martes, 13 de septiembre de 2011

El músico de rock argentino y la tradición

Queremos algo. No lo conseguimos. Ésa es, más o menos, la historia de la vida. De ahí que la crítica, generalmente, entienda las novelas de Kafka (El Proceso, El Castillo, América) como alegóricas: el núcleo de su argumento refiere la búsqueda de un deseo continuamente neutralizado por una serie de postergaciones infinitas. Pero también llega el día en que atrapamos eso que se nos escapaba cual puntero derecho habilidoso y rápido. Imaginen que K. llega al Castillo. Para situaciones como ésas existe un proverbio chino: "Cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir". Se fue el jefe de vacaciones y te hiciste cargo de la oficina. Finalmente, te levantaste a la chica que te gustaba desde la primaria. El tío millonario se murió y te dejó la herencia. ¿Y ahora qué? Esto lo aprendemos de chicos en la calesita. Nos enseñan a buscar la sortija pero nadie nos dice qué hacer una vez que la tenemos en la mano. La verdad es que la sortija es fea. La sortija es pesada. La sortija no sirve para un carajo. Lo que debería hacer el hipotético niño es agarrar la sortija y metérsela en el orto a sus padres: ¿por qué lo obligan a competir por un pedazo de madera?, ¿por qué lo suben a una nave que da vueltas sobre su propio eje?, ¿lo quieren marear? Bueno, tal vez le estén explicando que la vida siempre será eso: dar vueltas en una calesita que no va a ningún lugar con tus viejos indicándote qué hacer aunque ni ellos saben de qué están hablando.


Algo de eso pensé mientras escuchaba el nuevo disco de Gonzalo Aloras. Se llama Doce. Su música remite, claro, a la tradición más prestigiosa de los solistas del rock argentino. Su disco anterior, incluso, fue un homenaje a Nebbia, Spinetta y García. Los artistas a los que admira le retribuyen su cariño invitándolo a tocar en sus bandas, participando en sus discos (en éste se cuentan Nebbia, Spinetta, Páez y Juanse; en Algo Vuela, Charly García) y recomendando su música. Las canciones que hace Aloras son interesantes. Calificarlas según mi gusto personal es innecesario. Si me preguntan, algunos temas me agradan y otros no, pero en general, Doce es un buen disco. Armónica y melódicamente ameno. Desde el punto de vista lírico, no ofrece mayores hallazgos. Es un pop rock sofisticado al que, en el panorama actual del rock argentino, probablemente le cueste encontrar su público. Lo conveniente es que cada uno escuche y saque sus propias conclusiones. La crítica objetiva no existe. Lo que me parece bueno a mí, le puede parecer malo a usted y: ¿quién podría afirmar que uno de los dos esté equivocado? Claro que con ideas de este tipo se acabarían las reseñas de discos, películas y libros. Las personas escucharían, verían y leerían lo que quisieran, no lo que alguien supuestamente esclarecido les dice que está bien escuchar, ver y leer. El Planeta Tierra, entonces, dejaría de ser la segunda marca de un mundo perfecto. Pero ni yo mismo me creo estas consideraciones, así que vayamos a lo que nos interesa: ¿qué hacer con la herencia?


J.J Abrams rinde homenajes. Osvaldo Lamborghini se dedicó a la parodia. Aloras, por ahora, invierte. Se da algunos gustos. Pero por momentos sucede que los temas con músicos invitados parecen más de los invitados que de él (especialmente "Irán", con Fito Páez). Y que él mismo es el guitarrista invitado de su propio disco. Evidentemente le están pasando la posta. La herencia que posee todos los ahorros de buena parte del rock local. Y aquí se fríe la verdad de la milanesa: ¿cómo meterle la sortija en el culo a Spinetta cuando el tipo se pega un viaje hasta el estudio de grabación y canta con vos "Que los cumplas feliz"? La primera generación del rock argentino no tenía esta preocupación: ellos mismos fueron pioneros. Para pegar el salto debían romper con una tradición extranjera: la de Dylan, la de Lennon, la de los Stones. Pero tenían la tranquilidad de saber que ni Dylan ni Lennon ni los Stones los estarían observando como padres sobreprotectores cuando se les diera por mezclar el rock con tango, folclore, poética tanguera o bossa nova. Se dirá que Nebbia, Spinetta o Javier Martínez le dieron vuelta la cara a una tradición de música nacional autóctona. Es verdad, pero, aunque puede llevarnos toda la vida, siempre es más fácil romper con aquello que rechazamos o queremos dejar atrás. Por eso a quienes tienen "padres piolas" les cuesta tanto irse de casa. Así, con 40 años de rock argentino en las espaldas, los músicos que se reconocen abiertamente en el imaginario poético y musical de determinados referentes, corren el riesgo de ser fagocitados por aquello que veneran. Esta disyuntiva no pertenece, por supuesto, a Aloras, sino, por circunscribirnos a un campo de expresión limitado, a todo el espectro del rock argentino.


