jueves, 16 de agosto de 2007

SODA

1. La primera banda que escuché con suma constancia y fanatismo fue Soda Stereo. Quizás por ello, luego de los primeros años de apego, sobrevino cierto resquemor o vacío de parte mía hacia la banda. Recién en el último año pude reconciliarme con la música de Soda, especialmente con Dynamo, un disco del año 1992 que quizás se encuentre ente los mejores del rock argentino. A la distancia comprendo el hecho haciendo una analogía con esos primeros autores que leemos –Cortázar, Sabato, etc.- y a los que luego, dejamos de lado.
2- En un medio como el rock, tendiente a la demagogia y el exhibicionismo, Soda Stereo siempre fue una excepción. Nunca tocaron con Las Madres de Plaza de Mayo ni se pronunciaron enfáticamente en contra de las injusticias, tampoco tuvieron relación con políticos –Menem/Charly, Gieco/Kirchner, etc.- ni hicieron desmedida gala de actitudes rockeras –demoliendo hoteles dixit-. Además, evitaron referirse con asiduidad a la realidad cotidiana. Estos rasgos hicieron creer a algunos –muchos- que Soda era una banda de plástico, sin vida. El prejuicio se mantendría a través de los años, incluso llegando hasta el día de hoy, cuando Cerati es denostado tanto por los seguidores del rock barrial como por los miembros pertenecientes a la inteligentzia del rock vernáculo. Es verdad, como afirma Alfredo Rosso cada vez que puede, que el primer disco de Soda es un manifiesto tan propio de la primavera alfonsinista como Ciudad de pobres corazones de su caída, pero más allá de La ciudad de la furia y las religiones sin motivos de Prófugos, las letras de Cerati siempre estuvieron hablando –a veces en forma acertada, en otras ocasiones recurriendo a frases repetitivas- de otra cosa: imágenes yuxtapuestas como las de En Remolinos, letras no del todo explícitas y rozando el absurdo como De música ligera o frases ingeniosas como Ella uso mi cabeza como un revolver profundizan esa marcada tendencia del grupo de abogar por una irrealidad. La imaginación al poder.
3- Y por eso Soda es/fue una banda rara. En primer lugar, la mayoría de las más populares bandas del rock argentino –no necesariamente las mejores, no Invisible o Pescado Rabioso que siempre, como toda banda de Spinetta, fue seguida por un círculo pequeño, a veces más grande, pero nunca masivo- tuvieron una agitada correspondencia entre sus mensajes y el contexto: Serú y sus alusiones a la dictadura; Los Redondos, refugio impensado de los que quedaron fuera del sistema; La Bersuti Vergarabat y su estallido, y su tema prohibido, y su perorata por la ecología, etc. Soda, en cambio, que en la primavera se convertirá en la banda más exitosa de la historia del rock argentino –si ya no lo era- no tuvo nada de esto: sí se puede hablar de mensajes decodificados, como el más que elocuente misil en el placard que alude a la Guerra Fría –¡Grande, Cerati!- o la tv de El ojo de la tormenta, donde todos quieren un flash y pocos algo para ver, pero, sin dudas, nunca se hizo de esto un símbolo de la banda, sino todo lo contrario. Ni siquiera Babasonicos –que ni remotamente es tan popular como lo fue y es Soda- puede desentenderse de su contexto: el híbrido transcultural de su música, las frases-slogan de Dargelos, quiéranlo o no, nos están enviando un mensaje desde un mundo globalizado, caótico, etc. La música no tiene moral, la música no tiene mensaje para dar y sin embargo te lo da, que le dicen ¿no?
4- Y sumado a este –singular y bienvenido- desfasaje entre realidad y mensaje, los integrantes de Soda Stereo quizás sean los músicos menos carismáticos en la historia del rock argentino. Menos carismáticos y más exitosos ¿Lo vieron a Cerati queriendo parecer gracioso? Bueno, sólo es necesario decir que difícilmente lo logre. Zeta Bosio parece un muy buen tipo –de hecho dicen que lo es, no como su engreído líder de grupo- pero para ser estrella de rock no se necesita ser de ese modo, se debe ser atrevido, rebelde, locuaz, enérgico, etc. Todos atributos que el bajista no tiene y mucho menos Charly Alberti, que es, y no hace falta comentar nada, el baterista. (Para la materia Rock y bateristas Ver Divididos I, II y III o Ringo se va de la banda y a Paul, George y John les importa un pito).
