miércoles, 4 de agosto de 2010

Nosotros y ellos

Algunas consideraciones periféricas. Syd Barret es a Roger Waters lo que el Che a Fidel. Aunque a diferencia del rosarino, murió gordo, pelado y demente, su imagen emblemática es la del póster: un muchacho hermoso que decide recluirse y hacerle “vaffanculo” al espectro de la industria discográfica. Además, los dos formaron parte de revoluciones fundamentales para comprender la sensibilidad del siglo pasado: el socialismo y el rock. Por otro lado, tuvieron la suerte de marcharse (física y mentalmente) muy rápido, ahorrándose las responsabilidades de hacerse cargo de ver cómo crecía el monstruito que habían ayudado a parir.

¿Y qué tienen en común Roger y Fidel? Algo inadecuado para ser pósters: son viejos. Castro se eternizó en el poder y se transformó en un dictador hecho y derecho (aunque sea de izquierda). Waters recorre el mundo presentando un disco de 1979.

Dos ejemplos claros de un pensamiento conservador. Uno más claro que otro en realidad. Por mí que Waters siga tocando The Wall hasta que se muera porque es un disco que me encanta. En cuanto al destino de la Isla: se hace muy difícil justificar que en un país no haya elecciones presidenciales durante 50 años. A no ser que uno sea un lector de Página 12 en un depto de tres ambientes.

Evidentemente el paralelismo es metafórico: Waters y Barret no mataron a nadie y lograron cambiar el mundo. Aunque sí se puede asegurar que partieron bastantes cabezas a lo largo y ancho del mismo.

En fin, hasta un tipo canoso y arrugado como Waters alguna vez fue tan “loco” como Syd Barret. Pero son dos locuras diferentes. La del bajista es aquella que divulgaba Charly a mediados de los 80’: “el más cuerdo es el más delirante”. Waters tiene todo fríamente calculado, pero sólo a un loco se le pueden ocurrir obras de tal magnitud. Durante los 70’, fue un tipo que quiso dar cuenta de (su) la vida a través de la música. Y creo que en Dark Side Of The Moon el hijo de puta lo consiguió. Lo impactante es que antes y después fue capaz de darle forma a discazos que excederán este espacio. Por mencionar el que antecedió y siguió a Dark Side…: Obscured by Clouds y Wish You Were Here, dos obras maestras.

Todos hablan en contra de la ambición. Tu mamá habla en contra de la ambición. Orlando Barone seguro que habla en contra de la ambición. Yo hablo en contra de la ambición. Ahora bien, ¿existiría Pink Floyd sin la puta ambición? No. El problema de la ambición es cuando es llevada como un estandarte por tipos como Ricardo Fort, que sólo anhelan la fama, o Chávez, que en su ambicioso proyecto bolivariano es capaz de hacer payasadas como exhumar el cadáver de Simón Bolívar en el 2010.

No haré un repaso pormenorizado porque sería redundante, la cuestión es que volví a escuchar varias veces Dark Side of the moon entero después de mucho tiempo y me fascinó aun más que la primera vez, tal vez porque en el medio conocí mejor varias de las cosas de las que hablan sus letras. Un clásico se reconoce porque a pesar de permanecer inmutable, a medida que crecemos nos responde o nos hace las preguntas que necesitamos en ese preciso instante. Y puede que años después regresemos y esas preguntas hayan desaparecido pero existan otras y el clásico seguirá cantando la posta. El clásico puede ser un libro, un disco, tu viejo, la mujer que amamos, un amigo. Y acá no cuentan las remasterizaciones ni los prólogos que aportan una nueva mirada. Como dice Fabián Casas en un ensayo bonsai: “Un clásico es algo o alguien que pone sus propias reglas de juego esté en el tiempo que esté”.

