jueves, 11 de junio de 2009

Una temporada en el amor, nuevo disco de Estelares

“Sigo sintiéndome triste/ con las vueltas que da la vida/ de aquí para allá/ cual pelotita de ping pong/ Es así de gris la vida/ Es así de opaco este amor”. Si el tercer tema del primer disco de una banda (Extraño Lugar, 1996, de Estelares) contaba con estrofas de este calibre no hay mucho que agregar: estamos ante individuos que creen, como León Tolstoi (y Fabián Casas), que el hombre puede sobrevivir a los terremotos, las agonías del espíritu y las epidemias pero la que en verdad cuenta es la tragedia de la alcoba (1). Los supuestos males que nos atormentan día y noche (el dengue, la gripe porcina, las candidaturas testimoniales, los spots publicitarios de De Narváez, las columnas periodísticas de Pepe Eliaschev, Cobos, el reggaetón, el funcionamiento del tridente delantero del seleccionado, los libros de Marcos Aguinis) son meras distracciones para que no pensemos demasiado en el peor de los tormentos: el amor o la falta o la recuperación de éste. O bien: el amor en cualquiera de sus manifestaciones. Cada disco de Estelares (sólo 5 contando el presente en una carrera bastante extensa), entonces, es un alto en el camino que nos estalla en los oídos frases que nos querríamos haber escuchado: “Los dos estamos hechos mierda/ No nos podemos ayudar mi amor” o “Rumbo al mar/ Apoyas tu cara en el vidrio/ Me decís: “Tu mundo me resulta ajeno”/ Mientras yo guardo un cigarro entre mis dedos” o “Aunque me beses la boca no es suficiente”. Con los años, tal tendencia al sentimentalismo ortodoxo de vieja escuela (que abreva tanto en la tradición broken hurts de las letras del rock en general como en la habitual desolación tanguera y la cursilería elegante de la mejor canción romántica), no sólo no ha cesado sino que ha añadido a sus contorsiones una serie de virtudes difíciles de encontrar en el rock local: una facilidad sorprendente para hilvanar melodías pegadizas sin sonar edulcorados, un sonido en vivo más que apreciable y una contundencia en la fórmula estrofa-puente-estribillo (o viceversa) que obligan al reconocimiento en medio de un panorama tan estrecho en cuanto a inventiva textual. Y esto (milagrosamente) no se logró pasteurizando al grupo para volverlo un combinado impersonal de algún productor caribeño, sino agregándole más pop a la estructura por demás desprolija de sus primeros discos pero sonando tan rockeros como siempre (Estelares es, antes que nada, una banda de guitarras). No sé si Una temporada en el amor (que se iba a llamar, agreguen los signos de admiración: El mundo de Leonardo Favio) supera a Sistema nervioso central (2006). No lo sé porque probablemente, dentro de lo que podríamos llamar el power pop argentino (o algo así como: bandas que suenan en las radios pero no son Airbag), pocos discos de esta década generen el placer musical de aquella obra. Sí puedo afirmar que su edición tiene algunas características que producirán el goce en las almas de quienes sean levemente felices escuchando buenas canciones. Una de ellas es “Superacción”, un tema de reverberaciones algo ochentosas con un estribillo mortal, que va hilvanando imágenes de una densidad cercana a la poesía: “En la ruta al norte, se ven miles de estaciones/ Con el viejo póster, Diego en México campeones”. Otra es “Cristal”, el corte de difusión, que nuevamente, como en “Aire”, refleja con absoluta gracia las sensaciones agridulces posteriores a una separación: “Me pregunto por tus padres/ Y los amigos con que cenábamos”. También “Trémulas canciones” (me animo a pronosticar su bestial reproducción en los parlantes de todo lugar público) merece su lugar en el podio, con su sonido funky y ese “Dónde estarás mi amor/ Quién agiganta el sol/ Si todo cae sobre mí por hoy” que se repite como un mantra y hasta invita al baile. La lista de destacados podría abarcar aunque sea ocho o nueve de los catorce temas. En “Tanta gente” Moretti canta: “Si Boca es campeón mundial, yo también (…) Los fascistas de siempre/ No tienen dos dedos de frente”. Esa intrusión de lo cotidiano (lo público) en el retrato de las relaciones privadas es la que otorga a los temas de Estelares un sello de distinción y un plus que diferencia de los demás (productos manufacturados basados en clichés y fórmulas discursivas vacías de sentido, elementos que Estelares maneja con discreción y a conciencia). Por último, deberíamos marcar que la persistencia de la primera persona del singular, en este caso (salvo contadas excepciones), parece genuina y no provoca la certeza de que el emisor intenta identificarse con el oyente obscenamente dejando de lado cualquier búsqueda poética. Luego de estas palabras, sólo resta escuchar Una temporada en el amor y comprobar (o no) los dichos de este servidor.