Algunas pistas: Federico Peralta Ramos ganó la beca Guggenheim y se gastó toda la guita en una cena para sus amigos. Charlie Feiling escribe sobre el legado de Borges en Miguel Briante y afirma que para lo único que sirven las herencias es para dilapidarlas. Claro, hay que saber cómo, cuándo y por qué.

35 comentarios:

Niño de cobre dijo...

¡¡sublime!! (y eso que Aloras me importa un carajo)

felicitaciones corvi!

Cine Braille dijo...

On fire, maestro.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

a) Tal vez no existan otros paraísos que los paraísos perdidos, y el deseo realizado tiene gusto a la ceniza de un cuerpo recién cremado; b) la tradición sirve para plagiar y adaptar; c) que feo si una mina que salió conmigo, al ser interrogada por su amiga con un “¿qué te pareció Desocupado?”… “bien, es un pibe ameno”. Ser ameno es un elogio de mierda, pero tal vez a eso aspire Aloras: “la meta es ser ameno, y he llegado antes”.

PD1: comento con algo más de seriedad porque luego me critican con que soy "infantil";

PD2: muy buen post purrete!

Ezequiel M. dijo...

No, corvi, no.
Primero, la sortija no es de madera, es de metal.
Y segundo, tiene una finalidad muy clara: una vuelta gratis en la calecita.
Por eso tus viejos te hinchan las pelotas para que te la ganes. Porque encima, si no te la ganás, vas a querer volver a subirte para ver si te la ganás, entonces, lejos de la vuelta gratis, ellos tienen que seguir gatillando.

Diego Coluccio dijo...

Martín,

Cuál es el panorama actual del rock argentino?
Existe un nuevo rock nacional?

Lo pregunto preocupado porque hace rato que solo vemos, y oímos, a nuestros grupos de siempre o al solista separado de su banda.

Abrazo

Barbarroja dijo...

de pequeña, 10, 11 años, encontré el caballero de la armadura oxidada en la biblioteca de mi casa y no sé si para bien o mal lo leí, y siempre me acuerdo de que un conejito o un animalito de esos le dijo algo de que valore el camino y no la meta(???) CREEEEEO, pero muy groso, gracias a eso nunca tuve problemas con las calesitas

Melina dijo...

genial...vencer la fiaca de leer un texto largo en la era de los 140 caracteres es algo q ud. esta consiguiendo..abrazo!!

Emilio S. dijo...

La eterna confusión entre continente y contenido: mal del fan, que lleva a preguntas inconducentes e hipótesis persecutorias, como bien se ve. Lo que sí, si quiere ser calesitero (e ir por la vida pera de sortija en mano), no hay muchas vueltas: hay que crecer, nomás. Las herencias se cobran a la mayoría de edad. Y por cierto: no se puede estar a la vez arriba y abajo de la calesita...

Anónimo dijo...

Qué herencia?
no entiendo el concepto de "herencia". Para mí suena super pretensioso.
cito:
Fuego transparente, fuego de los brujos
Fuego transparente
Tú eres tu padre
Tú eres tu madre
Tú naces y no naces
No crecen hijos de tu ceniza
Fuego fugitivo, luciérnaga que alumbras

Fuego transparente, pájaro sin alas
Cosa sin cuerpo
El alma errante se convierte en ti
Y nadie lo sabe
En la noche profunda
Fuego fugitivo luciérnaga que alumbras
Escucha mi palabra
te invoca un hombre sin miedo
Escucha mi palabra te invoca un hombre sin miedo.

;)
beso
vlt.

Anónimo dijo...

Herencia puede referirse a:

En genética, la herencia es el conjunto de caracteres fenotípicos y del genoma que transmite un individuo a la descendencia.
En derecho, la herencia Conjunto de bienes y relaciones jurídicas que configuran la sucesión luego de la muerte de una persona.
En informática, la herencia es el mecanismo de extensibilidad y reutilización del paradigma de programación orientado a objetos.
la Herencia cultural es el conjunto de bienes, materiales o inmateriales, que son considerados de interés relevante para la permanencia de la identidad y la cultura de un pueblo.
Herencia es un municipio de la provincia de Ciudad Real (Castilla-La Mancha, España).
En la programación orientada a objetos, la herencia es un mecanismo que permite derivar una clase de otra, de manera que extienda su funcionalidad.
Herencia es un cuento de terror del autor David H. Keller.

Satam Alive dijo...

Escribiendo es todo un capo, mas me temo que sus gustos musicales están dejando mucho que desear.
Deje de escuchar boludeces, vuelva a King Crimnson.

Anónimo dijo...

escuchá a Tim Buckley, no seas gil.

Anónimo dijo...

Herederos de una sensibilidad? De una preocupación? de una idea armónica?
herederos de un público?
Ven por qué digo que no entiendo?. Es el calor que sorprendió mi cuerpo.
Heredero es un pueblo o este pibe puede ser llamado un heredero?
Ven por qué digo que no entiendo?. Es el calor que sorprendió mi cuerpo.
vlt.