Además de ser lo pertinente para obras conceptuales de majestuoso rock espacial, creo que Roger Waters temía ser confundido con Paul McCartney, entonces colmó sus canciones (en algunos casos, despojadas de la ornamentación prog, tan pegadizas como las de los fab four) de un arsenal de efectos sonoros que se terminó convirtiendo en una marca de identidad de la banda tan reconocible como la guitarra de David Gilmour. En Dark Side Of The Moon este mecanismo llega a la perfección (después se volvería algo pesado): latidos, respiraciones, campanadas de relojes, risas, cajas registradoras y especialmente un cúmulo de voces (la de los trabajadores de Abbey Road contestando preguntas de Roger Waters) que le otorgan a los temas un nivel artístico enorme. Todos sabíamos de qué hablaban esos tipos incluso antes de leer los textos traducidos (que en algunos casos son pura poesía, ésa que poseen las personas inconscientemente, en forma intuitiva). Escuchando la música no hace falta saber inglés para entender que se están refiriendo a la muerte, la locura, el paso del tiempo, el lado oscuro de la luna. He aquí otro gran acierto: la correspondencia que hay entre lo que se dice y el trip musical.

El parlamento más conocido es el que cierra el disco. Pertenece al portero del estudio y nunca viene mal repetirlo para sentir un leve escalofrío: “En realidad no hay un lado oscuro de la luna, de hecho, toda ella es oscura”. Si a eso le sumamos una iconografía clásica (la tapa y también las imágenes de grandes paisajes desolados utilizadas en los shows) y un par de mitos (el de la sincronicidad con el Mago de Oz), no hay con qué darle. Damos por descontado que la música es genial y que no hace falta ninguna descripción para disfrutarla, sólo sentarse y escuchar.

Hace algún tiempo María Kodama dijo que Borges era fan de Pink Floyd. En un principio me pareció una ridiculez, pero después recordé una frase del director de cine John Ford: “Cuando la leyenda se convierta en realidad, hay que imprimirla”. Puede que la declaración de Kodama haya sido una estrategia para humanizar a alguien que está en el bronce, pero dentro del terreno de la leyenda me inclino a creer fervientemente que Borges escuchó Dark Side Of The Moon. “Time” no puede no gustarle a Borges: “Tú corres y corres para alcanzar al sol/ Pero se está poniendo y girando velozmente/ Para de nuevo elevarse detrás de ti/ Relativamente el sol es el mismo/ Pero tú eres más viejo/ Con menos aliento y un día más cerca de la muerte”. “Juan López y John Ward”, el poema que nos hacen leer en la primaria sobre la guerra de Malvinas (bastante malo por cierto), ¿no es una versión desmejorada de “Us And Them”? Cierren los ojos e imaginen a Borges escuchando “Eclipse”. No parece alocado.

Otra característica valiosa de este clásico es que nos hermana como seres humanos. No discrimina credos ni posición económica ni origen ni ideología. Eso no sucede con toda la música, ni siquiera con la buena. Me parecen innecesarias la alabada versión reggae y la nueva de Flaming Lips. Para rendir homenaje a Pink Floyd yo le diría a Wayne Coyne que siga haciendo buena música. Alcanza para siempre con la original. No sé exactamente cuál es la razón, pero creo que Dark Side Of The Moon llegó más lejos que cualquier álbum de The Beatles. Me refiero a que conozco personas a las que no les agrada el rock pero les gusta este disco. Cómo algo tan complejo puede convertirse en un disco de cabecera universal y popular es un enigma que prefiero no conocer. En este mismo instante miles de persona escuchan “Any colour You Like” o “Breathe”. Saben que todo está en armonía bajo el sol, pero que el sol está eclipsado por la luna. Qué hermoso.


22 comentarios:

santix dijo...

Lo de Waters es de una teatralidad increible, no hace falta entender las palabras, ya la forma en que esta cantado transmite el sentido y la emoción del tema. Un artista impresionante.
Amused to death es buenisimo también (y muy poco difundido).

El anacoreta dijo...

Entonces Gilmour seria Raul Castro, que primero le robo el lugar a Syd Barret y luego se quedo con la banda.

pablo k dijo...