(1): La frase entera dice así: “El hombre sobrevive a los terremotos, las epidemias, al horror de la enfermedad, y a todas las agonías del espíritu; pero, a través de las generaciones, la tragedia que lo ha atormentado y que lo atormentará más es (y será) la tragedia de la alcoba”. En mi caso particular, conocí la cita en El árbol del diablo, novela de un descalificadísimo escritor polaco llamado Jerzy Kosinski. Este autor, acusado de las más grandes ignominias (entre ellas, la más agravante de todas: no ser el verdadero autor de sus libros) es quien escribió (nunca se comprobó lo contrario) un best seller ciertamente exquisito: Desde el jardín. Luego de la lectura de esta obra, cada vez que advierto algo de Kosinski en las mesas de saldo (quien solía surgir en las contratapas de sus viejos libros en poses pavorosas), me lo llevo disimuladamente y como quien no quiere la cosa. Tengo un par de libros suyos que me están esperando en la biblioteca para poder constituir algún tipo de veredicto.

19 comentarios:

Hernán Galli dijo...

Che, Estelares no me llaman ni un poquito la atención. PEro ni un poquito. Se me hace que tienen difusión por culpa del entorno y no de sus propios medios. En otras palabras: qué chato está el rock nacional, mi dios.

Kosinski es un grande. No sabia que estaba subvaluado, para mí es un gran escritor que escribió una novela alucinante. No lo hagas agazapado, si encontrás un libro de Kosinski, que se enteren.

Ayer leía el libro "Una breve historia de casi todo". En el capítulo sobre aminoácidos y proteínas, encontré una frase que me acompañará para siempre: "Vivir es una obligación de la materia".

Anónimo dijo...

Fijate que en esta entrevista moretti dice que Casas lo inspireo para el nombre del disco que nunca puso: http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/28/03/2009/93s102.html. es casualidad que empieces el post citandolo junto a Tolstoi?

Anónimo dijo...

Cómo se nota cuando alguien comenta un disco conociendo la obra del artista. Me gustó mucho la reseña.
Y sobre el primer comentario, mientras tenga más ganas de hablar de él será dificil apreciar a la banda.
saludos

Yaye dijo...

crítica excelente!!
jaja, me causa mucha gracia el "se me hace que..." si no te llama algo, cómo sabés por quién tiene difusión si no tenés idea de la banda.
Quñe chatas que están algunas mentalidades!! jajaja
Qué problema que se hará Estelares mientras hace gira por todos lados, y se hacen cada vez más conocidos con su buena música de siempre!!!

spider_pc dijo...

Muy buena entrada estaba esperando que digas algo de este disco y no me defraudaste.

Este disco, sinceramente, es lo mejor que voy escuchando en meses! Sera mejor que SNC es la pregunta de todos, y con solo formular esa pregunta este disco ya hizo su trabajo.
Yo solo agradesco la salida de esta "temporada", para celebrar que todavía se pueden hacer canciones de amor y no parecer un imbécil por eso.

Solo espero lo que se merecen, que cada canción sea coreada hasta el artasgo por cada cual que la escuche.
Rock de estadios?
No creo, pero ojala que pase.

Anónimo dijo...

Muy buen comentario.- Estelares es el resultado de un gran trabajo de sus integrantes y no es una banda comercial.- Su oficio es hacer canciones, musica y cantarlas.- Habrá montones que no les gusta, pero habrá muchos que sabran valorarlo.- Si una temporada en el amor será mejor o no que Sistema Nerviso Central, que importa, el objetivo ya esta logrado.-Bravo! para Estelares.-

Anónimo dijo...

