jueves, 29 de enero de 2015

La última de Paul Thomas Anderson


Como diría Sabato pero refiriéndose a lo horrible que es la vida: Que Paul Thomas Anderson es un genio es una verdad que no necesita ser comprobada.  

Si en su momento la famosa lluvia de ranas de Magnolia nos pareció un gol de mitad de cancha, a la distancia es un recurso demasiado cercano al golpe de efecto. Lo mismo sucede con varias genialidades que marcaron nuestra educación sentimental: los capítulos prescindibles de Rayuela, las esculturas de Marta Minujín, las canciones de Machito Ponce, etc.   

La buena noticia es que ya desde Petróleo Sangriento y The Master, PTA encontró la fórmula para que sus películas, enmarcadas en un realismo metafísico único en su especie, sean fantásticas sin recurrir al viejo truco del realismo mágico. Las películas de PTA son oníricas y extrañas como las tardes de verano después de una siesta que duró más de lo indicado.

Por su parte, Joaquín Phoenix se convirtió en la clase de actor poderoso que puede crear un personaje desde su look. En Inherent Vice lo amarán las mujeres y lo querrán como amigo los hombres. Deja de lado su inclinación por los seres atormentados (recordar The Master y Her) y hace de Doc Sportello, un detective privado que se la pasa fumado y recuerda (¿demasiado?) al legendario Dude, encarnado por Jeff Bridges en El Gran Lebowski.

Es imposible no pensar qué papel hubiese hecho Philip Seymour Hoffman si estuviera vivo.

Como The Master, la película tiene una estructura deliberadamente indeterminada y es probable que en cierto punto nos preguntemos qué mierda está pasando. Está basada en una novela de Thomas Pynchon, otro muchacho hermético. Aunque dicen que no es la más característica de su obra, que PTA filme una novela de Pynchon se asemeja a que Björk haga un cover de Spinetta. Sólo tipos como Dios o Deleuze pueden entender lo que pasa. Hay un clima enrarecido en Inherent Vice y no tiene que ver precisamente con el humo de los innumerables porros que se fuma Doc Sportello durante toda la película.

Doc Sportello investiga un caso en el que está involucrada su ex novia pero como en los policiales post Raymond Chandler importa mucho más el universo poético que se recrea y los personajes (los multimillonarios excéntricos, los matones, las mujeres fatales) que el enigma. El argumento se va perdiendo y es difícil destejer el arcoíris.    

Muchas personas desprecian este tipo de películas. Creo que estoy entre ese tipo de personas, pero con PTA hago una excepción. Me gusta pensar en sus películas como canciones de rock con líricas disparatadas en las que el sentido no tiene que ver exactamente con la racionalidad sino con la combinación de elementos y sensaciones que varían según quien los reciba.   

Se podrán decir muchas cosas feas sobre PTA (a mí no se me ocurre ninguna) pero nadie hace películas como él.

Por supuesto Inherent Vice no está entre las nominadas a Mejor Película en los Premios Oscar. 

13 comentarios:

Cine Braille dijo...

Le tengo ganas a esta película, Anderson, Chandler, Lebowski ¿qué puede malir sal?

Corvino dijo...

Mirala y después me contás. Es un delirio. Más Lebowski que Chandler.

Anónimo dijo...

faa, no me sabia de esto, el libro ya de por si es una locura, psicodelia, inicios de internet, guerra fria.

Anónimo dijo...

Phllip Seymour Hoffman es THE MASTER! Filmó con PTA hasta 2012, en cinco de las seis películas que había hecho hasta entonces. Espero con ganas Inherent vice, me aguanto hasta marzo para verla en cine..

P dijo...

La culpa es de Pynchon. Qué denso que está el captcha!

Martín Zariello dijo...

Lamentablemente no se puede sacar (el captcha).

Me olvidé de que Seymour Hoffman estaba en The Master. Es como olvidarse que Maradona estuvo en el 86.

Saludos.

P dijo...

No, fui yo que lo clickee antes de escribir, me volvía loco pidiéndome que lo haga de nuevo.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

¡Dejáte de joder y posteá algo sobre el 5 a 0 veraniego! Hoy Boca me dio una alegría, después de tanta malaria con los gallináceos. Necesito disfrutar de la desgracia ajena. Soy un alma innoble (?)

Corvino dijo...

Veía venir algo así (Cine Braille lo sabe). Fui a ver un solo partido en el verano (contra Estudiantes, un embole) pero me llamó la atención el nivel de agresividad del equipo. Ojalá que la goleada sirva para que Gallardo baje un mensaje un poco más racional a los jugadores porque esa onda de jugar en estado de emoción violenta no creo que ayude mucho, puede salir "bien" una vez (contra Boca en la Bombonera en este caso). Bueno, disfruten, bostas, se lo merecen. Saludos.

starosta dijo...

PTA me parece una mierda, siempre. Te lo tenía que decir porque lo querés mucho y me cansé.
Una gran verdad lo que dijiste sobre los policiales de chandler.
Un saludo!

Anónimo dijo...

The Master es la mejor pelicula de los ultimos quince años, por lo menos.

Anónimo dijo...

puff, esta "inherent vice" es aburridisima, un plomo que esta muy por debajo de las buenas peliculas que hizo Paul Anderson

Paula dijo...

es perfecta. asúmanse atrasados los que crean lo contrario.