Dark Side Of The Moon El álbum está construido a partir de las ideas que Pink Floyd había explorado en sus conciertos y anteriores grabaciones, pero carece de los largos instrumentales que caracterizaban a los trabajos posteriores a la marcha en 1968 de su miembro fundador, principal compositor y letrista, Syd Barrett. La temática del álbum incluye el conflicto, la avaricia, el envejecimiento y la enfermedad mental, tema este último inspirado en parte por el deterioro mental de Barrett el cual coincide con el tuyo Corvi,te recomiendo abrirte a nuevas experiencias musicales que tengan mas que ver con lo matrial,que te acompañen en el camino de la vida pero en lo cotidiano,en las esquinas con aguas servidas ,en los 25 centavos que te faltan para los puchos ,en eso que construye la realidad menos glamorosa ,para lo cual entrarle al cuarteto cordobes puede ser para vos poner los pies en la tierra sin dejar el vuelo al lado oscuro de la luna como fin nescesario y retrospectivo que alimente tu vacio de saber el como y el para que de lo aprendido.

Ezequiel M. dijo...

Confieso, Corvi, que primero te iba a putear por ese razonamiento pseudoprogre sobre lo que es el conservadurismo. Pero no me enganchaste, y seguí leyendo.

A todo esto, de todas formas, mi respuesta iba a ser una sola.
Fui a verlo a Waters al último recital que dio acá, y en Eclipse terminé llorando. Está bien, muchos podrían decir eso. Pero sinceramente, no creo volver a estar en un recital en el cual sienta una mística de esa manera.
Es, ciertamente, un disco muy poderoso.

Nombre dijo...

La universalidad de Dark Side of The Moon entre la gente a la que le gusta Dark Side of The Moon nunca ha podido ser refutada. Un milagro del rock.

Antes de llegar a los doce comments, alguien va a decir que "Este disco es para escucharlo volado, es un flash". Es una fija. Hay quienes se pusieron internet sólo para aclarar eso.

PD: A Borges Pink Floyd le cabía, pero los que lo volvían loco eran Malón. Cuando los astros eran propicios, hasta condescendía al pogo.

augusto dijo...

Juro que cuando vi leí "Nosotros y ellos" te imaginé poseído por el espíritu de Orlando Barone.
Después sonreí al ver la mención al viejo.

Discazo. El tributo argentino está por llegar...cuestión de tiempo.

Quinientos Once dijo...

agrego un cliché más que el que dice "Nombre"

el disco es para escuchar drogado y para cojer; pero como el disco sobrevive mejor entre treintañeros progres y adolescentes demasiado pretensiosos, sería mejor decir que es un disco para hacer el amor.

Del resto, nada que agregar. Pondría al rock dentro de las cosas que son conservadoras.

un saludo

Eddie dijo...

Coincido con Ezequiel M, tiempo después de ver a Waters en River me tocó un recital de una banda que me encanta, sólo que después de waters me pareció una mierda.
Cuando sonó money parecía que caerían monedas del cielo.
Lástima wish you were here, para mi esa es del gilmour, cantada por otros, así sea waters, no me va.

A propósito de Gilmour, pensé que él era el conservador. Digo, los ingleses son todos conservadores, pero Waters me parece menos que el resto de la banda.

Un buen rescate emotivo.
Saludos.

Ricardo dijo...

Hace poco pensaba que discos encontrás siempre, cualquiera sea la casa a la que vayas y cualquiera sea el gusto musical de su dueño.
Yo, fanático -enfermo en muchas épocas- de los Beatles, debo reconocer que el disco que más vi fue siempre DSOTM. Y por eso mismo, durante mucho tiempo, me negué a comprarlo.

SUNRISE dijo...

"You lock the door
And throw away the key
There's someone in my head but it's not me".

Joy dijo...

Sólo falta aclarar que Alan Parsons es el sexto Floyd, no?

Anónimo dijo...