Gran disco.- Excelente banda.-Realmente algunos temas de ste disco como Superacción, Mascaras, Autobuses son maravilosos.- En estos momentos está lleno de grupos de rock, que abusan de los gritos, los sonidos estrepitosos, y aparecen en excena imponiendose por eso, claro Estelares nada que ver con eso, pero ese es el valor que tienen.-

nolugareña dijo...

Me acabás de desayunar que salió un disco.

Me gusta mucho el nombre.(amor igual que infierno o todo lo contrario?)

La tapa también me gusta, la anterior me parece espantosa.

(Te quería contar una cosa, pero capaz cago una sorpresa. Se trata de la pañuelez mundial, otra vez)

Anónimo dijo...

Moretti es un gran poeta; espero igual que no caigan en algunas canciones pogueras (a veces en vivo, y desde SNC, empiezan los pogos como si se tratara de los redondos). no está mal que tengan temas hiteros para que llegue el reconocimiento, pero temas como "Como cría de leopardo" los representan mucho más...
B

Ber dijo...

Moretti es un escritor de canciones excelente, quizas junto a Coki Debernardi y Pablo Dacal sean mis más admirados de la nueva escena, aunque (salvo PD) superen los 40 añitos.
Muy bien Corvi!
Salut y buona fortuna.-

Martín Zariello dijo...

Che, paso tres días sin mirar el blog y ya se la agarraron con Galli.

Yo tampoco sabía que Kosinski estaba subvaluado (aunque lo intuía por las poses que practica en sus horrendas fotografías).

Saludes.

Hernán Galli dijo...

Desconocía la "inteligentzia" de Estelares. ME chupa un huevo, pero los NN me dan miedo, la memoria y la cultura tantas veces van de la mano.

Anónimo dijo...

me parece que inteligentzia es mucho; damos opiniones igual que vos Hernán, que no te gusta estelares y dejás un comentario (ya te dieron el premio al que postea primero en cada texto de ilcorvino?) sobre ellos.
Vivir podrá ser una obligación de la materia pero comentar blogs, no necesariamente.
Juan

Hernán Galli dijo...

Man, yo no sé si sos el anónimo de todos, pero justamente, en vez de bardear, podés hacer eso, opinar otra cosa. A mí no me gusta. A vos te gusta. Punto. Ahora, lo del premio a ser el primero en comentar (comentario de primer año del cole), sí, ya me lo dieron, me pagan una luca por mes. Cualquier cosa, pasame tu mail y te pregunto cuándo puedo comentar y en qué lugar debo hacerlo.

Anónimo dijo...

Me gustó mucho la nota. hace años escucho Estelares y amo lo que hacen y cómo habla Moretti en sus canciones. Es un grande y se merece todo lo q le está pasando con el éxito de la banda. Pensar q Manuel amaba eso desde siempre y a los 20 años mas o menos le dio todo a la música y empezó a expresar, con la gitarra y sus poesías lo que sentía,... lo admiro por eso!!! Quiero estelares por muchos años más!!!! Marian

Nany dijo...

Definitivamente conoce la escencia de Estelares, una excelente nota.... y si es un disco placible para almas sensibles, cada uno de sus temas estremece y nutre los sentidos...

En cuanto a los comentarios de desacuerdo los respeto.... no todos los seres tienen la misma capacidad de apreciar el arte. Por suerte no todos opinamos de la misma forma si no seria todo muy aburrido!

Augusto dijo...

Un comentario muy bueno teniendo en cuenta q el escritor resalta la melodia de casi todos los temas o todos si no m eqivoco..
Cuando salio este disco de estelares pense que tal vez hiba a ser dificil llegar a hacer un material tan bueno como el de "Sistema.."(suele suceder en casi todas las bandas de rock nacional), pero la verdad es que creo q cubrieron las expectativas de sus seguidores con temas muy logrados y letras con vueltas mas q interesantes.

Anónimo dijo...

Discazo, hermano. Buena reseña.

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.