (lo mismo que se le critica a "la clase media", ese lugar común favorito del progresismo) ponerse a juzgar moralmente qué hace o deja de hacer una persona que sale de la marginalidad? Ustedes saben qué es lo correcto, lo que "debería" hacer?

En fin, todo parte del pensamiento de mierda progre, una condena eterna al tercer mundo, que terminó ganando en gran parte la batalla cultural. Galeano se arrepintió demasiado tarde.

Anónimo dijo...

El problema de tener millones es cómo los conseguiste.
Digamos. Si sos Mayweather y ganas 32 palos en una hora, okey.
Pero los odiadores de la puta oligarquía, los instigadores indirectos de que a alguien le peguen por ser linda (como si una pudiera elegir ser linda o fea), esos son unas ratas que, además, no pueden justificar la que tienen.

Porque no la hicieron quedándose con la guita de sus empleados, como Diana Conti ("las monedas podés llevártelas") o Veramendi. Estos tienen un poquito más....



En otro orden de cosas, lamento que el Corvino no sea del Pincha. Porque me encantaría leer un post termo sobre el lobo Virgen.

Mánuel López dijo...

el boxeo es el ajedrez más complejo que existe(?).

Besis!

Cine Braille dijo...

Hay que tener muchas ganas de creer para creerse que el odio a una que es más linda se puede instigar, para peor, "indirectamente", adverbio que los envía al Infierno de los verseros de cabeza y sin retorno. Me dan miedo cuando veo que son capaces de creerse eso, es síntoma de que tienen ganas de creerse cualquier verga. Ni siquiera le echo la culpa al ridículo mercader que tiró el bolazo en TV, si uno no está predispuesto a aceptar como verdad un bolazo, no se lo cree.

Anónimo dijo...

Hay que ser muy boludo y creer con muchas ganas el verso hegémónico para usar palabras como "rídiculo mercader", hay que ser un poco bastante anacrónico para creer que la violencia contra el que tiene algo -una relativa belleza, una relativa plata, unas relativas zapatillas- es producto de la desigualdad, la falta de oportunidades de esas pobres personas, hay que ser ciego para no ver el aval que se le da a la violencia, a la misma violencia de los pobres excluidos que hoy mismo quisieron quemar la terminal del colectivo 12 en reclamo de justicia.

Hay que ser un pobre soberbio para hablar de lugares de donde no se retorna.

Y hay que ser un idiota importante para convocar a Rinaudo (?)


PD: Seguí creyendo. Y disfrutá las vergas que creés.

Cine Braille dijo...

Pero yo no creo que pegarle a una chica por linda tenga que ver con falta de oportunidades ni nada de eso, no te inventes un personaje para responderle. Respondé lo que escribo, no lo que querés que escriba para hacerte más fácil la respuesta. Ya con eso me queda claro con quién estoy discutiendo, que te vaya bien y que tengas suerte, que vas a necesitar bastante.

Anónimo dijo...

Sí, cumplo tu orden y respondo loq que escribís: escribís "ridículo mercader" para descalificar a alguien en sintonía con un montón de otra gente organizada, eludiendo vos el tema central de lo que dije, y descalificándolo trayendo a colación a esa persona.

Por lo demás, todos necesitamos suerte, incluso los soberbios que desean éxito porque "suerte se les desea a los mediocres".

Anónimo dijo...

no se arañen tanto que están manchando todo con salsa de tomate.

Anónimo dijo...

Este análisis pude haberlo hecho hace algunos años. Ahora pienso que escribir con el apetito y algunas aspiraciones mas o menos resueltas de los de otra clase social con lo poco tenemos que ver, resulta al menos un tanto ofensivo.

El boxeo es el camino real de muchos para salir de la pobreza, material y simbólica. Por que podemos oponernos a eso desde un mundo que no se parece en nada?

Acaso resulta mejor que vayan a trabajar 14 horas por dos pesos para el regocijo nuestro, con la dignidad de no hacerle el juego al capitalismo?

Solo algunos interrogantes, respetuosamente

Vergara

Anónimo dijo...

Este análisis pude haberlo hecho hace algunos años. Ahora pienso que escribir con el apetito y algunas aspiraciones mas o menos resueltas de los de otra clase social con lo poco tenemos que ver, resulta al menos un tanto ofensivo.

El boxeo es el camino real de muchos para salir de la pobreza, material y simbólica. Por que podemos oponernos a eso desde un mundo que no se parece en nada?

Acaso resulta mejor que vayan a trabajar 14 horas por dos pesos para el regocijo nuestro, con la dignidad de no hacerle el juego al capitalismo?

Solo algunos interrogantes, respetuosamente

Vergara

Corvino dijo...

Espero el futuro con ansiedad para poder pensar como vos.

cavernícola dijo...

Cómo me enganché con tu blog, loco. Quizás el boxeo no sea un arte, pero hay boxeadores que son artistas, el que haya visto a Sugar Leonard o a Pernell Whitaker, entre otros, sabe de lo que hablo.
https://www.youtube.com/watch?v=rw1t2yAK_wU

Al que preguntó sobre diez películas latinoamericanas que no fueran ni de Argentina ni de Brasil:
Los olvidados
Como agua para chocolate
Frida
Barroco
El dirigible
Whisky
¡Que viva México!
Mal día para pescar
Sicario
25 watts
¿Qué me gané?