Anónimo dijo...

Las niñas que leer este blog están todas locas de retamte.
Qué tenés corvino??... quiero esas locas para mí.

Anónimo dijo...

A sus textos (a usted,puesto que su vida se refleja en sus escritos) le andan faltando adrenalina, aventura, calle, miseria, putas, desamor, drogas, rebeldía, Rock and Roll y Fiebre
Resista corvino, no ceda. No caiga en la escritura de laboratorio, usted puede!!!

Martín Zariello dijo...

Si están buscando adrenalina, aventura, calle, miseria, putas, desamor, drogas, rebeldía, Rock and Roll y Fiebre no lean este blog. Nunca tuvo esas cosa, nunca las va a tener. Estoy en contra del imaginario cultural bohemio y/o revolucionario, soy de derecha. Estoy a favor de Charles De Gaulle, no del Mayo Francés.

Matías dijo...

A sus textos le faltan adrenalina, aventura, calle, miseria, putas, desamor, drogas, rebeldía, Rock and Roll y Fiebre, no caiga en la escritura de laboratorio Borges, no ceda.

Anónimo dijo...

Qué piden? corvino no es un escritor maldito.

Martín Zariello dijo...

Yo digo la verdad, no estoy provocando. Ayer tocaba mi banda favorita en una fiesta y me volví antes de que empezaran porque había mucho olor a hippie.

Anónimo dijo...

eso de la banda, es sólo porque la estás poniendo.
cambiemos de tema! jaa

vlt.

Anónimo dijo...

Cuestión que Borges hay uno solo y es irrepetible
Queremos vísceras corvino...

A dijo...

Corvi pensé que te habías vuelto antes de la fiesta porque ibas corriendo a la PC a escribir un post retractándote de tus años Cristinistas. Digo, después que lo dejaron libre al Turco...

por el resto, excelente como siempre el blog.

Arlequin dijo...

No sé, a mí me hacía muy feliz agarrar la sortija. Es un recuerdo lindo de mi infancia. Hasta que me empecé a dar cuenta de que el calesitero, como ya me conocía, me dejaba ganar. Trataba de hacerse el zonzo, pero lo descubrí. Quizá ahí empecé a desconfiar de la gente

Martín Zariello dijo...

Ja, ja, ja.

Anónimo dijo...

Quizá ya viste la entrevista al Indio, pero por si las moscas te la dejo

http://www.youtube.com/watch?v=e12-tagrCNM&feature=share

Anónimo dijo...

Corvino censuro mi comentario

Anónimo dijo...

Te dijo que era de derecha, boludo.

Anónimo dijo...

Corvino, no te preocupes, hasta Borges tiene lectores boludos.

Anónimo dijo...

muy bueno el post, pero...
Hijos de puta!!! dejen de inflarle el ego herido a banditas de mierda, tocó Mike Patton en el coliseo...alucinante!!, y acá nadie se enteró...después se sorprenden cuando la historia recién les llega editada y empaquetada en un dvd.

Mr Gabi

Anónimo dijo...

uhhhhh el corvino borró mis comentarios, uhhh qué miedo, el corvino, uhhhhh, qué facho como borra lo que no le gusta, uhhhhhhh, el corvino, uhhhhhh, seguro que es nazi, uhhhhhh qué susto, acá tenemos al nuevo Fogwill, qué miedo, cuánta provocación, uhhhhhhh, los alemanes, uhhhhh

Santiago Segura dijo...

Está lindo el disco de Aloras, lo estoy escuchando en este preciso momento. Creo que la música supera a las letras, sí. Pero igual mantiene el buen gusto, suena lindo y está bien tocado.

La presencia excesiva de invitados en un disco puede terminar significando un autoboicot, es cierto (más en este caso, que los invitados son todos nenes que se nota si no están, por caso, cuando presentás el disco).

Lo que no sé es por qué no puso los temas que hizo para la novela de Villarruel (!), que estaban lindos.

Santiago Segura dijo...

Me olvidaba: lo escuchaste a Lebón tirándole palos a Charly y Roger Waters (?) en el programa de Matías Martin?
Creo que está un poco resentido con la vida.

Martín Zariello dijo...

Me contaron lo de Lebon. Siempre escuchamos el programa en el trabajo pero yo me voy a las 4 y la entrevista debe haber sido después. No sabía que Aloras había hecho temas para la novela de Villaruruel, sí que había hecho un cover de Caifanes (creo) para una novela de Canal 7.

Santiago Segura dijo...

Ésa misma, era de Villarruel! Me acabo de enterar que uno de los temas es de Caifanes (Afuera), y hay otro más.

Acá están:

http://www.4shared.com/get/ur4nbt-P/_Contra_las_cuerdas__GONZALO_A.html


http://www.megaupload.com/?d=C6XJ58M9

Anónimo dijo...

ah, laburabas Corvino?