5- Dargelos es carismático, incluso hay un tema llamado así que parece haber compuesto –como lamentablemente ocurre con casi todo el disco Anoche- para hablar de cuanto le pegó la fama y ser tan revolucionario con su banda. Pity es el más carismático de todos. Spinetta te hace mear de la risa. Un Charly encendido también. El Indio Solari impone ¿Y Cerati? De seguro Cerati es un tipo de frontman que comunica más a las mujeres –atraídas no sólo por su música sino por él- que a los hombres. A mí, personalmente, no me dice nada: esta ahí, parado, no me hace creer nada, no habla mucho, tiene movimientos esquemáticos, poco usualmente se aleja de las versiones que viene tocando en la gira –recordar el toque rocanrol de Prófugos de su última gira solista-, hace chistes que parecen estudiados de un Manual, parece la representación de toda la frialdad del mundo.
6- Corrijo: Soda Stereo no tiene un mensaje… creado a partir de los deseos de sus integrantes. Babasonicos sí, porque, a través de los recurrentes monólogos sobre la cultura rock de Dargelos, explicitan el mensaje que anteriormente se ha mencionado. Pero los integrantes de Soda, difícilmente digan: Sí, significamos toda la frialdad del lógico y premeditado mundo contemporáneo y moderno al que pertenecemos, somos empresarios –todo lo contrario a Babasonicos- del que nuestro mayor ejemplo es Sueño Stereo, paradigma de la frialdad si la hay-. Quizás hablen del hedonismo, del consumo, quizás de eso sí hablen pero no de la frialdad que provocan –más allá, claro está, de las sensaciones y recuerdos que el oyente tiene asimilados a Cuando pase el temblor o Nada personal-.
7- Entonces volvamos: Soda no es una banda demagógica, Soda no tiene relación frecuente con su contexto y Soda está integrado por tres personas sin el más mínimo rasgo carismático. Y es por eso que son diferentes a todos: porque desdeñando de las más comunes taras del rock argentino –puro rock nacional, según la Mega; el rock nació mal, según Charly García- lograron tener éxito –quizás el más increíble y duradero de los éxitos- y, lo que es importante, hacer buenos discos. Canción Animal y Dynamo –los más rockeros y arriesgados, los más viscerales y soberbios- son mis preferidos pero también habría que nombrar a Signos como uno de los más perfectos discos pop de por acá –el tema homónimo, Persiana Americana, Prófugos, Final Caja Negra, etc.- y al primero, llamado simplemente Soda Stereo, como uno de los más simpáticos –sólo hace falta recordar Dietético, ¿Por qué no puedo ser del jet set? o Sobredosis de TV-.
8- Después está lo demás: la nueva imagen, el nuevo logo, los nuevos 30 conciertos que se anuncian, los millones que ganaran a lo largo y ancho del continente. Soda, principalmente, es un grupo que evoca, a 10 años de su falsa despedida, un tipo de rock que ya no existe ni volverá con su vuelta: la mutación de disco a disco –con errores y aciertos, claro está-, el respeto por el público, la oportunidad a bandas jóvenes –entre las que se contaron Peligrosos Gorriones, Babasonicos y Martes Menta (Ariel Minimal), entre otras-, etc. Mientras, se da una situación rara: Soda vuelve pero no está, Soda tocará pero sus integrantes no piensan hacer música nueva. Una situación rara en verdad, como si una pareja se volviese a juntar para salir, comer en restaurantes e ir al cine pero sin tener sexo. Misterios del rock. Lo importante es que entre tanta parafernalia –algo típico en un grupo que hizo del cambio de look una forma de vida- a algunos se les olvida que, más allá de todo, Soda fue una gran banda. Y está bueno recordarlo cada tanto. Saber si era necesario que se vuelvan a juntar es algo que recién se empezará a deducir el 18 de octubre.