Il Corvino. Me confieso seguidor de tus escritos y reconozco que algunos son maravillosos. Dejé algunos comentarios de mi reconocimiento. Hay un punto en que pareciera, resulta fácil, hablar de Cuba con el discurso anticubano de la prensa o a favor de ella por alguna nota aislada de página.
Uds. tienen opiniones de propio cuño y eso merece mi respeto. A eso apunto si te digo: primero no puedo hablar de rock ni sinfónico ni sordo, soy de la generación a la que hasta los hijos le salieron anglòfonos a su pesar.
De Cuba, dos cositas solamente:
- Es una pequeña isla que si dá tanto que hablar es porque está a 100 km de Miami y no pudieron doblarle el pezcuezo.
- Te doy la lista reconocida por Las Naciones Unidas sobre las actuales formas de gobierno en el mundo, vos elegí cual querés que adopten los cubanos:
Ver Estados asociados, sistemas y jefes de estado 2009
Sistemas de gobierno

Monarquia absoluta
Monarquia constitucional
Monarquia parlamentaria
Monarquia semiconstitucional
Republica parlamentaria
Republica presidencial
Republica semipresidencial
Republica unipartidista
Republica Federal Presidencial
Republica Federal Parlamentaria
Republica Islamica
Republica presidencial unipartidista
Yamahiriyya (Libia)
Republica Socialista
Monarquia electiva (Vaticano)
Dictaduras militares
Gobiernos de Facto

Colonias y estados de ultramar:
EEUU 8, Inglaterra 11, Francia 6; Dinamarca 2, Holanda 3, Australia 2, Nueva Zelanda 2, China 3 .
Las Malvinas figuran como estado en disputa.

Menos del 10 % de la humanidad vive bajo el sitema Argentino de
Republica Presidencial.
Cuba no figura como Dictadura sino como Repùblica Socialista con reconocimiento universal.En mayo se realizaron las elecciones número 12 con 97 % de asistencia del padrón, 25.000 cargos electivos y NO SE PERMITE VOTAR POR NINGUN PARTIDO POLITICO, solo listas de vecinos y compañeros de laburo, profesionales y gente de la cultura, estudiantes y militares mayores de edad.
No creas en la escuela periodistica argentina de la obsecuencia al patrón capitalista.

Aguante Pink Floy, si uds. lo dicen, creo que ayudaron a tirar el muro de Berlin ¿no?.
Con mucho aprecio
Jorge Pérez

Martín Zariello dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martín Zariello dijo...

Gracias Jorge, creo que tenés razón en lo que decís y son interesantes estos datos. Mi apreciación sobre Castro no viene desde el anticubanismo mediático, sino como una amarga reflexión sobre el paso del tiempo. Quiero decir: mirá como empezó y cómo terminó. Mi error quizás es mencionarlo breve y extemporáneamente en un post. Es verdad que Las Naciones Unidas no reconocen a Cuba como una dictadura, pero para mí (esto es subjetivo, como todo lo que escribo) un tipo que pasa 50 años en el poder es un dictador. Es un argumento muy Pepe Eliaschev, pero no puedo evitar imaginarme viviendo en un lugar donde siempre el que gobierna sea del mismo partido. Alguien diría: es una cultura diferente, pero en nombre de esa frase se han justificado atrocidades. Si tiene 4 patas, mueve la cola y ladra por más que vengan Las Naciones Unidas para mí es un perro. Por otro lado, de acuerdo con vos: ¿por qué no hablamos del gobierno de cualquier país capitalista que seguramente tiene tantas fallas como el sistema cubano? No lo sé, intuyo que lo de Cuba es un hito de resistencia en el que todos deporitan tanto sus propios anhelos como sus frustraciones. Me fui al carajo. El tema Cuba da para mucho. Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Martin: Me hiciste leer todo lo que pude sobre Pink Floyd.
Lo tengo escuchado a la fuerza y no habia reparado en algunos aspectos, más allá de la música, está la base del "pacifismo" inmersa en su temática y poética.
Pués bien, allí tenemos un gran paralelismo. No hay crimenes en Cuba, el último periodista asesinado en Cuba fué un ecuatoriano, empleado de Asossiated Press y se llamaba Carlos Bastidas (fué en 1958 por los servicios del Dictador de facto Batista). Cuba jamás invadió a nadie, EEUU e Inglaterra sí. Hoy salió un llamado de Fidel a discutir mundialmente el tema de la Guerra qué él sostiene que se avecina y fundamenta razones. Habla de Iran y Corea y convoca a Obama. Chavez, nos guste o no, permite una exhumación de un prócer para verificar la posibilidad de un crimen, y denuncia acciones de EEUU y Colombia que pueden desencadenar una guerra acá, cerquita. Salvando las distancias, grandísimos músicos no pueden soportar el análisis de la comparación. Son grandísimos músicos, los otros forman parte de la historia universal y no de la historia de los mitos. En el lado oscuro de la luna o en el muro o en el corte final (traducción mia) hay paz a raudales. Le voy a pedir copias a mi hijo para engrosar mi oido tangófilo. Después de todo tengo casi la edad de Waters. Gracias, nuevamente.
Jorge Pérez

Hugo dijo...

