miércoles, 13 de agosto de 2008

A propósito de Bombita Rodríguez

Desde su aparición, el personaje Bombita Rodríguez de Peter Capusotto y sus videos, se convirtió en un fenómeno popular que excede holgadamente la audiencia misma del programa (que se emite por Canal 7 y ahora también por VH1). Incluso la mayoría de quienes ríen de sus ocurrencias lo observan por Internet o en alguno de los varios programas que editan material ajeno (TVR, Zapping, Duro de domar). Pero estos últimos datos tienen más que ver con los nuevos modos de comunicación y con el prejuicio de los espectadores argentinos (que suelen desdeñar de la programación de Canal 7 sin siquiera conocerla) que con el tema que quiero comentar brevemente. El hecho de que tal personaje aparezca en el Canal Estatal cuando justamente desde el mismo Gobierno se plantea una perspectiva histórica que reivindica algunos de los valores de los grupos políticos que promovieron ideales socialistas, supone controversias. Según el diario Crítica (edición del día 3 de agosto de 2008) a “la línea dura del revival setentista del gobierno” las canciones de Bombita le generan malestar: “que con la lucha armada no se jode, que hay mucha ironía en el uso de la frase “puta oligarquía”, que esos bigotes son marca registrada Fernández & Moreno. Que se están burlando, bah. Y lo grande”. Más allá de que la información se basa en supuestos sin ningún tipo de fuente verificable (género que maneja a la perfección el diario Perfil, que suele hacer del rumor títulos de tapas y sesudos análisis políticos) y viene de un diario anti-K (que se regodearía ante una posible “censura” por parte del gobierno), pone en evidencia las tensiones que produce el mentado Bombita. Como el mismo programa es una parodia y un homenaje a la cultura rock (el objeto de burla puede ser la parafernalia instrumental del rock progresivo, pero los videos que se proyectan suelen centrarse en bandas de ese estilo), Bombita Rodríguez también tensiona esos dos campos. Por un lado ridiculiza la topología del imaginario montonero: la apariencia (bigotes gruesos, campera de cuero) y el vocabulario (construido a partir de diversos lugares comunes del socialismo pocket). La parodia genera, entonces, una crítica aguda (aunque, entendiblemente, no se concentra en temas puntuales como el secuestro de los Born o el asesinato de Aramburu) basándose en el estereotipo: el dogmatismo excesivo, la militarización (“El Picnic de los montoneros” es explícito en este caso), la visión binaria de la realidad, el pensamiento mesiánico, etc. Desde este punto de vista, para un espectador reaccionario o desprevenido (como creo son muchos de los que convirtieron al personaje en un icono), Bombita sólo vendría a representar una burla a los movimientos de Izquierda de los 70’ e incluso al Gobierno K. Sin embargo, la crítica de Capusotto apunta en otra dirección a partir del mismo instante en que el personaje se define a partir de su antítesis: Palito Ortega, ejemplo paradigmático del cantante pasatista que le cantaba a los argentinos “derechos y humanos” con melodías simples y letras cursis. Allí radicaría el homenaje, en el rescate de aquellos que (con más errores que aciertos) se opusieron al orden imperante. Bombita no es un personaje repulsivo (como Firmenich, que manda a sus subordinados novatos al muere), sino más bien afable y bonachón. La habilidad de Capusotto, finalmente, reside en su notable manejo del buen gusto: en un país donde el término “montonero” se asocia rápidamente a “desaparecido” (al genocidio), logra que tal asociación sea neutralizada a través de un recorte cuidadoso (antes de la ruptura con Perón y el pase a la clandestinidad) y un humor a prueba de balas (se trata de un comediante memorable). Sayonara.

9 comentarios:

agn dijo...

Socialismo pocket, no lo había escuchado nunca, es excelente.
Creo que en el sketch la valoración de Bombita queda pendiente, porque si bien la canción que imita es la melodía 'horrible, pegadiza y repulsiva' (que ya es una valoración musical), nunca se dice más de él que el hecho de que ahora viva en otro lado, y sólo se muestran sus videos de antes. En ese sentido creo que es magistral recorte: no se dice más que lo que se muestra, y nunca se cuela nada de más que lo desbande.
Al fin, quien algo entiende (o quien conoce a Capusotto, que militó y escuchó bastante rock, descartemos a los ) sabe que la crítica/parodia de todo el show va con terrible mezcla de amor incondicional y nostalgia hacia esos campos, espíritus de cambio, violas distorsionadas, etc (ej, Capusotto decía, todo el tiempo y sobre todo en la temporada pasada, que el rock no lleva precisamente a NADA, remarcando su carácter de inútil en tanto movimiento y 'actitud'). Nunca el rock será el mismo ni el momento histórico del hipotético Rodríguez.
Así que éxitos, alegría, diversión, armas largas.
Salutt.