8 comentarios:

Juan.- dijo...

Me gusto.
De Soda no conosco demasiado pero lo poco que conosco me gusta. Así y todo, nunca fue una banda que haya analizado ( ¿analizado?) mucho a diferencia de otras bandas/solitas a las que les he dado cierto pensamiento y de las que podría decir algo,

saludos.
!Que ritmo de posteo esta teniendo ultimamente, sr.!

si se quiere pasar:
www.fotolog.com/tigresenlalluvia

natanael amenábar dijo...

Soda Stereo no decide no tener mensaje para dar, no tienen mensaje y ya: son tan vacios como los vasos de Vicentico y Celia Cruz.

Babasonicos son de Lanús, no adhieren a la protesta pero son de clase media / media baja. Soda Stereo se formó en el ocio de un recreo de la Universidad de Palermo en la Carrera de Publicidad. Creo que ahí se concentra todo.

Y no necesariamente es ser demagógico adherir a posturas sociales: juntarse con las madres o criticar a Menem, por ejemplo.

Son mis divergencias respecto al post, sobre que son grandes músicos, concuerdo; sobre que son tan fríos como la tapa de Sueño Stereo, también.

Música como pastillas.

guZtavo dijo...

Martín: a propósito del post en cuestión, luego de leer el comment de natanael amenábar, opino más o menos lo mismo. Punto. Aparte.

Tu blog me parece fantástico, me gusta tu prosa y celebro que la aleatoriedad me haya traído hasta aquí. Nos seguiremos "viendo". Saludos!

El Dedo en la llaga dijo...

Como veras siempre comento en tus articulos de musica. Quizas sea porque la critica musical es algo que me atrae muchisimo mas que la literaria.
En cuanto a Soda creo que estas acertado en lo que mencionas. Sin duda que los tipos no caen en demagogias ni envian mensajes explicitos hacia nadie. Te voy a ser sincero, me rompen soberanamente las pelotas las bandas que con sus letras quieren dejar mensajes de tipo politico (lease La Mancha de Rolando, Leon Gieco, Attaque u otros). No importa que mensaje quieran dejar, realmente no me interesa. Yo escucho musica para fusionarme con ella, para despejar mi mente e imaginar (en algunos casos) y para rockear al mango en otros. Los mensajes de tinte politico se los dejo a las personas que viven de eso. La musica es otra cosa, por lo menos para mi.
En este caso Soda, como bien decis vos, se toma a la musica, simplemente como eso: Musica. No son carismaticos, no son grandes showmans, no rompen guitarras, no putean a nadie ni escupen al publico. Nada que se le parezca. De hecho creo que salvo algunas letras tampoco veo un gran desarrollo de las mismas. SIn embargo los tipos te logran convencer de que lo que hacen es bueno. Porque? Porque son excelentes musicos y eso es lo qeu importa. Lo demas al margen.
Y digo esto estando lejisimos de ser fanatico de Soda.

Martín Zariello dijo...

Respondo a todos porque todo lo que voy a decir toca puntos que ustedes trataron: Mmmm, en realidad no tengo mucho que decir. A mi me gustan varias bandas que tinen mensajes en sus letras (Babasonicos por ejemplo, a propósito ayer pensé un post al respecto). Lo que sí sucede en muchas ocasiones es que el mensaje excesivo va en desmedro de la música (caso: últimos años de León Gieco). Y los temas de Ataque de seguro no son demagógicos, es decir, ellos piensan eso y en muchas cosas estoy de acuerdo pero ¿y la música? Hay un tema dedicado a Menem, en el que putean y qué sé yo, en el que expresan su bronca contra Menem, en el que critican a Menem, en el que dicen cosas sobre Menem sobre las cuales yo estoy de acuerdo pero el tema es muy malo. Prefiero Shopping de Miami. En cuanto a lo demás les mandó un saludo: Natanael, Juan, Dedo y Guztavo.

La Momia dijo...

realmente me molesta mucho la gente que esta buscandole un significado, un mensaje a todo. quizas algo puede gustar por el solo hecho de ser gustable o estetico o lo que sea.
y lo que mas me molesta es que la gente que dice "tal tipo de musica es fria" y encima deja entrever que a los que nos gusta esa musica estamos mal y ellos son "los inteligentes" o "los cultos". repudio.

Augusto dijo...

Soda apenas me gusta. Sin embargo es necesario que, en este triste rock nacional, irrumpa una banda con la misma efervescencia con la que irrumpieron ellos. Un pequeño salto de calidad, por favor!

Hay algo que no me gustó: si no me gusta Cerati entonces soy un rollinga o un palermitano que se moja con Lars von Trier? Para mi estás siendo muy lineal ahí.

Koi Cciatranne dijo...

Me gustó mucho tu post de Soda.
Soda me gusta mucho, pero tienes mucha razón en lo que dices, sus letras son una cosa etérea llena de frases tipo entiende lo que quieras. Relación con su entorno social, jamás les vi. Y carisma rockero en el sentido tradicional brilla por su ausencia. Osea, no parecen argentinos, es la verdad. Igual podrían ser españoles y no habría ninguna diferencia.
Y por eso justamente Soda tuvo exito en todo el continente, porque no se encerraban en los tópicos de los rockeros argentinos. Eran una cosa aseptica que podía encajar bien en cualquier mercado. Y eran prfesionales de la música. Lo suyo era la música, porque sin trasfondos sociales o mensajes políticos, no tenían tampoco otra cosa que hacer.