Gran post.

El iconoclasta dijo...

Anoche mientras leía este post, y pensaba si Waters no habrá escuchado '30 minutos de vida', disco al cual recién le presto la atención debida, justo cuando veo que publicaste en facebook tu articulo de la revista 'Power Music'.
Creo que mi primer oleada fuerte de DSOTM la tuve a los 19, luego a los 26 y la última fue a los 37, es un obra tan magistral que entra y sale en la vida de uno en momentos cruciales.
Desde el punto de vista musical, no hay nada que pueda aportar, excepto a que le pegues una escuchada a la versión 30 aniversario remasterizada en 5.1, en la que, si algo se le podía agregar a este disco, era que te 'metieras adentro' del mismo.

Gran post, un saludo!

Cine Braille dijo...

Time es una de las grandes letras del rock, y es clásica en el sentido que vos decís. Yo la conocí teniendo 15-16 años, la entendí perfectamente, pero no sentí de verdad lo que dice hasta pasar los 30.
Los Beatles hicieron Revolution 9 o A day un the life, que está ahí nomás de ser rock sinfónico. Pero nunca salieron del mundo de la canción pop: de hecho en los '70 ninguno de los 4 hizo rock sinfónico como solista - lo más cercano es Band on the run, que tampoco - y Lennon hasta prefirió hacer un disco de covers de rockitos de los 50. Para hacer Dark side... hacía falta tomar A day... como punto de partida, no de llegada: había que ser de la generación siguiente.
Y Cuba, usurpando palabras del Indio Solari, es la demostración de que, cuando uno tiene que pulsear contra un monstruo durante décadas, termina pareciéndose al monstruo para sobrevivir.

Inmanente dijo...

offtopeada melómana: Muy linda prosa como siempre sr, le dejo algunos discos nuevos que me parecen excelentes

The National - High Violet (2010)\
Stars - The Five ghosts (2010)\
Golden Triangle - Double Jointer (2010)\
Hot Chip - One Life Stand (2010)\
Jesca Hoop - Hunting My Dress (2010)\
Chew Lips - Unicorn (2010)\
Four Tet - There Is Love In You (2010)\
Arcade Fire - The Suburbs (2010)\

Anónimo dijo...

loco aguante la birra guachin...!! este es un blog de maracas loco aguante el piti aguanmte el faso y el alto escabio guachines salimos de fierro y nos re cabe guanchines aguante el piti loco
vamos lugano carajoooooo
vamos el fasoooooo
vanis el piti...
IMTOXICADOS ME RECABE LOCO!

EL Mencho de Soldati

Ezequiel M. dijo...

Che, yo banco que sigas hablando de Cuba. De última, da para el quilombo y está bueno.
Hacete una nota mental de futuro post.

La podredumbre dorada dijo...

Cuba, Ice-cube, The cube, y todas las variaciones paranoides respectivas, son distracciones creadas por la CIA para que Guantánamo tenga rejas altas y mucho sol. Lástima la cantidad de genta que quedó en el medio! Barret, que vivió en el lado oscuro de la luna, se anticipó a Waters un millón de años (bastante bien condensados) pero buscando también que le pegara el sol (en la intención, no en el resultado, no demasiado distinto a nuestro Diego Torres) dejó como resultado un disco, estimado Corvino, que de haber escuchado no podrías evitar el detenerte y dedicarle, no sé, por lo menos siete u ocho mil palabras. Dejó también, aparte de las dos joyas solistas y del puñado de desvaríos inéditos (no menos joyescos, por cierto) un blues que invalida para siempre la carrera aberrante del vate Dylan. Corvino, Floyd está muy bien , pero hacéte un favor a vos mismo y escuchá a Barret.