Cine Braille dijo...

Ayer o anteayer leí a toda velocidad el post sobre la Sarlo. Hoy entraba para mandar un comentario y hay dos posts nuevos... ¡Felicitaciones por la productividad! Y si te sobran un par de horas por día, te las encargo.
Bombita: todavia no puedo creer el póster de la película Montoneros contra los Burócratas Sindicales del Espacio. El robot o alienígena malo tiene una insignia de la UOM en el pecho...
Y el fijador La Orga, y el Montonero Mágico, y las figuritas Combatientes del Pueblo, y el Monto Gigio...

Laura dijo...

Capusotto tiene esa facilidad de hacer un humor partiendo desde la observación y la crítica pero también desde el dolor. Y eso, creo que lo convierte en un verdadero artista.

Saludos!

José dijo...

Pla pla pla para Bombita!

Capitán Dislexia dijo...

Hace dos semanas entrevisté a dos ex montoneros que vinieron a presentar un documental a la ciudad. La nota venía medio de bajón –sobre todo cuando recordaban a sus compañeros caídos- pero cuando les pregunté su opinión sobre Bombita se les iluminó el rostro. Aman ese personaje, no lo toman como una falta de respeto y según contaron admite segundas y terceras lecturas que demuestran que Capusotto y Saborido saben de lo que hablan.

Obviamente, no todos entienden eso. El mismo Capusotto, en una entrevista reciente confesó que –durante el conflicto del campo- allegados al kirchnerismo le ofrecieron presentarse en las carpas de Plaza Congreso vestido como Bombita Rodríguez. La respuesta del cómico fue: "Ustedes...¿están a favor o en contra del Gobierno?". Sin palabras.

Capusotto hace humor sobre cosas que ama. Luis Almirante Brown es una muestra de ello. El "Palito Ortega Montonero" (o sea, un revolucionario que logra aceptación popular en Argentina, al punto de filmar películas) es una finísima manera de criticar a la incapacidad de la izquierda de juntar más de 50 personas , aunque las consignas sean correctas. No olvidarse de "Acá sí que no se Coge", el pub marxista en donde se promete una "incapacidad total de sensualidad alguna...".

PD: Un dato inútil: Capusotto confesó que la idea de "Acá si que no se coge...", se le ocurrió en Mar del Plata, tomando algo en la Bodeguita del Medio, un lugar cerca de Alem con cuadros de Fidel y el Che y que te cobra 20 mangos una cerveza.

PD II: Otro dato inútil: métanse en el sitio web del manager de Pomelo,
www.tonysorete.com.ar y fijense con qué se encuentran.

Martín Zariello dijo...

Sólo comento para avisar que hoy a las 23 en VH1 pasan un especial de Peter Capusotto. El punto es ese: no creo que todos entiendan que Capusotto militó, tal vez algunos lo piensen como una crítica total. O capaz que no, qué sé yo. La primera vez que vi lo del bar donde no se coge ni en pedo me estuve riendo 3 días seguidos, demuestra toda la asexualidad típica de la Izquierda. Cortázar hizo una novela sobre eso (Libro de Manuel) y más allá de su calidad, fue muy gracioso porque los de derecha lo acusaron de izquierdista y los de Izquierda de frívolo. Saludos, muy bueno el blog, Corvino (¿?).

Hernán Galli dijo...

JAJAJAJ el bar ese es lo más, realmente está entre las cinco mejores cosas que hizo Capussotto en su vida!!!!!

Y sin embargo, me parece que analizar a Capusotto desde esta óptica es una vuelta de tuerca más sobre su humor. Me lo imagino saliendo un dái y diciendo: Muchachos esto es humor, me chupa un huevo la historia montonera! Algo que sería genial.

Tony Sorete estalla! La primera vez qeu vi lo de "aprenda a cantar en inglés para el orto", casí me desfiguro de la risa. Pasaban Yesterday: "yesenday, achi vari hop mai lai atuei..." jajajaja

Gonza dijo...

Capusotto es memorable... debe ser uno de los pocos peronitas que me gusta lo que hace. Porque reir, me hacen reir todos. Los peronistas, claro.

saludos!

Anónimo dijo...

el mensaje es simple: todos son unos pelotudos. tanto analisis al pedo